VIDA EN EL ESPACIO.

Si suponemos que la vida, desde el momento en que no es creada de forma consciente pero sin embargo es capaz de autoorganizarse, de darse a si misma una evolución y formas muy distintas (con la influencia de las condiciones físicas, químicas y ambientales del lugar donde esa vida se desarrolla) partamos del hecho de que la vida se forma en todo lugar donde puede hacerlo. Es decir que si hay unas condiciones que permitan la organización de materia viviente, allí habrá vida o quizás la hubo en su momento. Hay que decir un par de cosas en favor de la vida: la primera es que precisamente, la vida existe gracias a que produce mecanismos de defensa y de adaptación a lo que podríamos llamar “condiciones adversas”. ¿Qué nos dice que en otros lugares del cosmos, los seres vivos tengan que tener defensas similares a las que existen en la Tierra? Con esto quiero decir que probablemente, pueda haber vida en entornos bastante distintos a los de la Tierra. Se pueden establecer unos límites porque sabemos que las moléculas de la vida son dinámicas, frágiles, de ahí que incluso necesiten blindarse frente al exterior y crear un entorno interno único, especial y altamente específico. Veamos algunas cosas que necesitan los seres vivos en forma de células, que en sus distintas formas es la unidad elemental de la vida (recordemos que si no hubiera células autónomas no podría haber tampoco partículas virales).

Con mis escasos conocimientos se me ocurre que una célula necesita un intercambio con el medio exterior: para su nutrición, su excreción y su respiración. La forma más lógica de conseguir esto es un medio líquido, un fluido donde tanto las partículas como la propia célula tengan desplazamiento. Si hablamos del agua, esto implica un planeta con unas condiciones ligeramente variables de presión y temperatura. El agua puede existir en forma de océanos o de planetas acuáticos (compuestos fundamentalmente por agua, con escasas rocas) o más bien líquida bajo una espesa capa de hielo, como en Titán, una luna de Saturno, o como en la Antártida, un ambiente que contiene mucha más vida de lo que imaginamos. Se ha encontrado hielo incluso en la Luna o en Marte. Os dejo a vosotros la especulación sobre si la vida puede crecer en otros fluidos como el metano en estado líquido.

En mi opinión la existencia de vida extraterrestre no solo no es una simple especulación, aunque (que yo sepa) aún no se haya descubierto, ni siquiera en estado fósil, trazas de esa vida fuera de la Tierra. Vea este enlace:

http://actualidad.rt.com/ciencias/view/20550-Las-bacterias-extraterrestres-un-enga%C3%B1o-de-NASA.

Y esto es así porque a pesar de que nuestra exploración de otros sistemas estelares, especialmente en lo que se refiere a la búsqueda de planetas (llamados exoplanetas) que orbiten alrededor de estrellas ajenas al Sol, ni siquiera bien acaba de comenzar, ya hemos descubierto un número considerable de planetas fuera del sistema solar, y es lo que debe ser, puesto que muchas estrellas se forman a partir de nebulosas y “discos de acreción” que dan lugar a la formación de planetas. Entre las misiones que realizan búsqueda de exoplanetas actualmente hay que destacar COROT (de la Agencia Espacial Francesa) la misión Kepler (de la NASA) o el proyecto MEarth. Sin embargo la búsqueda sigue siendo limitada, a pesar de que con las misiones más recientes se ha incrementado la sensibilidad de los detectores. Casi toda la búsqueda se realiza dentro de la Vía Láctea, es decir nuestra galaxia. Cuando observas el cielo, si tienes suerte te poder observarlo libre de contaminación luminosa, puedes ver un número alrededor de las 2.500 estrellas a simple vista. Todas las constelaciones que puedes ver pertenecen a nuestra galaxia, pero otras galaxias (por ejemplo la de Andrómeda, o las “nubes de Magallanes” solo visibles en el hemisferio Sur) se ven como un punto más. La búsqueda dentro de la Vía Láctea es desde luego mucho más sencilla en comparación con otras galaxias. Se estima que la Vía Láctea tiene 200.000.000.000 estrellas (doscientos mil millones) y este dato aproximado se obtiene de una estimación de la masa total de la galaxia.

De estas estrellas, solamente podemos buscar exoplanetas en un número muy reducido, solo en las más cercanas. Dado que el sistema solar está en un brazo de la espiral galáctica, nuestro campo de visión no nos permite ver al otro lado del centro galáctico, salvo con ciertos radiotelescopios, pero para buscar planetas se debe tener en cuenta muy pequeñas variaciones de brillo de una estrella. La forma más empleada es detectar los planetas en el momento en que pasan justo por delante de la estrella desde nuestro punto de observación que es la Tierra, o planetas en tránsito. Al calcular la disminución del brillo se puede saber el tamaño del planeta, pero además los telescopios que observan desde el espacio (como Hubble o Spitzer) pueden determinar propiedades de la atmósfera en caso de que esta exista, y de estos datos se puede deducir otras propiedades (como la temperatura o su distancia a su estrella anfitriona).

Como hemos visto solo podemos investigar un “pequeño número” de estrellas (entiéndase, es un número inmenso de cientos de millones, pero bajo en comparación con el total de astros en la galaxia… nada que decir de todo el Universo). En estas estrellas, es más fácil detectar un planeta si es más grande, puesto que disminuirá más el brillo y su influencia gravitatoria y el consiguiente cambio en el efecto Doppler será mayor) lo que hace difícil la detección de planetas de un tamaño similar a la Tierra o “rocosos”. Además la probabilidad depende de que se ubique entre la estrella y nuestro punto de observación, con lo que solo veríamos un porcentaje (cuando lo busque pondré cuanto es). Aún así voy a destacar alguno de los planetas que se han podido descubrir:

exoplanet-gj-1214b

GJ 1214 b es un planeta que gira alrededor de una estrella de tipo “enana roja” en la constelación de Ofiuco. Está a una distancia de unos 40 años-luz de la Tierra, es decir relativamente próximo (la Vía Láctea por ejemplo tiene unos 100.000 años luz de diámetro). Fue detectado en 2009 por COROT y en 2010 un equipo de investigación de la NASA analizó propiedades su composición. Lo que vieron es que está compuesto, el planeta entero, en gran parte por agua (helada en el interior) un 75%. Tiene una densa atmósfera de unos 200 Kms. que también parece estar hecha de vapor de agua.

http://es.wikipedia.org/wiki/GJ_1214_b

gliese

Gliese 531 c es el planeta más parecido a la Tierra que se ha encontrado, y se estima que sus posibilidades de albergar vida son muy altas. Está a 20 años luz de distancia y gira alrededor de la estrella Gliese 531. Aquí os dejo los enlaces para ver los detalles:

http://es.wikipedia.org/wiki/Gliese_581_c

http://www.foxnews.com/scitech/2010/10/11/scientist-claims-strange-signal-comes-alien-planet/

HD

HD 40307 d fue descubierto en el observatorio de La Silla en el desierto de Atacama (Chile) un lugar con una visión muy nítida del espacio desde la superficie terrestre utilizando el HARPS (no confundir con el HAARP) un instrumento que mide variaciones en el efecto Doppler de una estrella causada por el cambio de velocidad que induce un planeta a esa estrella al atraerla por gravedad. Se detectan pequeñísimas variaciones en el espectro que recibimos del astro antes (o después) y en el momento mismo en que el planeta se interpone.

Forma parte de un conjunto de 6 planetas que giran en torno a HD 40307 en la constelación de Pictor. Se ubica a 42 años luz de la Tierra,y se especula que puede tener grandes similitudes con la Tierra, aunque su masa es entre 9 y 10 veces mayor.

http://en.wikipedia.org/wiki/HD_40307_d

CIVILIZACIONES EXTRATERRESTRES: Ahora es que voy a lanzar la pregunta del millón. La búsqueda de exoplanetas como hemos visto es muy limitada, y por lógica vamos a suponer que existen una gran cantidad de planetas capaces de albergar vida. La edad de nuestra galaxia ronda los 13.500 millones de años. La especie humana contando el conjunto de los homínidos pasados tiene una historia de 6 millones de años, y el 99,99% de esa historia es lo que llamamos “prehistoria” (yo no estoy de acuerdo con ese nombre). Nuestra inteligencia, todo lo grande que uno quiera considerar que es, se ha generado en apenas dos millones de años. El Homo sapiens salió de África hace solo 160.000 años. Como dice Neil DeGrasse Tyson: “hay escasas diferencias entre el genoma humano y el del chimpancé, y en ese escaso 1% pueden residir nuestras diferencias. Mientras que un humano inteligente puede componer sinfonías o hacer astrofísica avanzada, el chimpancé más inteligente solo es capaz de hacer un determinado gesto con las manos. ¿Qué pasaría con un 1% más en la misma dirección?” (palabras de Tyson).

Si nos paramos a pensar en lo que ha podido suceder en el resto de la galaxia o del cosmos mientras nosotros no estábamos aquí en la Tierra, ¿no sería absurdo pensar que somos la primera civilización consciente? Visto así, ¿Cuántas civilizaciones podrían en realidad existir en este momento, solo en la Vía Láctea? Quizás algunas de ellas se han expandido por distintos sistemas estelares y tienen una edad muy antigua y una larga historia. Yo no vería como un imposible que alguna de ellas supiera de nuestra existencia, ¿vosotros qué pensáis? La gente que estudia el llamado “fenómeno OVNI” ¿ha conseguido alguna prueba real de que nos hayan visitado o estén en el sistema solar otras civilizaciones? ¿Existe alguna detección real y verídica de naves espaciales no controladas por humanos? ¿Qué decir de las abducciones o de los círculos de las cosechas, que hay quien afirma solo pueden ser hechos con tecnología que el ser humano no conoce ni ha podido diseñar? Yo por mi parte, me mantengo escéptico porque no he visto pruebas de ello aunque como digo, no consideraría nunca imposible que otras especies extraterrestres supieran de nosotros.

Video donde aparentemente aparecen objetos saliendo de la Luna: ¿puede ser real la filmación?

HACER ALQUIMIA: DESTILACIÓN.

La química es algo mucho más próximo, está más al alcance de cualquiera de lo que uno podría pensar, por ejemplo, estudiando química teórica en educación básica. Hay algunos procedimientos que hace siglos podían ser considerados muy complejos o raros por la escasez de material apto, sin embargo hoy casi cualquier persona tiene acceso a herramientas, recipientes o medidores útiles. Lo único que faltan son, a veces, conocimientos. Si se trata de esto, hoy también tenemos mucho más acceso a fuentes de conocimiento que hace siglos, cuando los alquimistas ya lograban verdaderos prodigios, muchos de los cuales ha absorbido la química actual.

El conocimiento de la técnica de destilación por ejemplo, así como otras como la ósmosis, la decantación, la extracción etc… y saber cómo realizarlas nos podría llevar a hacer cosas por nosotros mismos.  Me voy a centrar en este post en explicar lo mejor que pueda la técnica de destilación y sus posibilidades. Veamos en qué consiste la técnica:

“La destilación consiste en separar los distintos componentes líquidos de una mezcla aprovechando sus distintas volatilidades, o puntos de ebullición, en el cual pasan de estado líquido a vapor”.

Si tienes una mezcla de dos líquidos, por ejemplo agua y alcohol, que son miscibles (no forman capas separadas) al calentarlo uno de los dos se evaporará antes, en este caso el alcohol, aunque puede ser para otras sustancias el agua quien se evapore primero. El vapor hay que conducirlo a través de unos tubos donde se enfría (puede ser un serpentín o un condensador) hasta otro recipiente.

Puede servir para purificar una sustancia líquida de elementos que contenga en disolución o en suspensión, o para aumentar la concentración de un líquido. Se hace destilación para:

– Obtener agua destilada.

– Obtener alcohol en diferentes concentraciones y con ello, producir bebidas alcohólicas.

– Purificar aceites esenciales de plantas. Esto puede servir para hacer perfumes o cualquier tipo de sustancia aromática.

– Separar los distintos componentes del “crudo” o petróleo: gas natural, gasoil, nafta, aceites, gasóleo, queroseno etc…

– Obtener componentes orgánicos como: carbón de coque, alquitrán, gas ciudad, amoníaco, carbón de leña, ácido etanoico, propanona, metanol etc…

– Separar el oxígeno y el nitrógeno a partir de aire líquido.

Claro, estas cosas se hacen a escalas y niveles de precisión y control muy diferentes. Tradicionalmente la destilación se hacía mediante los alambiques, que pueden ser de cobre o de vidrio, los de vidrio son más habituales en los laboratorios. Aunque también los hay de barro cocido, y de otros muchos materiales capaces de soportar altas temperaturas, o incluso refractarios que superan los 1000ºC. Hay de capacidades muy diferentes, como los de la imagen de abajo.

unnamed

La estructura de un alambique es un recipiente donde se va a calentar la mezcla o el líquido, que podemos llamar caldera o retorta. La caldera tiene en la parte superior otro recipiente al cual ascenderá el gas, llamado capitel. En la parte superior hay un cuello de cisne que, al dar vueltas en forma de espira, formará un serpentín, normalmente esto es dentro del receptor. El gas tiene que condensarse (pasar a estado líquido por enfriamiento) en el interior del serpentín. Para muchas destilaciones hay que añadir un equipo de refrigeración, que puede ser un baño de agua fría en torno al serpentín. Hay también tubos dobles, en los que el gas circula por la parte interior (abierta a la caldera) y por el exterior circula agua fría.

Alambique_de_destilación

OBTENER AGUA DESTILADA.

Ahora, ¿necesitaremos siempre recipientes y tubos perfectamente ajustados? No necesariamente. Por ejemplo, para obtener agua destilada existe un método casero muy simple. El agua destilada puede producirse a partir de cualquier tipo de agua: por ejemplo agua de mar, agua sucia o agua del grifo… ¿Para qué hacerla? Primero, el agua destilada es totalmente potable. Yo pensaba que era malo, pero estaba en un error.

“Esencialmente, la destilación duplica el ciclo de la naturaleza de evaporación y precipitación. Es altamente eficaz en remover todos los Inorgánicos, Orgánicos y Contaminantes Radionucleotidos. Éstos incluyen metales pesados, Amoníaco, Nitrato, Cloruro, Fluoruro, Radio 226, Contaminantes orgánicos industriales y Agentes contaminadores. Destilación es también altamente eficaz en eliminar Insecticidas Comúnmente Usados, Herbicidas, y Plomo; asi como tambien, todas las bacterias y virus. ”

Lo que la hace un agua muy pura. Para todo tipo de fines de cocina: para hervir o cocer, hacer sopas, infusiones, café, zumos o caldos, siempre será mejor que el agua que salga del grifo. Si quieres hacer cubitos de hielo transparentes también necesitas agua destilada. También se usa en laboratorios para que los componentes del agua no influyan en las reacciones químicas, y en las baterías de los coches.

El mecanismo consiste en poner agua, por ejemplo marina en un recipiente, encima del agua poner una taza o vaso, cubrir el recipiente con papel de plástico transparente, y justo encima del papel donde está el vaso, poner algo de peso como una piedrecilla o unas monedas. Poner entonces esto al Sol. Cuanta mayor superficie y menos profundidad tenga el recipiente, se evaporará más rápido el agua. Al evaporarse se condensará en la cara interior del plástico, y por la inclinación causada por la piedra o el peso que hayas puesto, se irá hacia el centro, para caer dentro del vaso. Esto, llevado a un poco más complejo, sería un destilador solar:

Con esta sencilla tecnología casi cualquier agua podría convertirse en potable. Y la energía la da el Sol. Es increíble que alguien pase sed en este planeta. Me he propuesto construir un destilador solar: ya os contaré si lo consigo o no.

EXTRAER ACEITES ESENCIALES DE LAS PLANTAS.

¿Para qué puede servir extraer los aceites esenciales de una planta? En la actualidad su reputación viene dada por la perfumería. Pero, lo cierto es que hay cientos, miles de plantas con aceites esenciales muy diferentes. Aprender a obtener estos aceites es tocar la frontera de la medicina con vegetales. Y no hay que separar el sentido del olfato del resto del cuerpo. Ambientadores, repelentes de insectos, jabones, colonias, afrodisíacos, todos pueden provenir de componentes naturales volátiles (es decir, gases encerrados en alguna estructura a gran presión o disueltos en un líquido) y no solo de componentes sintéticos industriales.

La destilación con alambiques se considera casi siempre la técnica más eficaz para obtener los componentes, que están contenidos en distintas partes de la planta, puede ser desde las flores hasta una raíz, hojas, tallos, las semillas, los frutos… Hay que distinguir entre aceites como el de oliva, linaza, girasol o cáñamo y los aceites esenciales. Los aceites como estos son almacenados en las semillas como reserva para los embriones de la planta. En cambio los esenciales están en partes muy diferentes, son muy volátiles (por eso lo mejor es la destilación) y sirven para atraer insectos (de ahí los olores) o para combatir enfermedades, parásitos y demás. Hay algunas plantas, como el jengibre, la albahaca o el eucalipto, que pueden utilizarse sin extraer directamente el aceite. El rizoma de jengibre se puede cortar en pedazos por ejemplo. Las hojas de eucalipto dejan salir sus componentes en una simple infusión, cuando el agua hirviente rompe las células que contienen la esencia. Pero la extracción puede merecer la pena.

En mi opinión, lo más práctico de esto es la elaboración de perfumes, jabón o ambientadores caseros (como el incienso) o incluso repelentes naturales de insectos (algo que sería muy útil si rondan mosquitos que transmiten enfermedades).

EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS.

El desperdicio de los alimentos que, supuesta y realmente, sobran en el mundo, es una desgracia. Sobretodo cuando hay gente pasando hambre, o cuando son especies o ecosistemas amenazados los que se ven afectados. No sé hasta qué punto llega en nuestro planeta la destrucción de alimentos, ya sea por una mala administración o de forma deliberada. ¿Cuántas toneladas de cereales son quemadas para mantener el precio del cereal, cuyo mercado acaparan 5 empresas en todo el mundo? ¿Cuántas toneladas van a parar a los vertederos urbanos por motivos totalmente infundados o negligentes? ¿Por qué los restaurantes, los supermercados y otros establecimientos destruyen la comida que les sobra en lugar de repartirla gratuitamente?

Todo esto tiene una respuesta evidente: la competencia. Repartir alimentos gratuitamente, aunque pudiera incluso alimentarse gratuitamente a todo el mundo, o a un precio muy inferior, sería una brutal caída de beneficios, una amenaza para los directivos de las grandes empresas de alimentación, para las grandes distribuidoras, y demás elementos de la cadena de producción y venta encargados de nutrir nuestras poblaciones. ¿Cómo puede estar penado por ley no lanzar al cubo de la basura los platos de comida que no se consumen tras la hora de cierre de un restaurante? Una vez, pedí que me dieran un plato de comida de la que iban a tirar, y bien sabían los empleados que aquello tenía que desperdiciarse por ley. No cedieron, aunque les insistí en un mal francés.

De esto hablaba el programa Salvados de anoche: de la cantidad de comestibles que no entran dentro de los criterios del mercado, de la imposibilidad de repartirlos por estar multado por la ley. Vale más el beneficio de las empresas que la lógica humana. Pero esta legalidad absurda, hay que enfrentarla. Siempre que haya alguien pasando hambre, hay que exigir que no se tiren alimentos allí donde esto se haga.

Dicen que hay un problema en desviar parte de la producción cerealística para producir biodiésel: porque eso aumenta el precio de los alimentos, al haber menos en oferta. En todo esto hay una verdadera trampa: el precio de los alimentos no debería subir ni bajar según la oferta. En primer lugar, la demanda de alimentos, no es un juego de casino, no es una apuesta, se corresponde con la vida o la muerte de seres humanos. Puesto que la comida es un derecho, no debería de ser objeto de competencias entre las distintas industrias. Porque la competencia no lleva a una mejor producción, sino a que haya un monopolio, como el que hay hoy. Los grandes jugadores del mercado de alimentos son empresas como: Kraft, Nestlé, Procter&Gamble, Mars, Kellogs, Coca-Cola, Cargill, DuPont, Syngenta, Monsanto… Todas ellas juegan a competir, a acaparar volumen de mercado. Y harán lo que sea por aumentar sus beneficios. El juego terminaría si sólo quedase una de ellas, ¿pero estaríamos dispuestos a permitir que una empresa controle toda la alimentación del ser humano? ¿Imaginas cuánto poder tendría sobre nuestras vidas? En segundo lugar, y por si un encendido destello de indignación no cruza sus ojos aún, piense que es una mentira cuando dicen que el precio depende de la oferta. En realidad, toda la ley de la oferta y la demanda es un error, pero en este caso lo es aún más. ¿Quién condiciona la oferta de alimentos? No son las condiciones climáticas, factores de ese estilo que solamente influyen a nivel local. No: a escala planetaria, de produce mucha más comida de la que haría falta para toda la humanidad. Según la FAO, para 12.000 millones de seres humanos (claramente suficiente siendo que somos 7.000 millones). Aunque me parece que en realidad es mucho más lo que se produce teniendo en cuenta el desperdicio. Siendo que la producción es tal, ¿por qué no baja el precio, y por qué no llega esa comida a todo el mundo por igual? Siendo que la producción sobrepasa la demanda, ¿por qué si se desvía una parte, el precio aumenta? Es la gran mentira. Todas las empresas participan en esa misma estafa al mundo.

Nuevamente nos tenemos que enfrentar al hecho de que haya ricos y pobres, ricos que controlan mercados, y pobres que se mueren de hambre. Y los pobres no lo son solamente en dinero, lo son a todas luces en derechos. Derecho de poseer una tierra en la que producir alimentos, derecho a medios básicos de subsistencia, derecho a agua limpia, derecho a una indemnización justa si su tierra o modo de vida es afectado por alguna industria próxima.

Pero en nuestras grandes ciudades nos afecta el mismo problema. Metamos el alimento desperdiciado en competencia con los mercados. Como sea, busquemos la manera.

imagen-de-blog-canal-rural.jpg

 

DEFORESTACIÓN.

Desde el teclado se puede hablar de números, pero no debe haber nada como conocer la realidad de los bosques para poder reconocer nuestro impacto. No creo que ninguna estadística o dato refleje esa realidad, un dato puede hacer que una situación parezca optimista o pesimista, porque no da suficiente información, pero intentaré aproximarme a lo que sucede con los bosques en el mundo. Hace unos 10.000 años, los bosques ocupaban el 50% de las tierras emergidas, hoy ocupan el 30%. Pero muchos de estos bosques han sido plantados específicamente por el ser humano, lo que significa que la cantidad de bosques primarios (originales, no alterados) es menor, el 78% de bosques primarios ya no existe, y el otro 22% está gravemente amenazado. Los grupos más grandes de bosque primario están en el Amazonas, en el Congo o en Indonesia, y es bastante conocido el ritmo con el que están desapareciendo. Los bosques primarios tienen un gran valor: en ellos viven poblaciones indigenas desde hace miles de años, además son los que pueden tener mayor número de especies de plantas y animales del mundo. Solo como ejemplo, los bosques de Ecuador contienen cerca de 25.000 especies distintas de plantas (incluyendo las islas Galápagos) y la cantidad de insectos, hongos y otros animales endémicos es muy alta.

“Cerca de 3.800 especies de vertebrados han sido identificadas, así como 1.550 de mamíferos, 350 de reptiles, 375 de anfibios, 800 especies de peces de agua dulce y 450 de agua salada. Igualmente, tiene cerca del 15 por ciento del total de especies endémicas de aves en el mundo, las cuales habitan en los Andes, la costa y la región amazónica, principalmente. Las especies de insectos sobrepasan el millón, y las mariposas llegan a las 4.500, entre otras.”

http://nuestrosanimalesenpeligro.blogspot.com.es/2008/05/la-vida-de-los-bosques-nublados-del.html

Los datos sobre la cantidad de hectáreas (Ha.) que cada año son taladas o clareadas palidece ante el hecho de la cantidad de seres vivos que habitaban en ellas. Y es que los bosques, no solo los tropicales sino también los templados o incluso boreales son los hábitat más diversos dentro de los continentes, pudiendo albergar hasta el 90% de todas las especies del medio terrestre. Intenta imaginarlo.

Claramente hay que hablar de las causas que llevan a esta deforestación, pero antes pongamos sobre la mesa algunos datos para ponernos en el contexto. El bosque ocupa hoy 4.000 millones de Ha., el 30% de la superficie continental. Las dos terceras partes de bosque están en: Australia, Brasil, Canadá, China, República Democrática del Congo (RDC), India, Indonesia, Perú, Rusia y Estados Unidos. No parece incluirse en esta lista el bosque mediterráneo, por ejemplo, ya que el área de este es menor, no por eso menos importante. Según se estima, anualmente y como media, desaparecen 14,2 millones de Ha. mientras que se plantan 5,2 millones de Ha. lo que da una pérdida neta de 9,4 millones de Ha. Algunos de estos datos pueden parecer positivos: por ejemplo el área que los bosques ocupan en Europa está creciendo; en Asia durante los 90 se estima una pérdida neta de 800.000 Ha. anuales,sin embargo entre el 2000 y el 2005 se calcula una ganancia neta de un millón de Ha. un cambio debido fundamentalmente a un programa de reforestación (el mayor de todo el mundo) que tiene lugar en China.

En 1981 el gobierno chino estableció un programa que incitaba a cada ciudadano chino capacitado a plantar entre 3 y 5 árboles en el Oeste de China, que se corresponde al curso medio del río Amarillo (Yangt-sé) con la finalidad de crear un cinturón verde capaz de contener las enormes tormentas de arena que se forman a partir de esa zona, altamente explotada debido a la agricultura, y que afectan a ciudades como Beijing o Tianjin, pudiendo llegar a Corea o Japón. El financiamiento proviene del Banco Mundial.

http://spanish.peopledaily.com.cn/spanish/200303/13/sp20030313_62334.html

Hay otras grandes zonas donde se estima que la cantidad de bosques crece, por ejemplo el Caribe, dato que empujan solo unos pocos países: Cuba en este caso. Por su parte, el programa chino no está exento de problemas.

http://www.ecologiablog.com/post/1563/china-suspende-planes-de-reforestacion-para-dar-pioridad-a-la-agricultura

Pero aunque haya algunos países que estén financiando la recuperación de áreas forestales, estos datos apenas nos dicen nada sobre la realidad, y si nos basáramos solo en ellos tendríamos una imagen muy equivocada. Volvamos a Asia, pero miremos países como Indonesia o Malasia. Son los países con una mayor tasa de deforestación del mundo en proporción a su superficie. Cada año pierden casi un 1% de su superficie forestal, el doble de la tasa de pérdida en el Amazonas.

En realidad, solamente el 11% de la superficie forestal del planeta está en alguna forma protegida (espacios o parques naturales) pero la tala ilegal entre otras cosas hacen vulnerable a ese 11%.

Mirando cantidades, uno puede pensar que el problema no es grave, sobretodo si no tiene suficientes datos delante. Pero la pérdida de superficie forestal es solo uno de los muchos problemas vinculados a la deforestación, el más directo y visible. Ahora es cuando empezaremos a entender lo que realmente ocurre. Cuando se tala un área de bosque, muchas veces se hace a través de caminos o rutas previamente abiertas en un bosque y no desde sus linderos. Esto conduce a la fragmentación de la cobertura forestal. Esto va marcando y ampliando nuevos límites y es una amenaza para muchos animales e incluso plantas que no puedan reproducirse dentro de alguno de las zonas aisladas.

La fragmentación forestal no es para nada una cosa puntual: ocurre en todos los lugares y no solo en bosques sino también en otro tipo de ecosistemas, es complementario a la pérdida de área cubierta. El hecho del aislamiento reproductivo de las especies, que puede causar su extinción en áreas puntuales o la necesidad de espacio de muchos animales, con las mismas consecuencias, no es el único problema. La fragmentación altera las condiciones físicas del bosque: la humedad, la irradiación, las condiciones del suelo… Si se observan mapas coloreados según el tipo de bosques, se puede ver que la fragmentación es casi lo normal, aunque el área en cifras no cambie mucho, sí lo hacen las condiciones físicas y biológicas en ese área. En estos links pueden ver imágenes sobre los bosques en el mundo y en los Estados Unidos:

http://research.eeescience.utoledo.edu/lees/Teaching/EEES4760_05/Murcia95.pdf

http://www.epa.gov/mrlc/pdf/forest-factsheet.pdf

Posiblemente la fragmentación sea un problema tan grave o más que la pérdida de área. En gran parte se debe al desarrollo de las zonas urbanas y de los campos, pero también mucho a rutas, caminos o pistas forestales. Con un poco de detalle en un plano se puede ver la fragmentación.

Otro problema es la lluvia ácida, así llamada a la lluvia con un pH inferior a 5,6 por la presencia de ácido sulfúrico y ácido nítrico. La lluvia normal es solo ligeramente ácida, entre 6 y 7 de pH. Estos ácidos se forman a partir de gases emitidos por derivados del petróleo, desde las centrales térmicas a los coches, además de otras actividades industriales. Gases como el SO2 o los NOx se combinan en la atmósfera con los derivados de la degradación, por los rayos ultravioleta, del ozono, O3, que son O2 y O, átomo con electrones libres, y con el agua. La lluvia ácida es muy corrosiva para las partes blandas de las plantas y árboles, como las hojas. Pero, ya de por si grave, no es el único problema.

En el suelo los nutrientes, por ejemplo las “sales minerales” de los que se nutren todas las plantas a través de las raíces, están unidas a los coloides del suelo que son la arcilla y el humus, un coloide inorgánico y otro orgánico respectivamente. El humus son moléculas grandes y complejas que se derivan de la degradación de hojas, cadáveres, excrementos, madera y más elementos biológicos, que se unen entre sí y cumple un papel vital para el suelo. La arcilla son complejos de diversos silicatos que forman partículas de varios tamaños y permiten retener el agua y los nutrientes en el suelo debido a sus cargas iónicas. Sin estos coloides, los nutrientes simplemente se hundirían arrastrados por la lluvia o el agua subterránea y no estarían disponibles para las plantas. Cuando la lluvia ácida penetra en el suelo, los ácidos eliminan la capacidad del suelo de retener los nutrientes. A nivel químico, simplemente los protones de los ácidos disueltos en el agua sustituyen a los nutrientes, y la misma lluvia se lleva los nutrientes a capas inaccesibles y profundas. Esto se llama lixiviación. Los países más afectados por la lluvia ácida son los que más actividad industrial tienen: China, Estados Unidos, Europa… pero no es problema exclusivo ya que la lluvia ácida se traslada con los vientos a grandes distancias.

Otra de las bondades de la lluvia ácida es la liberación de metales pesados (plomo, mercurio…) del suelo, que normalmente no pasarían a los seres vivos ya que estarían bien retenidos. La llegada de ácido y el descenso del pH permite su captación por los vegetales y de ahí que puedan pasar a la cadena alimentaria.

Otro punto en contra es que muchas de las plantaciones forestales que el ser humano hace con fines comerciales o de repoblación, o bien son de una o muy pocas especies, o se hacen sin respetar el concepto de sucesión ecológica, lo que hace imposible generar un bosque en condiciones, capaz de sostenerse o de albergar especies. Quisiera pensar que en lugares como China lo están haciendo bien, ya que su objetivo es crear bosques en zonas casi desérticas y despobladas. Para que pueda existir un bosque con árboles grandes, el terreno ha tenido que ser colonizado por otras especies muy diferentes antes y el proceso puede durar muchos años. Primero llegan las plantas pioneras que suelen ser gramíneas anuales de rápido crecimiento y alta tasa reproductiva, adaptadas por ello a todo tipo de condiciones inestables y variables. Después el terreno es colonizado por plantas arbustivas. Solo al final pueden llegar los grandes árboles de crecimiento más lento. Si un terreno es alterado con mucha frecuencia, la pérdida de nutrientes llega a un límite en el cual un bosque ya no puede ser regenerado, y esto también puede ser causado por la erosión del suelo. Por ejemplo, en muchos terrenos que se talan para luego replantarse, pasa exactamente eso: la erosión y la lluvia se llevan los nutrientes. Por eso todas estas zonas requieren cantidades inmensas de fertilizantes y pesticidas.

Pero, ¿cuáles son las causas que han llevado al ser humano a explotar los bosques tanto más lejos de su capacidad de regeneración? Antes de nada, dar otro dato: 2.000 millones de seres humanos utilizan la leña o el carbón vegetal (madera a medio calcinar) como combustible, es decir, para 2.000 millones ese es el único combustible, con el que obtienen luz, calor etc… Aún así, la mayor parte de la deforestación va destinada a la producción de tres cosas:

– Campos para la agricultura o pastos para ganado.
– Fabricación de papel, cartón y derivados de la pulpa.
– Tablas de madera.

La fabricación del papel y derivados ha sido una de las principales fuentes de organoclorados al utilizar cloro en su fabricación. Además es muy contaminante. Un tercio de la madera extraída sirve para hacer papel.

La minería es otra de las causas de deforestación, y en general cualquier plantación ya sea destinada a agricultura, pastizales o producción de caucho. Las montañas son zonas especialmente afectadas, ya que al talar un bosque tropical húmedo apenas quedan nutrientes en el suelo. Las lluvias son tan intensas, que arrastran enseguida todos los nutrientes del suelo. Los grandes árboles se han adaptado para la retención casi inmediata de nutrientes a través de sus raíces. En estas zonas, una vez clareadas, es casi imposible crear un campo de cultivo: además de la falta de nutrientes, se reduce la evapotranspiración vegetal (las plantas liberan agua a través de sus estomas) y se reduce mucho la humedad del entorno. En estas zonas el destino normal es que se forme una sabana árida, semejante a la sabana de África.

Los bosques están siendo degradados no solo en superficie, sino por la cantidad de enfermedades que sufren, se debilitan y se fragmentan cada vez más. En ese entretiempo, unas 100 especies animales desaparecen cada día en el planeta (muchas de ellas de los bosques). Y esto es lo que creo más importante: aunque tengas en la mano un dato optimista sobre la cantidad de árboles, no se puede olvidar las condiciones de los bosques que quedan o se replantan.

bosque1

bosque2

bosque3

IMPACTO HUMANO: INTRO.

Todos sabemos que el ser humano con sus métodos de producción y su enorme gasto de recursos, junto con la gran brecha que hay entre unos seres humanos y otros en cuanto a nivel material y tecnológico de vida, está causando un impacto en el medio natural a un ritmo cada vez superior. Muchos ecosistemas valiosos están siendo degradados, y muchas especies perseguidas hasta el límite. Puede que esta sea la gran contradicción de nuestra época: mientras hemos hecho progresos impresionantes en tecnología y en generación de bienes y servicios, destruimos a la naturaleza de la que dependemos para generarlos. Mientras se producen alimentos de sobra para toda la población, a pesar de que la población crece rápidamente, hay cerca de 1.000 millones de personas que no alcanzan a tomar suficientes alimentos para subsistir y mantenerse saludables. En mi opinión lo que causa esto es el modelo económico que gobierna todo el planeta, lo que pienso está en el post LA MENTALIDAD CAPITALISTA por lo que no voy a ser crítico con la situación en estos mensajes, lo que intentaré hacer es un estudio sobre cómo estamos impactando en el medio natural y los problemas que esto nos puede traer, porque hay una verdad que no creo que nadie pueda negar: si seguimos con este estilo de vida, pronto no habrá suficiente agua, ni suficiente tierra fértil. Estamos destruyendo los bosques, los océanos, los suelos y alterando o agotando las fuentes de agua dulce, las fuentes de nuestras propias vidas. Puede que usted se sienta protegido al vivir en una ciudad bien abastecida de todos los recursos, pero es solo cuestión de tiempo que los efectos de nuestro impacto empiecen a percibirse aún más que hoy. Pienso que hay soluciones y que es una lucha que hay que dar, una vez que desempañamos nuestras lentes de las amenazas inevitables que se difunden desde los medios de comunicación como si fueran el fin del mundo: por ejemplo, el cambio climático (si van al post LAS AMENAZAS DEL CLIMA, verán por qué digo esto).

Un dicho japonés dice: “Un alma sin respeto es una morada en ruinas. Debe ser demolida para construir una nueva“. La especie humana como conjunto, ha perdido el respeto por la naturaleza: por los ríos, o por las otras especies a las que antes consideraba sagradas (y no por eso intocables). Esta sensación de profundo respeto por el medio natural, que está en la base de todos los mitos y creencias, no era algo antiguo y fantasioso, ni era simplemente temor a lo incontrolable y desconocido. Es algo que deberíamos recuperar, si no nunca podremos combinar la necesidad de aprovecharnos de la naturaleza con la de mantenerla.

Pero sin más voy a meterme en aspectos concretos de la explotación que ejercemos sobre el medio a pesar de que tenemos más conocimientos y técnicas que nunca para evitarlo, y como siempre ojalá que se formara un debate abierto o que aporteis más información los que leeis este minúsculo blog.

MECÁNICA Y… AGUA.

Se ha debatido mucho sobre la posibilidad de que se pueda utilizar el agua como combustible. Sería baratísimo y una idea explosiva de ser cierta, millones de personas se acogerían a eso, dejando de pagar por su combustible habitual, el petróleo. Un cambio enorme que haría tambalearse a uno de los más poderosos negocios del mundo, suponiendo que el mecanismo para utilizar el agua no fuera muy exigente y que valiese casi cualquier tipo de agua: desde agua del grifo hasta aguas residuales o agua oceánica. Viéndolo así, cabría esperar que se hubiese dedicado todo el esfuerzo posible a investigar la posibilidad de que el agua pueda aportar energía para mover un motor, y ha sido así, ha habido varios intentos de realizar este proyecto. La verdad es que el funcionamiento de un motor a partir del agua no es validada por la comunidad científica, que rechaza de plano esta posibilidad, pero no deja de ser interesante investigarlo, así que vamos a ver qué ventajas y qué dificultades tiene.

El motivo por el que la ciencia rechaza que se pueda usar el agua, formada por un átomo de Oxígeno y dos átomos de Hidrógeno, como combustible es por la necesidad de aportar una energía, concretamente eléctrica, para separar los dos componentes y obtener de este modo el gas hidrógeno H2 (H-H) y el oxígeno O2 (O=O). Una vez obtenido el gas H2 este podría ser quemado junto con aire u O2 para generar el movimiento de un motor como los convencionales. Se estaría usando así el Hidrógeno como se usa la gasolina o el diésel, para mover un motor con cámaras de combustión en el interior de cilindros donde se moverían unos pistones que comprimirían la mezcla haciéndolo arder, generando así la energía para mover el vehículo, tal como sucede con la gasolina. Al parecer, usar Hidrógeno se ajusta mejor a un motor Diésel puesto que este gas no necesita una chispa ni produce detonación, al igual que con el diésel.

La otra posibilidad es cambiar el motor de combustión interna por un motor eléctrico, y alimentarlo con electricidad obtenida del hidrógeno. El motor eléctrico en breves funciona por medio de imanes y en el principio de que los polos distintos (sur-norte) se alejan uno del otro. Tiene un imán permanente (es decir, un material de propiedades magnéticas que no necesita ser inducido) que está fijo y se llama estátor. Luego tiene otro imán que no es permanente, sino que se activa sólo cuando es inducido por medio de una corriente eléctrica a su alrededor. Es decir, es un electroimán, que tiene una pieza central metálica, y un solenoide de un material conductor arrollado en torno a él. Solo cuando la corriente pasa a través del conductor que le rodea, es que cobra propiedades magnéticas, con sus polos S y N. Este electroimán consta de otras piezas, que, por supuesto, lo mantienen en una determinada posición permitiéndole el movimiento giratorio de dar vueltas sobre si mismo, sin mover su posición. El movimiento giratorio del electroimán se comunica a otras partes del vehículo a través de unas piezas que forman la “flecha” (en el motor de combustión interna esas piezas son la biela, el cigüeñal, la caja de cambios etc…).

Hay dos formas de producir electricidad para alimentar el motor eléctrico. Una es mediante una batería, que es la forma que usan casi todos los coches o vehículos eléctricos así como los híbridos hoy en día. Una batería puede ser recargada con corriente alterna es decir “con el enchufe de tu cocina” o más propiamente, de tu garaje, pero también se propone, para el futuro, una “carga rápida” con una intensidad de corriente superior, que sería el equivalente de repostar el coche de gasolina. Un buen negocio para las compañías eléctricas, sin duda.

La otra forma es mediante las llamadas “pilas de combustible” que es lo que usarían los coches de hidrógeno (hablando de coches como de aviones, barcos, cambiones o naves espaciales). La diferencia con una batería es que la pila de combustible necesita un aporte continuo de ese mismo combustible, que puede ser hidrógeno, etanol… En general, cualquier sustancia capaz de ceder electrones en uno de los electrodos para luego recuperarlos en el otro electrodo y eliminarse como un residuo. Por ejemplo, el hidrógeno solo produciría vapor de agua como residuo al combinarse con el oxígeno del aire, es por eso que se lo considera un motor ecológico.

fuelcell_1.jpg

Ese sería el funcionamiento de una pila de hidrógeno. Unos conductos llevarían el H-H hacia el ánodo, donde habría un catalizador, necesario para producir la reacción química, en este caso la oxidación del hidrógeno para que pierda sus electrones. Ese catalizador, suele ser platino por simple cuestión de eficiencia. Los electrones que el hidrógeno le cede al ánodo son llevados a través de él al circuito externo donde forman parte de la corriente eléctrica. Esta dará energía a distintos aparatos como el motor eléctrico entre otros. En el cátodo, hacia donde es conducido el O=O o bien aire, con un porcentaje de O=O del 21%, llegan los protones H+. Esos protones vienen de la primera reacción y pasan a través de una membrana llamada también electrolito hasta el cátodo, donde hay otro catalizador diferente que combina los protones con el oxígeno para formar agua.

Como se vio, el hidrógeno genera electricidad por si mismo, sin necesidad de un aporte externo. Como combustible, es 2,5 más potente que la gasolina. En otras palabras, genera 2,5 veces más energía por unidad de masa que la gasolina. Pero aparecen dos preguntas clave. La primera es de dónde se puede obtener ese hidrógeno, y la segunda cómo almacenarlo siendo un gas tan ligero de peso. Sobra decirlo: hoy por hoy, casi todo el gas hidrógeno es formado a partir de petróleo o gas natural. El proceso de producción y extracción de HH a partir del metano (elemento básico del gas natural) es un poco complejo, pero lo que se hace es combinarlo con vapor de agua a gran temperatura, lo que requiere mucha energía. Se separa así el CO o el CO2 de todo el HH. Aunque soy partidario de que expulsar a la atmósfera el CO2 producido en este proceso no tiene consecuencias para el clima, y es lo que siempre se ha hecho, liberarlo, ahora al parecer se hacen esfuerzos para capturar ese CO2.

Ahora llegamos al tema. La otra forma de producir HH gas es a partir del agua, mediante electrólisis. Para hacer la electrólisis hace falta que el agua conduzca la electricidad, cosa que es muy difícil que haga el agua pura destilada, ya que lo que da conductividad eléctrica al agua son las sales e iones que contiene. El agua marina conduce la electricidad un millón de veces mejor que el agua destilada. Por eso en procedimientos industriales siempre se añade un electrolito, que puede ser cualquier sal, ácido o base, aunque evidentemente siempre hay unos mejor que otros, como el sodio o el potasio.

La electrolisis del agua, como la de cualquier otro material (como una sal metálica) siempre requiere una energía externa. Esta es la principal piedra en el camino de crear motores que funcionen con agua, o al menos la principal crítica de la comunidad científica, que por lo general da por zanjado el asunto. Pero, de vez en cuando se dan avances en esta dirección, por ejemplo se descubren nuevos catalizadores para obtener Hidrógeno del agua.

http://bitnavegante.blogspot.com.es/2010/05/descubren-nuevo-catalizador-de-metal.html

Obviamente, aunque se reduzca la cantidad de energía o el precio del catalizador, eso no significa que el sistema de un motor movido por hidrógeno extraído del agua sea viable, porque siempre habría que aportar una energía eléctrica para la electrolisis del agua y luego otra, la de la pila de hidrógeno, que alimente el motor eléctrico. Sin embargo parece que se han conseguido crear motores tanto de cilindro como eléctricos que funcionan con el hidrógeno extraído del agua. Pongo algunos enlaces, tal vez sean ciertos o quizás todos sean un fraude. Sin embargo, de uno de los modelos, el llamado motor Pantone, sí parece haberse mostrado la eficacia y hay varios funcionando en Francia y en otros lugares. Pero hay modelos que van más allá y se basan excusivamente en agua, sean ciertos o no. Aunque personalmente no lo he comprobado, si se jactan de haber ido a la Luna, o de haber llevado el Curiosity a Marte, ¿tan difícil sería de superar este reto de usar el agua? No lo veo más difícil que otras muchas cosas que la ciencia ha conseguido hacer. Lo que hay es una confusión que impera en todo internet, y es que se puede hacer funcionar un vehículo a motor con agua con “energía libre” es decir que nunca requeriría nuevos aportes de energía pero creo que ninguno de los modelos, ni el de Stanley Meyer ni otros (repito, no sé si son ciertos o no) se basan en ese principio de la energía infinita. En fin, a nivel personal rompo una lanza por los motores a agua, pero me gustaría saber qué pensáis y si podeis añadir alguna información al respecto. Dejo unos enlaces.

http://www.youtube.com/watch?v=Nz1NR0qNMW0

Este video tiene 3 partes es una entrevista a Stanley Meyer, el caso más conocido que inventara un coche movido exclusivamente con agua. El modelo funcionaría con un mecanismo llamado “célula o pila de combustible de agua” (Water Fuel Cell). No tiene nada que ver con energía infinita como dice Wikipedia, sino al parecer con un proceso distinto a la electrolisis, que es la voltrólisis del agua. Lo estudiaré para ver si puede ser funcional o no.

Aquí está un señor filipino, Daniel Dingel, que muestra cómo puede utilizar el agua como combustible y convertir coches de diferentes marcas mediante procedimientos relativamente sencillos.

El programa “Cuarto Milenio” donde hablan del motor de agua inventado por Arturo Estévez Varela, que inventó un motor de hidrógeno, que podía extraer el hidrógeno del agua gracias a un material hoy desconocido (los medios dicen que es boro, pero también que Estévez Varela no lo reveló).

http://pantone23.blogspot.com.es/2011/03/amplia-estos-planos.html

Por último el motor Pantone que funciona con hasta el 80% de agua y el resto diversos aceites o grasas comunes, por ejemplo. No es exactamente un motor de agua, sino una transformación del motor de combustión interna que reduce mucho la contaminación.

Ah y casi se me olvida un modelo sacado recientemente por una empresa japonesa, Genepax, que al parecer funciona perfectamente. Da para darle una posibilidad.

POSTDATA (6-9-2012): La reacción entre el sodio metálico en estado neutro y el agua produce una reacción exotérmica que no requiere un aporte de energía ni calorífica ni eléctrica, y libera hidrógeno gaseoso. La reacción que se produce es esta:

2 Na + 2 H2O ——> 2 NaOH + H2

Esto se produce porque los metales alcalinos (litio, sodio, potasio…) son muy reductores y reaccionan muy fuertemente con el agua, separando los átomos de hidrógeno del agua y cediendo sus electrones para que se forme el gas hidrógeno. ¿Es posible que fueran esas las misteriosas piedras del motor de Estévez Varela? El único inconveniente de esta reacción es que es muy inestable y violenta, pero es espontánea y libera energía en vez de requerirla. Hay bastantes vídeos en la red que enseñan esta reacción pongo aquí uno (lo que se ve arder no es otra cosa que el hidrógeno formado):

GLACIACIONES

Voy a escribir sobre las glaciaciones que ocurrieron en el Pleistoceno porque me parecen una prueba contundente de que el co2 no es lo único que afecta a la temperatura de la Tierra, y aunque esté probado que retiene radiación infrarroja (lo cual creo), no conozco ninguna prueba de que un ligero aumento de concentración en co2 pueda subir varios grados la temperatura. Ya que si esto es cierto, eliminamos sus efectos colaterales como la emisión de los clatratos de metano almacenados en el océano, o una mayor evaporación del agua. En el post de AMENAZAS DEL CLIMA dije que la teoría solar me parecía más auténtica pero eso no es lo que dice la gran mayoría de científicos, aunque sí algunos. Aparte, muchos miembros del IPCC no son científicos. Ya que me opongo al criterio de mucha gente mejor preparada, voy a poner mis dudas.

Ha habido cambios muy rápidos de la temperatura en el pasado muy reciente del planeta.

Las cuatro grandes glaciaciones del Pleistoceno son la de Günz, Mindel, Riss y Würm. Ha habido otras muchas a lo largo de la historia de la Tierra, pero en este período, que abarca desde hace 1,7 millones de años hasta hace 10.000 años, cuando la última glaciación se retiró (la de Würm) se sucedieron a un ritmo mayor de lo que venía siendo habitual por los llamados ciclos de Milankovitch y además fueron de gran intensidad (es decir, los hielos y glaciares ocuparon una gran extensión desde los polos hacia latitudes bajas). Como digo, se sabe que esto ha ocurrido otras ocasiones en la historia geológica de nuestro planeta.

Se caracterizan porque se alternaban épocas frías, en las cuales los hielos avanzaban mucho, y épocas cálidas (o interglaciares) en los que se derretían y retiraban. Además, los períodos de glaciaciones sucesivas pueden asimismo dividirse en estadios e interestadios según la temperatura del planeta, que condicionaba su dinámica.

megavolcan-y-la-tierra-bola-de-nieve-186711-1.jpg
Desde luego, estos cambios climáticos afectaban a la vida (fauna, flora…) y fueron muy importantes para la evolución del género humano. En épocas frías las manadas de renos y otros animales adaptados al frío, como los mamuts, descendían en latitud, lo que era favorable para el hombre, por ejemplo, del Neandertal. El Homo sapiens sapiens, o sea nosotros, también aprovechamos épocas cálidas para atravesar territorios con facilidad, y en una época cálida fue que salimos de África, hacia Asia y Europa, hace 160.000 años aproximadamente. En épocas cálidas las manadas de renos y otros animales retrocedían, persiguiendo el frío al que estaban adaptados.

La glaciación Würm, que fue la última, fue la que abarcó una mayor extensión, puede decirse que aplastando (véase el principio de isostasia) todo Cánada y Estados Unidos. Los hielos cubrieron Gran Bretaña y llegaron a Alemania y Polonia. Los grandes lagos (Erie, Ontario, Michigan…) de Estados Unidos-Canadá ocupan ahora las grandes fosas que estas masas blancas excavaron durante su retroceso. La Würm comenzó hace unos 100.000 años y su máximo extensión la alcanzó hace 18.000. Se retiró hace 10.000 años, dando comienzo al período Holoceno en el que vivimos hoy.

LAS AMENAZAS DEL CLIMA

LAS AMENAZAS DEL CLIMA

El mundo está sometido a una gran presión, y también, aunque no lo sepan, cada una de los seres humanos. O al menos, ese es el regusto que se te queda después de ver un telediario, leer el periódico o oír un programa informativo de la radio. Ese panorama también lo confirman los políticos, pues todos parecen coincidir en esto junto a la comunidad científica. La especie humana es muy poderosa, pero no puede evadirse de sus grandes intereses egocéntricos ni sobrepasar los límites que impone la naturaleza, opuesta por norma al progreso de la humanidad, al avance de la tecnología y al crecimiento exponencial de la población. Según algunos autores, el ser humano es una especie plaga, de modo que su tasa de crecimiento va acompañada de la destrucción y el agotamiento de los recursos naturales (de hecho, la tecnología solo permite llegar más lejos antes del desastre, de la caída al abismo).

Lo que ocurre es que la humanidad no puede evitar algunos daños colaterales en su camino a la prosperidad y el bienestar de todos. Siempre surgirán potencias enemigas, hoy llamadas terroristas, por lo que la existencia de conflictos bélicos es positiva a largo plazo (las guerras son un mal menor). Es imposible evitar las crisis económicas, por lo que cabe aceptar que haya períodos en los que aumente la miseria, se limiten los servicios públicos y hasta los derechos de un pueblo. El peso de la responsabilidad cae directamente sobre aquellos que más tienen, o que conservan un buen nivel de vida, sin lujos, sobre todo si la crisis es muy fuerte. Otra de las fuerzas incontrolables que está despertando el ser humano, y que parece cernirse sobre el planeta como un cúmulo de desgracias, es el recalentamiento excesivo de la atmósfera, de hasta seis grados Celsius, y que se debe al consumo de combustibles fósiles, emisiones industriales y diversos contaminantes generados en su mayor parte por la actividad humana. Hago una pequeña lista de las consecuencias que puede ocasionar ese calentamiento:

  • Enormes incendios en el hemisferio Sur.
  • La peor hambruna y sequía conocidas en África
  • Cambios en la localización de los bosques y pérdida de área (en millones de hectáreas) en Estados Unidos y Canadá.
  • Aumento en intensidad y frecuencia de eventos climáticos extremos como los huracanes, tifones y monzones.
  • Inundaciones debido a cambios en los patrones de lluvias.
  • Subida del nivel del mar de entre 18 y 59 cms. A finales del siglo XXI. Esto incluye ciudades costeras como Alejandría, Shangai, Bangkok y Holanda.
  • Pérdida dramática de especies biológicas en medio terrestre y de agua.
  • El Amazonas ardería y se convertiría en una sabana árida si el aumento de temperatura es suficiente.
  • Caída en la producción de alimentos y en la agricultura dependiente de las lluvias, debido a la escasez de agua dulce (hasta un 50% en el 2020).
  • Aumento de las plagas y de enfermedades causadas por parásitos.
  • Caída de la producción pesquera y ganadera.
  • Aumento de especies invasoras.
  • Mayor contaminación del aire por mayor presencia de partículas y ozono troposférico (que causa muertes por enfermedades pulmonares).
  • Los suelos serían menos fértiles y habría más deslizamientos de tierras.

Estos son los peligros principales, y uno no tiene que pensar mucho para darse cuenta de que, según la teoría de que todo esto puede ser consecuencia de un calentamiento de la atmósfera y que a éste lo causa toda la humanidad al consumir el petróleo, el gas natural y determinados productos en cuya fabricación se liberan compuestos químicos que aumentan ese calentamiento, todos compartimos la culpa, y nada mejor para abrir la mente que sentirse culpable. Cada vez que ocurra alguna de las cosas de la lista anterior, habrá que sentirse culpable. Todos los medios así parecen indicarlo, los científicos más célebres piden a la humanidad que ahorre en consumo, que disminuya su tasa de emisiones de CO2. Algo contradictorio, ya que justo a continuación puedes empaparte de publicidad encendiendo el televisor o abriendo alguna revista, ofreciéndote cambiar de coche, un nuevo ordenador, etc. Aunque también se ofrece en el mercado elementos considerados más ecológicos, como bombillas de bajo consumo, o un filtro para la ducha, que pueden quitarte un poco de culpabilidad.

Todo parece una añagaza para hacer caer el peso de la culpa sobre cada persona individualmente, por el mero hecho de consumir. Me niego a creer que toda la humanidad comparta la responsabilidad de todo lo que aparece en la lista de arriba, en forma proporcional a su consumo de petróleo aproximadamente. Sería absurdo creer que sólo hay un único factor, como si fuera la decisión implacable de un dios, que sea la causante de todo eso. Esto me parece una buena jugada en el sentido emocional de repartir la patata caliente entre las manos de todos los habitantes de este planeta, incluso aquél o aquélla que ni siquiera tiene acceso al agua potable diaria puede ser considerada culpable por haber nacido. La “lujuria”, el crecimiento de la población es junto a las emisiones de CO2, la otra gran fuente de desgracias. En otra fuerza imparable e inevitable, el instinto de reproducirse, puede estar la culpa de que el mundo se suma en una serie de catástrofes. Hay algo que no cuadra y es el inmovilismo, la incapacidad del ser humano para afrontar esas complicaciones, considerando que las predicciones del IPCC sean ciertas. Aún siendo ciertas, muchos de esos efectos los causa el ser humano, no el clima global.

En su día me entusiasmó el documental de Al Gore, una verdad incómoda. La publicidad fue muy buena, dio a mucha gente un fuerte impacto de veracidad, de impecabilidad, y de culpabilidad. Si bien es cierto que los problemas que aparecen en la lista no son imposibles y de hecho algunos ya se están desarrollando (pérdida de especies, desaparición del Amazonas, caída de la producción pesquera etc…) el argumento del calentamiento global no deja de ser una excusa peregrina

Lo cierto es que ha habido otros calentamientos y enfriamientos anteriores a la revolución industrial, uno de esos calentamientos ocurrió en la Edad Media, especialmente notorio en el siglo X. Y aunque no es sobre ello que quería tratar este texto, la teoría de que el CO2 y otros gases como el CH4 (el metano) medidos en ppm. (partes por millón) pueden aumentar la devolución de radiación infrarroja emitida por la superficie de la Tierra de vuelta a la misma, en proporciones que modifiquen la temperatura del planeta, está muy discutida. La cantidad de CO2 en la atmósfera es escasa, concretamente 387 ppm según mediciones del Observatorio de Mauna Loa en Hawaii. Esto equivale a un 0’038% del total de la atmósfera si es que se puede comparar el conjunto de gases que contiene (por ejemplo de oxígeno tiene un 21%, de N2 un 78% etc…) y si el CO2 se distribuye exactamente igual en toda la troposfera y no varía con el tiempo.

Sobre eso último, es interesante saber que el CO2 está siendo intercambiado continuamente entre la atmósfera y el océano, es liberado por seres vivos que respiran y captado por los fotosintéticos (ya sean cianobacterias, algas, vegetales u otros) y que la liberación o captación de CO2 del océano (precisamente el mayor reservorio de CO2, contiene 50 veces más que la atmósfera, aunque en forma de ión bicarbonato especialmente) depende de la temperatura. Un aumento de temperatura liberaría más CO2 por parte del océano y en tal caso, ¿no sería posible que la temperatura al subir globalmente libera más CO2, y no al revés? ¿Es el CO2 un gas realmente preocupante? Evidentemente, el ser humano emite más CO2 a la atmósfera eso es indudable. Lo que yo me planteo es si eso tiene algún efecto en el clima.

ocean_carbon_cycle._credit_456.jpg

Hay una teoría alternativa, que podría tener sentido. El Sol atraviesa por ciclos variables de actividad en su superficie. A veces se producen cambios muy grandes en el campo magnético que originan las manchas solares, que se ven como pequeños puntos en el Sol, pero que tienen el tamaño de cualquiera de los ocho planetas o cuerpos celestes del sistema solar, exceptuando al propio Sol. Esas alteraciones del campo magnético hacen que bulla mucha más energía calorífica hacia ese punto. Pues se sabe que estos cambios son cíclicos, a veces el Sol libera más energía y otras menos. La solución está en conocer cómo de grandes son las variaciones de irradiación solar total durante esos cambios de actividad del Sol, y cuál es la sensibilidad del clima a esos cambios. Se puede imaginar que es grande, ya que el clima es consecuencia directa de la energía solar.

El IPCC estima que la influencia existe pero es muy pequeña.En este documento (página 107).

http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar4/wg1/ar4-wg1-chapter1.pdf

Sin embargo, si eso es cierto debemos suponer que su influencia fue igual de pequeña en el pasado (por ejemplo la época cálida medieval del siglo X y la pequeña edad del hielo que la siguió en el siglo XIV o las glaciaciones del Pleistoceno). Y tendríamos que considerar que la influencia de los gases de efecto invernadero fue igual de importante en el pasado reciente incluyendo el Pleistoceno. En tal caso, ¿cómo se puede afirmar que es sólamente el factor humano, si la naturaleza por si misma produce grandes variaciones climáticas? Y también habría que preguntarse a qué se debieron las supuestas variaciones del CO2 en el pasado. ¿Quizás el Sol influye en el aumento de la concentración de CO2 por su liberación desde el Océano, causando más incendios o incrementando la tasa metabólica de los seres vivos? Si la teoría del CO2 y otros gases es cierta, que no se aplique sólamente al período actual sino también al pasado. Y es que al hacerlo, la teoría parece estar coja, no se mantiene en sus conclusiones (me explico: en el pasado no se liberaron los combustibles fósiles ni había tanta polución del aire, si le damos crédito al IPCC otros motivos tendrían que haber causado variaciones de gases de efecto invernadero, ¿erupciones volcánicas, incendios? En tal caso, no puede afirmar el IPCC que esos factores no son influyentes, ¡y eso es exactamente lo que afirma! ).

Lo que quería tratar aquí de todas formas es de quién puede ser realmente la responsabilidad todo lo arriba mencionado. La lista está basada en estimaciones del IPCC, el cual forma parte de la ONU y que no realiza sus propias investigaciones, sino que selecciona a dedo la información en la que basa sus conclusiones, entre la literatura científica o entre científicos de contribución voluntaria según explica Wikipedia. Eso me llama mucho la atención sobre este organismo. La lista tiene cosas para las que, me parece, el ser humano se las basta y sobra. Por ejemplo, la destrucción de los hogares de millones de especies de animales, plantas y hongos. En el caso del Amazonas, basta con informarse un poco de que es la tala lo que ha destruido ya un gran porcentaje de terreno de selva. Recomiendo este enlace:

http://www.rel-uita.org/old/ambiente/La%20Destruccion%20Amazonia.htm
cambodia-logging-2.jpg

Llevémonos la madera antes de que el fuego destruya el Amazonas, aunque sea ilegalmente. Hasta un indígena lo entendería…

El hambre es la otra consecuencia que me impacta ver ahí. Casi todo el mundo piensa que eliminar el hambre es una utopía, personalmente, yo lo que no entiendo es cómo puede haber alguien hambriento. La inmensa mayoría de la población no vive en desiertos, e incluso en algunos desiertos muy áridos la gente encuentra alimento. Aunque la verdad es de sobra conocida: el saqueo de los recursos y el predominio de determinados intereses antes que su uso por las diversas poblaciones locales, es lo que causa el hambre en el planeta. No el cambio climático, que ninguna culpa tiene me parece. Si lo que se busca es aumentar la producción de alimentos, lo que conviene es luchar contra la sobreexplotación de ecosistemas, los monocultivos, la dependencia del petróleo para producir, tan brutal, en el mundo de hoy, o la destrucción de los suelos. Se puede producir mucho más de lo que la gente necesita para consumir, de hecho la industria, las grandes ciudades, hacen enormes derroches de comida, con grandes desperdicios y desechos. En cuanto al agua dulce, son las técnicas agrícolas modernas ineficientes (no las tradicionales, que son las más eficientes en general, pensemos en las terrazas incas por ejemplo) las que hacen el mayor derroche de agua. Otro motivo de que haya carencia de agua no es la falta de lluvias, sino su envenenamiento por residuos industriales o urbanos.

El aumento de las plagas se puede combatir diversificando los cultivos, aprovechando las condiciones locales de cada terreno (por tanto, una producción más local) y con lucha biológica y no química contra las plagas. Porque contra la lucha biológica las plagas no puedes adquirir resistencia genética, tendrían que evolucionar pero ese es un proceso mucho más lento que la selección del uso de pesticidas, que es casi en un parpadeo.

Personalmente, no me parece bien utilizar los transgénicos para combatir las plagas si hay otros métodos.

Incendios, ¿solo en el hemisferio Sur? Eso sí que es raro. Occidente tampoco puede hacer mucho contra los incendios, o por predecir cuál será la próxima zona en arder.

En resumen, habría que preguntarse si la industria tiene auténtica necesidad de destruir el medio ambiente para poder mantenerse y si es bueno un sistema económico en el que la obligación de ser solvente y competitivo en el mercado mundial se impone a las necesidades de la población humana. Decir que el ser humano es egoísta por reclamar una mejora en sus condiciones de vida no es solo autoritario, sino que es lo contrario de lo que muchos consideran un progreso. Se ha impuesto un modelo muy agresivo en la economía del mundo, las reglas de la economía se hacen inevitables como si fueran parte de la misma realidad, es decir, como si fueran verdadera ciencia. Un modelo que destruye alternativas y posibilidades (al contrario que la ciencia, que las abre cuando son necesarias) y que no admite cambios cuando las cosas no van bien, es algo que quizás debería ser eliminado y no solo modificado.