CONSECUENCIAS DE LA CRISIS DEL PETRÓLEO (PARTE XV)

Texto enviado por fpmadlax.

Es de vital importancia entender las condiciones globales en las que los aumentos de los precios y sus soluciones surgieron, particularmente en relación con el Tercer Mundo. África, desde finales de 1800, había estado bajo el control colonial europeo. Fue a partir de la década de 1950 hasta la década de 1960 que casi todos los países africanos se concedieron la independencia de sus metrópolis europeas. África es un caso muy significativo a la vista, ya que es extremadamente rica en muchos recursos, desde la agricultura hasta el petróleo, los minerales, y una enorme variedad de otros recursos utilizados en todo el mundo. Las naciones africanas fueron capaces de desarrollar sus propias economías, utilizar sus propios recursos, y crear sus propias industrias y empresas, que podrían ser autosuficientes en un primer momento, y luego pueden convertirse en una fuerza de gran competencia para las industrias y las élites establecidas en todo el mundo. Después de todo, Europa no tiene mucho que ofrecer en términos de recursos, ya que la riqueza del continente ha llegado en gran parte del saqueo de los recursos de las regiones como África, y de convertirse en capitanes de la manipulación monetaria. Una África revitalizada, vibrante, económicamente independiente y exitosa podría significar el fin de la dominación financiera occidental. “Entre 1960 y 1975 la industria africana creció a la tasa anual de 7.5 por ciento. Sin embargo, ” Esto se compara favorablemente con el 7,2 por ciento para América Latina y el 7,5 por ciento para Asia Sudoriental. “[59] En África,” el período de 1960 hasta 1973 fue testigo de algunos importantes primeros pasos en el proceso de industrialización, y la dramática disminución de las tasas de la industrialización comenzó a mostrarse después de la primera “crisis del petróleo”. Entre 1973 y 1984, la tasa de crecimiento “declinó rápidamente. [60]

Así, mediante la manipulación del precio del petróleo, pudieron manipular el desarrollo del Tercer Mundo, que empezaba a parecer que podría convertirse en una competencia significativa, ya que estaba experimentando un crecimiento exponencial. Hubo dos crisis del petróleo en la década de 1970; una en 1973 y otra en 1979. A raíz de las alzas de precios, había una necesidad para los países en desarrollo del mundo de pedir dinero prestado para financiar el desarrollo.

africa-powerpoint-map-natural-resources-e1561029662484

Los bancos que estaban recibiendo grandes cantidades de petrodólares depositados en ellos desde los países productores de petróleo necesitaban para “reciclar” los dólares invertir en algún lugar, con el fin de obtener un beneficio.

Por suerte para los bancos, ” los países en desarrollo estaban desesperados por fondos para ayudarles a industrializar sus economías. En algunos casos, los países en desarrollo eran consumidores de petróleo y requerían préstamos para ayudar a pagar el aumento de los precios del petróleo. En otros casos, se había tomado la decisión de seguir una estrategia de industrialización mediante deuda. Esto significaba que los estados pidieron prestado dinero para invertir en la industrialización y pagarían los préstamos de los beneficios de sus nuevas industrias. Los préstamos eran una opción atractiva debido a que no cuentan con la influencia de las empresas transnacionales extranjeras que acompañados de inversión extranjera directa y la mayoría de los estados tenían unos fondos propios para invertir. “[61]

Los aumentos del precio del petróleo “cambiaron la cara de las finanzas mundiales”, ya que: “En la nueva era de la costosa energía, decenas de países, no todos ellos en el Tercer Mundo, estaban demasiado atados para pagar sus facturas de petróleo importado. Al mismo tiempo, los bancos occidentales de repente recibieron una ráfaga de depósitos de las naciones productoras de petróleo. Parecía lógico, incluso humano, que los bancos debieran reciclar los petrodólares. Aquí es donde el verdadero rostro del Trilateralismo comenzó a mostrarse: “Se convirtió en un hecho cotidiano para uno o dos bancos de plomo en los EE.UU. o Europa Occidental el reunir a decenas de sus socios por teléfono para armar los llamados sindicatos jumbo para los préstamos a los países en desarrollo. Algunos banqueros tenían tanto miedo de perder que durante las horas de almuerzo incluso facultaban a sus secretarios a prometer $ 5 millones o $ 10 millones como parte de cualquier paquete de préstamo de mil millones de dólares para Brasil o México.” Curiosamente, estos bancos argumentaron, ” que sus préstamos extranjeros fueron alentados por funcionarios del Tesoro de Estados Unidos y la Junta de la Reserva Federal. Temían que los países en desarrollo serían política y económicamente inestables si se les negaba el crédito. En 1976 Arthur Burns, presidente de la Reserva Federal, comenzó advirtiendo a los banqueros para que no hicieran demasiados préstamos al extranjero, pero no hizo nada para frenar los préstamos. En su mayor parte, ignoraron la advertencia. Los financieros confiaban en que países como México, con sus reservas de petróleo, y Brasil, con abundantes recursos minerales, eran buenos riesgos crediticios.” [62]

De acuerdo con un informe elaborado por la Reserva Federal, antes de la crisis del petróleo de 1973, “el sistema financiero privado japonés se mantuvo en gran medida aislado del resto del mundo. El sistema estaba muy regulado”, y, ” diversos tipos de empresas bancarias y otras empresas de servicios financieros eran legal y administrativamente confinados a un rango específico de las actividades asignadas a cada uno. “Sin embargo, la crisis del petróleo de la OPEP en 1973 marcó un punto de inflexión en el funcionamiento del sistema financiero japonés.” [63] En el marco de este punto de inflexión, el Banco de Japón (el banco central de Japón), relajó su control monetario prestando más generosamente a los grandes bancos. El resultado fue un creciente déficit presupuestario y un rápido aumento de la inflación. “[64] La desregulación del acceso bancario japonés a los mercados extranjeros se fue mano a mano con la desregulación de los mercados internos. Era una calle de dos vías; como la industria y los bancos japoneses obtuvieron acceso a los mercados extranjeros, la industria y los bancos extranjeros obtuvieron acceso al mercado japonés. Esto condujo al crecimiento de los bancos japoneses a nivel internacional, de los cuales hoy en día muchos se encuentran entre los bancos más grandes del mundo. Este fue el resultado de los esfuerzos de la Comisión Trilateral. También evidente de la alianza trilateral fue que los bancos occidentales “hicieron préstamos para que los países pobres podrían comprar productos fabricados en Europa Occidental y América del Norte.” [65]

De gran importancia fue que, “los nuevos acuerdos monetarios internacionales dieron al gobierno de Estados Unidos mucho más influencia sobre las relaciones monetarias y financieras internacionales del mundo de lo que había disfrutado bajo el sistema de Bretton Woods. Podría decidir libremente el precio del dólar. Y los estados se harían cada vez más dependientes de la evolución de los mercados financieros anglo-americanos para la gestión de sus relaciones monetarias internacionales. Y las tendencias en estos mercados financieros podrían ser desplazadas por las acciones (y palabras) de las autoridades públicas de Estados Unidos, en el Departamento del Tesoro y la Reserva Federal (Banco Central de Estados Unidos) “. [66] Este nuevo sistema se conoce como el Dólar-Wall Street Régimen (RDWS), ya que depende del dólar estadounidense y de los actores clave en Wall Street.

3ad569264a1246879d98af915a44a281.jpg

La respuesta de la Reserva Federal de 1973 a 1974 a la conmoción inicial del precio del petróleo era mantener bajas tasas de interés, lo que llevó a la inflación y un dólar devaluado. Es también lo que permitió y alentó a los bancos a prestar grandes cantidades a los países en desarrollo, a menudo los préstamos más que su valor neto. Sin embargo, en 1979, con la segunda crisis del petróleo, la Reserva Federal cambió la política, y la verdadera naturaleza de la crisis del petróleo original, el reciclaje de petrodólares y los préstamos se hizo evidente.

15 comentarios sobre “CONSECUENCIAS DE LA CRISIS DEL PETRÓLEO (PARTE XV)

  1. Aparte de todo lo que has comentado tu, yo cada vez tengo muchiiisimo mas claro, que la Economia y la manipulación de masas mediante la tergiversacion de la gramatica, deberian de pertenecer a Ciencias Politicas, y no a Ciencias Económicas y a Periodismo, RRPP, etc… nos han engañado como a idiotas.

    Me gusta

  2. Buen artículo ¡

    Me ha hecho recordar el proyecto de construir nuevas ciudades en Africa, como estas:

    http://www.ibtimes.com/nigerias-new-city-eko-atlantic-construction-lagos-fuels-criticism-praise-2048964

    Estos proyectos continúan la neoyorquización mundial que podemos ver por todas partes:

    [IMG]https://i1.wp.com/i61.tinypic.com/dc3ck6.jpg[/IMG]

    http://www.marcuslyon.com/artworks/brics/bric-v-cbd-shanghai-china-2009-1

    Da igual que estés en China, Australia, Arabia o Japón, todas las ciudades nuevas recuerdan a Nueva York, y esto sin duda debe estar relacionado, con que en Nueva York está el centro financiero mundial Wall Street . Ciudades que además solo enriquecen a algunos, viviendo gran parte en la pobreza:

    http://www.huffingtonpost.com/2014/04/30/nyc-poverty_n_5240355.html

    Me gusta

      1. êl pueblo y su ignorancia de las leyes es ese poder. Nos educan en ser tontos, fijate la cantidad de abogados que repiten como borregos: “estado de derecho” 20 mil veces, que en ingles lo llaman “law society” todo puro cuento, la gente se lo cree y no lo cuestiona. Al igual que el pueblo es complice de los criminales, lo consiente por ignorante.

        Me gusta

      2. ¿Te refieres a lo de que un poder controle a otro poder?

        Bueno, es lo que hacían en la república romana (que no en el imperio, donde eliminaron eso) y es que había dos cónsules con el propósito de que uno vigilase el poder del otro, ya que todas las decisiones debían ser aprobadas por los dos. Y sí, no hace falta que me digas que la república romana era un nido de corrupción a la española que ya lo sé 😛

        Pero la verdad es que el dinero tiene mucho poder, algo debería contrarrestarlo.

        Me gusta

  3. Lo que necesitamos según mi opinión, no es el quítate tu para ponerme yo, sino una conciencia humana para querer acabar con la esclavitud, la explotación y la enorme desigualdad económica, y así poder conseguir el reparto justo de los recursos.

    Mientras la gente siga obsesionada con jugar al juego de competición, dedicando su juventud a acumular títulos, y luego teniendo que competir en un mercado laboral nada fácil, etc.. creo que nada va a cambiar, pongas a quien pongas en el poder.

    Me temo que si queremos tener una vida, vamos a tener que entrar en ese tipo de mercado laboral, por mucho que busco una solución alternativa, no la encuentro.

    Me gusta

      1. Pues esto trata del problema que has mencionado más veces en el blog. Que poco podemos hacer hoy solos, puesto que a parte de que los humanos tienden a vivir en grupos , ser totalmente autosuficiente durante toda una vida es tarea muy difícil.

        Entonces para poder lograr un cambio hay que quererlo primero, y no veo que la mayoría de las personas , por supuesto algunas así, pero desde luego no son todas ni mucho menos las que desean ese cambio.

        Por ejemplo en el tema de la educación la ley no ampara ni permite en algunos lugares que se eduque de una forma diferente, pero es que el problema no es realmente la ley, sino que yo no veo que gran parte de la sociedad reniegue de este tipo de educación, más bien todo lo contrario..

        Así ningún cambio es posible, puesto que ni siquiera se desea ese cambio.

        De lo poco que se puede hacer es difundir información, quejarnos, hablar sobre los cambios que deseamos, pues esta es la única forma de intentar crear esa conciencia, compartiendo información.

        Si realmente se desea el cambio, antes o después se acaba consiguiendo, desde un punto de vista optimista, pero si somos muy pocos es difícil a pesar de quererlo.

        Me gusta

      2. Podemos hacer cosas aunque las condiciones no sean favorables, es lo que se llama homeostasis no sé si recuerdas un artículo que hablaba de eso, aquí en el blog, de que todo organismo tiende a buscar las condiciones que les son más favorables, haciendo grandes esfuerzos para generar esas condiciones cuando está sometido a estrés de cualquier tipo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s