Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

¿QUIÉN GANÓ CON LA MUERTE DE LINCOLN? (PARTE V)

ABRAHAM LINCOLN ASESINADO.

Abraham Lincoln, al poco de ser reelegido en las elecciones, solo 41 días después, y tras haber visto la victoria total del bando unionista, con la rendición de Robert Lee en Appommatox (solo 5 días después de esta rendición) recibe un disparo en la cabeza mientras está celebrando la victoria en el Teatro Ford junto a su mujer. Quien le dispara es un tipo llamado John Wilkes Booth, a quien se ha intentado hacer ver como un fanático desesperado por la derrota de los confederados. Sin embargo, Booth no actuó en solitario ya que tuvo ayuda de muchas otras personas. Por ejemplo, George Adzerodt también formaba parte del plan y tenía encargado asesinar también a William Seward, el secretario de Estado con Lincoln, y a Andrew Johnson que era el vicepresidente con Lincoln. La prensa de la época llegó a hablar de la participación de Judah Benjamin, en la planificación del asesinato, comparándolo con Judas que fue el traidor a Jesucristo. Otros personajes que participaron en este complot fueron: David Herold, John y Mary Surrat, Samuel Mudd, y otros.

[IMG]https://i1.wp.com/i60.tinypic.com/2ujtdtl.jpg[/IMG][IMG]https://i2.wp.com/i58.tinypic.com/2dhtx7c.jpg[/IMG]

¿Por qué fue asesinado Lincoln? Bueno, lo que se suele decir es que los asesinos pensaban que si acababan con estos tres altos cargos del Estado de la Unión, el sur tendría un nuevo impulso en la guerra. Sin embargo, el asesinato ocurre cinco días después de la rendición del general Lee frente a Ulises S. Grant, lo que significa que el norte ya había oficialmente ganado la guerra. Lo cierto es que en esta entrada váis a entender que había intereses muy poderosos en este magnicidio. Es casi imposible que esos intereses no hayan tenido nada que ver en la muerte de Lincoln, simplemente porque empezaron a ponerse en marcha inmediatamente después de producirse el trágico asesinato.

CONTRACTION ACT, 1865.

En realidad, Lincoln había logrado con los Greenbacks algo parecido a aquello por lo que lucharon otros presidentes como Andrew Jackson, una moneda libre de intereses y totalmente en manos del Estado, y no de banqueros privados. Quizá no sabéis que antes de la iniciativa de los Greenbacks, Lincoln había pedido dinero a los bancos de Nueva York (bancos estatales, que entonces existían, en 1861) pero le pusieron intereses superiores al 30%, y Lincoln rechazó semejante abuso. Además, al final de la guerra Lincoln se lamentaba de la National Banking Act y pensaba derogarla. Salmon Chase dijo poco antes de la muerte del presidente:

“My agency in promoting the passage of the National Banking Act was the greatest financial mistake in my life. It has built up a monopoly which affects every interest in the country”

Por su lado, Lincoln también era partidario de alejar el dinero pública de manos privadas (e interesadas en lucrarse). Esta es una frase suya:

“The government should create, issue and circulate all the currency and credit needed to satisfy the spending power of the government and the buying power of consumers… The privilege of creating and issuing money is not only the supreme prerogative of Government, but it is the Government’s greatest creative opportunity. By the adoption of these principles, the long-felt want for a uniform medium will be satisfied. The taxpayers will be saved immense sums of interest, discounts and exchanges. The financing of all public enterprises, the maintenance of stable government and ordered progress, and the conduct of the Treasury will become matters of practical administration. The people can and will be furnished with a currency as safe as their own government. Money will cease to be the master and become the servant of humanity. Democracy will rise superior to the money power.”

En diciembre de 1865, y siendo ahora presidente Andrew Johnson, el Congreso aprueba un acta que permite la destrucción de los Greenbacks. Este acta fue propuesta por Hugh McCulloch, secretario del Tesoro, y poco a poco los ‘greenbacks’ fueron siendo incinerados, en cantidades enormes. Al haber menos dinero en circulación, los precios empezaron a bajar, y aquellos trabajadores que habían acumulado algún tipo de bien material (por ejemplo, cosechas de cereales) para venderla, se dieron cuenta que su valor iba siendo menor cada vez. Probablemente, muchos no sabían que la moneda estaba siendo eliminada. Muchísimos industriales y comerciantes fueron arruinados (uno de ellos fue el banquero Jay Cooke, del que ya hablamos, y que había invertido grandes sumas en la construcción de vías férreas).

PUBLIC CREDIT ACT, 1869.

En 1869 accede a la presidencia Ulyses S. Grant, un importante general unionista durante la guerra. Prácticamente una de sus primeras decisiones es firmar un acta que hace obligatorio el pago en oro (y no en greenbacks) a aquellos que habían comprado bonos para financiar la guerra. En resumen fue un regreso al patrón oro. La medida estuvo fuertemente apoyada por John Sherman, hermano de un general unionista (William Tecumseh Sherman) que se caracterizó por su crueldad. Teóricamente, los banqueros habían comprado los bonos con oro, aumentando así las reservas de oro del Tesoro. La medida implicaba que ahora el oro volvía a salir de las arcas públicas y entraría en el mercado.

FUNDING ACT, 1870.

El acta de refundición de la deuda nacional, consiste en establecer un sistema parecido al inglés, donde la deuda tendría la forma de bonos con un cierto interés anual. Esto significa que quien financia la deuda de la nación son los que compran los bonos. Algunos de esos bonos no eran reclamables sino hasta pasados 5, y otros 20 años más tarde. AL parecer estos últimos interesaban más a los inversores en bonos de deuda, ya que a corto plazo no pueden especular con su precio. Este sistema impide una moneda estable, impide llegar a pagar totalmente las deudas, y podemos considerar que se trata de algo muy negativo para el pueblo, cuyas consecuencias seguimos padeciendo en la actualidad.

Aquí tenéis un artículo de 1875 analizando el problema de este acta: http://archives.chicagotribune.com/1875/06/25/page/4/article/funding-the-public-debt

Otro análisis se encuentra en el libro de Henry Clay Dean, ‘Crimes of the civil war, and curse of the funding system’ :

http://ia600406.us.archive.org/35/items/crimescivilwar00deanrich/crimescivilwar00deanrich.pdf

https://archive.org/stream/SevenFinancialConspiraciesWhichHaveEnslavedTheAmericanPeople/MicrosoftWord-Document1_djvu.txt

COINAGE ACT, 1873.

Otro acta muy importante se hizo en 1873, firmada por Ulyses Grant, que hizo que las reservas de plata perdieran su valor monetario, y solamente las de oro eran válidas. Por tanto, dejaron de producirse nuevas monedas con plata. Esto aún hizo bajar aún más los precios, a la vez que subía el valor de los bonos de deuda, haciendo imposible pagarlos (recordad que los bonos solo podían pagarse con oro, por el acta de 1869). Por lo tanto este acta solamente favoreció a los banqueros o inversores en deuda, que no solo eran estadounidenses, sino también británicos o de otros lugares, mientras que perjudicó al pueblo trabajador y a la clase industrial. No sin cierta razón, esto fue llamado por muchos ‘el crimen del 73’ ya que además, en esta ley intervino un negociante británico llamado Ernest Sayd quien presuntamente sobornó a los congresistas para que se pasara adelante la ley.

Toda esta situación produjo una nueva situación de Pánico que empezó en 1873 y afectó también a Europa. Se le llamo “Long Deppresion”. La miseria alcanzó unos límites nunca vistos. En 1877, cuando la situación era realmente grave, estallaron huelgas ferroviarias en muchas ciudades de Estados Unidos.

[IMG]https://i1.wp.com/i59.tinypic.com/ne7vi8.jpg[/IMG]

[IMG]https://i0.wp.com/i59.tinypic.com/2rfae4n.jpg[/IMG]

[IMG]https://i1.wp.com/i62.tinypic.com/99h380.jpg[/IMG]

Anuncios

agosto 31, 2015 Posted by | Conflictos militares, Historia, Misterios y enigmas., Revolución / Capitalismo | 14 comentarios

APOYO INTERNACIONAL A LA CONFEDERACIÓN (PARTE IV)

La guerra civil fue una verdadera masacre y los dos bandos enfrentados pasaron dificultades en todos los sentidos: militares y financieras. La necesidad de construir inmensas cantidades de barcos, de entrenar, alimentar y pertrechar a varios millones de personas, requiere la creación de gran cantidad de algún tipo de moneda. Ya vimos cómo con Lincoln se habían creado los ‘greenbacks’ un tipo de papel-moneda sin intereses, que dependía exclusivamente del gobierno. Gracias a ellos se hizo lo que hubiera sido imposible solo por medio de impuestos. Con el sistema de bancos nacionales de 1863, implantado en pleno conflicto, surgió otro medio de financiación. Los bancos nacionales se multiplicaron en número, con el tiempo llegaron a ser varios miles de nuevos bancos. Funcionaban comprando bonos emitidos por el gobierno, que eran conocidos como “five-twenties” o “5/20” y por los plazos de tiempo en que tenían que pagarse de vuelta a los bancos que los compraron. A diferencia de los greenbacks, este sistema de bancos sí aumentaba la deuda nacional, por el simple motivo de que el dinero no pertenece en origen al gobierno (o a la nación, si se prefiere).

Es importante decir otra cosa porque tiene importancia en la actualidad, en 1862, con la Revenue Act, se crean los primeros impuestos y una institución encargada de recaudarlos, el IRS (Internal Revenue Service). Lincoln sin duda, pensó que sería solamente algo temporal, pero la institución sigue a día de hoy muy activa. En tiempo de guerra, es razonable plantearse crear impuestos porque suben enormemente los gastos necesarios.

Los confederados que luchaban desde los estados del sur, tuvieron muchas dificultades. Los motivos de la secesión todavía hoy están en debate y hay varios puntos de vista. El más extendido es que se debió a que el gobierno tenía intención de hacer ilegal la posesión de esclavos, ya que ciertamente, solamente los estados del sur empleaban esclavos, destacando el trabajo en los campos de algodón que era su producción estrella. Pero solamente un 25% de los habitantes poseía o utilizaba esclavos. En especial, hay que preguntarse por qué no se pudo llegar a una solución pacífica de los problemas antes que lanzarse a un conflicto tan grave. Había incluso sociedades secretas como los Caballeros del Círculo Dorado ( Knights of the Golden Circle ) que proponían directamente la secesión de los estados esclavistas. Esta sociedad llegó a tener cierta relevancia, y fue importante en promover no solamente la defensa del esclavismo (que era un tema visto como legítimo incluso por los dirigentes del gobierno y era frecuente motivo de discusión pacífica mucho antes de la guerra civil) sino en la formación de una confederación que se enfrentase al resto del país, cosa que ocurrió.

Otros personajes importantes de la masonería intervinieron directamente en este conflicto apoyando a los confederados, es el caso de Albert Pike que incluso convenció a varios tribus indias como los cherokees a unirse a los confederados.

[IMG]https://i0.wp.com/i62.tinypic.com/nq4g3c.jpg[/IMG]

Pero no solamente este tipo de sociedades secretas, sino que importantes personajes como John Calhoun (del que ya vimos que fue uno de los promotores de la creación del segundo Banco Nacional) o Preston Brooks, entre otros, se dedicaron a levantar sentimientos nacionalistas en favor de la separación.

Al principio, los confederados intentaron financiar los enormes gastos con impuestos y con la venta de algodón a países como Inglaterra y Francia. Pero desde el norte provocaron un bloqueo naval muy eficaz y era muy difícil llevar algodón o cualquier mercancía a otros países. Inglaterra mostró su apoyo a los confederados desde el comienzo, pues veía que si ganaban la guerra harían muy buenos negocios. En cuanto a Francia, también les ayudó, aunque la ayuda fue sobre todo financiera. Los confederados produjeron su propio papel-moneda (el dólar confederado) pero con el tiempo fue alcanzando unas cantidades masivas, por lo que dejó de tener apenas valor. Pasaron hambre y las tropas eran alimentadas con un impuesto del 10% a todos los productos agrícolas. Hasta 1863, los confederados fueron ganando batalla tras batalla, pero cambió su suerte. El general Stonewall Jackson, murió tiroteado por sus propios soldados en Chancelorsville, en aparente accidente, lo que fue realmente grave porque era un genio militar y parecía imposible derrotarlo. E incluso hay quien dice que si hubiera vivido, se habrían ganado más batallas al no haberse cometido varios errores.

[IMG]https://i1.wp.com/i62.tinypic.com/120o1ht.jpg[/IMG]

Lo que se ve arriba es el otro medio de financiación de los confederados, y esta vez la ayuda vino de Francia. Desde París un banquero llamado Frederic Emile d’Erlanger, cuya familia había prosperado gracias a la ayuda de la familia Rothschild, compraba una gran cantidad de “cotton bonds” (bonos de algodón) que los confederados garantizaban pagar en algodón. Estos bonos mantuvieron un alto precio no solo mientras los confederados iban bien en el conflicto, sino incluso cuando las cosas les empezaron a ir mal. Por supuesto, si ganaba la Unión, no pensaba pagar esos bonos. Pero aún así, gracias a ellos los confederados mantuvieron una cierta estabilidad financiera mientras iban siendo derrotados en sucesivas batallas.

Erlanger se casó con la hija de John Slidell, un importante político y negociante, ferviente partidario y promotor de la secesión del sur. Él trató de conseguir el apoyo militar de Francia e Inglaterra para que rompiesen el eficaz bloqueo naval que les impedía comerciar. Consiguió grandes préstamos de Francia y la concesión del terrible buque blindado Stonewall, construido en Francia, ya cerca del final de la guerra y que en el norte temían pues no tenían nada semejante.

Otro importante nexo entre los países europeos (Francia e Inglaterra) y la Confederación fue Judah P. Benjamin. Fue al principio procurador general (attorney-general) para luego pasar a ser secretario de Estado. Un personaje que tuvo importancia hasta el punto que se le conocía como “el cerebro de la confederación”. Se ganó el enfado de varios importantes generales ya que interfería con sus decisiones de forma que les incomodaba. Consiguió escapar y se marchó a Inglaterra y más tarde a Francia. A pesar de su importancia su papel no es fácil de entender, aparte de interferir negativamente en el curso de la guerra según la mayoría de líderes militares confederados. Al parecer quemó todos los documentos de los ‘servicios secretos’ de la Confederación así como los suyos propios antes de morir.

¿Quién fue este importante personaje del bando confederado y qué papel jugó?

[IMG]https://i0.wp.com/i59.tinypic.com/fwu5o3.jpg[/IMG]

agosto 31, 2015 Posted by | Conflictos militares, Historia, Misterios y enigmas. | 9 comentarios

   

bucker125

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

The West’s Darkest Hour

The site of a Priest of the 14 Words

realpolitics

¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué? La política explicada de forma clara y comprensible

Lost in the Darkness

«All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die» Nexus 6 -Roy Batty

Blog del Historiador

Conoce la historia de diferentes épocas.

AmaLur

¿Qué es la libertad? Libertad es poder sacar una conclusión real con tu lógica, y empíricamente, nunca bajo ninguna doctrina dogmática.

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Espacio de Arpon Files

Just another WordPress.com site

Mi Septiembre Rojo®

BLOG ECUATORIANO DE DIVULGACIÓN ACADÉMICA

El desinsectador y desratizador

Control de plagas en el área de Barcelona

Druid Life

Pagan reflections from a Druid author - life, community, inspiration, health, hope, and radical change

LA NAVE VA

Aportaciones para la reflexión antropológica, filosófica y literaria

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Amor por la Vida sin "Sistema"

Textos de Artur y Fiona Cristian entre otros