¿QUÉ ES REALMENTE LA FIESTA DE HALLOWEEN?

Actualmente se celebra en todo el mundo una festividad a la que conocemos como Halloween, sin embargo es posible que pocos conozcan lo que esta fiesta realmente significa y lo importante que es, al margen del materialismo vinculado a ella. Nos encontramos en concreto en la noche que transcurre desde el día 31 de octubre al 1 de noviembre. Parece una noche como otra cualquiera, a nosotros que en gran parte vivimos en ciudades y que no percibimos los ciclos de la Naturaleza, fuera de unos cuantos cambios de clima o de temperatura. Sin embargo, nuestros antepasados de hace 2.000 o 3.000 años tenían marcado este día como el tránsito de la mitad luminosa, cálida y fértil del año a la mitad fría y oscura. Es un día que se encuentra justo en la mitad entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno. En el equinoccio de otoño, el día y la noche duran exactamente 12 horas, ambos por igual. En el solsticio de invierno, la noche es la más larga del año. La mitad oscura del año encuentra su comienzo, por tanto, en el punto medio de estos dos días. Y es también en esta fecha que tenía su inicio el nuevo año para los celtas. Es lo que llamaban el Sammhain.

El paso de la luz a la oscuridad a nivel astronómico es un paso que también daremos todos nosotros a otro nivel, el de la vida a la muerte. Pasaremos de disfrutar de los placeres sensoriales y los sentimientos más diversos de este mundo, a otro que, tal vez por lo desconocido, nos parece frío y oscuro. Las puertas de ese mundo espiritual podían abrirse en cualquier momento, para que las atravesemos. Sin embargo, el día en que se producía el tránsito entre la luz y la oscuridad en el mundo que habitamos ahora, la muerte estaba más presente que nunca. Era un día en el que los celtas reivindicaban su más profunda creencia: el hecho de que la muerte no es un final definitivo. No porque nuestros huesos se queden helados o la sangre deje de fluir por nuestro cuerpo, o porque seamos enterrados bajo tierra en algún túmulo o quemados en una pira funeraria, esto tiene que significar necesariamente ceguera, pérdida ni olvido.

Era por tanto un día dedicado al recuerdo y homenaje a los antepasados, a aquellos con los que compartimos un ciclo de existencia y ya no están, o bien a aquellos ciclos de existencia ya atravesados por nosotros mismos. Los miembros de la familia fallecidos, es un excelente día para honrarles, para hablar con ellos directamente, pues aunque siempre estén ahí, es posible que hoy nos escuchen más que nunca. Es un día para contar historias sobre ellos, haciendo que su memoria permanezca viva. No estaría de más colocarles alguna vela, aportando luz y calor a su recuerdo, como hacían antiguamente con los cráneos de los antepasados, tradición de la que proviene la actual y archifamosa calabaza. ¿Os habéis preguntado cuánto ignoráis de aquellos que os han aportado su sangre, y que a través de sucesivas generaciones os han influido de un modo inevitable? ¿Cuántos misterios se ocultan en ese pasado que os atañe tan directamente? Todo depende del nivel de importancia que cada uno le otorgue, de lo consciente que uno sea de la muerte y de lo que le precede.

Muy poco es lo que se sabe de lo que realmente hacían los celtas en aquellos remotos tiempos, ya que sus costumbres solo fueron redactadas por escrito a través de los monjes irlandeses (en ocasiones provenientes de linajes de verdaderos druidas) en pleno medievo. Sin embargo, y aunque estén modificadas por el tiempo, muchas costumbres originales han llegado hasta nosotros. Hay quienes dicen que los celtas alzaban enormes hogueras sagradas, en lugares de relevancia espiritual, algo de lo que solo podían encargarse los druidas. Los celtas solían vestirse con cráneos de animales y pieles, y escuchaban los importantes mensajes que los druidas tenían que decirles, muchos de ellos provenientes directamente de los espíritus. A continuación tomaban una antorcha del fuego sagrado e iban hasta su hogar, en el que encendían con la antorcha el fuego que de ese modo permitía dar calidez a los espíritus y a los vivos al mismo tiempo.

fuego sagrado

Como sucedió con la Navidad, el Sammhain fue sencillamente reconvertido y cambiado de nombre para incorporarse al cristianismo. El papa Bonifacio IV designó el 1 de noviembre como día para honrar al conjunto de todos los mártires del cristianismo. Es decir, lo que era una noche sagrada para rendir un homenaje a nuestros antepasados, lo convirtieron en una jornada dedicada a los mártires, y posteriormente otro papa, Gregorio III, incluyó que también se veneraría a todos los santos cristianos (muchos de ellos santificados por acciones como el asesinato y la destrucción de nuestra cultura original precristiana). Cuando a través de inmigrantes irlandeses el Sammhain (para entonces día de todos los santos) pasó a Estados Unidos, la noche del 31 de octubre pasó a llamarse All Hallow’s Eve (la Víspera de Todos los Santos) de donde proviene la palabra Halloween. El significado original también cambió por completo. Hoy se considera conveniente vestirse con trajes vinculados al miedo, así como poner caras malignas a unas calabazas, con el propósito de ¡’espantar’ a los espíritus malvados! Es más que probable que esto no sea más que una distorsión de lo que representaba Sammhain en el pasado.

índice

Por lo tanto, el auténtico fuego que debemos encender esta singular noche es el recuerdo de nuestros antepasados (abuelos, bisabuelos, tatarabuelos) ya que no solo venimos de ellos, sino que continúan estando en nosotros. Si aumentamos la intensidad podemos iluminar más profundo en la oscura gruta de nuestra alma, de modo que cobren vida y sentido la cultura y el modo de vida del que provenimos originalmente, y del que estamos tan alejados en esta globalización. Una nueva visión del mundo y de la vida puede formarse en nosotros solo con aportar luz a esa parte de nuestro ser que permanece ignorada para nuestra consciencia del día a día. Y con esto, nuevos valores y consejos que modifiquen nuestro modo de actuar en la vida, conectándonos más con lo que llevamos dentro y con nuestra verdadera naturaleza. Nada malo puede venir de todo esto, nada que provoque miedo: el Sammhain solo puede producir satisfacción personal. De modo que en lugar de reivindicar personajes oscuros o malignos de los cuentos de fantasía, podemos volver a traer a la vida nuestras culturas ancestrales, o a lo que vivieron nuestros antepasados. Pero esto es algo que ha sido malentendido o distorsionado a propósito. No obstante, debemos convertir esta fiesta en algo que no convenga a quienes manejan esta sociedad. Sustituyamos el miedo por la autoconciencia y la voluntad más decididas.

Diapositiva2

Un comentario sobre “¿QUÉ ES REALMENTE LA FIESTA DE HALLOWEEN?

  1. Sigo pensando que es algo positivo que el mundo esté más unido . El nacionalismo solo llevaría a la escasez de recursos, dependiendo del lugar . Ahora, es verdad que detrás de la globalización hay cosas muy nefastas . Las multinacionales no son solo las empresas , he conocido a familias de Estados Unidos muy similares a otras que hay en España , compartiendo «ciertas peculiaridades familiares » sin embargo , fingen mucho . Si se tira del hilo se podrían descubrir cosas muy chungas , incluso crímenes .Alguien tiene que dignarse a contar la verdad que hay detrás de lo que han llamado globalización y toda la farsa que han llevado a cabo con fines más que dudosos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s