Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

VISIÓN DEL CIELO NOCTURNO.

Antes de que se masificara el empleo de luz eléctrica para iluminar ciudades, carreteras, zonas industriales, puertos y otros lugares, en una noche cualquiera podrías haber visto más de 2.000 estrellas en el cielo, y varias cosas más que tal vez nunca hayas visto debido a que vives en una gran ciudad o cerca. Por ejemplo: el brazo de nuestra galaxia, que por mi tierra llaman “el Camino de Santiago” es perfectamente normal verlo nítido ya que es donde más estrellas se concentran en el cielo, lo que se llama “luz zodiacal”. Igual, si una noche en la que supieras que hay “lluvia de meteoros” te acercases a una playa cercana en busca de un mínimo de oscuridad, piensa que hace dos siglos no tendrías que pasarte 5 horas mirando el cielo para ver nada más que 3 o 4 flashes, sino que verías muchas más. Quién sabe lo que podríamos descubrir si todo el mundo pudiera ver el cielo nocturno en unas condiciones de iluminación razonables e inteligentes.

¿Sabías que es posible iluminar completamente una ciudad y no enturbiar nada la visión del cielo al mismo tiempo, y que esto sería mucho más económico para la humanidad? Pero la guinda está en que para lograr esto ni siquiera habría que cambiar los postes de las farolas: ¡tan solo las bombillas !

El cielo nocturno es uno de los mayores espectáculos de la naturaleza, además es completamente gratuito ya que por el momento ninguna gran corporación tiene la patente del cielo ni de las estrellas. Lamentablemente si miramos un mapamundi nocturno vemos que hay enormes zonas del mundo iluminadas de la misma forma inconsciente. Me refiero a que las lámparas urbanas emiten en todas las direcciones en vez de dirigir su luz solamente hacia el pavimento.

[IMG]https://i1.wp.com/i46.tinypic.com/30n7zw4.jpg[/IMG]

Si se puede ver la iluminación eléctrica desde una altura tan elevada como la de la imagen del satélite, o si muchas ciudades se envuelven cada noche en un manto de luz que bloquea esta visión, es porque la luz es emitida hacia el cielo y reflejada por las partículas de la atmósfera (o sea que además, la visión será más turbia si hay contaminacion industrial, polvo y demás). Además también se puede reflejar en las nubes en caso de que las hayan. Muchas de las zonas que se ven oscuras es porque utilizan más la madera para iluminar que la luz eléctrica, o porque no hay población urbana (desiertos de Australia, el Sáhara, o la selva del Amazonas).

La primera forma que empleó la humanidad para iluminarse, el fuego, ocurre por incandescencia. Todos los cuerpos al calentarse a cierta temperatura emiten luz visible, y el hecho de que sea visible junto al valor de la temperatura de incandescencia dependen del ojo humano. El ojo humano tiene un pico de sensibilidad visual en torno a los 555 nm. que más o menos corresponde a un amarillo anaranjado. Existen bombillas que emiten preferentemente en esta longitud como las de vapor de sodio. Pero si lo que se busca es una buena resolución cromática (que se aprecien todos los colores distintos de los cuerpos) lo conveniente es la luz blanca (que alberga todos los colores que podemos ver). Tanto el fuego (procedente de la combustión de un sólido) como las lámparas de aceite (que están en el origen de la cacería de ballenas durante siglos) o las lámparas de gas se basan en la incandescencia: calentar un cuerpo para que emita luz.

A finales del siglo XIX se comenzaron a utilizar las lámparas o bombillas incandescentes. La clásica bombilla que todos tenemos en mente y que en 2012 fueron totalmente prohibidas en la Unión Europea (un tema que también da mucho de si…). Su funcionamiento se basa en hacer correr corriente eléctrica a través de un filamento de metal, que suele ser un metal con nombre rocambolesco (wolframio, tungsteno…) aunque los primeros filamentos eran de carbón. Al paso de la corriente el metal alcanza elevadas temperaturas. Esto se basa en el efecto Joule, el mismo que hace funcionar la tostadora o la plancha. Cuando una corriente atraviesa una resistencia, el choque de electrones contra átomos libera energía térmica. Un filamento de wolframio de una bombilla normal puede tener una longitud de dos metros, con esto se puede imaginar la cantidad de vueltas que da. Por otro lado tiene un grosor muy pequeño, es finísimo, y esto aumenta la resistencia (porciones gruesas dejan pasar mejor la electricidad). Además la temperatura de fusión es elevada por lo que el calor no disuelve apenas el filamento. Lo que sí sucede es que se evapora, por lo que estas bombillas tienen un tiempo de vida limitado, ahora bien, hubo una tremenda CONSPIRACIÓN para limitar el tiempo de vida de las bombillas comerciales a únicamente 1.000 horas cuando se ha comprobado que pueden durar 1.000 veces más tiempo. Se preguntará por qué se hizo esto de forma tan secreta: la respuesta es que no tiene nada bueno, por eso nos lo colaron.

Las lámparas o bombillas halógenas también son incandescentes y funcionan con wolframio, la diferencia está en que la cubierta es de cristal de cuarzo y no de cristal común, y en que en la cápsula se añade un halógeno como el Yodo. Añadir átomos de gas yodo permite aumentar la temperatura que alcanza el filamento. Normalmente las cápsulas tenían o vacío, o uno o varios gases nobles, que como se sabe, no reaccionan apenas con nada. Al permitir alcanzar mayor temperatura, permite una mayor intensidad luminosa (cuanto más se calienta un cuerpo, más luminosidad tendrá, y la radiación será más energética: quizás haya más luz visible que infrarroja, o más ultravioleta que visible…).

Pero si sales a la calle y te fijas en las farolas lo más seguro es que encuentres lámparas de descarga de gas. No funcionan éstas con un filamento metálico, sino con un gas ionizado llamado también “plasma”. Estos gases pueden ser gases nobles (que estando ionizados sí son capaces reaccionar con electrones) con aditivos como el gas mercurio, el gas sodio u otros. El gas se ioniza mediante un campo eléctrico entre dos electrodos (esto es: la técnica del arco voltaico). Entre ambos electrodos circula una corriente a través del gas. Este contacto intermedio con la corriente hace que los átomos de los gases interactúen con los electrones, pero no es solo un choque, sino una variación entre niveles orbitales de los átomos, niveles con distinta energía, al saltar de unos a otros se libera radiación luminosa entre otras.

Las lámparas de vapor de sodio de baja presión (la presión alta o baja se refiere a la concentración del gas por volumen de la bombilla o “luminaria”) se consideran las más eficientes por dos razones. Su rango de emisión de luz está en el pico de sensibilidad del ojo humano (amarillo anaranjado) emitiendo casi únicamente en esta banda, pero además son las que emiten más proporción de luz visible por potencia consumida (unos 140 lúmenes por Vatio). Al mismo tiempo, son las que menos contaminan lumínicamente y zonas que se consideran “observatorios astronómicos urbanos” están iluminados con este tipo de lámparas. Ahora bien, apenas son utilizadas por el hecho de que su luz es monocromática (solo emite un color) por lo que su resolución es muy baja: solo iluminará los cuerpos que reflejen ese color. Si el vapor de sodio se encuentra a alta presión en la luminaria, se amplía el rango de colores que ilumina aunque baja un poco la eficiencia. La lámpara de vapor de sodio a alta presión sí se utiliza mucho en alumbrado público. Son de muy larga duración (en torno a las 25.000 horas parece ser).

La otra opción del mismo tipo son las lámparas de vapor de mercurio, que simplemente sustituyen el sodio por mercurio, con alguna otra diferencia. Estas también se utilizan mucho para iluminar recintos y calles, sobretodo si se requiere distinguir nítidamente los colores. Tienden a emitir más en el rango ultravioleta que las de sodio, y a tener una luz más azulada y energética. Las bombillas que se promocionan como de “bajo consumo” o “ahorradoras” son de este tipo (busque lámparas CFL en el buscador). Para que estas últimas emitan luz blanca, deben ser corregidas con capas fluorescentes o con gases adicionales. Estas lámparas son peligrosas para la salud si se entra en contacto con el vapor mercurio. Y son contaminantes en extremo para el medio ambiente, ya que el mercurio es muy tóxico. Pero se promocionan como si fueran ecológicas, cuando ni siquiera su rendimiento es superior. No son incandescentes, pero emiten luz ultravioleta.

Una de las tecnologías más recientes en alumbrado urbano son las lámparas LED.

A pesar de estar tan extendida la iluminación, pienso que si la luz no fuese emitida hacia arriba, no habría NINGUNA interferencia con la visión del cielo. Y podríamos ver miles de estrellas, galaxias y planetas sin necesidad de recorrer a veces muchos kilómetros. Además, si se pudiera reflejar toda la luz hacia el pavimento o hacia el sitio específico que se desee iluminar, ¡se consumiría menos de la mitad de energía ! ¿No te parece lógico esto? Pues me parece un asunto digno de estudio. ¡Cuánto favorecería a nuestro bolsillo consumir la mitad de electricidad, tanto a nivel privado como de impuestos ! Ah, pero la empresa que suministra electricidad tendría pérdidas… y bajaría el PIB… ¿pero qué demonios importa eso?

Este es para mí el enigma y el reto: llegar a saber si para ver el firmamento no haría falta poner un tipo concreto de bombillas, sino sencillamente enfocar bien la luz. Si esto fuera así, yo diría que se está privando a la humanidad de un evento importante: aunque a lo mejor me equivoco y es imposible hacerlo. ¿Qué pensais? Un saludo !

Anuncios

noviembre 10, 2012 - Posted by | Actualidad, Cambio climático / Ecología, Cuidemos el planeta., Misterios y enigmas., Tecnología | , , , , ,

3 comentarios »

  1. interesante investigacion.

    cfees entonces que usan la luz para que no veamos lo que sucede en el cielo nocturno y que solo lo vean los “superticiosos” campesinos? Interesante teoria, el tema del dinero no es vital como la gente comun y educada suele tener, el dinero no es el unico fin de las cosas sino el conocimiento y quizas sea una forma o un frente mas para quitarnos el conocimiento de algo importante en el cielo.

    Comentario por agustin | abril 16, 2013 | Responder

  2. Es necesario usar una cierta cantidad de energía eléctrica para alumbrar, pero lo que se hace es demencial. La iluminación es exageradísima y en gran parte innecesaria ! Y sea o no una “conspiración” lo cierto es que tapan el cielo nocturno para una gran parte de la población urbana y también rural. Son afortunados los que viven en zonas alejadas de este exceso. Incluso los observatorios astronómicos situados en altas montañas se quejan de la perturbación luminosa. Solamente en algunos desiertos despoblados (Atacama, Sonora, Gobi…) se puede aún disfrutar del cielo tal como es. Personalmente, nunca he visto en el cielo más de 50 estrellas, cuando lo natural en un día sin mucha nubosidad es ver más de 2.000. Es algo claramente injusto, no?

    Comentario por paramisonenigmas | abril 17, 2013 | Responder

  3. Muy bueno, me ha gustado leer este artículo.

    Yo muchas veces he intentado observar el cielo, como buscando algo, pero la verdad es que lo que se ve es más bien poco.

    Y si, puede que la causa sea el mal uso de los recursos.

    Comentario por MAGI | diciembre 4, 2015 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Reflexiones Antropológicas

Pensamientos acerca del pasado y el ahora desde una perspectiva enfocada en el hombre y sus diversas manifestaciones.

Un rincón que te abrigue

Mis escritos, mis canciones, mi reflejo

El foco

Reseñas de cine

How to blue

Un blog acerca mi vida personal sientete libre de juzgar.

DERRIBANDO EL MURO

Rompiendo el Paradigma

Reparaciones profesionales

Persianista-Fontanero-Cerrajero-Electricista

Yo Soy Tu Profe

Aprender ciencias es mucho más fácil de lo que te imaginas

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Geografía e Historia en la educación permanente

El profesor Luis Durán quiere acercarte al Ámbito de Sociedad en la educación de adultos.

mariacarmenossapena

Relato momentos que cualquier persona en un momentos determinados podemos sentir; como una ausencia, un duelo, momentos que para uno se hacen duros, pero al transcribirlos de papel a formato on line y dándole así vida, se puede hacer entender a alguién que los momentos de alegría y pena es un estado que como ser humano y ser individual; nos toca pasar. Situaciones que nos hacen crecer; hacía un enriquecimiento personal, humano y con el entorno, familia,amigos, parejas, experiencias que son necesarias tener para ir creciendo en nuestro interior.El día que escribí esto lo escribí de un tirón y no mire las normas de ortografía; simplemente me deje llevar y quedo así como en prosa, pero sin normas preestablecidas.Quiero decir que escribo como hobby, y si encuentran errores es porque soy nueva por aquí y poco a poco intentaré hacerlo mejor . Pd : y Gracias por leerlo y opinar también se puede acepto todo tipo de critica constructiva.Saludos a todos.

UNIVERSO PARALELOS

Historias, personajes únicos, relatos ficticios y un extraño hombre que nos alcanza semanalmente sus raras teorías.

" Una Voz en el Silencio "

Literatura, reflexiones, pensamientos, fotografía, arte, musica, cine y cosas de actualidad

A %d blogueros les gusta esto: