CÓMO FABRICAR JABÓN.

En las grandes ciudades de hormigón en las que vivimos, con sus bosques de antenas y su alta tecnología, hemos olvidado algo tan simple como elaborar jabón. Hasta tal punto que vamos a comprar al supermercado o la droguería productos que contaminan la naturaleza y que resultan tóxicos para nosotros para lavarnos a diario. Si usted se para un momento a mirar la composición química de un champú o un gel de baño de los que se usan habitualmente, e investiga, encontrará que la cantidad de sustancias que contiene es enorme y además, muchas de ellas son perjudiciales para su salud (ftalatos, bisfenol, diversos cancerígenos).

Si queréis buscar información apropiada sobre alguna de estas sustancias, os recomiendo que pongáis su nombre en la siguiente web, donde pone ‘Search for Chemicals’: https://echa.europa.eu/

La ignorancia sobre la elaboración del jabón demuestra lo alejados que estamos de la experiencia y lo mal que se enseña la ciencia. La química detrás del proceso es muy simple. Que podamos estar asustados por el simple hecho de tener que ponernos unos guantes o gafas de protección, demuestra el miedo que nos han implantado a la experiencia real de las cosas. ¿Qué nos impide realmente hacer nuestros propios jabones, que en nada envidiarían a los industriales?

A un nivel muy básico todo lo que se necesita es agua, un hidróxido (puede ser la sosa o la potasa, y esto marca una importante diferencia) y un aceite vegetal (pueden ser muchos: oliva, girasol, coco, colza, palma…).

En primer lugar tenemos que echar al agua, muy poco a poco, la sosa (hidróxido de sodio) o la potasa (hidróxido de potasio). Si queremos conseguir un jabón sólido y firme, es preferible la sosa, y la potasa para jabones más viscosos o líquidos. Al contacto con el agua la parte positiva y negativa se separan y esto libera calor. Es una reacción que libera mucha energía y debemos estar protegidos de las salpicaduras, que son corrosivas si tocan nuestra piel.

Una vez se estabiliza la disolución, se echa el aceite vegetal poco a poco y se da vueltas con un un utensilio de madera (una cuchara) durante un tiempo de varias horas. Poco a poco, la mezcla irá cogiendo la consistencia de un puré. Este es el momento adecuado para agregarle esencias si queremos, las cuales son aceites esenciales (os recomiendo este artículo: ¿QUÉ SON LOS ACEITES ESENCIALES? ). Estos darán al jabón su olor agradable y aparte algunos aceites mejoran propiedades de la piel.

También se le ha podido añadir un colorante si queremos que el jabón tenga un determinado color: azul, rojo, amarillo, verde… Hay muchos colorantes de origen natural con todos estos tonos de color.

El jabón son sales de un ácido graso, y se hacen de la combinación de los triglicéridos del aceite con la parte positiva de la base. La reacción química se llama saponificación y es esta:

Sin embargo, ni siquiera es necesario entender esto para hacer el jabón uno mismo. La experiencia hace al maestro incluso sin los conocimientos teóricos que proporcionan los científicos.

MOLDEADO.

Para darle una forma determinada al jabón es necesario elegir un molde. Los más habituales son de silicona o de madera, aunque hay de más materiales. El jabón se solidifica lejos de la luz solar directa, en un entorno seco.

5 comentarios sobre “CÓMO FABRICAR JABÓN.

  1. Yo utilizo un jabón que no es cancerígeno y no daña el medio ambiente. Es más, lo difundo entre mis conocidos para conseguir hogares ecológicos

    ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s