Para Mí Son Enigmas

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

LAS FEROMONAS DE LOS SERES HUMANOS.

Solemos pensar que los seres humanos somos muy distintos de los demás animales, que funcionamos de forma completamente distinta a ellos porque tenemos conciencia de lo que hacemos. Después de leer este artículo tu percepción va a cambiar. El instinto nos gobierna a unos niveles tan sutiles como la propia conciencia, de formas que nos pasan completamente desapercibidas. El entorno en el que vivimos nos influye y conduce nuestra conducta, y esto es lo que da pie a la ingeniería social. Cuando se dice que estamos manipulados por la sociedad, no se trata de que una serie de personas que controlan el mundo nos están dirigiendo a nosotros específicamente. En realidad, nos manipulamos los unos a los otros. Saber esto puede ayudar a comprender muchos de nuestros comportamientos que, vistos desde fuera, parecen automáticos, irracionales o absurdos. Y muchos de ellos lo son, pero no podemos evadirlos a menos que tengamos fuertes principios que nos impidan hacerlos.

Resulta que estaba leyendo un libro sobre control de plagas, y me he encontrado esta frase:

‘Al igual que los demás seres vivos el ser humano segrega hormonas que produce de forma natural para comunicarse a niveles inconscientes; esas señales pueden ser para comunicar estados de ánimo, para indicarle a la comunidad si un individuo está sano o enfermo, o bien, para indicar la disponibilidad y compatibilidad sexual’.

Existen muchísimos tipos de señales y feromonas distintas que los animales se envían unos a otros. Las feromonas se caracterizan porque se envían a miembros de la misma especie y producen algún efecto en el comportamiento de los que las reciben. Por ejemplo, las feromonas sexuales favorecen el encuentro y la atracción sexual de los machos hacia las hembras o de las hembras hacia los machos. Es bastante conocido que los humanos tenemos este tipo de feromonas, pero son las únicas de las que la mayoría de la gente ha oído hablar. Existen otras, las cuales son capaces de explicar muchísimos de nuestros comportamientos colectivos.

FEROMONAS DE AGREGACIÓN: Realizan un efecto llamada sobre todo tipo de individuo, sea cual sea la fase de desarrollo en la que se encuentre, hacia un lugar de concentración.

En nuestros grandes hormigueros urbanos a los que llamamos ciudades, es lógico que vivamos muy cerca unos de otros y que haya sitios en los que nos juntemos para diversas actividades. Sin embargo, en los lugares donde más densidad de humanos hay, ciertos comportamientos se contagian, todos parecen actuar de forma muy similar o incluso idéntica, como si una misma ‘energía’ les estuviera afectando. ¿No es evidente que esto solo puede deberse a que producimos una serie de hormonas que nos que regulan nuestro comportamiento cuando formamos grandes masas? En los enormes estadios deportivos, conciertos, manifestaciones políticas, sin duda ocurre, que nadie se sale de un cierto patrón de conducta limitado, y si lo hace es como si no tuviera sentido que esté ahí. Nuestras funciones más elevadas como la comunicación, quedan limitadas para que nada interrumpa lo que el conjunto está programado para hacer. Sucede lo mismo en las grandes avenidas urbanas, en los supermercados. En el conjunto de este hormiguero, todo lo que altere la normalidad, lo que se salga de lo establecido, se verá como extraño en un principio. Palabras, acciones, formas de vestir…

FEROMONAS DE ALARMA: Producen dos tipos de reacciones.
– Ataque en masa, como en el caso de las abejas que emiten acetato de amilo para producir un ataque en masa.
– Huida, como en el caso de los pulgones que suelen emitir señales de huida.

La primera situación, la del ataque en masa, ha de estar inducida por las hormonas. ¿Cómo si no los ejércitos han actuado con tanta sangre fría a lo largo de todas las épocas, si no viene esto ayudado por algún compuesto químico que altere nuestro estado de ánimo? Al igual que las abejas o las avispas se sienten atacadas y por eso se juntan y atacan de forma coordinada, con sacrificio incluso de su propia vida en el caso de las abejas, lo mismo hemos hecho los seres humanos a lo largo de la historia. En todos los ejércitos ha habido feromonas de alarma, inducidas mediante el profundo miedo al enemigo. Eso es lo que les ha hecho tan fríos, tan sanguinarios. Sin sentirse realmente amenazados, los soldados no serían tan efectivos en su trabajo. O eso, o se les dan drogas psiquiátricas para anular su conciencia, como ocurre en muchos casos hoy en día.

Se dice también que los perros o los animales huelen el miedo, pero en realidad lo detectan además escuchando las pulsaciones de nuestro latido cardíaco o el ritmo de nuestra respiración, y saben cuándo pasamos ansiedad o cuándo estamos tranquilos. Sin embargo, ¿qué ocurre si nosotros sentimos miedo ante otras personas que sientan agresividad o rabia? Esto también será detectado mediante feromonas de alarma y favorecerá que todo tipo de ataques, actos insultantes o desprecios se dirijan a nosotros. Con esto no quedan justificados tales actos. Simplemente significa que si no sentimos miedo, estaremos en gran medida protegidos frente a la hostilidad de los demás. Como en esta foto en la que un hombre se puso enfrente de unos tanques, de forma valiente y decidida.

tanque

Anuncios

diciembre 29, 2018 Posted by | Biología, Ciencia, Filosofía y autoconocimiento. | 3 comentarios

LA LOBOTOMIZACIÓN DE LOS JÓVENES.

Buenas, me gustaría poner sobre la mesa un problema que veo cada vez más frecuente. Algo está pasando con los jóvenes. Cada día un mayor número de ellos están cayendo en una especie de lobotomía, convirtiéndose en verdaderos zombis. Ayer, mientras paseaba a los perros por el parque al que los llevo siempre, vi a unos seis o siete chavales, que tendrían unos 13 o 14 años, y me fijé en ellos porque no hablaban entre ellos, ni siquiera se miraban, estaban quietos con la mirada perdida en el vacío. Me recordaron a los alumnos que se aburren en clase y que no tienen ninguna motivación por nada. Yo ya soy consciente de que los jóvenes se degradan a si mismos, con los botellones, las drogas, el consumismo, lo superficial… No es nada nuevo. Pero esta vez me dio verdadera lástima: esos pobres diablos no parecían tener nada que decirse entre ellos. Ninguna actividad cerebral parecía expresarse en su actitud, como si su encefalograma estuviese plano. No decían estupideces, no bebían, no estaban distrayéndose con nada, ni siquiera eso. Es como si el mundo o la vida no significara nada para ellos, como si no esperasen ya nada. Intuí una aguda depresión en ellos.

Este caso no es para nada el único. Muchos de vosotros, imagino, habréis podido observar a grupos de jóvenes afectados por esta misma incomunicación o por comportamientos que dan a entender que están tirando su vida por el desagüe. No es difícil de identificar este nuevo ‘transtorno’. Por ejemplo, supongo que habréis observado el alto consumo de alcohol entre la población cada vez de menor edad. El consumo de esta droga se ha normalizado, se ha convertido en la distracción o evasión emocional cotidiana de muchísimos jóvenes, diríase que de la mayoría de ellos. Parece que no haya diversión o comunicación si no es acompañada por unos tanques de cerveza o un botellón. Es evidente que si beben tanto y de forma tan reiterada, es porque algo en su estado de ánimo no está bien. No les gusta la realidad, hay algo en sus vidas que no pueden solucionar, de lo que necesitan huir mediante el alcohol o cualquier otra droga o incluso medicamento (el consumo de antidepresivos o tranquilizantes es también asombrosamente alto en nuestros días, por desgracia). Lo curioso es que se trata de algo colectivo y generalizado. Desde luego que cada caso es diferente, pero debe haber también alguna causa compartida, algún factor común que haga a tantos jóvenes lanzarse a la bebida. Algo que no afrontan, que no miran de frente, algo de lo que muchos ni siquiera serán conscientes. Algo que tapan con químicos que alteran el sistema nervioso y bajan la actividad mental. Dejando aparte los motivos personales, familiares o privados, se trata de algo que está en la sociedad en la que vivimos. De ahí que sea la propia sociedad quien fomente el consumo de alcohol como algo bueno o festivo. No le conviene que se cobre consciencia de ciertas cosas.

Os contaré una historia. Antiguamente, nuestros antepasados (llamados paganos) desinfectaban el agua con objetos de plata o utilizando recipientes de plata. Cuando el cristianismo se impuso en Europa, mediante el edicto de Tesalónica del emperador Teodosio, la iglesia prohibió el uso de la plata porque lo consideraba un método o tradición pagana (para ellos eso significaba lo mismo que criminal o hereje). Las enfermedades infecciosas a partir del agua aumentaron en la población europea a raíz de esta prohibición. Entonces, la iglesia empezó a difundir que el alcohol era bueno para prevenirlas, vendiéndolo como Aqua Vitae (Agua de Vida). Su objetivo, supongo, era idiotizar o dominar más fácilmente a la población. El mismo objetivo que tienen hoy los que manejan la industria haciendo que el alcohol sea algo muy barato. El alcohol ya no necesita promocionarse: los jóvenes lo toman por adaptarse al grupo. Porque si no lo toman se les ve como raros o inadaptados. Con esta actitud, los mismos jóvenes están perjudicándose unos a otros, y no se dan cuenta de lo próximos que están del alcoholismo, si no han caído ya en él.

agua-vs-alcohol-5-728

Se puede ver también que las conversaciones en muchos de ellos son muy superficiales y que le dan una importancia o énfasis enorme a cosas que no la tienen para nada, y lo más llamativo es que son cosas que tampoco son importantes para ellos mismos, pero que sirven para intentar elevar la autoestima que no han podido forjar a lo largo de su vida. Aunque suene triste, todo ello es por adaptarse al grupo, por miedo a la soledad o al desprecio ajeno. La necesidad de seguir los comportamientos de los demás, aunque sean absurdos, estúpidos o inmorales, se compensa con la sensación de estar integrado. Hay un rechazo a quien no siga esa manera de actuar, desprecio a quien piense o actúe de una forma fuera de lo común. Todo ello es por el terror a que alguien destaque o mejor dicho, se destaque del resto (la uniformidad es el método de protección o seguridad empleado para sentirse igual de válidos que el resto). En realidad, no existe una verdadera comunicación entre ellos, solo una imitación. Para comunicarse no hace falta gritar ni ser agresivo. Además, siempre hay alguien que emite un mensaje y otro que lo recibe, y que contesta a su vez algo coherente. Esto es algo que se está perdiendo entre los jóvenes, no sé si os habéis dado cuenta. Por favor, observadlo porque es muy grave. El nivel de las conversaciones está degradando. Todo esto conduce a la destrucción de la mente, a la pérdida de la motivación, de la conciencia, de la vitalidad, de la chispa que hay en nosotros. Y si eso avanza, llegamos a convertirnos en zombis sin expresión, sin nada que decir o hacer. Tan solo agresividad y frases oídas de otros, de la televisión, de las canciones, igualmente degradantes y absurdas que se escuchan en esta época (muchas de ellas, no todas, claro) y de lo que sirva para ser como el vecino. Los jóvenes se transforman en meros productos de la industria, sin vida propia, sin ideas, sin mente, sin alma.

La agresividad o la hostilidad son actitudes que también se pueden ver en muchos jóvenes. He visto muchas veces como entre ellos se insultan ‘Hijo de puta, vas a morir’ o cosas semejantes, y cómo destrozan por las noches cubos de basura, papeleras o todo lo que puedan. Una vez más, esto es por un factor social: la impotencia, la falta de responsabilidad que sienten, quizás sin saberlo siquiera, al formar parte de instituciones sociales como la escuela, el trabajo escaso, los medios de comunicación manipuladores, falta de medios de subsistencia, de faenas propias, de estímulos… En lugar de analizar estas causas y tratar de ponerle remedio al problema, vuelcan su rabia y frustración en actitudes o actos hostiles que no sirven para nada.

moviles.jpg

Es lo mismo que observo cuando cojo el metro o paseo por la calle y veo como un porcentaje altísimo de los presentes están centrados en su teléfono móvil ‘inteligente’ (quizás se llama así porque absorbe y anula la inteligencia de los usuarios). En los lugares donde nos concentramos en mayor densidad, como las grandes aglomeraciones, metros, autobuses, trenes, etc, se puede ver a la gente aislada, incomunicada, inexpresiva. Es algo muy deprimente. La interacción desaparece entre nosotros, como si no se pudiera sacar de ella nada valioso, como si nos viéramos mutuamente como nadas andantes, como seres insignificantes, con absoluta frialdad e indiferencia. No se trata de ser todos uno como venden las sectas que intentan manipularnos. Sin embargo, debe de ser por algo esa tendencia tan fuerte a aislarse y a no interaccionar.

¿Por qué tantas personas se abstraen en los móviles, escuchando música o leyendo?

¿Por qué no tenemos nada que decirnos? ¿Por qué la comunicación y el diálogo son tan escasos?

¿A qué hemos sido reducidos por esta sociedad, hasta el punto de que los demás seres humanos llegan a no existir, a no estar presentes?

Saco una reflexión de todo esto. En realidad, todo esto solo puede ocurrir por uno de los sentimientos más profundos y ancestrales de los seres humanos: Fobos, el miedo. Imaginemos que de repente se abriera la comunicación que está cerrada entre las masas humanas por tantas vías de distracción, propaganda, entretenimiento… ¿Cuántas cosas horribles saldrían al exterior, como si se tratara de una auténtica caja de Pandora? ¿Cuánta rabia, pensamientos de desprecio, de violencia contenida, de frustración, de lamento, de tristeza? ¿Cuántas cosas buenas, interesantes, positivas, cuántas posibilidades se echan a perder por otro lado, por mantener cerrada la caja?

Dejo una canción que me gusta:

 

diciembre 23, 2018 Posted by | Actualidad, Control de la sociedad, Filosofía y autoconocimiento., Misterios y enigmas. | 1 comentario

LA GENTE SABIA.

 

La gente sabia es la que ayuda sólo a quien se quiere dejar ayudar.
La que ayuda porque previamente ha tenido el valor de indagar en si misma, observándose por dentro, trabajándose interiormente a nivel emocional.

La que ha experimentado la vida más allá de lo ordinario.
La que ayuda por mera humanidad poniendo su granito de arena, no pretendiendo abarcárlo todo utópicamente para sentirse salvadora e importante.

Las personas sabias se permiten ser pulsionales, pero también actúan con criterio propio.
Saben pensar por si mismas sin necesidad de aferrarse ni a dogmas ni a ideologías.
Las que saben que nada es totalmente blanco ni totalmente negro.
Las que saben que la vida es una multiplicidad de matices porque reconocen sus propias contradicciones.
Las que saben reírse de si mismas, incluyendo todo lo considerado más vergonzoso.
Las que asumen con naturalidad que no son perfectas.

Las que no se dejan llevar por una mente agotadora y obsesiva que puentea entre el pasado y el futuro, sintiéndo su cuerpo, sus emociones, viviendo su propia experiencia en el instante presente.

Las que saben que no lo saben todo.

Las que saben que no existe la verdad absoluta.

Las que no juzgan aquello que no comprenden.

Las que se centran en soluciones y no en problemas.
Las que se enfocan en discrepar en los argumentos de las otras personas, y no atacando a las propias personas.
Las que no se lo toman todo como algo personal.
Las que muestran su vulnerabilidad a pesar de las consecuencias, descubriéndo al exponerla que es en la vulnerabilidad donde reside nuestro verdadero poder.
Las que no intentan convencer ni imponerle nada a nadie, tan solo expresarse.
Las que no tratan de dar ejemplo, las que son ejemplo.
Las que observan, escuchan y analizan más allá de sus narices y de su ego dañado.
Las que saben relativizar las cosas al gestionar la incertidumbre.
Las personas sabias se permiten ser ellas mismas desde la autenticidad para permitir ser a los demás.

Enviado por: Amaya Rivas Aboitiz.

diciembre 10, 2018 Posted by | Filosofía y autoconocimiento. | 4 comentarios

EL CONTROL DE PLAGAS URBANAS.

Buenas a todos, he estado bastante tiempo inactivo en el blog básicamente por un motivo: estoy centrado en escribir un libro, lo cual me está dando muchos quebraderos de cabeza. Escribir un libro no tiene nada que ver con compartir artículos para un blog, donde sí me siento cómodo. Un blog te permite mucha más libertad para expresarte, sin miedo por cometer algún ‘fallo’ o no hilar ni sintetizar de una manera precisa y exacta todo lo que llevas en la mente. El resultado es que, al menos en mi caso, los artículos me salen mucho mejores que los capítulos de un libro. En fin, he decidido volver para contar aquellos temas que me parezcan interesantes, sin necesidad de una gran profundización o síntesis completa de dicho tema.

Estoy actualmente completando una serie de cursos necesarios para dedicarme al control de plagas, principalmente las urbanas pero también las agrícolas o de jardines. En este trabajo se usan muchos productos químicos peligrosos y desde luego, tóxicos, pero recientemente se procura hacer de un modo en que el uso de esos productos sea la última opción, y se utilice lo mínimo posible. Personalmente, pienso que las plagas agrícolas son evitables en gran parte si se cambiase el modo de hacer la agricultura, evitando los monocultivos, permitiendo al suelo regenerarse, respetando a los animales beneficiosos (abejas, escarabajos, lombrices, avispillas que se comen las plagas, etc) por ello he preferido dedicarme al sector de las plagas urbanas, las cuales son realmente inevitables si es que existen ciudades. Además, casi todas las especies de plagas urbanas son alóctonas o extranjeras, vienen de otros lugares muy alejados de Europa, generalmente de zonas tropicales de Asia, África o América. Con lo cual, no es un trabajo que vaya contra especies naturales propias de aquí, sino contra especies que en condiciones normales no deberían vivir aquí.

La cucaracha roja tiene su origen en las selvas de África, y llegó alrededor del siglo XVIII a Europa y a América.

La rata negra proviene de Asia, y llegó a Europa en el siglo VIII. Fue la transportadora de una pulga que causó la peste negra.

La avispa asiática llegó hace muy poco tiempo a España, desde la región de Vietnam. Se dedica a asesinar a abejas, a otras avispas autóctonas, y a muchos insectos beneficiosos, contribuyendo así a la desaparición de estos que ya viene siendo causada por los productos tóxicos usados en la agricultura.

Voy a ir compartiendo artículos sobre plagas que os puedan ser interesantes y que nos sirvan para intercambiar información o experiencias personales sobre el tema. ¿Vosotros habéis tenido alguna vez alguna plaga? ¿Cómo os ha ido?

En el próximo os pondré imágenes de un parque que tengo cerca de mi casa, donde las plantas invasoras se están cargando a las autóctonas. Son varios ya los árboles derribados. Hay una serie de plantas que no se deberían plantar ni siquiera en nuestra propia casa, por el riesgo de que se reproduzcan fuera. Son plantas que crecen muy rápido, son difíciles de eliminar, y compiten con las de aquí. Os mostraré ejemplos para que sepáis cuáles son esas especies a las que podemos considerar enemigas de nuestro entorno.

En fin, lo dicho, me reincorporo al blog y cada semana iréis viendo nuevas entradas. Un saludo.

diciembre 6, 2018 Posted by | Biología, Cambio climático / Ecología, Cuidemos el planeta. | 4 comentarios

   

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

The West’s Darkest Hour

The anti-Christian site par excellence

realpolitics

¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué? La política explicada de forma clara y comprensible

Lost in the Darkness

«All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die» Nexus 6 -Roy Batty

Blog del Historiador

Conoce la historia de diferentes épocas.

AmaLur

¿Qué es la libertad? Libertad es poder sacar una conclusión real con tu lógica, y empíricamente, nunca bajo ninguna doctrina dogmática.

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Espacio de Arpon Files

Just another WordPress.com site

Mi Septiembre Rojo®

REVISTA ECUATORIANA DE DIVULGACIÓN ACADÉMICA

El desinsectador y desratizador

Control de plagas en el área de Barcelona

Druid Life

Pagan reflections from a Druid author - life, community, inspiration, health, hope, and radical change

LA NAVE VA

Aportaciones para la reflexión antropológica, filosófica y literaria

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Amor por la Vida sin "Sistema"

Textos de Artur y Fiona Cristian entre otros

Derribando el Muro

de las mentiras que nos esclavizan

Patricio Contreras

Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan.

SALIENDO DEL HIPERCUBO

Para salir del Hipercubo, del gran Laberinto de este mundo solo tienes que abrir la PUERTA del Conocimiento. Y tu eres el único con la LLAVE. Aúna tu MENTE, tu CORAZÓN y tu ESPÍRITU y únete a la BUSQUEDA de la VERDAD.