COVID-19: UN DISCURSO PARA ESTABLECER UNA DICTADURA.

Conseguir el control masivo de la población no es nada fácil, hace falta que la población lo entienda como necesario y positivo. Así lo estableció Aldous Huxley en su obra ‘El Mundo Feliz’. Aquel hombre fue quien realmente acertó en lo concerniente a la forma en que la globalización conseguiría dominarnos en un futuro no muy lejano. La dictadura no consistiría en la opresión de unos pocos contra el resto, ni sería vista como algo malo, más bien todo lo contrario: los habitantes del planeta se convertirían en activos partidarios y defensores del poder de quienes les gobiernan. No sé si podéis notar alguna semejanza con lo que estamos viviendo en estas fechas, por lo que os animo a indagar un poco en lo que está pasando por si algo por casualidad os resuena.

Este invierno ya se han corroborado las sospechas que manteníamos en el blog. En el artículo: LA CAZA CONTRA LOS NO VACUNADOS HA COMENZADO decíamos que de cara al invierno habría dos posibles escenarios: el primero que gracias a la vacunación masiva todo volviese a la normalidad, el segundo que algo provocase la continuación de la situación de teórico peligro y por tanto la capacidad de los gobiernos para eliminar nuestros derechos humanos más fundamentales según una serie de datos epidemiológicos. No solo la balanza se ha inclinado hacia el segundo caso, sino que lo ha sobrepasado enormemente. El engaño es ya evidente para cualquiera que conserve la objetividad. No nos van a devolver la libertad ni la antigua normalidad, ni siquiera aunque todos nos vacunáramos lo harían. Esto es algo que nunca va a terminar.

Leyendo sobre historia, me gustaría exponeros los cinco pasos clave que Vladimir Lenin estableció para conseguir que una revolución contra el orden establecido tuviera éxito. Solamente os pido que en lugar de una revolución, lo interpretéis como implantar una dictadura de control social masivo, en lugar de rebeldes penséis en las élites globalistas, y que en vez de ir contra un determinado gobierno se trata de ir contra la población civil. Veréis cómo los pasos que se están dando son exactamente los mismos.

Monument to the leader of the russian proletariat in Muzeon park in Moscow
Monument to the leader of the russian proletariat in Muzeon park in Moscow

1) Con la revolución dictadura totalitaria mundial no se puede jugar. No es asunto de «aficionados». Una vez iniciada, debe ser llevada adelante despiadadamente y hasta el fin.

Como todo el mundo puede ver, la implantación de nuevas restricciones, el pasaporte Covid, la obligación de vacunar a la población que no lo desee voluntariamente mediante el chantaje, o la justificación de nuevos confinamientos y limitaciones de derechos humanos fundamentales, es algo que se está llevando hasta el objetivo final. Ese objetivo no es combatir a un virus, ni evitar contagios, sino tener a una población completamente dócil que además crea que esa sumisión a las instituciones es la mejor actitud, e incluso se sientan orgullosos de ver su vida bajo un control totalitario. En otro tiempo nunca hubiéramos concebido que algo así era posible, salvo en las distopías, pero dado que se han marcado ese propósito, lo llevarán hasta el final, aplastando toda la posible resistencia, cuanto antes mejor. Es lo que está pasando en Austria, en Italia, en Holanda, en Australia, es algo que acabará sucediendo en cualquier país.

No obstante para lograr el consentimiento de la población han construido un relato que justifique la situación, según el cual se deben demostrar «científicamente» dos puntos:

– Que la vacuna no debe garantizar la completa libertad del individuo.
– Que los que no se vacunan pueden poner en peligro a los demás.

Si ambos puntos quedasen definitivamente desmontados, no habría opción alguna de éxito de esta dictadura, pues no tendría sentido a ojos de los dominados.

Ejemplo:

ENJUANES STEEGMANN

2) Los rebeldes globalistas deben acumular fuerzas superiores en los lugares convenientes.

Para lograr su propósito es evidente que los globalistas debían controlar férreamente los instrumentos de influencia social. En concreto, las farmacéuticas deben controlar totalmente a las instituciones sanitarias internacionales así como a los gobiernos. Los medios de masas como la televisión, radio y prensa, deben remar todos en la justificación de los argumentos que amparan la nueva dictadura. Por último, cabe controlar a los jueces, sin cuya participación todo el entramado puede peligrar. Y es justo lo que estamos observando a nivel mundial. Los pocos instrumentos que no colaboran son atacados y denigrados hasta que se les consigue incorporar al plan.

Ejemplo:

Como sabéis, el Tribunal Constitucional ha declarado ilegales los confinamientos impuestos por el gobierno de España durante 2020 y ha tumbado la aplicación del pasaporte Covid en algunas comunidades autónomas. Por ello, el PP y PSOE se han repartido los jueces del Tribunal Consticional, algo que se dice abiertamente en toda la clase política como si fuera algo normal, cuando es algo que atenta directamente contra la separación de poderes (en el momento en que los partidos eligen a los jueces, estos ya no son independientes). Aquí el antiguo cabecilla del partido globalista Podemos explica por qué es malo que los jueces puedan impedir las leyes que ellos deseen implantar, entre otras la dictadura de control social masivo.

3) Se requiere la acción ofensiva (para Marx, ‘la defensiva es la muerte de la insurrección [triunfo de la dictadura]‘).

A pesar de las protestas, del pensamiento crítico de un sector de la población, de las denuncias contra aquellos que colaboran con la eliminación de los derechos humanos, todos los instrumentos arriba mencionados continúan incansablemente sus ataques contra los no vacunados o contra cualquiera que discrepa lo más mínimo de la necesidad de ceder a los gobiernos todas nuestras libertades individuales. Toda dictadura ha necesitado siempre un enemigo contra el que en teoría la población necesita ser defendido, y aquí se trata de los «no vacunados» o de los «negacionistas», tildados de ser terribles asesinos, irresponsables, en fin, todo lo que haga falta para aparentar que existe un peligro real y no el verdadero interés que es el de dominar a toda la población mundial.

4) Se debe conseguir la sorpresa, debiendo iniciarse la rebelión [dictadura mundial] en el momento en que las fuerzas del gobierno [la población civil] se hallen diseminadas.

Los aprietes de tuerca no pueden hacerse de un día para otro, de modo que están actuando dando períodos de aparente libertad y normalidad, para luego, el día en que menos lo esperamos, implantar una medida totalitaria que nos coja desprevenidos, ante el cual solo esperan un sentimiento de impotencia o de complacencia agradecida. Juegan además con la creación de debates que nunca deberían existir ni producirse. Por ejemplo, la implantación del pasaporte Covid, que elimina los derechos de una parte de la población, no debería ser concebible en ningún caso. Sin embargo, algún periodista o político lo propone, después otros lo rebaten, formando ambos parte de una estrategia comonida como Ventana de Overton. Ahora se divide a las personas en dos posturas opuestas, como si ambas fueran igual de respetables. Y así el debate y la confrontación están servidos y nos volvemos totalmente dependientes de lo que acaben diciendo los medios televisivos o radiofónicos.

Ejemplo:

https://www.cuatro.com/todo-es-verdad/risto-mejide-habla-autor-denuncia-antivacunas_18_3236895005.html

Si analizáis bien este video de la cadena Cuatro, es un perfecto ejemplo de lo que he mencionado. Risto Mejide, un presentador en un famoso programa televisivo, afirmó con el total apoyo de sus colaboradores, que a los «no vacunados» habría que ponerles una etiqueta para identificarlos, que debían ser tratados como apestados, que había que meterles dos hostias, abandonarlos en un monte, e impedirles hacer todo tipo de actividades. Pues bien, un periodista llamado Enrique de Diego, le ha denunciado por delitos de odio, pero no os subáis arriba, se trata todo de un teatro. Enrique de Diego ha aparecido en el programa de la misma persona a la que ha denunciado (es decir, es su colaborador) y ha manifestado opiniones y afirmaciones que le dejan en muy mal lugar (ha insultado al denunciado llamándole imbécil, ha dicho que los padres que vacunan a sus hijos con criminales, etc) justo lo que en este blog decimos que no se debe hacer, y justo lo que quería Risto Mejide. De este modo, ha servido a una doble estrategia: primero parece dejar en mal lugar a todos los que llaman ‘antivacunas’ como si todos fueran o pensaran como él, algo que solo pueden creer unas masas muy ignorantes, pero lamentablemente vivimos en ese tipo de sociedad; segundo, ha sembrado un debate dándole las de ganar de cara al público a una persona que ha cometido un delito muy grave. En cambio, un abogado que también le va a denunciar por lo mismo, no salió en su programa porque se expresó con respeto y coherencia, algo que podéis ver en este video:

5) Los revolucionarios [partidarios de la dictadura] deben tener una especie de superioridad moral.

Por supuesto, aquellos que osen discrepar en algún punto deben ser agrupados en categorías denigrantes, y como es natural, se debe considerar que están en contra de la verdad científica. La posibilidad de que el dircurso que se emite desde los medios de comunicación o desde las instituciones sanitarias internacionales con conflictos de intereses como la OMS no esté realmente avalado con datos y pruebas verificables no se contempla, creyendo en estas solo por constituir una autoridad. Quienes asumen todo lo que digan los medios favorables a la nueva dictadura se creen en posesión de la verdad absoluta, viéndose amparados por toda la maquinaria de control y manipulación social al servicio de un único interés. No obstante, cuando los datos empíricos y científicos de verdad contradicen a esos medios, se niegan a reconocerlo. Se niegan a hacerse determinadas preguntas que puedan cuestionar los dogmas mediáticos o de las instituciones sanitarias. Se ponen así en el lado fácil, el que encuentra todo su apoyo, el de la opinión mayoritaria inducida.

Ejemplo:

Fuente: https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/circ.144.suppl_1.10712

En este artículo se demuestra que las vacunas Covid de ARN mensajero (como las de Pfizer o Moderna) incrementan todos los marcadores moleculares que favorecen la inflamación del endotelio (la capa interna de los vasos sanguíneos en contacto directo con la sangre) y el riesgo de Síndrome Coronario Agudo. ¿Seguirán afirmando en los medios de masas que las vacunas son seguras estando esta información disponible? ¿Darán a conocer al gran público esta información? ¿Rectificarán quienes afirman que estas vacunas son seguras?

Conclusión:

Si lo permitimos, los globalistas continuarán dando pasos llegando hasta el punto en que aquellos que no se vacunen serán privados de todos sus derechos humanos, como la posibilidad de trabajar y mantenerse económicamente, de entrar en todo tipo de lugares, e incluso de salir a la calle. Además se les multará por no vacunarse, condenándoles a la ruina más absoluta. En último lugar, aunque eso hoy en día no parece aceptable a las masas (todavía) pueden recurrir a la vacunación forzosa, contra la voluntad. Pero aunque a muchos os sorprenda, esto no acabaría ahí. Una vez que las masas hubiesen aceptado y aplaudido que se obligue a una parte de la población a ponerse una vacuna específica, será el comienzo de una sociedad en la que se nos podrá obligar a cualquier cosa.

Enfrentarnos a estas cinco etapas que conducen directos a un mundo totalitario y de sumisión absoluta a unas instituciones globalistas, es fundamental. Debemos evitar la polarización entre «vacunados» y «no vacunados» pues esto son formas de provocar una confrontación absurda que nunca debemos dejar que suceda. Mantengamos en todo momento el respeto hacia los demás, se hayan o no vacunado del Covid-19 (tener que decir esto en pleno siglo XXI demuestra a qué nivel hemos degenerado moralmente hablando). No creamos en la televisión ni en los medios de masas cuando nos pretendan poner en contra de un grupo ficticio de personas que son totalmente independientes entre si y entre quienes pueden estar familiares, amigos o vecinos. Perdamos el miedo tan exagerado con que nos quieren someter, puesto que no tiene validez ni fundamento científico (basta con unas medidas de precaución lógicas y coherentes ante un virus que tiene una población de riesgo específica y una tasa de letalidad muy baja). Y finalmente, cuando algo nos parezca injusto, no lo obedezcamos, porque solo la desobediencia puede impedir que el mal triunfe.

2 comentarios sobre “COVID-19: UN DISCURSO PARA ESTABLECER UNA DICTADURA.

  1. El engaño es más que evidente, me pregunto cuando van a contar la verdad, son capaces de engañar con asuntos graves durante mucho tiempo, y es posible que nunca vayan a contar la verdad, aunque al menos sé que lo que estamos viviendo es una farsa .

    Que digan que intereses tenían para crear todas las falsedades históricas que se han inventado. Ni siquiera van a pedir perdón ni a dar la cara. Cada vez pienso más que son peor que criminales. Y el daño que han hecho no será reversible.

    Me gusta

    1. Ni ellos son muy conscientes de lo que han desencadenado. Se inicia un cambio de era, como la romana fue sustituida por la Edad Media. Y que nadie olvide que eso le costó a nuestra civilización mil años de stand-by hasta la revolución industrial. Por otra parte que significativo es que la industria más boyante es la de la guerra y la del espacio. Nos va a tocar vivir una época interesante. En fin, es lo que tenemos y no podemos ni imaginar que hacer

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s