LA DICTADURA DE LA TOLERANCIA.

Supongo que muchos habréis notado una extraña e inexplicable opresión en la sociedad cada vez más globalizada en la que vivimos, aun cuando por todos lados nos bombardean con frases como “vivimos en una democracia” o se defiende a capa y espada la libertad, una palabra que ha sido sin duda prostituida y tergiversada para pasar a significar “cualquier cosa es válida”. Y es que en esa sencilla pero terrorífica frase reside en increíble engaño de nuestro mundo. Hoy en día, miles de barbaridades son justificadas en base a la libertad, por ejemplo, la libertad de comercio, la libertad de expresión, la libertad de prensa, la libertad de educación… Y eso es lo que a partir de ahora voy a empezar a llamar la dictadura de la tolerancia. Porque resulta que el imperio de esa falsa libertad, implica la anulación de todos los demás valores que existen: la belleza en el arte, la moralidad, el amor a la patria, la verdad, la sensatez, la cordura, el raciocinio, la inteligencia. Todos quedan subyugados por esa terrible bota a la que han dado el biensonante nombre de libertad. De este modo, todo aquel que quiera reivindicar esos “antiguos y rancios” valores, como los mencionados, la belleza en el arte o la música, la veracidad de unos argumentos, el razonamiento, sencillamente se le califica con los peores epítetos que se le puedan ocurrir a las mentes ideologizadas: fascista, egoísta, e incluso, por qué no, opresor y dictador. Y así es como el mundo en el que vivimos ha llegado a la degradacion que observamos por doquier. La causa, la sustitución de todos los valores por un antivalor, al que han dado el nombre de libertad.

Y esa es la ideología de aquellos que gobiernan en las más altas esferas, es lo que transmiten los grandes medios de masas (que no de comunicación, pues para que exista una comunicación debería poder producirse un intercambio de mensajes entre el emisor y el receptor), es lo que está detrás de todas las ideologías políticas tan en boga en la actualidad. Es también así como se debilita a un pueblo, como se consigue que un determinado pueblo acepte cualquier cosa, por nociva que pueda resultar, siempre y cuando esta venga edulcorada con palabras positivas como tolerancia, libertad, modernidad, entre otras que a buen seguro se os ocurrirán. Por muy contrario a la lógica que algo pueda resultar, no conviene decir nada contra ello, ya que entonces estaríamos “atentando contra la libertad del prójimo”. Por muy horrible que sea la música que escucha la juventud, o por muy ridículo y repugnante que sea el llamado arte abstracto, no se te ocurra dar tu verdadera y muy natural opinión, ya que entonces podrías ofender a alguien y además estarías “creyéndote en posesión de la verdad absoluta” (sencillamente, estás diciendo la verdad, pero eso se ve mal en estos tiempos). Si recalcas el mal de la globalización, y defiendes que cada patria debe defenderse ante todo a si misma, entonces eres un fascista (como si pertenecieras a ese movimiento político italiano, algo absurdo). En definitiva, en nombre de la libertad se censuran multitud de opiniones, de reacciones ante la degradación de nuestro mundo, se acallan todas las reivindicaciones de esos valores tan saludables que hacen que un pueblo se defienda a si mismo. Por lo tanto, la libertad social no existe ni existirá nunca amigos, quitáos ese velo de vuestros ojos de una vez.

La única libertad auténtica, como han afirmado tantos filósofos y sabios en la historia, es la individual, es la capacidad de controlar la propia existencia y dirigirla, como si de un navío se tratara, al rumbo deseado, enfrentando todas las tormentas y oleajes de la vida.

frase2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s