LA GUERRA ECONÓMICA BRITÁNICA (PARTE V)

Texto enviado por fpmadlax.

EL DESPLOME DE 1929

El pánico de 1929 es un buen ejemplo de un colapso financiero que no fue impedido por la Reserva Federal. De hecho, la burbuja especulativa de 1920 y la posterior crisis de 1929 fue causada directamente por las políticas de la Reserva Federal. Estas políticas, a su vez habían sido dictadas por el mundo de las finanzas británico, que había sido decisivo en la conformación de la Reserva Federal, para empezar.

Durante la Primera Guerra Mundial, todos los países industrializados, excepto los Estados Unidos habían abandonado el patrón oro. Sólo los Estados Unidos había sido capaz de quedarse con el oro, aunque con controles especiales. Durante la década de 1920 alrededor de dos tercios de las reservas mundiales de oro monetario, además de las explotaciones soviéticas, se concentró en dos países – Estados Unidos y Francia. Los británicos, que estaban luchando para conservar su dominio del sistema financiero mundial, tenían muy poco oro.

Los británicos estaban decididos a continuar su imperialismo económico tradicional, pero habían surgido de la guerra económicamente devastados y, por primera vez, una nación deudora tenía deudas de guerra con los Estados Unidos. Al mismo tiempo, los británicos estaban luchando para mantener su preciada supremacía naval en el mundo, que fue amenazada por el crecimiento de la Marina de los Estados Unidos. Si los EE.UU. simplemente hubiéramos construido los barcos que fueron ordenados por leyes aprobadas en 1916, la consigna de “Britania gobierna los mares” [Britannia rules the Waves] habría ido a la papelera del polvo de la historia a principios de la década de 1920.

La paridad oro antes de la guerra había dado unaa relación al dólar frente a la libra de $ 4.86 por libra esterlina. Como un ávido imperialista, Montagu Norman insistía hacia mediados de los años 1920 en que la libra retornase al patrón oro a la tasa anterior a la guerra. Una libra alta era un desastre para las exportaciones británicas, pero dió grandes ventajas a los británicos a la hora de comprar bienes raíces, acciones, minerales, alimentos, y todas las demás mercancías estadounidenses y de otros países extranjeros. Una libra alta también maximizaba las ganancias británicas en materia de seguros, transporte y servicios financieros – las llamadas “exportaciones y ganancias invisibles” de Londres.

EL ESTÁNDAR DE INTERCAMBIO DE ORO [GOLD-EXCHANGE STANDARD] DE LORD NORMAN, 1925-1931.

El patrón oro del siglo XIX había sido siempre un instrumento de dominación del mundo británico. El mayor crecimiento económico alcanzado por los Estados Unidos durante el siglo se había registrado entre 1861 y la aplicación de la Ley de Reanudación de Pago en Especie en 1879. Durante ese tiempo los Estados Unidos disfrutó de la ventaja de su propia moneda controlada a nivel nacional, billetes verdes (Greenbacks) de Lincoln. La ley de Reanudación del Pago en Especie significaba volver a abrir la ventana del Tesoro, donde los poseedores de dólares de papel podrían tener estos dólares cambiados por monedas de oro. Los Estados Unidos en 1879 por lo tanto volvió a usar en su economía monedas de oro, en las que el papel moneda circulaba junto a piezas de oro de valor de $ 20 y $ 50. Esta práctica resultó ser deflacionaria y perjudicial para el desarrollo económico, mientras que aumentó la vulnerabilidad de América a las manipulaciones monetarias británicas.

El estándar de oro post-1918 hizo hincapié en la circulación de monedas de oro, aunque esto todavía continuaba. Era más bien un patrón de cambio oro, bajo el cual los países más pequeños que optaron por el estándar de oro podrían fundamentar algunas de sus reservas en las principales monedas con respaldo de oro como la libra esterlina o el dólar. Estas monedas fueron consideradas teóricamente tan buenas como el oro. La ventaja de los países más pequeños era que podían mantener sus reservas en depósito en Londres y ganar intereses según la tasa del banco británico. Como un comentarista de Londres señaló en ese entonces, “… muchos países que regresan al oro” han tenido tanta confianza en la estabilidad del sistema, y en particular en la seguridad del dólar y de la libra esterlina, que se han contentado con dejar parte de las reservas de sus divisas en Londres. “[The Economist 26 de septiembre de 1931, p. 549]

El patrón oro después de 1918 incluyó el funcionamiento de los llamados puntos de oro. Esto tenía que ver con la relación de las cotizaciones de divisas a la paridad oro establecida. Norman quería la libra esterlina en un valor de $ 4.86. Si la libra fortaleciese de manera que tuviera para el comercio un valor de $ 5, digamos, la libra se decía que había superado el punto de importación de oro. El oro americano y de otros lugares sería enviado a Londres por los que poseían el oro. Ese oro sería depositado en Londres y podría ganar intereses allí. Si, como más tarde sucedió, la libra bajase a 4 dólares a la libra, entonces la libra se decía que había pasado el punto de exportación de oro, y el oro británico sería enviado físicamente a Nueva York para tomar ventaja de las ganancias superiores allí. Esto significaba que si Norman quería mantener una libra fuerte, tenía que debilitar el dólar, al mismo tiempo, ya que con un dólar fuerte el oro británico huiría de Londres, lo que obligó a Norman devaluar la libra esterlina, bajando su paridad con el oro. Tenga en cuenta que los movimientos de oro estaban en gran medida basados en las decisiones de los bancos y los inversores individuales.

(Durante los últimos años de la década de 1930, después del período en el que el dólar flotó a la baja en términos de oro, los Estados Unidos bajo Franklin D. Roosevelt establecieron un estándar de reserva de oro, también llamada por los críticos de FDR una “estándar de lingotes externos cualificado”, en el que las transacciones de oro se limitaron a acuerdos con los bancos centrales extranjeros, mientras que a los particulares se les prohibió la posesión de oro. Esto es similar a las disposiciones de reserva de oro del sistema de Bretton Woods de 1944-71.)

16565003 - gold bars with dollar stamp  3d rendered image

El problema de Norman era que el regreso a la tasa de libra de antes de 1914 era demasiado elevado para la economía británica post 1,918 que estaba devastada como para apoyar eso. Tanto los EE.UU. como los británicos estaban sometidos a una recesión económica en la década de 1920, pero mientras que los EE.UU. pronto rebotó hacia atrás, los británicos nunca fueron capaces de recuperarse. Las manufacturas británicas se consideraban ahora de baja calidad y obsoletas.

EL CANCILLER DE ORO

Sin embargo, Norman insistió en una libra de oro en $ 4.86. Tuvo que convencer a Winston Churchill, el Ministro de Hacienda. Norman susurró al oído de Churchill: “Yo te haré el canciller de oro”. Gran Bretaña y el resto del Imperio volvieron al patrón oro en abril de 1925. El propio Norman ansiaba el título de “dictador de la moneda de Europa”. Y, en efecto, muchos de los bancos centrales continentales estaban en su bolsillo.

Era mucho más fácil para volver al patrón oro que quedarse allí. Exportaciones industriales británicas, incluyendo el carbón, tenían un precio fuera del mercado mundial, y el desempleo se elevó a 1,2 millones, el más alto desde que Gran Bretaña se había convertido en un país industrial. Emile Moreau, el gobernador del Banco de Francia, comentó que el estándar de oro de Norman había “provocado desempleo sin precedentes en la historia del mundo.” Los mineros británicos fueron especialmente afectados, y cuando los dueños de la mina anunciaron reducciones salariales, Gran Bretaña experimentó la huelga general de 1926 , que fue derrotada con dureza con Winston Churchill como jefe y rompehuelgas.

DcQNtIQXkAAYIPL

strike_2525758b

Pero a Norman no le importaba. Él era un partidario de la sociedad post-industrial basada en el sector servicios, especialmente los servicios financieros. El alto valor de la libra significaba que los oligarcas británicos podían comprar activos del mundo a precios de ganga. Podrían comprar bienes raíces, bancos y empresas de Estados Unidos y Europa. El objetivo de Norman era la supremacía financiera británica:

“… Su mirada se mantuvo obstinadamente fija en el objetivo principal: el de la restauración de la ciudad a su lugar codiciado en el corazón del universo financiero y bancario. Aquí estaban los mejores y más directos medios, como él lo veía, para ganar tanto para Gran Bretaña en un año como podría ser ganado en una década por quejosos industrialistas que se negaban a avanzar con los tiempos. La City podría hacer más por el país, concentrándose en la cosecha de las exportaciones invisibles para ser cosechadas por la banca, el transporte, y los seguros que lo que podrían todos los industriales combinados “.[Boyle, 222]

La libra de oro de Montagu Norman hubiera sido impensable sin la función de títere de Benjamin Strong del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Dado que la libra estaba sobrevalorada exageradamente, los británicos estaban ejecutando una balanza de pagos deficitaria debido a su exceso de importaciones sobre las exportaciones. Eso significaba que Norman tenía que enviar el oro del Banco de Inglaterra en Threadneedle Street a través del Atlántico. El oro británico comenzó a fluir hacia Nueva York, donde la mayor parte del oro del mundo ya estaba.

La única manera de detener el flujo de oro de Londres a Nueva York, Norman razonó, era conseguir que los Estados Unidos pusieran en marcha una política de dinero fácil, bajas tasas de interés, reactivación, y la debilidad del dólar – en resumen, una política de inflación. La clave para la obtención de ésta era Benjamin Strong, quien dominó la FED de Nueva York, y estaba en condiciones de dominar todo el sistema de la Reserva Federal, que era, por supuesto, independiente del “control político” del gobierno de Estados Unidos que a estos oligarcas tanto molestaba.

En esencia, la demanda de Norman era que los EE.UU. debían lanzar una burbuja económica. El crédito generado recientemente podría ser utilizado para los préstamos estadounidenses a Alemania o América Latina. O bien, podría ser utilizado para aprovechar las compras especulativas de las acciones. Muy pronto la mayor parte del nuevo crédito fluía en préstamos solicitados por agentes de bolsa (brokers) para la compra marginal de las acciones. Esto significaba que al adelantar un pequeño porcentaje del precio de las acciones, los especuladores podrían pedir dinero prestado para comprar acciones, dejando estas acciones con el broker como garantía para los préstamos. Hay muchos paralelos entre las medidas urgidas a los EE.UU. por Norman en 1925 y las políticas instadas a Japón por Londres y Wall Street en 1986, dando lugar a la burbuja japonesa y su crisis bancaria actual.

LA GUERRA ECONÓMICA BRITÁNICA (PARTE IV)

Texto enviado por fpmadlax.

EL REGISTRO BRITÁNICO DE COMENZAR PÁNICOS EN WALL STREET:

Los británicos tenían un largo historial de uso de la Tasa Bancaria Londinense (es decir, la tasa de interés del Banco de Inglaterra) para la guerra financiera y económica en contra de Estados Unidos. Los pánicos periódicos del siglo XIX eran las más de las veces causados por sabotaje británico deliberado. Algunos ejemplos:

• En el Pánico de 1837, el escenario se había fijado para la depresión por el presidente, Andrew Jackson, y la abolición del Segundo Banco de los Estados Unidos por el secretario del Tesoro Roger Taney, por su cultivo de los “PET banks” (bancos ‘mascota’) del Estado, por su estúpida Especie Circular de 1836, que exigía el pago de oro al gobierno federal para la compra de tierras públicas, y por su distribución imprevisora del superávit del Tesoro de los Estados. La mejor arma de Londres resultó ser la tasa bancaria del Banco de Inglaterra. Con todas las defensas estadounidenses saboteadas, el Banco de Inglaterra elevó drásticamente sus tasas de interés, absorbiendo la liquidez de oro y dinero caliente, del otro lado del Atlántico, mientras que los comerciantes británicos y casas comerciales cortaron las líneas de crédito a sus clientes estadounidenses. En el caos resultante, no sólo los bancos privados y las empresas se declararon en quiebra, sino también los estados de Mississippi, Louisiana, Maryland, Pensilvania, Indiana y Michigan, que repudiaban sus deudas, menoscabando de forma permanente el crédito estadounidense en el mundo. Las mejoras internas se detuvieron, y la deriva hacia la secesión y la guerra civil se hizo más pronunciada. [ Os recomiendo volver a leer esta entrada: LA GUERRA DE LOS BANCOS ]

• El Pánico de 1873, resultó de un esfuerzo dirigido por los Británicos para arruinar la casa Bancaria de Jay Cooke y Cia, la cual había servido a Lincoln y sus sucesores como una cuasi-agencia del gobierno para el Mercadeo de las securities y bonos de Ferrocarril del Tesoro de los EEUU durante y después de la guerra. La insolvencia de Cooke había sido precedida por un vertido masivo de acciones y bonos en Londres y el resto de Europa. Este fue la forma de Londres de acabar con el Boom de la Guerra Civil, de las políticas dirigistas y proteccionistas que Lincoln habia hecho posible. Por el contrario una larga depresión siguió en EEUU. [ De ello hablábamos en esta entrada EL PÁNICO DE 1893. Te recomiendo esta entrada para entender bien esto. ]

• El pánico de 1893 fue preparado por el “Pánico de Baring” en 1890 en Londres, causado por la insolvencia del Barings Bank, el mismo que fue a bancarrota y fue vendido completamente en 1995. En las resultantes decisiones, el superávit del Tesoro de EEUU fue reducido a casi nada, y el déficit de presupuesto aumentó. Usando esta situación como pretexto, los especuladores Británicos condujeron las tasas de cambio del dólar hacia abajo al punto en el que los dueños de oro comenzasen a exportar su oro a Londres. Las reservas de oro del Tesoro cayeron en picado mas abajo de $100.000.000, y entonces continuaron cayendo hasta los 68.000.000$; la bancarrota nacional de EEUU amenazaba. En respuesta a esta crisis, el subversivo presidente Grover Cleveland dio control de la deuda pública a la casa Bancaria de New York de Morgan y Belmont, ellos mismos agentes británicos influyentes. Cleveland “vendió todo a Wall Street”, vendiendo bonos de oro de EEUU a Morgan y Belmont a precios reducidos, con los contribuyentes pagando la cuenta; Morgan y Belmont prometieron “usar su influencia” en Londres para prevenir próximos ataques bajistas británicos contra el dólar estadounidense. Todo esto provocó otra larga depresión.

La profesión económica esta totalmente en decadencia hoy, con todos los ganadores del Premio Nobel de Economía, con la única excepción de Maurice Allais, cualificados para ingresar en una institución psiquiátrica. Una de las razones de la depravación de los economistas es que su tarea asignada siempre ha sido de mistificación, especialmente el trabajo de encubrir el hecho simple y brutal de que las depresiones estadounidenses en general han sido causadas por el Banco de Inglaterra y la City de los banqueros de Londres. Toda la mística y galimatías de curvas, ciclos y epiciclos a la Schumpeter siempre ha tenido el propósito de camuflar el hecho de que la tasa bancaria [de interés] del Banco de Inglaterra fue el equivalente más cercano del siglo XIX a la bomba de hidrógeno.

LA CRISIS DE DEFLACIÓN DE 1920-1921.

construction-empire-state-building

El pánico en Nueva York de 1.920-21 representa un ejemplo más de la guerra económica británica. La ilusión de que la existencia del Sistema de la Reserva Federal podría servir como una barrera contra los nuevos pánicos financieros y depresiones recibió un golpe en el rostro con la depresión de la posguerra inmediata de 1920, que era una coproducción del Banco de Inglaterra y la Reserva Federal de Nueva York . Los británicos provocaron deliberadamente este pánico de Wall Street y la depresión severa durante un período de grave tensión militar entre Londres y Washington ocasionado por la rivalidad naval de los EE.UU. y el Reino Unido. Los tasa Bancaria británica había estado en 6% desde noviembre de 1919 al 15 de abril de 1920, cuando se elevó a 7%. La burbuja en Wall Street comenzó a finales del verano de 1920. La tasa bancaria del Reino Unido se redujo al 6,5% en abril de 1922, y continuó descendiendo hasta el 3% en julio de 1922.

La Reserva Federal, como de costumbre, siguió el ejemplo de Londres, una escalada gradual de la tasa de interés del 7% en junio de 1920 para detonar la burbuja, y descendiendo hasta el 6,5% un año más tarde. El argumento utilizado por cábala de los banqueros centrales para justificar su extrema política de restricción monetaria fue el clima de la inflación de la posguerra, la especulación, la expansión y la liberación de la demanda de consumo que había sido reprimida en tiempos de guerra. Esta depresión duró cerca de dos años y era bastante fuerte, con un índice compuesto de Nueva York de los índices de transacción que caen un 13,7% en la mayor contracción desde 1879. En muchos otros países, esta fue la depresión más feroz de la historia. Como Keynes más tarde se quejó, los EE.UU. se recuperaron mucho más rápidamente que los británicos, que apenas se recuperaron del todo. Para el resto del período de entreguerras, el Reino Unido fue acosado por la depresión permanente.

El hecho de que esta depresión fue provocada deliberadamente por el dúo Norman-Strong está ampliamente documentado en su correspondencia privada. En diciembre de 1920, Strong y Norman estaban de acuerdo en que “la política de hacer el dinero más caro había sido un éxito, a pesar de que hubiera sido mejor hacerlo seis meses antes. Estuvieron de acuerdo, también, en que la deflación debe ser gradual; se estaba haciendo ahora demasiado rápida y se favoreció una pequeña reducción en las tasas tanto en Londres como en Nueva York. ” [Clay, Lord Norman, p. 132]

bgge-4-638

LA GUERRA ECONÓMICA BRITÁNICA (PARTE iii)

Texto enviado por fpmadlax.

Como la City de Londres creó la Gran Depresión II.

LA RESERVA FEDERAL: CAUSA DE LA DEPRESIÓN:

Una de las principales causas de la Gran Depresión fue el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Muchas personas ingenuas piensan en el Sistema de la Reserva Federal como parte del gobierno de Estados Unidos, que enfáticamente no lo es. Probablemente esto se debe a que el único dinero que tenemos hoy en día está marcado como “Nota de la Reserva Federal ” La Reserva Federal es una institución de propiedad privada y de gestión privada. Los que pueden recordar los 1960 puede recordar que había certificados de un dólar de plata, así como United States Notes, los descendientes de los billetes verdes [Greenbacks] de Lincoln, en varias denominaciones. Pero después del asesinato de Kennedy, la Reserva Federal privada estableció el monopolio de la emisión de moneda estadounidense, dejando fuera al Gobierno Federal de Estados Unidos de esta importante función.

maxresdefault

De esta manera el sistema de la Reserva Federal viola la letra y el espíritu de la Constitución de Estados Unidos. Allí, en el artículo I, sección 8, cláusula 5 leemos que el Congreso tendrá el poder “para acuñar moneda, regular su valor, y de la moneda extranjera, y fijar el nivel de los pesos y medidas.”

La Reserva Federal fue creada en diciembre de 1913 cuando Woodrow Wilson firmó el Acta de la Reserva Federal Glass-Owen. Ese proyecto de ley había sido producto de las maquinaciones de capa y espada por los financieros de Wall Street y sus voceros políticos, muchos de ellos en alianza con la City de Londres. Frank A. Vanderlip, de Wall Street, en su autobiografía “De chico de granja a Banquero” narra que la conferencia secreta que planeó la Reserva Federal era “tan secreta – de hecho, como furtiva -. Como cualquier conspiración” Vanderlip fue uno de los invitados al Club Jekyll Island en la costa de Georgia en el otoño de 1910 por el senador Nelson Aldrich, el también invitó a Henry Davison de JP Morgan & Co. y Benjamin Strong suegro de John D. Rockefeller; Jr. Aldrich, el futuro Gobernador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. También fue Paul Warburg de la famosa familia de banqueros internacionales, descendiente de la familia Del Banco de Venecia. Como relató Vanderlip, “nos dieron instrucciones para llegar uno a la vez y lo más discretamente posible a la terminal ferroviaria en el litoral de Nueva Jersey sobre río Hudson, en coche privado del senador Aldrich estaría en disposición, que se adjunta a la parte trasera de un tren para el Sur “.

En Jekyll Island esta tripulación comenzó a decidir las características principales del banco central de los Estados Unidos: “Trabajamos por la mañana, tarde y noche … .Como nos ocupamos de cuestiones que grabé nuestros acuerdos … Si se trata de ser un banco central, ¿de quién iba a ser de propiedad – de los bancos, del Gobierno o en conjunto? Cuando nos habíamos fijado en la propiedad de los bancos y el control conjunto, tomamos el problema político de si debería haber una serie de instituciones o sólo una “Al final”, dice Vanderlip, “no puede haber ninguna duda al respecto: Aldrich, sin duda, puso las líneas esenciales y fundamentales que finalmente tomó la forma de la Ley de la Reserva Federal”.

Hoy cada uno de los doce Bancos de la Reserva Federal – Boston, Nueva York, Chicago, San Francisco, y así sucesivamente – es una corporación privada. Las acciones se llevan a cabo por los bancos miembros del Sistema de la Reserva Federal. Los Directores de la Clase A y Clase B de cada reserva Banco Federal son elegidos por los accionistas de entre los banqueros y la comunidad empresarial, y otros directores son nombrados por el Consejo de la Reserva Federal en Washington.

Los miembros de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal en Washington son elegidos por el Presidente y deben ser aprobados por el Senado, para lo que valga la pena. Pero cuando llegamos al Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, de vital importancia, que fija las tasas de interés a corto plazo e influye en el tamaño de la oferta de dinero mediante la compra o venta de títulos públicos, el panorama es aún peor. El FOMC comprende 7 Gobernadores Fed de Washington más 5 presidentes de Bancos de la Reserva Federal designados por los respectivos Directores de estos bancos. En la práctica, 5 presidentes de distrito de la Reserva Federal que nunca han sido vistos por el Presidente o el Congreso tienen un voto sobre la configuración de la política de crédito y la oferta monetaria de los Estados Unidos. La política pública se hace por una cábala privada de plutócratas autoproclamados.

¿Cómo se comercializa este producto de mala calidad en el Congreso? Curiosamente, a los congresistas se les dijo que el Sistema de la Reserva Federal podría prevenir pánicos y depresiones como las de los años 1870 y 1890. He aquí una muestra recopilada por Herbert Hoover de los puntos de venta utilizados por los grupos de presión que buscaban votos para la Ley de la Reserva Federal:

No tendremos más pánicos financieros … Pánicos son imposibles … los hombres de negocios ahora pueden proceder con la confianza que confirme que su propiedad ya no está en peligro … Ahora el hombre de negocios pueda trabajar por su destino sin vivir el terror de pánico y tiempos difíciles … los pánicos en el futuro son impensables … Nunca un nuevo pánico pueden venir al pueblo estadounidense.
[Las Memorias de Herbert Hoover, p.7]

El veredicto de la historia debe ser que la Reserva Federal ha fracasado por completo para cumplir con estas promesas. El argumento político más potente contra este arreglo es que ha sido un fracaso rotundo. Lejos de hacer las crisis financieras imposibles, la Fed nos ha traído una Gran Depresión, y está a punto de traernos una super-depresión, una desintegración de todo el mundo.

El Comité Federal de Mercado Abierto no era parte de la legislación original que creó el Sistema de la Reserva Federal. Pero en la década de 1920, algunos presidentes regionales de la FED, inevitablemente dominada por Nueva York, formaron un comité fuera de cualquier ley para coordinar sus actividades en determinar las tarifas de suministro de dinero y de interés a través de la compra y venta de títulos públicos – es decir, el mercado abierto de operaciones. Esta fue una toma de poder con mucho éxito por los líderes regionales del Banco de la Reserva, todos directamente elegidos por los banqueros y el sector privado, y que no están sujetos a la aprobación de nadie en Washington. En 1935 Franklin D. Roosevelt firmó muy imprudentemente una Ley de Bancos que legalizó el Comité Federal de Mercado Abierto en su forma actual, con una mayoría formal de la Reserva Federal, la Junta de Gobernadores en Washington, los propuestos por el Presidente y aprobados por el Senado. Pero al mismo tiempo, el Secretario del Tesoro, que solía ser un miembro de la Junta Central, fue expulsado de esa posición.

banking-act-of-1935-l

Os recomiendo que leáis esta entrada donde hablamos también de la Reserva Federal y su funcionamiento, entenderéis mejor este artículo si la leéis: LA RESERVA FEDERAL (PARTE VIII)

LA GUERRA ECONÓMICA BRITÁNICA (PARTE ii)

Texto enviado por fpmadlax.

DECADENCIA ECONÓMICA DESPUES DE LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL:

Las raíces de la crisis de 1929 hay que buscarlas en las consecuencias económicas de la Primera Guerra Mundial, que era en sí misma un producto de las maquinaciones geopolíticas del rey británico Eduardo VII y sus círculos. El impacto físico de la Primera Guerra Mundial fue absolutamente devastador en términos de pérdidas de vidas humanas y daños materiales. A continuación, esta destrucción fue magnificada grandemente por la insistencia de Londres y París debido a las reparaciones que habría de pagar el vencido y que postraron a Alemania.

Después de unos años de regateo, estas reparaciones se fijaron en la astronómica suma de 32 mil millones de dólares en oro respaldado, a pagar en más de 62 años a una tasa de interés del 5%. Incluso Lord Keynes, en sus “consecuencias económicas de la paz”, hizo una comparación con la imposición de la esclavitud en Alemania y sus aliados derrotados, o para exprimir hasta al más pobre.

images

El tema de las reparaciones se complicó por las deudas de guerra entre los aliados, debido sobre todo a las deudas de Francia y Gran Bretaña a Estados Unidos. Durante un tiempo, surgió un sistema en el que Wall Street hizo préstamos a Alemania para que Alemania pudiese pagar las reparaciones a Francia, lo cual a su vez podría pagar deudas de guerra a Gran Bretaña y los EE.UU. Pero este sistema se basaba en la usura, no en la producción, y por lo tanto estaba condenado.

La evidencia visible más dramática sobre el estancamiento económico durante la década de 1920 es el hecho de que durante esta década el comercio mundial nunca alcanzó el nivel anterior a la guerra de 1913.

LA CÁBALA DE BANQUEROS CENTRALES:

Una personalidad dominante de la ciudad de Londres durante estos años fue Sir Montagu Norman, el Gobernador del Banco de Inglaterra durante el período desde 1920 hasta 1.944. Norman provenía de un linaje de banqueros. Su abuelo era Sir Mark Wilks Collet, quien había sido gobernador del Banco de Inglaterra durante la década de 1880. Collet también ha sido un socio de la firma londinense de Brown, Shipley & Co., y también en el banco de Nueva York de Brown Brothers & Co., más tarde Brown Brothers, Harriman, uno de los bancos más malvados y poderosos en la moderna historia americana. El socio director de Brown Brothers Harriman, durante la década de 1930 era Prescott Bush, padre del presidente George Herbert Walker Bush, y un respaldo financiero de Hitler. La figura dominante en Brown Brothers, Harriman era W. Averell Harriman [ABAJO LA FOTOGRAFÍA, EN EL CENTRO], enviado especial de Roosevelt a Churchill y Stalin, jefe del Plan Marshall y el asesor del presidente Truman, que fue el más responsable de iniciar la guerra fría con Rusia y para prolongar la Guerra de Corea.

Stalin-statue-removed-from-hometown-square

Actuando por él mismo y confiando sólo en sus propios recursos británicos, Montagu Norman difícilmente podría haber aspirado a desempeñar el papel de dictador de la moneda de Europa. El as en la manga de Norman era su habilidad para manipular la política del Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos a través de una serie de marionetas vinculadas a Morgan.

Marioneta clave de Morgan fue Benjamin Strong, del New York Federal Reserve Bank, que entonces como ahora representaba el buque insignia de todo el sistema de la Reserva Federal. Strong fue Gobernador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York entre 1914 y su muerte en 1929. Strong fue un operativo de la Casa de Morgan, que había trabajado en Bankers Trust. Además de lo que podía hacer por sí mismo, tuvieron gran influencia sobre Andrew Mellon [ABAJO LA FOTOGRAFÍA], quien se desempeñó como Secretario de Hacienda entre 1921 y 1929 bajo los presidentes Harding, Coolidge y Hoover.

andrew-mellon-5a8c0fd3-5bfc-4219-94a5-b4e4073a30d-resize-750

Montagu Norman también controlaba en gran parte a Hjalmar Schacht, el gobernador del Reichsbank alemán y más tarde el ministro de Finanzas del gobierno en el que Adolf Hitler era canciller. El mismo Montagu Norman, junto con el rey Eduardo VIII, Lady Astor y Sir Neville Chamberlain, fue uno de los más fuertes partidarios de Hitler en la aristocracia británica. Norman arriesgó su prestigio personal en septiembre de 1933 para apoyar el régimen de Hitler en su primer intento para flotar un préstamo en Londres. El consentimiento del Banco de Inglaterra era en ese momento indispensable para flotar una emisión de bonos extranjeros, y Norman se aseguró de que los “bonos de Hitler” se recomendaran calurosamente en la City.

Money Men

LA RESERVA FEDERAL (PARTE VIII)

Continuamos con la historia contando lo que sucedió directamente a consecuencia del pánico de 1907. El clima era muy tenso, había una enorme desconfianza anti-banca y especialmente en contra de los banqueros de Wall Street. El clima político era el de que se necesitaba hacer una buena reforma en el sistema financiero para que esa situación no volviera a ocurrir más. Y aquí entra en juego una persona muy importante en el Senado llamado Nelson Aldrich. Datos interesantes sobre él es que su hija se casó con el hijo de John D. Rockefeller, y se consideraba a Aldrich como un representante de los intereses del magnate petrolero. Otro dato es que su actividad en la Masonería era muy elevada.

Nelson_W._Aldrich.jpg

El 27 de mayo de 1908 se aprueba la Aldrich-Vreeland Act que básicamente hizo dos cosas como respuesta al pánico financiero, una de ellas fue permitir a los bancos nacionales producir títulos (bank notes) no solo a cambio de bonos del gobierno, sino también a cambio de bonos estatales, de ciudades, etc. Esto serviría para aumentar la cantidad de dinero en circulación. Además, esta ley creó un grupo de estudio del sistema financiero que haría una gran cantidad de informes fruto de viajes por países europeos, la Comisión Monetaria Nacional. Era una defensa de la necesidad de un banco central al estilo de varios países europeos como Alemania (que tenía el Reichsbank, el cual duraría hasta 1945). Esta Comisión estaba dirigida por Nelson Aldrich. El informe final contenía la propuesta para el proyecto que luego se convirtió en el nuevo banco central de Estados Unidos, la Reserva Federal (FED).

LA REUNIÓN EN JEKYLL ISLAND.

Muchos grandes banqueros eran partidarios de crear un banco central, pero este no era el caso de muchos congresistas en especial los del partido demócrata, que recordaban lo que había pasado con las dos experiencias previas de bancos centrales. Además, los estadounidenses desconfiaban en extremo de estos altos cargos de las finanzas. Por este motivo, realizaron una reunión en un club privado en Jekyll Island (Georgia) llamados por Aldrich, acudiendo de forma discreta, y allí durante unos diez días discutieron sobre cómo sería bueno que funcionase la economía (financiera sobre todo) en adelante. Estas fueron las personas que allí se reunieron:

Nelson Aldrich, senador de Rhode Island.

Abram Piatt Andrew, ‘secretario asistente del Tesoro‘.

Henry Davison, en representación de JP Morgan & Co.

Paul Warburg, en ese momento director del Kuhn, Loeb & Co.

Frank Vanderlip, del National City Bank.

Benjamin Strong, del Bankers Trust.

Charles D. Norton, del First National Bank of New York.

apa01Henry_Davison
warburg.jpgFrank_A._Vanderlip.jpg

Portrait_of_Benjamin_Strong,_Jr..jpgCharles_Norton

Bueno, creí que era importante saber sus caras pues realmente ellos de manera personal fueron los artífices y creadores del sistema bancario de Estados Unidos, el que sigue en vigor actualmente. En 1912 se planteó el llamado plan Aldrich que al parecer proponía organizar todos los bancos en torno a una institución llamada National Reserve Association. Esta iniciativa tuvo la oposición de muchos en el Congreso sobre todo demócratas. En 1912 gana las elecciones Woodrow Wilson del partido Demócrata, en principio, un oponente al poder de los grandes bancos y al plan Aldrich. Por ello este tuvo que ser revisado, y ligeramente modificado por el senador Carter Glass (el mismo que luego participaría en la ley Glass-Steagall).

Aparentemente, los cambios fueron lo bastante importantes como para que el partido demócrata cambiase de opinión, y el 23 de diciembre se planteó la Owen-Glass Act , o Federal Reserve Act, que fue finalmente aprobada. Según muchos econonistas, la ley Owen-Glass es prácticamente idéntica en lo esencial al plan Aldrich.

El acta la podéis encontrar entera en este enlace, por si os interesa aunque es bastante espesa de leer. https://fraser.stlouisfed.org/scribd/?title_id=966&filepath=/docs/historical/fr_act/nara-dc_rg011_e005b_pl63-43.pdf#scribd-open

¿CÓMO FUNCIONA LA RESERVA FEDERAL?

1337968538_349338_1337968627_noticia_normal

Sé que me arriesgo a hacer un artículo bastante denso, pero en este tema sí quisiera profundizar un poco porque así es cómo la economía de Estados Unidos sigue funcionando en la actualidad, por eso es importante entenderlo. Intentaré explicarlo desgranándolo porque es bastante difícil para el que le coge de nuevas (yo incluido).

La Reserva Federal es una institución capaz de controlar todo el dinero de los Estados Unidos. Antes de aprobarse la ley en 1913, en USA había muchos tipos de monedas, algunos dicen que hasta 30.000 diferentes, que eran usadas por empresas, bancos, etc. Todo esto cambió con la FED, ya que a partir de entonces todos los bancos así como el Gobierno tenían que usar las Federal Reserve Notes, que traduciremos como dólares estadounidenses. Aquí abajo tenéis uno bastante irónico, pues no sé hasta qué punto Jackson estaría contento de salir en un billete emitido por un banco central.

Dollars_Banknotes_Money_464370.jpg

La FED es considerada como el banco de los bancos, y también como el banco del gobierno de Estados Unidos. Esto significa que tiene capacidad de regular todo el sistema bancario, y por otro lado que el gobierno financia la deuda nacional acudiendo a la FED. El Gobierno emite “Tresury Securities” (Notas del Tesoro) y a cambio la FED entrega dólares. La FED la única capaz de producir dólares. Todos los dólares son producidos en el Bureau of Engraving and Printing.

La FED dispone de 12 Bancos de Reserva regionales, distribuidos por Estados Unidos, sin relación directa con los estados. Cada uno de estos Bancos Regionales de Reserva, controlan al resto de bancos (ya sean nacionales, estatales o ‘trust companies’) ya que tienen poder para decidir sobre sus préstamos y sus inversiones. Cada uno de esos bancos tiene una “cuenta de balances” con el correspondiente Banco de Reserva Regional (uno de los 12) y pueden obtener crédito en base a esas reservas. Si un banco pide dinero físico, la FED envía dólares en papel, pero no siempre es el caso.

En la FED se elige a una serie de personas para que se pongan a la cabeza de la misma. Son conocidos como el Board of Governors (Junta de Directivos) que está compuesta por 7 personas, elegidas por el presidente de USA y que deben ser aceptados por el Senado. Los 12 bancos regionales de reserva, también tienen sus propias juntas directivas formadas por 9 personas.

Para controlar la economía estadounidense (y, teóricamente, evitar pánicos financieros) la FED tiene una serie de herramientas. Esas decisiones se toman en un organismo de la FED conocido como Federal Open Market Committee (FOMC). Hay dos de esas herramientas que son las que más utiliza.

Controlar los tipos de interés. Cuando la FED quiere aumentar la cantidad de dinero en circulación, hace bajar los tipos de interés, esto hace que la gente pida más dinero prestado para hacer compras y consumir. Cuando ve que hay mucha inflación, hace subir los tipos de interés, y así, hace bajar algo la cantidad de dinero.

Compra o venta de activos. La FED tiene bastante variedad de activos (en inglés, ‘assets’) y a cambio de todos ellos ha emitido dólares que circulan en la economía (a esto se le llaman ‘liabilities’). Pues otro método para aumentar la cantidad de dinero en circulación es comprar activos (pueden ser notas del Tesoro, dar crédito a los bancos o el “commercial paper” [ https://en.wikipedia.org/wiki/Commercial_paper ] que las corporaciones emiten para conseguir financiación) y para disminuir el dinero circulante, lo que hace es vender activos.

16ª ENMIENDA A LA CONSTITUCIÓN:

Un último dato que hay que relacionar con todo esto es que el 3 de febrero de 1913, antes de aprobarse la creación de la FED, se hizo la 16 enmienda a la Constitución que permitía cobrar impuestos en base a actividades comerciales o de otros tipos, mientras que antes de eso, el principal medio de financiación de Estados Unidos habían sido las tarifas (es decir, el precio que se paga por cada producto importado o exportado).

ÚLTIMAS REFLEXIONES SOBRE LA RESERVA FEDERAL.

¿En qué se diferencia este modelo financiero del que intentaron llevar adelante Jackson o Lincoln? ¿Qué relación tiene con la advertencia de Jefferson sobre el dinero en manos privadas? ¿Qué poderes tiene realmente la FED? Voy a enumerar algunos de las cosas que la FED puede hacer y de hecho hace.

Puede controlar la cantidad de dólares no solo en USA sino en todo el mundo. El poder de emitir dinero no pertenece, pues, al Gobierno, ya que la FED es un órgano independiente de aquel. El sistema impide que la deuda nacional de Estados Unidos se pueda pagar nunca. Como véis, su deuda no deja de aumentar. El Greenback de Lincoln no incrementaba la deuda porque era el propio gobierno quien lo emitía. La FED en cambio lo que hace es “monetarizar la deuda” es el Gobierno quien le pide dinero a la FED y como nunca puede pagar, tiene que seguir pidiendo dinero, haciendo al Gobierno de USA el cliente número 1 de la FED.

Puede inyectar crédito en las corporaciones o instituciones que la Junta Directiva elija. Esto es parecido a lo que hizo Morgan obligando al resto de bancos a ayudar al más crítico. La FED puede así ayudar a los grandes bancos que la conforman e influir en los acontecimientos mundiales. Teóricamente es una capacidad que se le dió para ayudar a las instituciones en quiebra y que no sucedan pánicos como el de 1907. Pero ya véis que en contrapartida, puede ayudarse a si misma ya que la FED la componen una serie de entidades financieras privadas (accionistas o ‘stockholders’) que incluyen aquellas que formaron la FED (no olvidemos que la FED fue ideada y creada por representantes de importantes bancos). No es como se podría pensar, una institución neutra, y tampoco recibe órdenes del gobierno. Por tanto, es obvio que quienes más influyen en la FED la utilizan para sus propios intereses. Escapa a mis conocimientos decir quiénes son.

– Como puede haber deducido, la FED controla también el dinero de los impuestos de los estadounidenses. Si el Gobierno está endeudado con dicha institución, y si los dólares con que los ciudadanos pagan impuestos son dólares de la FED (su propiedad, al igual que los billetes de euro llevan la firma de Mario Draghi porque de alguna manera son suyos) pues eso significa que con los impuestos se puede estar ayudando al predominio de grandes bancos y corporaciones privados.

Al menos, estas son algunas de las acusaciones que se le han hecho, sinceramente yo creo que esto es verdad y nadie se puede creer la idea de una FED neutra y desinteresada.

EL PÁNICO DE 1907 (PARTE VII)

Si habéis seguido esta serie, véis que nos hemos quedado en una situación en que la mitad de reservas de oro de los Estados Unidos provienen de John Pierpont Morgan, que había fundado en 1895 una Banca de inversión llamada JP Morgan & Co y la otra mitad provienen de la familia Rothschild, oro que había sido comprado por el Tesoro y por tanto estaba en deuda con estos ricos personajes (solamente existía otra familia de banqueros que se les pudiera equiparar en influencia en el mundo, los Baring Brothers). La historia se va volviendo cada vez más compleja y van apareciendo más nombres, pero intentaré explicarlo lo más claro posible yendo a las causas iniciales. Solo al final podremos conectar todos esos elementos.

ANACONDA COPPER COMPANY.

La Anaconda Copper fue una potente industria dedicada a la minería del cobre, que empezó con la compra de unas minas en Montana en 1881, y fue fundada por Marcus Daly. Con el tiempo se va expandiendo incluso a países como Perú y Chile, precisamente en Chile está la mayor mina de cobre del mundo y de ahí la empresa llego a obtener dos terceras partes de sus beneficios. En la década de 1890, los Rothschild estaban intentando hacerse con el mercado del cobre en el mundo, y en 1895 consiguen comprar una cuarta parte de esta empresa.

anaconda.jpg

En 1899 además, Marcus Daly formó un equipo con dos importantes directivos de la Standard Oil (uno de ellos era William Rockefeller, hermano del más famoso John D. Rockefeller) y se convirtió en la Amalgamated Copper Company.

STANDARD OIL.

Standard Oil fue una empresa petrolífera que comenzó en 1870 en el estado de Ohio, fundada por John D. Rockefeller. Sin embargo este hombre hizo las cosas de tal manera que llegó a tener el monopolio total y absoluto del petróleo no solo de Estados Unidos, sino de gran parte del mundo, e incluyendo todos los procesos de la industria: extracción, transporte, refinación, distribución, etc.

standard oil.jpg

NATIONAL CITY BANK.

El Citibank había sido fundado en 1812, pero en 1865 se convierte en el Banco Nacional de Nueva York (debido a la ley de 1863 de bancos nacionales) y llega a convertirse en uno de los principales bancos de inversión del país. Su edificio lo podéis encontrar en el número 55 de Wall Street.

MN112532

KUHN LOEB & COMPANY.

Es otro de los enormes bancos de inversión que hubo a principios del siglo XX, fundado en 1867 por Abraham Kuhn y Salomon Loeb, sin embargo, pronto pasaría a estar dirigida por otra persona, Jacob Schiff, al que veis en la foto abajo.

jacob-schiff-c987c7ea-f121-40b6-b029-e5146822972-resize-750.jpeg

Jacob Schiff tuvo un papel importante, por ejemplo, financió la guerra de Japón en contra de la Rusia zarista. También aparentemente, financió la revolución bolchevique más adelante. Fue el más importante defensor del judaísmo y el sionismo en Estados Unidos en esa época. Su influencia era enorme, ya que no solamente controlaba Kuhn, Loeb & Co sino también llegó a dirigir el National City Bank, Wells Fargo (que a día de hoy sigue siendo uno de los mayores bancos del mundo) o la Equitable Life Assurance, una poderosa empresa de seguros.

Curiosamente, Schiff dijo poco antes del pánico financiero de 1907 lo siguiente:

“Unless we have a central bank with adequate control of credit resources, this country is going to undergo the most severe and far reaching money panic in its history”

KNICKERBOCKER TRUST COMPANY.

Se trata de un Banco de inversión (las ‘trust companies’ son entidades bancarias que actúan como intermediarias entre los compradores y vendedores o si se prefiere, entre accionistas y empresarios, actuando en la Bolsa generalmente) que llegó a ser uno de los más grandes a principios del siglo XX. Fue fundada en 1884 por Frederick G. Eldridge, amigo de J.P. Morgan.

14083941050_cc5d86a8e0_b.jpg

UNITED COPPER COMPANY.

La United Copper fue una gran empresa dedicada al cobre que fundó Fritz Augustus Heinze en 1902 para competir con la Anaconda Copper. En ella tenía también influencia Otto Heinze, hermano del anterior. La United Copper se formó mediante la fusión de las acciones de varias empresas dedicadas al cobre. Una de ellas era la Belmont Mining Company.

EL PÁNICO DE 1907, O PÁNICO DE LOS BANQUEROS.

Bueno, ahora se comprenderá por qué he tenido que desgranar esta información arriba, y es que toda ella sirve para entender por qué se produjo un pánico financiero en 1907. Son variados los motivos por los que se entiende que se produjo esta situación, pero si nos centramos podemos ver en él varias etapas que lo explican perfectamente.

En primer lugar se habla de la mala situación económica en general antes del pánico debido a varios factores que disminuyeron la cantidad de dinero en circulación, causando bajadas considerables en el precio de las acciones. Uno de ellos fue el terremoto de San Francisco de 1906, que hizo que esa ciudad recibiese mucho dinero para su reconstrucción. Otro fue la subida de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra, obviamente esto disminuye los préstamos hechos a los Estados Unidos. También se habla de la Hepburn Act de 1906, por la cual, no solamente todo el mundo tenía que pagar su billete excepto los trabajadores de las empresas, sino que, se ponían límites “razonables” a la actividad de las empresas de ferrocarriles.

Sin embargo, el origen concreto de que el mercado entrase en una situación de pánico es una maniobra financiera especulativa hecha por Otto y Fritz Heinze, que intentaban hacerse con el control total del mercado de cobre. Esta maniobra, conocida en su jerga como “arrinconar al mercado” implica la compra masiva de acciones de cierta empresa para luego revenderlas a un precio mayor. Esto tiene una explicación. Fritz Heinze se había unido a un especulador llamado Charles W. Morse, quien ya antes se había hecho con el monopolio del mercado de hielo en Estados Unidos. Entre ellos consiguieron controlar: 6 bancos nacionales, 10 bancos estatales, 5 trusts companies, y 4 firmas de seguros. Como os podéis imaginar, su influencia y su liquidez eran grandes. Es por ello que emplearon este dinero en el intento de obtener beneficios con esta compra masiva de acciones del mercado de cobre. Sin embargo fracasaron ya que no consiguieron revender una gran parte de las acciones que habían adquirido, y esto les llevó a la ruina, a ellos y a las entidades que controlaban.

Se corrió el rumor o la noticia de que Charles T. Barney, que dirigía el Knickerbocker Trust Company, había hecho tratos con Morse y los hermanos Heinze y de hecho, se obligó a dimitir a Barney, que a continuación se suicidó, aparentemente. Todo esto causó una retirada masiva de dinero de esta importante entidad bancaria. Y aquí ocurre un paso fundamental: el Knickerbocker Trust acude a JP Morgan para que le ayude financieramente, sin embargo, Morgan se niega a hacerlo. Esto aumenta el pánico a otros bancos en especial tres de los grandes: el Mercantile National Bank, el New Amsterdam Bank y el National Bank of North America. Estos bancos reciben a enormes cantidades de gente que va a retirar su dinero.

Esto se llaman corridas bancarias (bank runs) y es importante saber que solo sucede en bancos que utilizan el método de la reserva fraccional, es decir, que no tienen realmente el dinero total de los depósitos realizados en esos bancos. Aquí abajo, una famosa foto de 1907.

1907_Panic.png

LA SOLUCIÓN.

El 22 de octubre de 1907, Morgan se reúne en sus oficinas junto a importantes banqueros: George F. Baker (del First National Bank) James Stillman (del National City Bank) y George B. Cortelyou (secretario del Tesoro en ese momento, de Theodore Roosevelt). Entre ellos deciden aportar dinero para ayudar al Trust Company of America. Incluso el gobierno iba a aportar dinero. Pero, Morgan sabía que eso no sería suficiente para poder superar la masiva retirada de dinero, por lo que reunió esta vez a todos los dirigentes de los otros ‘trusts’ y les encomió a ayudar a esta entidad para salvarla de la ruina. El gobierno puso 25 millones de dólares en varios bancos de Nueva York. John Rockefeller puso 10 millones en en National City Bank.

Todo esto les hizo quedar como héroes salvadores pero no fue suficiente. Morgan, demostrando así un poder de control e influencia considerable, reunió a los presidentes de bancos del país en sus oficinas, y les cerró la puerta con llave para que ellos decidieran cómo ayudar a resolver el problema financiero. Incluso recibió elogios de Lord Rothschild por esta disciplina. Los banqueros decidieron ayudar a solventar esta situación.

Las consecuencias que tuvo todo esto, la vuelta a la existencia de un Banco Central en Estados Unidos, las veremos en la siguiente entrada.

EL PÁNICO DE 1893. (PARTE VI)

Desde que terminó la guerra civil en Estados Unidos, problemas políticos aparte, hubo un boom increíble en la construcción y claro, el funcionamiento, de los ferrocarriles. Al parecer esta foto corresponde al momento en que se consiguió el primer ferrocarril transcontinental, un momento histórico ya que por primera vez estaban conectadas las dos costas del país. Ahí se puso un clavo de oro para señalizar la unión, en Ogden, Utah.

Golden-Spike-Transcontinental-Railroad

Sin embargo, lo que podría haber sido prosperidad y una etapa de riqueza obtenida con estos avances (y otros como el teléfono o la energía eléctrica, que empezaban a implementarse por aquella época) desembocó en todo lo contrario, la economía estadounidense continuó con altibajos en condiciones bastante malas, con grandes cifras de desempleados y mucha pobreza. Voy a tratar de explicaros lo mejor que pueda por qué sucedió todo esto.

Las empresas vinculadas al crecimiento de los ferrocarriles y trenes, encargadas de la construcción de las vías y de comprar la maquinaria, se financiaban en esa época mediante bonos (es decir títulos de deuda, conocidos como ‘railroad bonds’) a cambio de dinero. En esta época fue mucho el dinero que se invirtió en esta potente industria del transporte. Sin embargo, con el tiempo resulta que muchas empresas no podían obtener suficientes beneficios para pagar el dinero que debían a sus prestamistas. ¿Adivinas por qué? Una respuesta podría ser que se habían construido demasiados ferrocarriles. Pero, lo que originó realmente este problema es que estamos en un período deflacionario. Esta época de ‘recesión’ es especial para muchos economistas, porque a diferencia de la mayoría que suceden por la inflación (se produce demasiado dinero) aquí era al revés, ¡el dinero estaba siendo eliminado, según la ley de 1865 y la de 1873, la primera porque implicaba la destrucción de los greenbacks, la segunda, porque eliminaba el valor monetario de la plata!

Tanto se veía en esto el origen del problema, que en 1878, el 28 de febrero, el Congreso aprobó la Bland-Allison Act, que fomentaba la compra de plata y acuñación de monedas válidas con ese metal. El presidente Rutherford B. Hayes, partidario del llamado patrón oro, vetó esa ley, sin embargo, el Congreso la pasó aún por encima del veto.

En 1890 se aprueba la Sherman Silver Purchase Act, en la que se autoriza al Gobierno a comprar varios millones de dólares en plata y ordenar a la Casa de la Moneda que los ponga en circulación. Para esto, no se hacía la compra con oro, claro, sino con lo que se llamaron Treasury notes (Notas del Tesoro). Aquí abajo podéis ver la de diez dólares.

Sin embargo todo esto fue anulado por el presidente Grover Cleveland en 1893, volviendo a ser el oro lo único válido como medio de pago a los prestamistas.

1863-ten-dollar-compound-interest-treasury-notes.png

Todo esto fue causando una ‘recesión’ (no tan grave como un ‘pánico’) que duró desde 1882 hasta 1885. Por ejemplo, en 1886 ocurrió el famoso incidente de Haymarket que dio lugar al día del trabajador, pues varios anarquistas y obreros fueron asesinados.

dia_del_trabajador-576x450.jpg

Pero fue en el año 1893 cuando Estados Unidos conoció una situación realmente dramática, el pánico de 1893 fue el peor que ha conocido en la historia. Los bancos e inversores en ferrocarriles eran en su mayor parte extranjeros (europeos). En 1893 muchas empresas ya no podían pagar y esto arruinó a muchísimos pequeños bancos en especial en las zonas del Sur y el Oeste del país, llevando a muchos habitantes a la ruina. El resto de bancos, los grandes, dejaron de hacer préstamos ante el riesgo de que no fueran devueltos. Muchos inversores extranjeros comenzaron a sacar sus fondos de los Estados Unidos. Todo esto provocó ingentes masas de granjeros arruinados.

El pánico de 1893 cambió una tendencia en las empresas, que poco a poco dejarían de financiarse con bonos y lo harían colocando sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York.

50228sc006_nyse-16_9.jpg

La insistencia en mantener el patrón oro (Gold Standard) hizo que los niveles de oro guardados en el Tesoro de Estados Unidos cayeran a unos niveles críticos, casi no quedaba oro. Esto hizo que el presidente Grover Cleveland tuviese que pedir 65 millones de dólares en oro físico al banquero JP Morgan y a la familia Rothschild de Inglaterra. [ https://en.wikipedia.org/wiki/Panic_of_1893 ]

J.P._Morgan_cph.3a02120

¿QUIÉN GANÓ CON LA MUERTE DE LINCOLN? (PARTE V)

ABRAHAM LINCOLN ASESINADO.

Abraham Lincoln, al poco de ser reelegido en las elecciones, solo 41 días después, y tras haber visto la victoria total del bando unionista, con la rendición de Robert Lee en Appommatox (solo 5 días después de esta rendición) recibe un disparo en la cabeza mientras está celebrando la victoria en el Teatro Ford junto a su mujer. Quien le dispara es un tipo llamado John Wilkes Booth, a quien se ha intentado hacer ver como un fanático desesperado por la derrota de los confederados. Sin embargo, Booth no actuó en solitario ya que tuvo ayuda de muchas otras personas. Por ejemplo, George Adzerodt también formaba parte del plan y tenía encargado asesinar también a William Seward, el secretario de Estado con Lincoln, y a Andrew Johnson que era el vicepresidente con Lincoln. La prensa de la época llegó a hablar de la participación de Judah Benjamin, en la planificación del asesinato, comparándolo con Judas que fue el traidor a Jesucristo. Otros personajes que participaron en este complot fueron: David Herold, John y Mary Surrat, Samuel Mudd, y otros.

ZAGQGX63UFCWPICYPPFT7PQ5GA.jpgJohn_Wilkes_Booth-portrait.jpg

¿Por qué fue asesinado Lincoln? Bueno, lo que se suele decir es que los asesinos pensaban que si acababan con estos tres altos cargos del Estado de la Unión, el sur tendría un nuevo impulso en la guerra. Sin embargo, el asesinato ocurre cinco días después de la rendición del general Lee frente a Ulises S. Grant, lo que significa que el norte ya había oficialmente ganado la guerra. Lo cierto es que en esta entrada váis a entender que había intereses muy poderosos en este magnicidio. Es casi imposible que esos intereses no hayan tenido nada que ver en la muerte de Lincoln, simplemente porque empezaron a ponerse en marcha inmediatamente después de producirse el trágico asesinato.

CONTRACTION ACT, 1865.

En realidad, Lincoln había logrado con los Greenbacks algo parecido a aquello por lo que lucharon otros presidentes como Andrew Jackson, una moneda libre de intereses y totalmente en manos del Estado, y no de banqueros privados. Quizá no sabéis que antes de la iniciativa de los Greenbacks, Lincoln había pedido dinero a los bancos de Nueva York (bancos estatales, que entonces existían, en 1861) pero le pusieron intereses superiores al 30%, y Lincoln rechazó semejante abuso. Además, al final de la guerra Lincoln se lamentaba de la National Banking Act y pensaba derogarla. Salmon Chase dijo poco antes de la muerte del presidente:

“My agency in promoting the passage of the National Banking Act was the greatest financial mistake in my life. It has built up a monopoly which affects every interest in the country”

Por su lado, Lincoln también era partidario de alejar el dinero pública de manos privadas (e interesadas en lucrarse). Esta es una frase suya:

“The government should create, issue and circulate all the currency and credit needed to satisfy the spending power of the government and the buying power of consumers… The privilege of creating and issuing money is not only the supreme prerogative of Government, but it is the Government’s greatest creative opportunity. By the adoption of these principles, the long-felt want for a uniform medium will be satisfied. The taxpayers will be saved immense sums of interest, discounts and exchanges. The financing of all public enterprises, the maintenance of stable government and ordered progress, and the conduct of the Treasury will become matters of practical administration. The people can and will be furnished with a currency as safe as their own government. Money will cease to be the master and become the servant of humanity. Democracy will rise superior to the money power.”

En diciembre de 1865, y siendo ahora presidente Andrew Johnson, el Congreso aprueba un acta que permite la destrucción de los Greenbacks. Este acta fue propuesta por Hugh McCulloch, secretario del Tesoro, y poco a poco los ‘greenbacks’ fueron siendo incinerados, en cantidades enormes. Al haber menos dinero en circulación, los precios empezaron a bajar, y aquellos trabajadores que habían acumulado algún tipo de bien material (por ejemplo, cosechas de cereales) para venderla, se dieron cuenta que su valor iba siendo menor cada vez. Probablemente, muchos no sabían que la moneda estaba siendo eliminada. Muchísimos industriales y comerciantes fueron arruinados (uno de ellos fue el banquero Jay Cooke, del que ya hablamos, y que había invertido grandes sumas en la construcción de vías férreas).

PUBLIC CREDIT ACT, 1869.

En 1869 accede a la presidencia Ulyses S. Grant, un importante general unionista durante la guerra. Prácticamente una de sus primeras decisiones es firmar un acta que hace obligatorio el pago en oro (y no en greenbacks) a aquellos que habían comprado bonos para financiar la guerra. En resumen fue un regreso al patrón oro. La medida estuvo fuertemente apoyada por John Sherman, hermano de un general unionista (William Tecumseh Sherman) que se caracterizó por su crueldad. Teóricamente, los banqueros habían comprado los bonos con oro, aumentando así las reservas de oro del Tesoro. La medida implicaba que ahora el oro volvía a salir de las arcas públicas y entraría en el mercado.

FUNDING ACT, 1870.

El acta de refundición de la deuda nacional, consiste en establecer un sistema parecido al inglés, donde la deuda tendría la forma de bonos con un cierto interés anual. Esto significa que quien financia la deuda de la nación son los que compran los bonos. Algunos de esos bonos no eran reclamables sino hasta pasados 5, y otros 20 años más tarde. AL parecer estos últimos interesaban más a los inversores en bonos de deuda, ya que a corto plazo no pueden especular con su precio. Este sistema impide una moneda estable, impide llegar a pagar totalmente las deudas, y podemos considerar que se trata de algo muy negativo para el pueblo, cuyas consecuencias seguimos padeciendo en la actualidad.

Aquí tenéis un artículo de 1875 analizando el problema de este acta: http://archives.chicagotribune.com/1875/06/25/page/4/article/funding-the-public-debt

Otro análisis se encuentra en el libro de Henry Clay Dean, ‘Crimes of the civil war, and curse of the funding system’ :

Haz clic para acceder a crimescivilwar00deanrich.pdf

https://archive.org/stream/SevenFinancialConspiraciesWhichHaveEnslavedTheAmericanPeople/MicrosoftWord-Document1_djvu.txt

COINAGE ACT, 1873.

Otro acta muy importante se hizo en 1873, firmada por Ulyses Grant, que hizo que las reservas de plata perdieran su valor monetario, y solamente las de oro eran válidas. Por tanto, dejaron de producirse nuevas monedas con plata. Esto aún hizo bajar aún más los precios, a la vez que subía el valor de los bonos de deuda, haciendo imposible pagarlos (recordad que los bonos solo podían pagarse con oro, por el acta de 1869). Por lo tanto este acta solamente favoreció a los banqueros o inversores en deuda, que no solo eran estadounidenses, sino también británicos o de otros lugares, mientras que perjudicó al pueblo trabajador y a la clase industrial. No sin cierta razón, esto fue llamado por muchos ‘el crimen del 73’ ya que además, en esta ley intervino un negociante británico llamado Ernest Sayd quien presuntamente sobornó a los congresistas para que se pasara adelante la ley.

Toda esta situación produjo una nueva situación de Pánico que empezó en 1873 y afectó también a Europa. Se le llamo “Long Deppresion”. La miseria alcanzó unos límites nunca vistos. En 1877, cuando la situación era realmente grave, estallaron huelgas ferroviarias en muchas ciudades de Estados Unidos.

APOYO INTERNACIONAL A LA CONFEDERACIÓN (PARTE IV)

La guerra civil fue una verdadera masacre y los dos bandos enfrentados pasaron dificultades en todos los sentidos: militares y financieras. La necesidad de construir inmensas cantidades de barcos, de entrenar, alimentar y pertrechar a varios millones de personas, requiere la creación de gran cantidad de algún tipo de moneda. Ya vimos cómo con Lincoln se habían creado los ‘greenbacks’ un tipo de papel-moneda sin intereses, que dependía exclusivamente del gobierno. Gracias a ellos se hizo lo que hubiera sido imposible solo por medio de impuestos. Con el sistema de bancos nacionales de 1863, implantado en pleno conflicto, surgió otro medio de financiación. Los bancos nacionales se multiplicaron en número, con el tiempo llegaron a ser varios miles de nuevos bancos. Funcionaban comprando bonos emitidos por el gobierno, que eran conocidos como “five-twenties” o “5/20” y por los plazos de tiempo en que tenían que pagarse de vuelta a los bancos que los compraron. A diferencia de los greenbacks, este sistema de bancos sí aumentaba la deuda nacional, por el simple motivo de que el dinero no pertenece en origen al gobierno (o a la nación, si se prefiere).

Es importante decir otra cosa porque tiene importancia en la actualidad, en 1862, con la Revenue Act, se crean los primeros impuestos y una institución encargada de recaudarlos, el IRS (Internal Revenue Service). Lincoln sin duda, pensó que sería solamente algo temporal, pero la institución sigue a día de hoy muy activa. En tiempo de guerra, es razonable plantearse crear impuestos porque suben enormemente los gastos necesarios.

Los confederados que luchaban desde los estados del sur, tuvieron muchas dificultades. Los motivos de la secesión todavía hoy están en debate y hay varios puntos de vista. El más extendido es que se debió a que el gobierno tenía intención de hacer ilegal la posesión de esclavos, ya que ciertamente, solamente los estados del sur empleaban esclavos, destacando el trabajo en los campos de algodón que era su producción estrella. Pero solamente un 25% de los habitantes poseía o utilizaba esclavos. En especial, hay que preguntarse por qué no se pudo llegar a una solución pacífica de los problemas antes que lanzarse a un conflicto tan grave. Había incluso sociedades secretas como los Caballeros del Círculo Dorado ( Knights of the Golden Circle ) que proponían directamente la secesión de los estados esclavistas. Esta sociedad llegó a tener cierta relevancia, y fue importante en promover no solamente la defensa del esclavismo (que era un tema visto como legítimo incluso por los dirigentes del gobierno y era frecuente motivo de discusión pacífica mucho antes de la guerra civil) sino en la formación de una confederación que se enfrentase al resto del país, cosa que ocurrió.

Otros personajes importantes de la masonería intervinieron directamente en este conflicto apoyando a los confederados, es el caso de Albert Pike que incluso convenció a varios tribus indias como los cherokees a unirse a los confederados.

9120880

Pero no solamente este tipo de sociedades secretas, sino que importantes personajes como John Calhoun (del que ya vimos que fue uno de los promotores de la creación del segundo Banco Nacional) o Preston Brooks, entre otros, se dedicaron a levantar sentimientos nacionalistas en favor de la separación.

Al principio, los confederados intentaron financiar los enormes gastos con impuestos y con la venta de algodón a países como Inglaterra y Francia. Pero desde el norte provocaron un bloqueo naval muy eficaz y era muy difícil llevar algodón o cualquier mercancía a otros países. Inglaterra mostró su apoyo a los confederados desde el comienzo, pues veía que si ganaban la guerra harían muy buenos negocios. En cuanto a Francia, también les ayudó, aunque la ayuda fue sobre todo financiera. Los confederados produjeron su propio papel-moneda (el dólar confederado) pero con el tiempo fue alcanzando unas cantidades masivas, por lo que dejó de tener apenas valor. Pasaron hambre y las tropas eran alimentadas con un impuesto del 10% a todos los productos agrícolas. Hasta 1863, los confederados fueron ganando batalla tras batalla, pero cambió su suerte. El general Stonewall Jackson, murió tiroteado por sus propios soldados en Chancelorsville, en aparente accidente, lo que fue realmente grave porque era un genio militar y parecía imposible derrotarlo. E incluso hay quien dice que si hubiera vivido, se habrían ganado más batallas al no haberse cometido varios errores.

erlanger-cotton-bond

Lo que se ve arriba es el otro medio de financiación de los confederados, y esta vez la ayuda vino de Francia. Desde París un banquero llamado Frederic Emile d’Erlanger, cuya familia había prosperado gracias a la ayuda de la familia Rothschild, compraba una gran cantidad de “cotton bonds” (bonos de algodón) que los confederados garantizaban pagar en algodón. Estos bonos mantuvieron un alto precio no solo mientras los confederados iban bien en el conflicto, sino incluso cuando las cosas les empezaron a ir mal. Por supuesto, si ganaba la Unión, no pensaba pagar esos bonos. Pero aún así, gracias a ellos los confederados mantuvieron una cierta estabilidad financiera mientras iban siendo derrotados en sucesivas batallas.

Erlanger se casó con la hija de John Slidell, un importante político y negociante, ferviente partidario y promotor de la secesión del sur. Él trató de conseguir el apoyo militar de Francia e Inglaterra para que rompiesen el eficaz bloqueo naval que les impedía comerciar. Consiguió grandes préstamos de Francia y la concesión del terrible buque blindado Stonewall, construido en Francia, ya cerca del final de la guerra y que en el norte temían pues no tenían nada semejante.

Otro importante nexo entre los países europeos (Francia e Inglaterra) y la Confederación fue Judah P. Benjamin. Fue al principio procurador general (attorney-general) para luego pasar a ser secretario de Estado. Un personaje que tuvo importancia hasta el punto que se le conocía como “el cerebro de la confederación”. Se ganó el enfado de varios importantes generales ya que interfería con sus decisiones de forma que les incomodaba. Consiguió escapar y se marchó a Inglaterra y más tarde a Francia. A pesar de su importancia su papel no es fácil de entender, aparte de interferir negativamente en el curso de la guerra según la mayoría de líderes militares confederados. Al parecer quemó todos los documentos de los ‘servicios secretos’ de la Confederación así como los suyos propios antes de morir.

¿Quién fue este importante personaje del bando confederado y qué papel jugó?

101d2ddf4086811d4c9129418d8c1030.jpg

EL SISTEMA DE BANCOS NACIONALES (PARTE iii)

En 1837 Andrew Jackson es sustituido en la presidencia, tras haber librado esa dura y persistente lucha contra la institución bancaria centralizada y haber eliminado todas las deudas de la nación. Le sustituye Martin van Buren quien en principio, se plantea seguir la línea de su predecesor, por quien tiene simpatía. Pero en ese año comienza una nueva época de pánico aún más fuerte que los anteriores. Los enemigos de Jackson, como es lógico le culparon a él y a las medidas que había tomado, en especial la liquidación del BUS (Banco de Estados Unidos) porque decían, esa institución podía poner freno a la especulación y prevenir la inflación. Sin embargo, ellos son los mismos que argumentan que el hecho de haber eliminado totalmente la deuda es negativo, ya que el gobierno tendría beneficios y eso hace aumentar la cantidad de dinero en circulación. No sé qué pensáis vosotros pero a mí me parecen cosas sin mucho sentido. Pero informándome he encontrado uno de los importantes motivos por los que comenzó esta situación de depresión financiera, y es que el Banco de Inglaterra se negaba a dar dinero a los que compran el algodón estadounidense para sus fábricas textiles, por lo que el pánico empezó en Nueva Orleans y los campos de algodón del sur. Hubo también mucha especulación con las tierras, y con ello una burbuja, que afectó también a las obras como caminos y canales en esas tierras, que al dejar de comprarse, dejaron de trabajarse en ese sentido. Por ello aumentó el número de parados a cifras enormes (aún así, no tan altas como las de nuestro país en 2015). [ http://historybusiness.org/2642-panic-of-1837.html ]

Este párrafo del enlace me parece de oro:

“The Panic of 1837 highlighted the weakness of a new form of business, the corporation, and its impersonal nature. Spread across a single state or several states, corporations had limited loyalty to their workers, responding to economic depressions with layoffs and plant closures. The buying and selling of stock and the issuing of bonds by corporations provided economic opportunities and risk for ordinary citizens, as they could make or lose a fortune quickly and easily. Many American workers also experienced the negative aspects of wage labor, losing their jobs and unable to find replacements. Unlike farmers, who could produce their own food and owned their land, manufacturing workers were left without an income. As unemployment increased, wages were depressed, as more workers sought fewer and fewer jobs. “

¿Recordáis cómo Jefferson ya advertía del peligro no solo de los bancos privados, sino de las entidades que florecían con ellos? Esas entidades son las corporaciones. La idea de Jefferson era crear un pueblo de agricultores autónomos e independientes en cuanto a medios de vida, capaces de ocuparse de sus propios asuntos.

Martin van Buren lo tuvo muy difícil para hacer frente a esta situación que se prolongó varios años. En 1837 llega a Estados Unidos un personaje que es importante conocer, se llama August Belmont (su apellido original era Schönberg, y se lo cambió porque indica que es de origen judío, cosa que al parecer no estaba bien vista en la alta sociedad estadounidense).

August Belmont llega a Nueva York con el objetivo de recuperar los intereses de la familia Rothschild, que con el pánico del 37, habían también caído en la ruina en ese país. Durante 5 años, se introdujo en la política y ocupó cargos relevantes (embajador de Austria en la capital estadounidense por ejemplo). Se casó con la hija de Mathew Perry, curiosamente, el general que abrió a Japón al comercio con Occidente por primera vez sin su consentimiento. [ JAPÓN Y SU AGRESIVA MODERNIZACIÓN ]. Abajo una foto de Belmont.

76_117699586375

Pero no creáis que el presidente Martin van Buren no hizo nada relevante. De él nació la idea de algo que duraría desde 1846 hasta 1921 y que se llamó el “Tesoro Independiente”. Afortunadamente, John Tyler, otro presidente algo después, se negó a la creación de otro banco central, que le pedía el partido Whig, vetándolo dos veces. Este sistema consistía en que los fondos del Tesoro (hablando en plata, el dinero público) estuviese guardado en el propio edificio del Tesoro o en una serie de “subsedes del Tesoro” en varias ciudades, totalmente al margen del sistema bancario. Como véis, esto es ir aún más allá que Jackson, ya que alejan el dinero público incluso de los bancos estatales. El presidente James K. Polk, que consideraba a Jackson su mentor, siguió extrayendo dinero público de los bancos y llevándolo a las arcas del Tesoro.

ACTA DE BANCOS NACIONALES.

Todo este sistema funcionaba bastante bien, sin embargo, en 1861 estalla uno de los mayores conflictos en la historia de Estados Unidos, la guerra civil entre el norte (los unionistas) y el sur (confederados). Como todas las guerras, necesitan una carga financiera muy grande, un gran gasto de dinero. En los estados de la Unión gobernaba Abraham Lincoln, y para poder gestionar los gastos de la guerra, nombró secretario del tesoro a Salmon P. Chase, quién había sido su rival en las elecciones. Salmon Chase fue clave en la economía estadounidense, creando mediante la National Bank Act de 1863 [ https://en.wikipedia.org/wiki/National_Bank_Act ] el sistema de bancos nacionales que sigue funcionando actualmente en Estados Unidos. No solo eso, sino que fue el promotor de un sistema de papel-moneda conocido como “Greenbacks” que son la base de los que se utilizan actualmente. Antes de los greenbacks, solamente se utilizaban monedas de oro o plata como dinero legal. Los greenbacks estaban basados únicamente en la fe en el Gobierno, es decir, no estaban referenciados a una reserva de metales preciosos. El banquero Jay Cooke también fue un importante prestamista del bando unionista en la guerra civil. A la izquierda tenéis a Salmon P. Chase, a la derecha, al banquero Jay Cooke.

Hon._Salmon_P._Chase,_Chief_Justice,_U.S_-_NARA_-_528414jay cooke.jpg

Salmon Chase confiaba que la guerra duraría poco tiempo, y que su sistema sería simplemente una emergencia breve. Pero, ese sistema duraría hasta la actualidad. Como véis, no hubo ningún banco central hasta que se crea la FED bastante más adelante. Y esos bancos nacionales, será interesante ver quién los gestiona o sus nombres. Con este acta se creó un cargo que aún hoy sigue existiendo, la Oficina del Auditor de la Moneda [ https://en.wikipedia.org/wiki/Office_of_the_Comptroller_of_the_Currency ]. Prometo investigarlo más y contarlo. El Chase Manhattan Bank, fundado en 1877, tiene su nombre de Salmon Chase, aunque en principio no tiene relación con dicho banco.