Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

¿POR QUÉ NO DEFENDER LA IGUALDAD DE GÉNERO?

Puede que a muchos os sorprenda este título, esta propuesta de no defender algo que se ha dado en llamar igualdad de género. Es uno de los valores más defendidos por los medios de comunicación como si fuera algo relacionado con la justicia social, o con la justicia a secas (todo lo que lleve la palabra social hace referencia a una cosa: el Estado).

El género femenino y el masculino no significa lo mismo que el sexo femenino o masculino. A lo largo de la historia, en los diferentes pueblos, ha habido actividades que eran propias de las mujeres y otras que eran propias de los hombres. Por poner un ejemplo: en una aldea durante la edad media europea, los hombres se ocupaban de cosechar los cereales y de guiar a los bueyes, mientras que las mujeres se ocupaban de los caballos. En una aldea cercana, podía ser lo contrario. El género puede cambiar mucho de un lugar a otro. Pero esta diferenciación de actividades no es en si mismo nada malo o injusto, de hecho, tiene grandes ventajas. Tanto los hombres como las mujeres encuentran así un ámbito propio, y de esta manera, no se oprimen uno a otro y tampoco compiten por ser igual que el otro.

A partir de la revolución industrial, surgió la llamada familia burguesa. El marido era el que tenía un trabajo asalariado y el que llevaba el dinero a casa, y la mujer hacía las tareas domésticas. Esto ocurrió debido a la pérdida de medios de autosubsistencia y a la obligatoriedad de tener un trabajo asalariado para sobrevivir.

En este tipo de familia, el papel de las mujeres quedó relegado a las faenas de la casa y la crianza, y el marido tenía que trabajar, sin embargo la mujer hacía un trabajo esencial y totalmente necesario, sin el cual el marido no podía tener familia, ya que no tenía tiempo. Ocurría algo parecido en las familias de tipo obrero.

Con el feminismo, que al principio tenía como objetivo reivindicar los ‘derechos de las mujeres’, se produjo una protesta acerca de la nueva situación de las mujeres en la sociedad corporativa moderna. Relegadas al trabajo doméstico y la crianza, exigían una igualdad con los hombres, en cuanto a la posibilidad de trabajar, recibir salarios y escoger entre distintas funciones. En definitiva, estaban pidiendo ser dependientes de un trabajo asalariado en igualdad con los hombres, estar igualmente integradas en una sociedad de por si explotadora (tanto para hombres como para mujeres).

Esto es lo que en principio constituye la igualdad de género. Sin embargo, hoy en día esto se está llevando por otro lado. Se está intentando llevar a cabo en su sentido literal: las mujeres y los hombres deben hacer las mismas funciones, las mismas actividades, llevar estilos de vida semejantes. Si esto continúa en esa dirección, se está intentando impedir que las personas experimenten la vivencia de su propio género y así bloqueando un proceso natural de nuestra vida. Otra cosa que se está haciendo es conducir la vivencia de ese género hacia actividades que benefician a la sociedad corporativa industrial.

La igualdad de género se está confundiendo con la igualdad de sexos, ya que mucha gente no sabe distinguir entre lo que es el género (vivencias compartidas) y el sexo (carácter biológico). Esto está llevando a crear distorsiones cognitivas y emocionales, que además se fomentan con mensajes propagandísticos, basados en que aunque un hombre haya nacido con el sexo masculino, puede tener en realidad una identidad femenina (que en realidad es una mujer, en el cuerpo de un hombre). Esta creencia es fomentada por una carencia emocional, resultado de la no vivencia de un género (el propio o el contrario). Pero al no saber distinguir entre ambas cosas, la creencia es arraigada en la mente de las personas. Y los nuevos derechos cada vez animan más estas distorsiones cognitivas que son resultado de una sociedad explotadora, la misma que concede esos derechos (es decir, esos privilegios) llamada el Estado.

Ambos mensajes se basan en la confusión de que género y sexo son equivalentes o sinónimos. No lo son. El problema surge de la disolución de los géneros, volviendo a ambos, justamente, iguales.

Tanto hombres como mujeres están igualmente explotados, sometidos y condicionados por la sociedad moderna.

Anuncios

marzo 15, 2017 Posted by | Actualidad, Control de la sociedad, Historia | 12 comentarios

   

bucker125

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

The West’s Darkest Hour

The site of a Priest of the 14 Words

realpolitics

¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué? La política explicada de forma clara y comprensible

Lost in the Darkness

«All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die» Nexus 6 -Roy Batty

Blog del Historiador

Conoce la historia de diferentes épocas.

AmaLur

¿Qué es la libertad? Libertad es poder sacar una conclusión real con tu lógica, y empíricamente, nunca bajo ninguna doctrina dogmática.

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Espacio de Arpon Files

Just another WordPress.com site

Mi Septiembre Rojo®

BLOG ECUATORIANO DE DIVULGACIÓN ACADÉMICA

El desinsectador y desratizador

Control de plagas en el área de Barcelona

Druid Life

Pagan reflections from a Druid author - life, community, inspiration, health, hope, and radical change

LA NAVE VA

Aportaciones para la reflexión antropológica, filosófica y literaria

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Amor por la Vida sin "Sistema"

Textos de Artur y Fiona Cristian entre otros