Destacado

CÓMO HACER FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN.

La globalización que para algunos es un progreso lógico de los seres humanos, al haberse inventado nuevas tecnologías de comunicación, es en realidad un proceso de uniformización de toda la especie y una centralización del poder mundial en muy pocas manos. Que se haya inventado internet, es lo único que lo hace parecer un presagio de mayor libertad, ya que lo cierto es que Internet nos ha abierto las puertas a muchísima información valiosa. Por lo demás, es un grave peligro para todos nosotros, y una auténtica amenaza a nuestra supervivencia y a nuestra libertad a todos los niveles. Cada día estamos más controlados y vigilados, y cada vez más las raíces culturales de cada pueblo son atacadas y destruidas. Mediante las crisis económicas, los distintos países son endeudados y sometidos a chantajes cada vez mayores. Con un sistema legal globalizado, cada día nos distinguimos menos, para acercarnos al prototipo del «ciudadano global».

Para todos los que conozcan el mal que esto supone para el mundo, o se lo puedan imaginar, os dejamos con una lista de cosas que cada uno por nuestra cuenta podemos hacer para hacer frente a la globalización.

  1. No ver la televisión, o al menos desconfiar de todo lo que salga a través del aparato, incluidos los disidentes fabricados. La televisión es el principal medio de transformación psicológica de la población para adaptarnos al modo de pensar y ver el mundo de los intereses globalistas, junto al sistema escolar.
  2. barra

  3. No leer la prensa globalista, o al menos desconfiar de cualquier información que den y mirarla con ojo crítico. En España, todas las vinculadas al grupo PRISA y en general las más vendidas (El País, el Mundo, ABC, La Razón…).
  4. barra

  5. Sacar el dinero de los bancos, y conocer cómo funciona realmente el sistema de la usura y la deuda.
  6. barra

  7. Conoce la historia de tu nación, así como los hechos que han ido conduciendo a la globalización actual. Sé consciente de lo original y única que es la cultura de tu país, y de los grandes escritores, científicos, arquitectos, músicos, pintores, etc, que ha habido.
  8. barra

  9. Defiende la legalización del homeschooling (educación en el hogar, crianza sin escuela) en tu país. Es necesario combatir el dogma de que si no pasamos por la escolarización “no estaremos preparados para el mundo” o permaneceremos en la ignorancia, pues justamente lo contrario es la verdad. La escuela es un medio de adaptarnos al mundo globalizado y su degradante estilo de vida.
  10. barra

  11. Todo lo que consumas, que haya sido producido localmente, o al menos a nivel nacional.
  12. barra

  13. Reduce todo lo que puedas tu consumo de plástico.
  14. barra

  15. Conoce tus verdaderas raíces culturales, es decir, lo que llaman el paganismo en Europa o en otras partes del mundo (en Estados Unidos serían los indios americanos, en África los pueblos tradicionales y costumbres ancestrales).
  16. barra

  17. Investiga la negativa influencia del cristianismo en el mundo. El cristianismo ha sido la empresa multinacional con más éxito de la historia, y ha ido suplantando las culturas originales de los pueblos allí donde ha ido, junto con su hermanastro de origen igualmente judío: el Islam.
  18. barra

  19. Investiga con imparcialidad ambos bandos de la segunda guerra mundial, las potencias del Eje y los aliados. Solo nos han contado el punto de vista de los vencedores, pero ¿y el de los vencidos?
  20. barra

  21. Investiga quiénes manejan las grandes empresas, medios de comunicación, Banca, con nombres y apellidos.
  22. barra

  23. Se lo más autosuficiente posible: estudia todo lo que puedas sobre construcción, fontanería, electricidad, agricultura, artesanía, etc.
  24. barra

  25. Huye del entorno urbano para vivir en el campo, rodeado de naturaleza.
  26. barra

  27. Lee autores críticos con la sociedad actual (recomiendo especialmente a Iván Illich).
  28. barra

  29. Conoce el origen del actual sistema legal y el verdadero significado de las palabras usadas en el lenguaje legal.
  30. barra

  31. Ten criterio propio sobre todo tipo de temas.
  32. barra

  33. Sigue tus principios y un estilo de vida que elijas tú mismo por motivación propia.
  34. barra

  35. No te adaptes a los demás por miedo a la soledad, al rechazo o por ambición.
  36. barra

  37. Rodéate el máximo de tiempo de personas afines: ¡no te aísles!
  38. barra

  39. No consumas ningún fármaco a menos que sea imprescindible (ejemplo: la insulina de un diabético tipo I).
  40. barra

  41. No votes: realmente no existe una solución política actualmente. Si decides votar, vota a partidos que hablen de los perjuicios de la globalización y que tomen medidas antiglobalistas.
  42. barra

  43. No vayas en contra de la corriente: ¡sal de ella en su lugar!
  44. barra

  45. Aprende todo lo que puedas mediante la experiencia.
  46. barra

  47. No consumas drogas, salvo con un uso puramente terapéutico (ejemplo el cannabis para ciertas enfermedades como la fibromialgia). Evita usarlas de forma recreativa o por adicción, incluido el alcohol, el café o el chocolate.
  48. barra

  49. Ayuda a proteger la naturaleza siempre que puedas, por todos los medios posibles, incluido generar conciencia en los demás.
  50. barra

  51. Lleva una dieta sana: la mejor es la paleolítica, pues es la que han llevado nuestros ancestros durante cientos de miles de años. En especial evita alimentos procesados industrialmente.
  52. barra

  53. Haz deporte. Desplázate andando o en bici siempre que puedas hacerlo.
  54. barra

  55. No gastes dinero en cosas innecesarias: ahórralo para una vida autosuficiente. El dinero es tiempo de tu vida dedicado a un trabajo.
  56. barra

  57. Aprende sobre la influencia de los nutrientes en la salud, y sobre plantas medicinales.
  58. barra

  59. Vive sin bienes materiales innecesarios: plantéate si puedes vivir sin algo, y si es así, no lo tengas.
  60. barra

  61. Haz que tu vida persiga fines elevados: no caigas en la mediocridad o en la pereza.
  62. barra

  63. No te dejes espiar por móviles, ordenadores, redes sociales, etc. Evita meter micrófonos y cámaras en tu hogar. Mantén tu privacidad a salvo.
  64. barra

  65. Elabora por ti mismo todos los productos de uso cotidiano que puedas (o para venderlos).
  66. barra

  67. Ayuda a otras personas a salir adelante, siempre y cuando te lo puedas permitir u obtengas a su vez algo a cambio (apoyo mutuo).
  68. barra

  69. Escucha buena música que alimente el corazón, y no la basura industrial que tanto se oye actualmente.

COVID-19: UN DISCURSO PARA ESTABLECER UNA DICTADURA.

Conseguir el control masivo de la población no es nada fácil, hace falta que la población lo entienda como necesario y positivo. Así lo estableció Aldous Huxley en su obra ‘El Mundo Feliz’. Aquel hombre fue quien realmente acertó en lo concerniente a la forma en que la globalización conseguiría dominarnos en un futuro no muy lejano. La dictadura no consistiría en la opresión de unos pocos contra el resto, ni sería vista como algo malo, más bien todo lo contrario: los habitantes del planeta se convertirían en activos partidarios y defensores del poder de quienes les gobiernan. No sé si podéis notar alguna semejanza con lo que estamos viviendo en estas fechas, por lo que os animo a indagar un poco en lo que está pasando por si algo por casualidad os resuena.

Este invierno ya se han corroborado las sospechas que manteníamos en el blog. En el artículo: LA CAZA CONTRA LOS NO VACUNADOS HA COMENZADO decíamos que de cara al invierno habría dos posibles escenarios: el primero que gracias a la vacunación masiva todo volviese a la normalidad, el segundo que algo provocase la continuación de la situación de teórico peligro y por tanto la capacidad de los gobiernos para eliminar nuestros derechos humanos más fundamentales según una serie de datos epidemiológicos. No solo la balanza se ha inclinado hacia el segundo caso, sino que lo ha sobrepasado enormemente. El engaño es ya evidente para cualquiera que conserve la objetividad. No nos van a devolver la libertad ni la antigua normalidad, ni siquiera aunque todos nos vacunáramos lo harían. Esto es algo que nunca va a terminar.

Leyendo sobre historia, me gustaría exponeros los cinco pasos clave que Vladimir Lenin estableció para conseguir que una revolución contra el orden establecido tuviera éxito. Solamente os pido que en lugar de una revolución, lo interpretéis como implantar una dictadura de control social masivo, en lugar de rebeldes penséis en las élites globalistas, y que en vez de ir contra un determinado gobierno se trata de ir contra la población civil. Veréis cómo los pasos que se están dando son exactamente los mismos.

Monument to the leader of the russian proletariat in Muzeon park in Moscow
Monument to the leader of the russian proletariat in Muzeon park in Moscow

1) Con la revolución dictadura totalitaria mundial no se puede jugar. No es asunto de «aficionados». Una vez iniciada, debe ser llevada adelante despiadadamente y hasta el fin.

Como todo el mundo puede ver, la implantación de nuevas restricciones, el pasaporte Covid, la obligación de vacunar a la población que no lo desee voluntariamente mediante el chantaje, o la justificación de nuevos confinamientos y limitaciones de derechos humanos fundamentales, es algo que se está llevando hasta el objetivo final. Ese objetivo no es combatir a un virus, ni evitar contagios, sino tener a una población completamente dócil que además crea que esa sumisión a las instituciones es la mejor actitud, e incluso se sientan orgullosos de ver su vida bajo un control totalitario. En otro tiempo nunca hubiéramos concebido que algo así era posible, salvo en las distopías, pero dado que se han marcado ese propósito, lo llevarán hasta el final, aplastando toda la posible resistencia, cuanto antes mejor. Es lo que está pasando en Austria, en Italia, en Holanda, en Australia, es algo que acabará sucediendo en cualquier país.

No obstante para lograr el consentimiento de la población han construido un relato que justifique la situación, según el cual se deben demostrar «científicamente» dos puntos:

– Que la vacuna no debe garantizar la completa libertad del individuo.
– Que los que no se vacunan pueden poner en peligro a los demás.

Si ambos puntos quedasen definitivamente desmontados, no habría opción alguna de éxito de esta dictadura, pues no tendría sentido a ojos de los dominados.

Ejemplo:

ENJUANES STEEGMANN

2) Los rebeldes globalistas deben acumular fuerzas superiores en los lugares convenientes.

Para lograr su propósito es evidente que los globalistas debían controlar férreamente los instrumentos de influencia social. En concreto, las farmacéuticas deben controlar totalmente a las instituciones sanitarias internacionales así como a los gobiernos. Los medios de masas como la televisión, radio y prensa, deben remar todos en la justificación de los argumentos que amparan la nueva dictadura. Por último, cabe controlar a los jueces, sin cuya participación todo el entramado puede peligrar. Y es justo lo que estamos observando a nivel mundial. Los pocos instrumentos que no colaboran son atacados y denigrados hasta que se les consigue incorporar al plan.

Ejemplo:

Como sabéis, el Tribunal Constitucional ha declarado ilegales los confinamientos impuestos por el gobierno de España durante 2020 y ha tumbado la aplicación del pasaporte Covid en algunas comunidades autónomas. Por ello, el PP y PSOE se han repartido los jueces del Tribunal Consticional, algo que se dice abiertamente en toda la clase política como si fuera algo normal, cuando es algo que atenta directamente contra la separación de poderes (en el momento en que los partidos eligen a los jueces, estos ya no son independientes). Aquí el antiguo cabecilla del partido globalista Podemos explica por qué es malo que los jueces puedan impedir las leyes que ellos deseen implantar, entre otras la dictadura de control social masivo.

3) Se requiere la acción ofensiva (para Marx, ‘la defensiva es la muerte de la insurrección [triunfo de la dictadura]‘).

A pesar de las protestas, del pensamiento crítico de un sector de la población, de las denuncias contra aquellos que colaboran con la eliminación de los derechos humanos, todos los instrumentos arriba mencionados continúan incansablemente sus ataques contra los no vacunados o contra cualquiera que discrepa lo más mínimo de la necesidad de ceder a los gobiernos todas nuestras libertades individuales. Toda dictadura ha necesitado siempre un enemigo contra el que en teoría la población necesita ser defendido, y aquí se trata de los «no vacunados» o de los «negacionistas», tildados de ser terribles asesinos, irresponsables, en fin, todo lo que haga falta para aparentar que existe un peligro real y no el verdadero interés que es el de dominar a toda la población mundial.

4) Se debe conseguir la sorpresa, debiendo iniciarse la rebelión [dictadura mundial] en el momento en que las fuerzas del gobierno [la población civil] se hallen diseminadas.

Los aprietes de tuerca no pueden hacerse de un día para otro, de modo que están actuando dando períodos de aparente libertad y normalidad, para luego, el día en que menos lo esperamos, implantar una medida totalitaria que nos coja desprevenidos, ante el cual solo esperan un sentimiento de impotencia o de complacencia agradecida. Juegan además con la creación de debates que nunca deberían existir ni producirse. Por ejemplo, la implantación del pasaporte Covid, que elimina los derechos de una parte de la población, no debería ser concebible en ningún caso. Sin embargo, algún periodista o político lo propone, después otros lo rebaten, formando ambos parte de una estrategia comonida como Ventana de Overton. Ahora se divide a las personas en dos posturas opuestas, como si ambas fueran igual de respetables. Y así el debate y la confrontación están servidos y nos volvemos totalmente dependientes de lo que acaben diciendo los medios televisivos o radiofónicos.

Ejemplo:

https://www.cuatro.com/todo-es-verdad/risto-mejide-habla-autor-denuncia-antivacunas_18_3236895005.html

Si analizáis bien este video de la cadena Cuatro, es un perfecto ejemplo de lo que he mencionado. Risto Mejide, un presentador en un famoso programa televisivo, afirmó con el total apoyo de sus colaboradores, que a los «no vacunados» habría que ponerles una etiqueta para identificarlos, que debían ser tratados como apestados, que había que meterles dos hostias, abandonarlos en un monte, e impedirles hacer todo tipo de actividades. Pues bien, un periodista llamado Enrique de Diego, le ha denunciado por delitos de odio, pero no os subáis arriba, se trata todo de un teatro. Enrique de Diego ha aparecido en el programa de la misma persona a la que ha denunciado (es decir, es su colaborador) y ha manifestado opiniones y afirmaciones que le dejan en muy mal lugar (ha insultado al denunciado llamándole imbécil, ha dicho que los padres que vacunan a sus hijos con criminales, etc) justo lo que en este blog decimos que no se debe hacer, y justo lo que quería Risto Mejide. De este modo, ha servido a una doble estrategia: primero parece dejar en mal lugar a todos los que llaman ‘antivacunas’ como si todos fueran o pensaran como él, algo que solo pueden creer unas masas muy ignorantes, pero lamentablemente vivimos en ese tipo de sociedad; segundo, ha sembrado un debate dándole las de ganar de cara al público a una persona que ha cometido un delito muy grave. En cambio, un abogado que también le va a denunciar por lo mismo, no salió en su programa porque se expresó con respeto y coherencia, algo que podéis ver en este video:

5) Los revolucionarios [partidarios de la dictadura] deben tener una especie de superioridad moral.

Por supuesto, aquellos que osen discrepar en algún punto deben ser agrupados en categorías denigrantes, y como es natural, se debe considerar que están en contra de la verdad científica. La posibilidad de que el dircurso que se emite desde los medios de comunicación o desde las instituciones sanitarias internacionales con conflictos de intereses como la OMS no esté realmente avalado con datos y pruebas verificables no se contempla, creyendo en estas solo por constituir una autoridad. Quienes asumen todo lo que digan los medios favorables a la nueva dictadura se creen en posesión de la verdad absoluta, viéndose amparados por toda la maquinaria de control y manipulación social al servicio de un único interés. No obstante, cuando los datos empíricos y científicos de verdad contradicen a esos medios, se niegan a reconocerlo. Se niegan a hacerse determinadas preguntas que puedan cuestionar los dogmas mediáticos o de las instituciones sanitarias. Se ponen así en el lado fácil, el que encuentra todo su apoyo, el de la opinión mayoritaria inducida.

Ejemplo:

Fuente: https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/circ.144.suppl_1.10712

En este artículo se demuestra que las vacunas Covid de ARN mensajero (como las de Pfizer o Moderna) incrementan todos los marcadores moleculares que favorecen la inflamación del endotelio (la capa interna de los vasos sanguíneos en contacto directo con la sangre) y el riesgo de Síndrome Coronario Agudo. ¿Seguirán afirmando en los medios de masas que las vacunas son seguras estando esta información disponible? ¿Darán a conocer al gran público esta información? ¿Rectificarán quienes afirman que estas vacunas son seguras?

Conclusión:

Si lo permitimos, los globalistas continuarán dando pasos llegando hasta el punto en que aquellos que no se vacunen serán privados de todos sus derechos humanos, como la posibilidad de trabajar y mantenerse económicamente, de entrar en todo tipo de lugares, e incluso de salir a la calle. Además se les multará por no vacunarse, condenándoles a la ruina más absoluta. En último lugar, aunque eso hoy en día no parece aceptable a las masas (todavía) pueden recurrir a la vacunación forzosa, contra la voluntad. Pero aunque a muchos os sorprenda, esto no acabaría ahí. Una vez que las masas hubiesen aceptado y aplaudido que se obligue a una parte de la población a ponerse una vacuna específica, será el comienzo de una sociedad en la que se nos podrá obligar a cualquier cosa.

Enfrentarnos a estas cinco etapas que conducen directos a un mundo totalitario y de sumisión absoluta a unas instituciones globalistas, es fundamental. Debemos evitar la polarización entre «vacunados» y «no vacunados» pues esto son formas de provocar una confrontación absurda que nunca debemos dejar que suceda. Mantengamos en todo momento el respeto hacia los demás, se hayan o no vacunado del Covid-19 (tener que decir esto en pleno siglo XXI demuestra a qué nivel hemos degenerado moralmente hablando). No creamos en la televisión ni en los medios de masas cuando nos pretendan poner en contra de un grupo ficticio de personas que son totalmente independientes entre si y entre quienes pueden estar familiares, amigos o vecinos. Perdamos el miedo tan exagerado con que nos quieren someter, puesto que no tiene validez ni fundamento científico (basta con unas medidas de precaución lógicas y coherentes ante un virus que tiene una población de riesgo específica y una tasa de letalidad muy baja). Y finalmente, cuando algo nos parezca injusto, no lo obedezcamos, porque solo la desobediencia puede impedir que el mal triunfe.

¿QUÉ ES REALMENTE LA FIESTA DE HALLOWEEN?

Actualmente se celebra en todo el mundo una festividad a la que conocemos como Halloween, sin embargo es posible que pocos conozcan lo que esta fiesta realmente significa y lo importante que es, al margen del materialismo vinculado a ella. Nos encontramos en concreto en la noche que transcurre desde el día 31 de octubre al 1 de noviembre. Parece una noche como otra cualquiera, a nosotros que en gran parte vivimos en ciudades y que no percibimos los ciclos de la Naturaleza, fuera de unos cuantos cambios de clima o de temperatura. Sin embargo, nuestros antepasados de hace 2.000 o 3.000 años tenían marcado este día como el tránsito de la mitad luminosa, cálida y fértil del año a la mitad fría y oscura. Es un día que se encuentra justo en la mitad entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno. En el equinoccio de otoño, el día y la noche duran exactamente 12 horas, ambos por igual. En el solsticio de invierno, la noche es la más larga del año. La mitad oscura del año encuentra su comienzo, por tanto, en el punto medio de estos dos días. Y es también en esta fecha que tenía su inicio el nuevo año para los celtas. Es lo que llamaban el Sammhain.

El paso de la luz a la oscuridad a nivel astronómico es un paso que también daremos todos nosotros a otro nivel, el de la vida a la muerte. Pasaremos de disfrutar de los placeres sensoriales y los sentimientos más diversos de este mundo, a otro que, tal vez por lo desconocido, nos parece frío y oscuro. Las puertas de ese mundo espiritual podían abrirse en cualquier momento, para que las atravesemos. Sin embargo, el día en que se producía el tránsito entre la luz y la oscuridad en el mundo que habitamos ahora, la muerte estaba más presente que nunca. Era un día en el que los celtas reivindicaban su más profunda creencia: el hecho de que la muerte no es un final definitivo. No porque nuestros huesos se queden helados o la sangre deje de fluir por nuestro cuerpo, o porque seamos enterrados bajo tierra en algún túmulo o quemados en una pira funeraria, esto tiene que significar necesariamente ceguera, pérdida ni olvido.

Era por tanto un día dedicado al recuerdo y homenaje a los antepasados, a aquellos con los que compartimos un ciclo de existencia y ya no están, o bien a aquellos ciclos de existencia ya atravesados por nosotros mismos. Los miembros de la familia fallecidos, es un excelente día para honrarles, para hablar con ellos directamente, pues aunque siempre estén ahí, es posible que hoy nos escuchen más que nunca. Es un día para contar historias sobre ellos, haciendo que su memoria permanezca viva. No estaría de más colocarles alguna vela, aportando luz y calor a su recuerdo, como hacían antiguamente con los cráneos de los antepasados, tradición de la que proviene la actual y archifamosa calabaza. ¿Os habéis preguntado cuánto ignoráis de aquellos que os han aportado su sangre, y que a través de sucesivas generaciones os han influido de un modo inevitable? ¿Cuántos misterios se ocultan en ese pasado que os atañe tan directamente? Todo depende del nivel de importancia que cada uno le otorgue, de lo consciente que uno sea de la muerte y de lo que le precede.

Muy poco es lo que se sabe de lo que realmente hacían los celtas en aquellos remotos tiempos, ya que sus costumbres solo fueron redactadas por escrito a través de los monjes irlandeses (en ocasiones provenientes de linajes de verdaderos druidas) en pleno medievo. Sin embargo, y aunque estén modificadas por el tiempo, muchas costumbres originales han llegado hasta nosotros. Hay quienes dicen que los celtas alzaban enormes hogueras sagradas, en lugares de relevancia espiritual, algo de lo que solo podían encargarse los druidas. Los celtas solían vestirse con cráneos de animales y pieles, y escuchaban los importantes mensajes que los druidas tenían que decirles, muchos de ellos provenientes directamente de los espíritus. A continuación tomaban una antorcha del fuego sagrado e iban hasta su hogar, en el que encendían con la antorcha el fuego que de ese modo permitía dar calidez a los espíritus y a los vivos al mismo tiempo.

fuego sagrado

Como sucedió con la Navidad, el Sammhain fue sencillamente reconvertido y cambiado de nombre para incorporarse al cristianismo. El papa Bonifacio IV designó el 1 de noviembre como día para honrar al conjunto de todos los mártires del cristianismo. Es decir, lo que era una noche sagrada para rendir un homenaje a nuestros antepasados, lo convirtieron en una jornada dedicada a los mártires, y posteriormente otro papa, Gregorio III, incluyó que también se veneraría a todos los santos cristianos (muchos de ellos santificados por acciones como el asesinato y la destrucción de nuestra cultura original precristiana). Cuando a través de inmigrantes irlandeses el Sammhain (para entonces día de todos los santos) pasó a Estados Unidos, la noche del 31 de octubre pasó a llamarse All Hallow’s Eve (la Víspera de Todos los Santos) de donde proviene la palabra Halloween. El significado original también cambió por completo. Hoy se considera conveniente vestirse con trajes vinculados al miedo, así como poner caras malignas a unas calabazas, con el propósito de ¡’espantar’ a los espíritus malvados! Es más que probable que esto no sea más que una distorsión de lo que representaba Sammhain en el pasado.

índice

Por lo tanto, el auténtico fuego que debemos encender esta singular noche es el recuerdo de nuestros antepasados (abuelos, bisabuelos, tatarabuelos) ya que no solo venimos de ellos, sino que continúan estando en nosotros. Si aumentamos la intensidad podemos iluminar más profundo en la oscura gruta de nuestra alma, de modo que cobren vida y sentido la cultura y el modo de vida del que provenimos originalmente, y del que estamos tan alejados en esta globalización. Una nueva visión del mundo y de la vida puede formarse en nosotros solo con aportar luz a esa parte de nuestro ser que permanece ignorada para nuestra consciencia del día a día. Y con esto, nuevos valores y consejos que modifiquen nuestro modo de actuar en la vida, conectándonos más con lo que llevamos dentro y con nuestra verdadera naturaleza. Nada malo puede venir de todo esto, nada que provoque miedo: el Sammhain solo puede producir satisfacción personal. De modo que en lugar de reivindicar personajes oscuros o malignos de los cuentos de fantasía, podemos volver a traer a la vida nuestras culturas ancestrales, o a lo que vivieron nuestros antepasados. Pero esto es algo que ha sido malentendido o distorsionado a propósito. No obstante, debemos convertir esta fiesta en algo que no convenga a quienes manejan esta sociedad. Sustituyamos el miedo por la autoconciencia y la voluntad más decididas.

Diapositiva2

SOBRE LA PSICOLOGÍA DEL NEGADOR DE CONSPIRACIONES.

Traducido por el equipo de SOTT en español.

FUENTES:

https://es.sott.net/article/77085-Sobre-la-psicologia-del-negador-de-conspiraciones

https://reportingforbeauty.substack.com/p/on-the-psychology-of-the-conspiracy-7ff

¿Por qué la gente, por lo demás perfectamente inteligente, reflexiva y de mente racional, se resiste a la sugerencia de que los sociópatas están conspirando para manipularlos y engañarlos? ¿Y por qué defienden con tanta vehemencia esta posición infundada?

La historia es un extenso catálogo de maquinaciones de mentirosos, de ladrones, matones y narcisistas y sus efectos devastadores. También en los tiempos modernos abundan las pruebas de corrupción y los engaños más extraordinarios.

Sabemos, sin lugar a dudas, que los políticos mienten y ocultan sus conexiones y que las empresas muestran habitualmente un desprecio absoluto por las normas morales, que la corrupción nos rodea.

Sabemos que las puertas giratorias entre las esferas empresarial y política, los lobbying system (personas o grupos cuyo negocio es tratar de influir en la legislación, la reglamentación u otras decisiones gubernamentales,etc.), los reguladores corruptos, los medios de comunicación y el poder judicial hacen que las infracciones prácticamente nunca leguen a una mínima expresión de verdadera justicia.

Sabemos que la prensa hace ruido sobre estos asuntos de vez en cuando, pero nunca los persigue con verdadero vigor.

Sabemos que en los servicios de inteligencia y en las fuerzas del orden es habitual que se cometan fechorías a una escala impresionante y que, de nuevo, nunca se hace justicia.

Sabemos que los gobiernos ignoran o pisotean repetidamente los derechos del pueblo, y abusan y maltratan activamente al pueblo. Nada de esto es controvertido.

1597671319433

Entonces, ¿qué es exactamente lo que los negadores de la conspiración se niegan a reconocer con tanto fervor, rectitud y condescendencia? ¿Por qué, en contra de todas las evidencias, defienden con sarcasmo y desprecio la desmoronada ilusión de que «los grandes y buenos» están ahí arriba, en alguna parte, lo tienen todo controlado, sólo tienen en cuenta nuestros mejores intereses, y son escrupulosos, sabios y sinceros? ¿Que la prensa está al servicio del pueblo y de la verdad, y no de los sinvergüenzas? ¿Que la injusticia tras la injusticia es resultado de errores y descuidos, y nunca de esa temible palabra: conspiración?

¿Qué persona razonable seguiría habitando un mundo tan fantástico?

El punto de desacuerdo aquí es sólo en la cuestión de la escala. Alguien que sienta verdadera curiosidad por los planes de los sociópatas poderosos no limitará el alcance de su curiosidad a, por ejemplo, una corporación o una nación. ¿Por qué lo haría? Esa persona asume que los mismos patrones que se muestran a nivel local probablemente se encuentren en toda la cadena alimentaria del poder. Pero el negador de la conspiración insiste en que esto es absurdo.

¿Por qué?

Es dolorosamente obvio que las estructuras sociales y legales piramidales que la humanidad ha permitido desarrollar sean exactamente el tipo de jerarquías de dominación que sin duda favorecen al sociópata. Un ser humano que opere con una mentalidad cooperativa normal y saludable tiene poca inclinación a participar en el combate necesario para escalar una escalera corporativa o política.

Entonces, ¿qué imaginan los negacionistas de la conspiración que hacen todo el día los 70 millones o más de sociópatas que hay en el mundo, nacidos dentro de un «juego», en el que toda la riqueza y el poder están en la cima de la pirámide, mientras que los atributos más eficaces para «ganar» son la crueldad y la amoralidad? ¿Ellos nunca han jugado al Monopoly?

Los sociópatas no eligen su visión del mundo conscientemente, y simplemente son incapaces de comprender por qué la gente normal se pondría en una desventaja tan increíble al limitarse con la conciencia y la empatía, que están tan fuera de la comprensión del sociópata como lo está un mundo sin ellas para el ser humano.

Todo lo que necesitan los sociópatas para ganar en el juego es mentir públicamente mientras conspiran en privado. ¿Qué puede ser más sencillo? En 2021, seguir imaginando que el mundo que habitamos no se rige en gran medida por esta dinámica equivale a una ingenuidad temeraria que roza la locura. ¿Dónde se origina un impulso tan inadvertidamente destructivo?

bebes

El bebé deposita una confianza innata en las personas con las que se encuentra, una confianza que, en su mayor parte, está esencialmente justificada. El niño no podría sobrevivir de otro modo.

En una sociedad sana y saludable, este profundo instinto evolucionaría a medida que la psique se desarrollara. Conforme la autoconciencia, las capacidades cognitivas y de razonamiento y el escepticismo evolucionasen en el individuo, este impulso innato de confianza seguiría entendiéndose como una necesidad central de la psique. Existirían sistemas de creencias compartidos para evolucionar y desarrollar conscientemente este impulso infantil con el fin de colocar esta fe en algún lugar de forma consciente: en valores y creencias de significado y valor duraderos para la sociedad, el individuo o, idealmente, ambos.

Cuadro druida

La reverencia y el respeto a la tradición, las fuerzas naturales, los ancestros, la razón, la verdad, la belleza, la libertad, al valor innato de la vida o al espíritu iniciador de todas las cosas, podrían considerarse lugares de descanso válidos en los que depositar conscientemente nuestra confianza y nuestra fe, al igual que los derivados de sistemas de creencias más formalizados.

Independientemente del camino que se tome para evolucionar y desarrollar una fe personal, lo relevante aquí es llevar la propia conciencia y cognición a este impulso innato. Creo que se trata de una profunda responsabilidad -desarrollar y cultivar una fe madura- de la que muchos, comprensiblemente, no son conscientes.

¿Qué ocurre cuando hay una necesidad infantil en nuestro interior que nunca ha evolucionado más allá de su función original de supervivencia de confiar en aquellos de nuestro entorno que son, simplemente, los más poderosos; los más presentes y activos? ¿Cuando nunca hemos explorado de verdad nuestra propia psique y nos hemos interrogado profundamente sobre lo que realmente creemos y por qué? ¿Cuando nuestra motivación para confiar en algo o en alguien no se cuestiona? ¿Cuando la filosofía se deja en manos de los filósofos?

Sugiero que la respuesta es sencilla, y que la evidencia de este fenómeno y de los estragos que está causando está a nuestro alrededor: el impulso innato de confiar en la madre nunca evoluciona, no se encuentra nunca y se compromete con su contrapeso de la razón (o la fe madura), y permanece siempre en su configuración infantil «por defecto».

Aunque la psique inmadura ya no depende de los padres para su bienestar, el poderoso y motivador principio básico que he descrito sigue intacto: sin cuestionar, sin considerar y sin desarrollar. Y, en un mundo en el que la estabilidad y la seguridad son recuerdos lejanos, estos instintos de supervivencia, en lugar de estar bien afinados, considerados, relevantes, con criterio y actualizados, siguen siendo, literalmente, los de un bebé. La confianza se deposita en la fuerza más grande, más ruidosa, más presente e innegable que existe, porque el instinto decreta que la supervivencia depende de ella.

Y, en esta gran «guardería mundial», la fuerza más omnipresente es la red de instituciones que proyectan sistemáticamente una imagen inmerecida de poder, calma, experiencia, preocupación y estabilidad.

En mi opinión, así es como los negacionistas de la conspiración son capaces de aferrarse y defender agresivamente la fantasía totalmente ilógica de que de alguna manera -por encima de cierto nivel indefinido de la jerarquía social- la corrupción, el engaño, la malevolencia y el narcisismo se evaporan misteriosamente. Que, en contra de la máxima, cuanto más poder tenga una persona, más integridad exhibirá inevitablemente. Estas pobres almas ilusas creen esencialmente que allí donde la experiencia personal y los conocimientos previos no pueden llenar los vacíos de su visión del mundo -en resumen, donde hay una puerta enrejada-, mamá y papá están detrás de ella, resolviendo la mejor manera de garantizar que su pequeño y precioso esté cómodo, feliz y seguro para siempre.

Este es el núcleo, la ilusión reconfortante en la raíz de la mentalidad de los negadores de la conspiración, la decrépita base sobre la que construyen un imponente castillo de justificación desde el que se burlan pomposamente de los que ven lo contrario.

Esto explica por qué el negacionista de la conspiración atacará cualquier sugerencia de que el arquetipo cuidador ya no está presente – que los sociópatas están detrás de la puerta enrejada, que nos tienen a todos en total desprecio o nos ignoran por completo. El negacionista de la conspiración atacará cualquier sugerencia de este tipo con tanta saña como si su supervivencia dependiera de ello, lo cual, en cierto modo, dentro de la composición de su psique inconsciente y precaria, es así.

Su sentido de bienestar, de seguridad, de comodidad, incluso de un futuro cualquiera, está completamente (y completamente inconscientemente) invertido en esta fantasía. El niño nunca ha madurado y, como no es consciente de ello, más que como un profundo apego a su seguridad personal, atacará ferozmente cualquier amenaza a este aspecto inconsciente y central de su visión del mundo.

El estribillo tediosamente común de los negadores de la conspiración es: «no puede haber una conspiración así de grande».

La simple réplica a un autoproclamado experto en conspiraciones es obvia: ¿cómo de grande?

Las mayores corporaciones «médicas» del mundo pueden pasar décadas tratando la resolución de casos judiciales como meros gastos comerciales, por delitos que van desde la supresión de eventos de pruebas adversas hasta múltiples asesinatos resultantes de pruebas no declaradas, pasando por colosales delitos medioambientales.

Los gobiernos realizan los más viles e impensables «experimentos» (crímenes) con su propio pueblo sin consecuencias.

Los políticos nos mienten habitualmente a la cara, sin consecuencias.

Y así sucesivamente. ¿En qué momento, exactamente, una conspiración se convierte en algo tan grande que «ellos» no pueden salirse con la suya, y por qué? Sugiero que es en este punto en el que la capacidad cognitiva del negador de la conspiración flaquea, y su instinto inconsciente de supervivencia entra en acción. El punto en el que el intelecto se ve abrumado por el alcance de los acontecimientos y el instinto es volver a instalarse en la familiar y reconfortante fe conocida y cultivada desde el primer momento en que los labios de uno encontraron el pezón. La fe en que otro se ocupa de ello, en que allí donde el mundo se vuelve desconocido para nosotros, existe una autoridad humana poderosa y benévola en la que sólo tenemos que depositar nuestra fe incondicionalmente para garantizar la seguridad emocional eterna.

Esta peligrosa falsa ilusión puede ser el factor central que ponga la seguridad física y el futuro de la humanidad en manos de los sociópatas.

A todos los que tienen la costumbre de tachar a las personas que cuestionan, investigan y son escépticas como personas que llevan el sombrero de papel de aluminio, paranoicos y partidarios de Trump que niegan la ciencia, la pregunta es: ¿en qué crees tú? ¿Dónde has puesto tu fe y por qué? ¿Cómo es que mientras nadie confía en los gobiernos, ustedes parecen confiar en las incipientes organizaciones de Gobernanza mundial sin cuestionarlas? ¿Cómo es esto racional?

organizaciones globalistas

Si confía en estas organizaciones, considere que en la era global moderna, estas organizaciones, por muy bien presentadas que estén, son simplemente manifestaciones más grandes de las versiones locales en las que sabemos que no podemos confiar. No son nuestros padres y no demuestran ninguna lealtad a los valores humanos. No hay ninguna razón para confiar en ninguna de ellas.

Si no has desarrollado conscientemente una fe o te has cuestionado por qué crees como lo haces con cierta profundidad, esta postura puede parecer misántropa, pero en realidad, es todo lo contrario. Estas organizaciones se han ganado tu confianza con nada más que dinero de relaciones públicas y mentiras brillantes. El verdadero poder sigue estando, como siempre, en el pueblo.

Hay una razón por la que los budistas recomiendan encarecidamente depositar la fe en el Dharma, o la ley natural de la vida, en lugar de en las personas, y por la que es común en otros sistemas de creencias la adopción de medidas similares.

El poder corrompe. Y, en el mundo actual, la confianza errónea e infundada bien podría ser una de las mayores fuentes de poder que existen.

Existen conspiraciones criminales masivas. Las pruebas son abrumadoras. Se desconoce el alcance de las que están actualmente en marcha, pero no hay razón para imaginar, en la nueva era global, que la búsqueda sociopática del poder o la posesión de los recursos necesarios para avanzar hacia él esté disminuyendo. Desde luego, no mientras los guardianes, los «idiotas útiles» y los negacionistas de las conspiraciones se burlen de la disidencia y la censuren hasta hacerla callar, ya que, de hecho, ellos están en connivencia directa con la agenda sociopática a través de su implacable ataque a los que quieren arrojar luz sobre las fechorías.

Es responsabilidad urgente de todo ser humano desenmascarar las agendas sociopáticas dondequiera que existan, y nunca para atacar a los que buscan hacerlo.

Ahora, más que nunca, es el momento de dejar de lado las chiquilladas y los impulsos infantiles, y levantarnos como adultos para proteger el futuro de los niños actuales que no tienen más remedio que confiarnos sus vidas.

Este ensayo se ha centrado en lo que yo considero el motor psicológico más profundo de la negación de la conspiración.

Sin duda hay otros, como el deseo de ser aceptado; la evasión del conocimiento y el compromiso con la sombra interna y externa; la conservación de una imagen positiva y justa de sí mismo: una versión generalizada del fenómeno del «mono volador», en el que una clase interesada y viciosa se protege a sí misma agrupándose en torno al acosador; la sutil adopción inconsciente de la visión sociopática del mundo (por ejemplo, «la humanidad es un virus»); la adicción a la indignación/complejo de superioridad/juegos de estatus; un intelecto atrofiado o poco ambicioso que encuentra validación a través del mantenimiento del statu quo; el mecanismo disociativo de protección que consiste en imaginar que los crímenes y horrores cometidos repetidamente durante nuestra vida no están ocurriendo ahora, no están «aquí»; y la pereza y la cobardía a la antigua.

Mi sugerencia es que, en cierta medida, todos ellos se basan en la base de la causa principal que he esbozado aquí.

LOS RIESGOS DE LAS VACUNAS PARA COVID-19 SEGÚN LOS ARTÍCULOS CIENTÍFICOS.

En este artículo vamos a detallar lo que exponen diversos artículos científicos respecto a los posibles riesgos de las vacunas para el COVID-19, una enfermedad como ya sabemos, que afecta más al sistema circulatorio que a otros, y de la que se sabe que la proteína S, la misma que fabricamos mediante el material genético que se nos inyecta en estas vacunas (Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Jannsen, etc), es capaz de producir por si sola los mismos daños que la infección viral. Me limitaré a traducir literalmente del inglés lo que estos artículos exponen.

41577_2021_526_Fig1_HTML

El siguiente extracto del artículo de junio de 2021 titulado: ‘Vacunas para SARS-CoV-2: Luces y sombras’ es interesante ya que trata de alertar sobre el hecho de que la población que ya ha entrado en contacto con el coronavirus y ha generado una respuesta inmune natural tiene más riesgo de padecer enfermedades coronarias como la trombosis o la miocarditis (inflamación del corazón) que aquellos que reciben la vacuna sin haber estado nunca en contacto con el virus, algo que no se tuvo en cuenta en los ensayos, ya que en los mismos ninguno de los participantes estaba previamente inmunizado de manera natural (por haber pasado y superado la enfermedad sin vacuna). La conclusión que saco de la lectura de este artículo es que las personas que ya estén inmunizadas de forma natural no deberían vacunarse, pues la inmunidad que ellos tienen es igual o incluso superior a la que pueda inducir la vacuna.

Las vacunas para prevenir el síndrome respiratorio agudo por la infección del coronavirus 2 (SARS-CoV-2) obtienen una respuesta inmune neutralizante. Algunas preocupaciones han surgido en relación a la seguridad de las vacunas para el SARS-CoV-2, basadas principalmente en informes de casos de eventos tromboembólicos severos tras la vacunación. Se han sugerido algunos mecanismos que podrían explicar las reacciones cardiovasculares adversas a las vacunas para SARS-CoV-2. Distintos tipos de vacunas están actualmente disponibles incluyendo vacunas de virus vivos atenuados, vacunas inactivadas, vacunas de proteínas recombinantes, vacunas de vector, vacunas de ADN y vacunas de ARN. Las vacunas incrementan la síntesis endógena de las proteínas S (Spike o Espícula) del SARS-CoV-2 por parte de una variedad de células. Una vez sintetizadas, las proteínas S reunidas en el citoplasma migran a la superficie celular y sobresalen al exterior manteniendo su conformación nativa. Estas proteínas son reconocidas por el sistema inmune que rápidamente desencadena una respuesta inmonológica. Tal respuesta resulta ser bastante fuerte en presencia de las vacunas de ADN que codifican vectores virales, así como en los sujetos que están inmunizados debido a su previa exposición al SARS-CoV-2. Las características patológicas resultantes se pueden parecer a aquellas de la enfermedad por coronavirus activa. Las proteínas S circulantes que han sido sintetizadas por las células diana de la vacuna y que son destruidas por la respuesta inmune circulan en la sangre e interactúan sistémicamente con los receptores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE2) expresados por una variedad de células incluyendo las plaquetas, promoviendo de este modo la internalización del receptor ACE2 y su degradación. Estas reacciones pueden finalmente conducir a la agregación plaquetaria, trombosis e inflamación mediada por varios mecanismos en relación al receptor ACE2. Mientras que en los ensayos durante la Fase III de la vacuna generalmente excluían participantes con una inmunización previa, la vacunación de enormes cantidades de población en la vida real incluirá inevitablemente individuos con una inmunidad preexistente. Esto puede conducir a reacciones inflamatorias y trombóticas excesivamente potenciadas en sujetos ocasionales. Una investigación más profunda se necesita urgentemente en este área.

Fuente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33966930/

Por otro lado, el siguiente extracto de este artículo de Rosella Talotta, publicado en enero del 2021, es interesante porque expone algunos de los mecanismos moleculares del sistema inmune por los cuales las vacunas podrían generar una reacción más elevada de la esperada, induciendo a medio o largo plazo enfermedades autoinflamatorias o autoinmunes.

Leo con gran interés el artículo de Vojdani en relación a la hipótesis de un mecanismo de mimetismo molecular entre la nucleoproteína/proteína S del SARS-CoV-2 y los autoantígenos. Los virus están notoriamente involucrados en la patogénesis de enfermedades autoinmunes, y los autores razonablemente concluyen que una semejante reactividad cruzada puede conducir al desarrollo de enfermedades autoinmunes en pacientes de COVID-19 a largo plazo. Los autores también sugieren que un escenario similar puede tener lugar siguiendo a la vacunación contra COVID-19.

La autoinmunidad asociada con las vacunas es un fenómeno bien conocido atribuido bien a una reactividad cruzada entre antígenos o al efecto de los adyuvantes. En cuanto a la vacuna para COVID-19, este asunto se complica aún más debido a su formulación basada en ácidos nucleicos y al proceso de fabricación acelerado impuesto por la situación pandémica de emergencia. Actualmente, las vacunas formuladas mediante nanopartículas lipídicas conteniendo ARN mensajero que codifica la totalidad de la proteína S han mostrado los mayores niveles de evidencia de acuerdo al perfil de eficacia y seguridad en los ensayos clínicos, siendo por lo tanto autorizada y recomendada para su uso en los Estados Unidos y en Europa. Aunque los resultados de las fases I, II y III no han conllevado alarmas serias sobre su seguridad, el tiempo de observación fue extremadamente corto y la población diana no estuvo definida. Los casos de efectos adversos locales y sistémicos registrados parecen ser dependientes de la dosis y más comunes en participantes de edad por debajo de los 55 años. Estos resultados presumiblemente dependen de la mayor reactogenicidad que acontece en las personas más jóvenes, la cual puede conferir mayor protección contra los antígenos virales pero también predisponer a una mayor carga de efectos secundarios inmunológicos.

La reactogenicidad de las vacunas de ARN mensajero para COVID-19 en individuos que parecen enfermedades mediadas por el sistema inmune y que tienen por tanto una desregulación preexistente de la respuesta inmune no ha sido investigada. Puede establecerse la hipótesis de que fármacos inmunosupresores prescritos a estos pacientes mitiguen o incluso prevengan efectos adversos relacionados con la inmunogenicidad de la vacuna.

Además del mecanismo de mimetismo molecular, las vacunas de ARN mensajero pueden originar una cascada de reacciones inmunológicas que conduzcan ocasionalmente a la activación anormal del sistema inmune innato y adquirido.

Las vacunas de ARN han sido principalmente diseñadas para el cáncer y las enfermedades infecciosas. Esta aproximación terapéutica novedosa se basa en la síntesis de cadenas de ARN que codifican las proteínas antígeno deseadas y explotan la inmunogenicidad intrínseca de los ácidos nucleicos. Para evitar la degradación por las ARNasas, el ARN puede ser encapsulado en nanopartículas o liposomas, que introducen la carga dentro de las células diana, tras un proceso de endocitosis, el ARN mensajero es entonces traducido en las proteínas inmunogénicas por la maquinaria celular de los ribosomas.

Sin embargo, antes de la traducción, el ARN mensajero se puede unir a los receptores de reconocimiento de patrones (RRP) en los endosomas o en el citosol. Los receptores tipo Toll (TLR) TLR7 Y TLR8 son capaces de reconocer moléculas de ARN de doble cadena, o de ARN de simple cadena en endosomas, mientras que el gen I inducible por ácido retinoico (RIG-I) y la proteína 5 asociada a la diferenciación del melanoma (MDA5) pueden detectar filamentos cortos y largos de ARN de doble cadena en el citosol. El resultado final es la activación de varias cascadas proinflamatorias, incluyendo la formación de inflamasomas, la respuesta del interferón de tipo I (IFN) y la translocación del factor de transcripción nuclear (NF-kB).

Es importante el hecho de que la regulación al alza de estas vías proinflamatorias está ampliamente considerada como situada en la base de varias enfermedades mediadas por el sistema inmune, especialmente en sujetos genéticamente predispuestos que tienen una eliminación deficiente de los ácidos nucleicos. Esto puede ser particularmente cierto en mujeres jóvenes, debido a la elevada expresión de genes ligados al cromosoma X relacionados con la respuesta antiviral y por el papel estimulante jugado por los estrógenos en el sistema inmune. El cromosoma X contiene diversos genes implicados en la respuesta inmune, incluyendo el TLR7 y el TLR8, y alrededor del 10% de los microARNs que controlan indirectamente la activación del sistema inmune.

Por tanto, pacientes jóvenes y mujeres que están afectados o predispuestos a los desórdenes autoinflamatorios y autoinmunes (en general, anormalidades serológicas en ausencia de síntomas clínicos, familiaridad con enfermedades del sistema inmune) deben ser cuidadosamente evaluados en cuanto a los riesgos y beneficios de la vacunación para COVID-19.

De acuerdo a los datos epidemiológicos, estas personas pueden desarrollar la infección de forma asintomática o pauci-sintomática, y merece la pena tener en cuenta que, en la línea de Vojdani, la presencia de células autorreactivas y de anticuerpos que causen reactividad cruzada con los epítopos del SARS-CoV-2 pueden incluso ser naturalmente protectores hacia la infección. Hasta que no se pruebe otra cosa, la administración de una vacuna de ácidos nucleicos puede poner a estos individuos en riesgo de efectos secundarios inmunológicos no deseados ya sea sensibilizando los receptores de reconocimiento de patrones (RRP) o generando clones de células o anticuerpos autorreactivos. Es más, la vacuna para COVID-19 puede estimular diferencialmente a las células dendríticas mieloides o plasmacitoides, generando un desequilibrio en la vía de la cadena de citoquinas que juegue un papel esencial en la autoinmunidad y la autoinflamación.

Fuente: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7833091/

Hasta aquí hemos sido advertidos de algunos posibles riesgos en casos puntuales. Sin embargo, lo realmente importante sería conocer la proporción de casos en que estos graves problemas suceden, y el nivel de gravedad de los mismos (los efectos secundarios leves como un dolor de cabeza o algo de fiebre son normales en las vacunas, no así las miocarditis, las trombosis, las alteraciones del sistema inmune o el síndrome inflamatorio multisistémico, por poner solo algunos ejemplos). Estos datos son difíciles de encontrar, a pesar de que se ha vacunado a muchos millones de personas en todo el mundo. Esto sucede porque aunque un efecto adverso grave o incluso una muerte suceda al poco tiempo de administrar una dosis de la vacuna para Covid-19, no se la relaciona con la vacuna desde un primer momento, lo cual es objetivo por un lado, pero no lo es si se descarta de inmediato el posible vínculo (a mi modo de verlo habría que investigar todos y cada uno de los casos, y asociarlo a la vacuna cuando esto sea la hipótesis más probable). Tenemos sin embargo casos puntuales totalmente comprobados de transtornos graves e incluso de muertes causadas directamente por la vacuna. Aunque los casos puntuales no nos dan un panorama general de la frecuencia con que algo así llega a ocurrir, nos demuestra que sí puede ocurrir y de hecho, sucede.

El despliegue de la vacuna para el SARS-CoV-2 ha sido exitoso en el Reino Unido y en otras partes del mundo. Sin embargo, hay preocupaciones crecientes sobre los efectos adversos. Una mujer de 44 años se presentó en un hospital del Reino Unido con dolor en el antebrazo izquierdo en el sitio de vacunación un par de días después de recibir la vacuna de Pfizer-BioNTech de ARN mensajero. Esto progresó a fiebre, diarrea y dolor abdominal durante los días siguientes. Ella tenía un prurito eritematoso en el pecho con edema subcutáneo. Su proteína C reactiva estaba en 539 mg/litro, el recuento de células blancas en 17×109/L (1,8 – 7,5), la troponina-T estaba en 1013 ng/L y la creatín-kinasa en 572 u/L. Ella desarrolló un embolismo pulmonar no provocado con dolor renal agudo. Tras la administración de metilprednisolona, el edema muscular, el enrojecimiento de la piel y el dolor renal agudo se solucionaron. Aunque el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS) está descrito en niños y en adultos siguiendo a la infección por SARS-CoV-2, subrayamos el primer caso de este síndrome causado tras la vacuna para el SARS-CoV-2.

Fuente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34326117/

Estamos observando por otra parte cómo los casos de fallecimientos o de diagnósticos por COVID-19 no solo no disminuyen, sino que de hecho aumentan, cuando las vacunaciones ya han sido administradas a un alto porcentaje de la población. Lo hemos visto ya para Israel y para España, aunque está sucediendo en muchos otros países. Esta es por ejemplo la situación en España.

https://www.abc.es/sociedad/abci-muertes-covid-multiplicaron-cuatro-agosto-respecto-mismo-pasado-202109040215_noticia_amp.html

Y en Israel están teniendo últimamente cifras récord de casos y de muertes, a pesar de que la tasa de vacunación es muy elevada. Esto lo atribuyen, así lo admiten, a que las vacunas de Pfizer pierden su eficacia a los 6 meses. Esto es algo que no tiene sentido ni explicación desde el punto de vista de las vacunas. Una vacuna genera una reacción del sistema inmune que produce un pico de anticuerpos, los cuales pueden durar un tiempo pero luego acaban decayendo cuando ya no hay exposición al antígeno o al patógeno. Sin embargo, permanecen las llamadas células memoria, unos linfocitos que están preparados para producir un nuevo pico de anticuerpos con tan solo volver a detectar ese antígeno, al instante. El hecho de que digan que la vacuna pierda su eficacia a los 6 meses no es lo que nos han estado diciendo toda la vida sobre las vacunas. Quizá la explicación sea que, al volver el invierno, vuelven a haber casos de enfermedades respiratorias, neumonías, etc. Pues tanto en 2020 como en 2021 las muertes bajaron mucho en verano por esta causa.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-58505034

Pero mi pregunta es, ¿y si se están diagnosticando muertes o situaciones graves de salud que son causadas por la vacuna como casos de Covid-19? Porque de ser así estaríamos ante un tremendo fraude, y ante un ocultamiento hacia la población de unos datos que harían cambian mucho la perspectiva respecto a la seguridad de las vacunas. ¿Cómo saber que todas las consecuencias de la vacuna se están registrando como tal, o si se atribuyen las muertes o las hospitalizaciones a otra cosa por no encontrar en teoría el vínculo? Observamos que sí se reconocen casos de muertes por la vacuna, pero son muy excepcionales los que salen a la luz. ¿Y si hay muchos más y no los están contabilizando, haciéndolos pasar como casos de la variante Delta o como Covid-19 por haber perdido, según dicen, la vacuna parte de su eficacia?

Lo único que podemos saber con certeza es que hay organismos que están contabilizando una parte de los efectos negativos causados por las vacunas, en concreto el VAERS en Estados Unidos y EudraVigilance en los países de la Unión Europea. Si visitamos la web de EudraVigilance, observamos que tiene un catálogo de todos los fármacos y los efectos nocivos en la salud de las personas que los toman, al margen de que sean o no causados directamente por ese fármaco. Uno de ellos son las vacunas para Covid-19, de las cuales tienen datos y gráficos para Moderna, Pfizer, Jannsen y AstraZeneca. Si nos centramos solo en la de Pfizer, vemos que los datos se pueden clasificar según la seriedad de los efectos secundarios, dividiéndose en serios o no serios (entre ellos un poco de fiebre, dolor de cabeza o dolor en la zona del pinchazo, por ejemplo). Esta es la tabla de EudraVigilance para Pfizer:

Eudravigilance Pfizer

Y esta para Moderna:

Eudravigilance Moderna

Fuente: https://dap.ema.europa.eu/analytics/saw.dll?PortalPages

Como podéis observar, estas instituciones han contabilizado 176.521 efectos serios sobre la salud al poco tiempo de administrar la vacuna de Pfizer, y 57.088 efectos serios tras administrar la de Moderna, lo que es casi un cuarto de millón de casos. Por un lado es obvio que no TODOS los efectos serán causados por las vacunas directamente, pero muchos de ellos sí lo son. Y por otro lado, es también obvio que estos datos no tienen en cuenta todas las reacciones que suceden, pues muchas de ellas no son notificadas o no se tiene constancia, o no se asocian a la vacuna a pesar de ocurrir al poco tiempo de administrarla.

¿Cuál es la realidad de los efectos graves y las muertes causadas por las vacunaciones para Covid-19?

LA DICTADURA DE LOS GLOBALISTAS IMPLANTADA YA EN ITALIA.

Este artículo es para hablar sobre la ley que han hecho en Italia para que se despida de su puesto de trabajo a todos los que no estén vacunados a partir del 15 de octubre, como podéis leer aquí:

https://www.europapress.es/internacional/noticia-italia-implantara-obligatoriedad-green-pass-empleados-publicos-privados-octubre-20210916150607.html

https://www.abc.es/sociedad/abci-italia-respalda-draghi-decision-imponer-certificado-covid-para-poder-trabajar-202109171607_noticia.html

Se trata de una iniciativa de Mario Draghi, sí, el mismo cuya firma aparece en los billetes de euro dado que fue durante una década presidente del Banco Central Europeo (BCE). También fue alto cargo en el Banco Mundial, y ha ido pasando por diferentes entidades financieras como Goldman Sachs. Se trata de un banquero globalista y corrupto, uno de esos de los que debemos estar siempre en guardia, como Úrsula von der Leyen, Christine Lagarde, Klaus Schwab, Bill Gates, y tantísimos otros que tienen tanta influencia como ellos o que trabajan en su misma línea de trabajo (la creación de una humanidad totalmente sometida a escala planetaria). Y no solo de estas personas, auténtica gentuza cuando uno analiza sus mensajes y sus tomas de decisiones, sino también de instituciones internacionales o de ámbito mundial en las que ellos participan, como las entidades financieras por las que ha pasado Mario Draghi, o como el Foro Económico Mundial (Foro de Davos) o el Club Bilderberg, o tantos think tanks globalistas alrededor del mundo (la Comisión Trilateral, por ejemplo).

draghi

El hecho de que la primera iniciativa en imponer la obligación de tener las vacunas del Covid a todo el mundo sin excepción para poder trabajar (de lo contrario uno debe morirse de hambre o buscarse la vida, supongo) provenga de un conocido banquero globalista, nos demuestra que esta agenda no tiene nada que ver con la salud de la población, y sí con imponer una dictadura de control social masivo en la que los derechos humanos pueden ser quitados o devueltos a voluntad por parte de una élite. Si aceptamos este grado de sometimiento a sus consignas, entonces nos veremos condenados como humanidad a depender siempre de esta gente, a ser cada día más y más sometidos y controlados mediante métodos de control muy diversos, con diferentes pretextos o supuestas amenazas globales, de las que en este blog destacamos las tres principales: el falso calentamiento global, el terrorismo islámico (este sí es real, pero está promovido y financiado por todas estas élites) y ahora la guinda que es el Covid-19, que se está aprovechando para imponer una dictadura mundial. Lo de Italia solo es el primer paso de algo que, si lo permitimos, se extenderá y será muchísimo peor que cualquier virus.

La verdad es que desconocía que Draghi fuese el presidente de Italia, según leo lo es desde este mismo 2021. Y no puedo entender cómo una persona que ha contribuido a arruinar Grecia, ayudando al presidente heleno del momento a ocultar los datos sobre la magnitud de la deuda, ¡DEUDA QUE GENERAN PRECISAMENTE LOS BANCOS CENTRALES DONDE HA TRABAJADO DRAGHI!, puede ahora estar gobernando Italia. ¿Es necesario que reconocidos criminales estén al frente de los gobiernos que afectan a nuestras vidas?

draghi grecia

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Mario_Draghi

Es hora de que empecemos a abrir la mente y a dejar de pensar que todo lo que se afirma ser bueno para nosotros realmente lo es, especialmente cuando provenga de gentuza tan abyecta y peligrosa como este tipo que ha estado en entidades financieras responsables de la ruina de tantos países, especialmente de Europa. Italia debe empezar a moverse, y qué duda cabe, que no son los que no se hayan puesto la vacuna los que deben dejar de trabajar, sino Mario Draghi, y cuanto antes mejor. Es hora de llevar a los criminales a donde les corresponde, ¿O no es eliminar derechos humanos un acto criminal?

¿NO TE HAS VACUNADO? CUENTA TU EXPERIENCIA.

Hola a todos, en este artículo os propongo que aquellos que habéis elegido no vacunaros del coronavirus compartáis vuestra experiencia, ya que quiero pensar que muchos de nosotros continuamos vivos, a pesar de que los medios de masas como la prensa o la televisión presenten esto como una anomalía o como algo altamente improbable. Han salido en efecto algunas noticias de personas que no habiéndose vacunado del coronavirus han estado gravemente enfermos en la UCI o incluso han muerto diagnosticados de Covid-19. Sin embargo, considero que esto no debe hacernos perder la objetividad de que estos casos son una escasa minoría del total, mientras que a muchas personas el virus no les produce síntomas graves ni la muerte, aun sin estar vacunados (como ocurrió durante la primera etapa). Estas personas, lamentablemente, no salen en las noticias, ni tampoco sus números reales, tan solo aparecen en primera plana, a bombo y platillo, aquellos casos de no vacunados que mueren. Casos que, por cierto, que también se dan de personas que han muerto por la vacuna, lo cual tiene muchísima menor difusión mediática, igual de escasos pero no por ello despreciables.

not vaccinated

Ha pasado mucho tiempo desde que todo esto comenzó y han pasado muchas cosas en relación a este asunto en el que parece que ahora deben girar nuestras vidas, el Covid-19. Por ello, os invito a que compartáis en los comentarios si conocéis a alguien cercano que haya pasado por esta enfermedad, los motivos por los que no os habéis vacunado, cuál ha sido vuestra experiencia y si os consideráis o no negacionistas o antivacunas (os dejo una encuesta al final del artículo).

Yo puedo decir que no me vacuno por motivos que ya he detallado en anteriores artículos, sobre todo porque considero que la probabilidad de enfermar gravemente o de morir es muy baja (aunque es una probabilidad que cambia según la edad, variando desde los niños que solo lo padecen muy excepcionalmente hasta los ancianos que son los más vulnerables, como sucede con cualquier otra enfermedad) y por los riesgos que estas vacunas producen en una escasa proporción de las personas que se las inyectan, proporción de la que no deseo ser parte. Es una decisión que ante tal balance de riesgos frente a beneficios me parece la más oportuna. No me considero ni negacionista ni antivacunas, lo primero porque sí creo en la existencia del virus así como de los enfermos y fallecidos que ha ocasionado, entre ellos mi madre que estuvo grave en el hospital con neumonía bilateral, lo pasé muy mal durante ese tiempo y especialmente por culpa del maldito cierre perimetral del estado de alarma (que ha sido declarado inconstitucional y que si lo llego a saber no lo hubiera respetado). Por suerte mi madre está bien ahora, totalmente recuperada. Tampoco me considero antivacunas ya que sé que todos o casi todos estamos vacunados para una serie de patógenos y la proporción de consecuencias graves por ello es escasa (aunque tampoco inexistente). No obstante estas vacunas no son del mismo tipo (son vacunas de material genético) y esto aumenta el riesgo y la incertidumbre, ya que funcionan de manera diferente en nuestro organismo.

 

EL MUNDO GLOBAL: LA SOCIEDAD DEL MIEDO.

Largo y tendido se podría hablar del miedo, una de las emociones más profundas y ancestrales del ser humano, porque ha sido y continúa siendo vital para nuestra supervivencia. Sin embargo, y precisamente por la influencia tan fuerte e incontrolable que puede ejercer sobre nosotros, el miedo es una emoción que ha sido utilizada constantemente como un instrumento de dominio de unos seres humanos sobre otros. El miedo nos vuelve desconfiados, dóciles y fácilmente manejables. Cuando conocemos y sabemos enfrentar una amenaza, no tenemos miedo, sino confianza en nosotros mismos, y frente al miedo surgen la valentía y la sabiduría. En tal caso, no dependemos de ningún otro para saber cómo actuar. Por eso los antiguos japoneses escribieron en su código Bushido como norma: Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución. El miedo se produce de forma lógica y coherente ante aquello que creemos o sabemos que es superior a nosotros, algo que no podemos o no sabemos controlar. La precaución o prudencia en cambio, es una sabia toma de decisiones que nos previene de caer en esas situaciones, al menos cuando no estamos preparados para afrontarlas. Por lo tanto, la prudencia nos aleja del miedo.

tragic masks

El miedo no es por lo tanto algo positivo en si mismo, y mucho menos aún el miedo crónico y permanente que hoy en día impera en gran parte de la población humana, en este mundo civilizado, alejado de la Naturaleza. No solamente el modo de vida que mantenemos genera auténticas epidemias de depresión, ansiedad crónica (leve o aguda), así como todo tipo de sentimientos negativos que no parecen encontrar fácil solución (soledad, vacío…). Además de eso, el miedo es potenciado cada día a todas horas sobre las masas humanas empleando las diversas instituciones de la sociedad: la televisión, la prensa, la escolarización obligatoria, el sistema médico, la Banca, entre otros muchos. Cuando todo parece ir bien, se nos trata de inculcar en lo más profundo de la psique que existen una serie de amenazas directas sobre nuestras vidas que somos además incapaces de controlar, puesto que no tenemos, en teoría y según este bombardeo psicológico, medios para defendernos. Si tales amenazas no existen, o bien se crean o bien se inventan.

Ejemplos de esto no faltan, desde luego. El pánico que se ha generado hacia la posibilidad de ser contagiado del coronavirus, ha llevado a la población a desconfiar de los que no se han vacunado. Pero ni siquiera los vacunados van a poder estar tranquilos, ya que el coronavirus va a continuar siendo una amenaza para ellos, en la misma medida que antes de vacunarse, tal como ya se afirma desde los medios de masas y desde las instituciones médicas. En las escuelas españolas, se está obligando a los niños a llevar la mascarilla permanentemente, y a mantener una distancia entre ellos, impidiéndoles jugar o juntarse, lo que indudablemente va a dejar una huella psicológica tremenda en ellos, y todo esto contra toda evidencia científica de que sirva para algo más que para destruir sus almas. Otro ejemplo: el actual feminismo y sus distintas asociaciones, han generado en muchísimas mujeres un miedo a los hombres en general, como si fueran parte de un patriarcado que, evidentemente, no existe (los hombres son oprimidos y explotados al mismo nivel que las mujeres). Además, si os dáis cuenta existe un plan generalizado para atraer a España población inmigrante e islámica, dándoles ayudas para que se establezcan o, peor aún, dejándoles vagar por las calles como ratas. Esto ha aumentado los niveles de criminalidad, inseguridad en las calles, generando aún más miedo y desconfianza a todo tipo de robos o violencia (mucho más del que ya existía previamente). Asuntos como lo sucedido en Afganistán, contribuyen a crear una amenaza islámica global, que indudablemente produce temor en muchas personas. Y no olvidemos el calentamiento global, la más ficticia de las amenazas globales con las que quieren no solo asustarnos, sino controlar todo tipo de asuntos sociales, políticos y económicos que nos afectan directamente (la culpa por no ser lo suficientemente ‘verdes’ será un pretexto en el futuro para denigrar a quienes adopten ciertas conductas).

Por lo tanto, si no cedemos a todo este miedo que se nos trata de inyectar día a día desde tan distintos frentes, no cederemos a ser dominados, a un poderoso control social que es lo que está realmente detrás de tantas campañas del miedo puestas en marcha como un plan maquiavélico de engaño. Es hora de decidir si estás en el bando del miedo o el de la prudencia, si en el de aquellos que se dejan llevar por la creencia ciega en todas estas amenazas aparentemente inevitables en las que se nos quiere sumir constantemente, o en el de aquellos que son capaces de dudar, de investigar por su propia cuenta todos los asuntos, hasta sacar sus propias conclusiones, y que no ceden y bajan la cabeza ante un pánico irracional, sino que idean y promueven soluciones a los problemas, empuñando como armas la valentía y la inteligencia que lleva a un conocimiento cada vez mayor de las cosas y de las verdaderas intenciones de la sociedad. Solo tú decides.

Maestro Yoda

¿POR QUÉ NADIE HACE NADA CONTRA LOS TALIBANES?

Todos estamos viendo lo que está pasando en Afganistán estos últimos días, pero lo que muy pocos parecen ver es lo que no está pasando allí. La postura más común en todo este asunto es que los talibanes han conseguido conquistar Kabul, así como casi todo Afganistán (seguramente en breve conseguirán la totalidad) por un fallo de la OTAN, de los organismos internacionales, o del gobierno que había hasta entonces en aquel país. Sin embargo, hay dos cosas que fallan en ese argumento. La primera y más obvia es que si realmente la OTAN (que es, no lo olvidemos, la primera fuerza militar en el planeta actualmente) o la ONU (con el supuesto poder que tiene para defender los derechos humanos) han cometido un error, ¿por qué no hacen entonces nada para repararlo? El segundo punto que falla es que se puede establecer una conexión de continuidad muy clara con acontecimientos igualmente horribles del pasado como la guerra de Irak, la guerra de Libia, o la guerra de Siria que aún continúa a día de hoy.

D0LRf_KWwAAUuhU

Fijémonos en cómo ha ido en aumento la aceptación general y la pasividad ante el Islam en su versión más literal, es decir, hacia el yihadismo. Durante la guerra de Irak, hubo un rechazo generalizado por parte de todos los pueblos, casi todos sabíamos o descubrimos más tarde que los gobiernos estaban mintiendo, y nadie se creía el casus belli promulgado por todos los medios de masas (las famosas ‘armas de destrucción masiva’ que muchos otros países tienen sin que por ello sean bombardeados y aniquilados). En esa cobarde y cruel guerra murieron alrededor de un millón de irakíes, y el Islam extremista aumentó. Irak era un país laico y tolerante con respecto a la religión, un país además con una elevada cultura ancestral e histórica que luego fue destruida (recordemos el famoso saqueo del Museo de Bagdad, por poner solo un ejemplo). Esto fue en 2003. Por lo visto para 2011 ya habían aprendido cómo engañar a las masas y para entonces, fue muy fácil hacer tragar a casi todo el mundo con el casus belli según el cual había que destruir Libia porque Muammar al Khadaffi era un dictador. Este lema se repetía una y otra vez en los medios de masas, y esta vez nadie hizo nada ni protestó, al contrario, aplaudían lo sucedido, y a esos mismos radicales islámicos que ahora invaden Afganistán, los consideraban «liberadores». Sin embargo, el uso de mercenarios no fue suficiente, y la propia OTAN tuvo que actuar en una intervención coordinada para acabar con el gobierno de Khadaffi (entra en este artículo para información en detalle: https://paramisonenigmas.wordpress.com/2012/10/20/libia/). Después de matarle, algo que salió en todos los medios a bombo y platillo, el silencio sobre Libia se impuso, jamás volvió a salir ninguna noticia sobre ese país, y el motivo es evidente. No solo asesinaron al líder libio, también a decenas de miles de libios inocentes, y por supuesto el ISIS o DAESH campa allí a sus anchas. Resulta que Libia era uno de los países más tolerantes y prósperos de toda África, y de nuevo un país con una elevada cultura ancestral: ¡pensad que formaba parte del imperio romano antes de ser arrasado por los musulmanes en el siglo VI!

En el mismo 2011 empezó también la guerra de Siria, una guerra civil en la que de nuevo los medios de masas tildaban a Bashar al Assad de dictador y lo presentaban como alguien que debía ser derrotado completamente para que hubiese libertad. Resulta que los mercenarios que atacan al gobierno de Siria son, una vez más, del mismo estilo que los talibanes afganos, es decir que pertenecen al Estado Islámico. Nadie hace nada para frenarlos, justificando esto en el supuesto totalitarismo de al Assad, presidente de un país laico y tolerante en cuanto a la religión, además de ser Siria antes de que comenzase este conflicto un país rico, con un importante turismo, y con una elevada cultura ancestral que, de nuevo, está siendo destruida por los ‘libertadores’ como ocurrió con numerosos templos o con las famosas ruinas de Palmira (os animo a leer este artículo de El País: https://elpais.com/internacional/2016/08/22/actualidad/1471857242_456948.html).

¿Quién puede sorprenderse por lo tanto de que se permita a estos talibanes yihadistas que invadan Afganistán tranquilamente? Porque sí, queridos lectores, es eso lo que está pasando. Tanto Estados Unidos como la OTAN en una acción coordinada, contundente y dirigida, podrían en muy poco tiempo eliminar a esos enemigos de la libertad, podrían si quisieran, poniendo todo su empeño, eliminar ese Estado Islámico que amenaza a todo Occidente. Sin embargo, no lo hacen ni lo piensan hacer. Y una vez nos hemos dado cuenta de esto, deberíamos preguntarnos por qué. Por qué se limitan a evacuar a ciertos diplomáticos, por qué dicen ser impotentes ante lo que está pasando cuando obviamente no lo son, por qué el propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo un par de días antes de que los talibanes conquistasen Kabul que eso era muy difícil (en esto nos recuerda mucho a Pedro Sánchez, que dice cosas que sabe que va a incumplir al día siguiente, o que falsea la realidad continuamente).

Tenemos que asumir esta realidad: no se trata de fallos o errores de predicción. Todas estas guerras, este incremento y expansión del Estado Islámico, son planes y evidentes objetivos de quienes ahora dicen no poder hacer nada. Los talibanes fueron creados por Estados Unidos, en teoría para combatir a la URSS en Afganistán. Pero la URSS cayó hace 30 años, ¿por qué han seguido financiándolos, vendiéndoles armas y entrenándolos? ¿Y por qué ahora les permiten invadir Afganistán, aunque de cara al público vendan que no los han ayudado y que no sabían que esto iba a pasar? Quizá este gráfico pueda aclararnos un poco este enigma.

E83B8UkWUAsohrF

Por lo visto, Joe Biden es el presidente que más judíos ha contratado para su gobierno (una población que es minoritaria en Estados Unidos pero que no lo es en los altos cargos del Gobierno estadounidense, ni en la Banca internacional, ni en los medios de masas que difunden estas interpretaciones de la realidad, ni en el accionariado de las mayores empresas de inversión a nivel mundial, ni en Hollywood, por poner solo unos cuantos ejemplos un tanto llamativos). Solo entendiendo que existe un tremendo poder de los judíos en el mundo, puede entenderse todo lo que está pasando. Cuando ocurre un crimen, es sabido que para encontrar al culpable es bueno preguntarse quién se beneficia (Cui bono en latín). ¿Y a quién le interesaría destruir el mundo árabe y crear una amenaza islámica internacional que genere un potente conflicto con todo Occidente?

E9PI0kZXMAAhtfn

Aquí me detengo, os dejo con esta pregunta, y me gustaría leer vuestros puntos de vista en los comentarios.

¡Un saludo!

POSTDATA: Os dejo con este certero artículo de Juan Manuel de Prada.

E9YU9fkWUAoveDw

Y este video, también acertado y muy ilustrativo:

EL ALARMISMO DEL COVID-19 PUESTO EN SU LUGAR.

En este artículo me propongo analizar algunas noticias recientes, pues son todas de las últimas dos o tres semanas, según las cuales se nos pretende concienciar del extremo riesgo de no ponerse las vacunas del Covid. Se ha producido una avalancha periodística de noticias, todas apuntando en el mismo sentido, según las cuales el porcentaje de personas ingresadas en hospitales o en las UCI por el Covid-19 es mucho más alto al de aquellas que se han vacunado con dos dosis. Vamos pues a sacar conclusiones directamente de tales artículos de prensa, partiendo de los datos que estos mismos presentan.

file-20210720-17-maxy9x

[Imagen extraída de la web: https://theconversation.com/como-es-posible-que-la-mayoria-de-hospitalizados-por-covid-19-sean-personas-vacunadas-164825]

En primer lugar, debemos entender que todo esto se trata de un asunto de proporciones, así como de porcentajes. Las noticias puntuales en las que alguien que no se ha vacunado ha estado muy grave no pueden tomarse como dato general, ya que lo mismo puede decirse de alguien que estando vacunado ha fallecido o ha vuelto a tener neumonía bilateral, en principio por el Covid-19. Las matemáticas son las que nos darán una idea de la verdadera situación, al margen del pánico que pretenden inducir entre las masas con titulares apocalípticos. Vamos pues a recorrer la geografía española, en concreto el Levante y el Meridión español, estudiando los artículos de prensa referentes a cuatro comunidades autónomas.

COMUNIDAD VALENCIANA

Según este artículo publicado por la Generalitat Valenciana y republicado por el diario el Mundo el 2 de agosto de 2021, alrededor del 92% de los pacientes ingresados por Covid en la UCI en el período del 19 al 25 de julio no estaban vacunados, lo cual suena aterrador y parece que cualquiera que no se vacune está en grave peligro:

https://www.gva.es/es/inicio/area_de_prensa/not_detalle_area_prensa?id=970264

https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2021/08/02/6107ea5dfc6c839d4b8b465d.html

Sin embargo, cuando se ven las cifras reales, según la Generalitat hay 58 personas sin vacunar en la UCI, mientras que 5 están vacunadas con dos dosis, lo que da un total de 63 personas.

GVA noticia

Haciendo un sencillo cálculo, se puede calcular la proporción de personas ingresadas en la UCI en relación a la población total de la Comunidad Valenciana. Si se dividen las 63 personas en UCI por Covid entre los aproximadamente 4.975.000 habitantes, sale un porcentaje del 0,00126%, lo que equivale a 1 de cada 79.365 personas. No obstante, y si lo que nos interesa es saber el riesgo que tiene una persona no vacunada de entrar en la UCI, debemos hacer el cálculo solamente con las 58 personas no vacunadas, pero además teniendo en cuenta el porcentaje de no vacunados en la Comunidad Valenciana. La cifra de no vacunados, excluyendo incluso a los que tenían una dosis, el día 25 de julio era de 1.877.673 como podéis ver en esta web: https://datosmacro.expansion.com/otros/coronavirus-vacuna/espana-comunidades-autonomas/valencia. El dato se obtiene restando la población total menos los vacunados con al menos una dosis. Si ahora se calcula la proporción, se obtiene que un 0,00308% de los no vacunados está en la UCI, lo que equivale a 1 de cada 32.467 personas no vacunadas. Esta es la verdadera posibilidad, ateniéndonos a los datos aportados por la prensa, de ir a la UCI sin estar vacunado con ninguna dosis.

Los pacientes en UCI son sin duda los que más fiabilidad nos pueden aportar, así como los fallecidos. Los pacientes que ingresan en planta, según indica la propia Generalitat Valenciana, no siempre son ingresados por su estado de gravedad, sino por razones de prevención, lo que significa que, con toda probabilidad, están ingresando por prevención con más frecuencia a los no vacunados que a los vacunados, lo cual obviamente aumenta el porcentaje de los primeros como casos de hospitalización. Esta podría ser una de las razones por las que los ingresos en hospital de jóvenes e incluso niños están aumentando en las últimas semanas, cuando curiosamente antes apenas ingresaban. Lo podéis leer aquí:

GVA noticia 2

CATALUÑA

Si nos vamos hacia el norte, podemos observar noticias de prensa igual de alarmantes. En este caso se afirma que el 73% de los ingresados en las UCI son personas que no se han vacunado con ninguna dosis, y solo un 15% están vacunados con las dos dosis. Veamos pues qué nos indican las cifras en esta región española.

Cataluña noticia

Fuente: https://www.larazon.es/cataluna/20210728/dxuif7d54vcmxpandwd4fhkibi.html

Hay 774 pacientes con Covid-19 en las UCI, de los cuales 563 no tienen ninguna dosis inyectada. Dado que los habitantes totales de Cataluña son aproximadamente 7.566.000, obtenemos que del total, solamente un 0,0102% están en UCI, lo que supone 1 de cada 9804 personas. Si nos centramos en los no vacunados (como siempre, me refiero solo a los que no tienen ni siquiera una dosis) resulta que el día 1 de julio había en Cataluña 3.349.492 personas sin vacunar (podéis verlo aquí: https://datosmacro.expansion.com/otros/coronavirus-vacuna/espana-comunidades-autonomas/cataluna). Si dividimos los 563 ingresados en UCI no vacunados entre el total de no vacunados, nos da un porcentaje del 0,0168%, lo que equivale a 1 de cada 5.952 personas. Esta es la probabilidad de ir a la UCI sin estar vacunado en Cataluña durante al menos durante este mes de julio. Solo ligeramente superior a la situación general.

MURCIA

Si bajamos de nuevo por tierras valencianas hacia la tórrida pero fértil Murcia, esto es lo que observamos: 30 personas ingresadas en UCI por Covid-19 (no especifica el intervalo o la fecha exacta, supongamos que esto ocurre el 2 de agosto, fecha de publicación de la noticia). Del total de habitantes de Murcia, que son 1.488.000 aproximadamente, 30 están en UCI por Covid, lo que nos arroja un total del 0,002%, a saber 1 de cada 49.603 personas. La noticia dice no obstante que el 88% no estaban vacunados, lo que indica que solo eran 26. Los no vacunados en Murcia el 2 de agosto con ninguna dosis eran 489.439 personas (podéis leerlo aquí: https://datosmacro.expansion.com/otros/coronavirus-vacuna/espana-comunidades-autonomas/murcia. Por lo tanto, la proporción de no vacunados en UCI es del 0,0053%, es decir 1 de cada 18.832 personas no vacunadas. Tales son pues las que están en riesgo.

Murcia

Fuente: https://www.larazon.es/murcia/20210802/jwaaz3bmnjf35oqoiexndrksma.html

ANDALUCÍA

En Andalucía encontramos una noticia publicada por el diario ‘El País’, como sabéis el más globalista y totalitario de todos, del día 13 de julio de 2021. La prueba de su totalitarismo es que utilice la palabra ‘negacionistas’ para referirse a aquellos que no se han inyectado las vacunas. Pues bien, esto es lo que nos cuenta la noticia:

Andalucia

Fuente: https://elpais.com/sociedad/2021-07-13/la-junta-asegura-que-el-72-de-los-ingresados-en-las-uci-andaluzas-son-negacionistas.html

El día 13 de julio había 122 personas en la UCI con Covid-19, de las cuales 88 no estaban vacunadas y 28 sí lo estaban. Teniendo en cuenta la población total de Andalucía, que son 8.427.000 habitantes, esto nos arroja un 0,00145% de la población en UCI por Covid-19, es decir, 1 de cada 68.966 personas. Sin embargo, dado que el número de no vacunados solo era de 88, y que a fecha del 13 de julio en Andalucía habían 3.434.046 no vacunados con ninguna dosis (lo podéis leer aquí: https://datosmacro.expansion.com/otros/coronavirus-vacuna/espana-comunidades-autonomas/andalucia), esto nos indica que solamente un 0,00256% de los mismos estaban en una UCI, lo cual significa 1 de cada 39.062 personas no vacunadas.

Vemos por lo tanto que, del conjunto total de la población no vacunada, solamente una parte muy pequeña acaba en una UCI, lo cual significa que la mayor parte de los no vacunados están a salvo de acabar en una situación de gravedad. Obviamente estos datos son fluidos y pueden subir o bajar con el tiempo. Puede ocurrir que las vacunas pierdan su eficacia, como ya está comenzando a percibirse en países como Israel.

Otra opción es que el porcentaje de no vacunados en las UCI vaya subiendo con respecto al de vacunados. Sencillamente no se puede saber. ¿Qué opinas que sucederá?

LA CAZA CONTRA LOS NO VACUNADOS HA COMENZADO.

Hola a todos. Debería estar hablando de otros temas, sin embargo y por desgracia, el sempiterno asunto del Covid sigue afectando a nuestras vidas, y me veo casi forzado a exponer lo que observo. En realidad, todo lo que está sucediendo es un aceleramiento de los acontecimientos que muchos ya sabíamos que iban a suceder, debido a las declaraciones de políticos de diversas instituciones. En efecto, el totalitarismo que se avecinaba tan claramente ya está presente en nuestras vidas, la caza ha comenzado. Se trata de una guerra, una más de las divisiones que se pretende crear entre personas que deberían ayudarse mutuamente, con la finalidad de someterlos y controlarlos más eficientemente. En este caso, y a una escala especialmente encarnizada, se está fomentando la confrontación y enemistad entre aquellos que se han vacunado para el Covid y aquellos que, por motivos que ya hemos expuesto en este blog y que son completamente razonables, no lo hemos hecho. Lo que se decía en la teoría, ahora se está plasmando en la práctica: la persecución, la limitación de los derechos de los que no se han puesto esta vacuna en específico. No diré nada nuevo: todos hemos visto las protestas en Francia, Italia y otros países, en contra del llamado ‘Green Pass’ o ‘Pasaporte Covid’ sin el cual los políticos globalistas pretendían coartar a todo el mundo a ponerse la vacuna contra su voluntad. Se ha recurrido a todo tipo de chantajes, desde la prohibición de entrar en restaurantes o lugares públicos (esto se está haciendo actualmente en Francia, por ejemplo) hasta el dar 100 dólares a las personas por ponerse la vacuna, como ha hecho el alcalde de Nueva York recientemente (https://www.farodevigo.es/mundo/2021/07/28/nueva-york-pagara-100-dolares-55605455.html). En muchas ocasiones se ha forzado a personas de ciertos sectores laborales a vacunarse contra su voluntad, especialmente a los que trabajan en hospitales o residencias (el ámbito sanitario en general) ya que si no los despedían de sus trabajos. No obstante, todo esto no es más que el principio. En este blog, y si la intuición no falla, auguramos que esto no solo va a continuar, sino que se va a acelerar en progresión geométrica, pues tal es la agenda globalista. Y es muy importante que nos opongamos a ello con todos nuestros recursos.

green pass

Tener que explicar que por no querer ponerse esta vacuna en específico, para esta enfermedad en concreto, no significa negar que exista o ser ‘antivacunas’ en general, es algo lamentable que solo demuestra el poder de los medios de masas como la televisión o la prensa. En efecto, el asociar una respetable opción, justificable de múltiples formas, con puntos de vista que nada tienen que ver (estar en contra de cualquier vacuna, o negar que exista el coronavirus SARS-CoV-2) es lo que permite anular el debate y lo que convierte en aparentes criminales a quienes no se vacunen. Se tacha a estos últimos, entre los que me incluyo, de todo lo imaginable: egoístas, peligrosos para la salud de los demás, anticientíficos, anti-todo en definitiva. Se pretende señalarnos como un peligro para la sociedad. Y la principal finalidad de mi artículo es desmontar esto, y pedir a cualquiera que lo lea que reflexione sobre esto, que no crea todo lo que le cuentan, y que no caiga en este conflicto absurdo en el que ahora nos quieren enzarzar mientras ellos ven el combate desde sus mansiones o, peor aún, desde los mismos salones donde los planifican al detalle.

No me centraré en explicar por qué yo u otros muchos tenemos motivos bien fundamentados para no vacunarnos (estar fuera de la población de riesgo, la posibilidad de tener efectos secundarios graves, el desconocimiento de los efectos a largo plazo…). Trataré más bien el tema de la postura que creo que todos debemos mantener ante lo que está sucediendo. En primer lugar, se debe respetar por completo a aquellos que han decidido vacunarse. Solamente el tiempo va a ir demostrando si era verdad o no todo aquello de la eficacia y seguridad casi totales, o de la perdurabilidad de los efectos protectores durante toda la vida. Por el momento, ambos pilares de la confianza en las vacunas están siendo muy puestos en duda. Esta es la principal novedad de los últimos meses. En un principio se divulgaba que las vacunas protegían POR COMPLETO del coronavirus en un porcentaje cercano al 97%. Esto es lo que encontramos por ejemplo en el diario ABC, basado en un estudio hecho en Israel:

https://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-israel-confirma-vacuna-pfizer-protege-95-por-ciento-contagio-hospitalizacion-y-muerte-covid-202105060130_noticia.html

wall street journal 1

wall street journal 2

Observad cómo exponen que el estudio y la experiencia en Israel han demostrado claramente que las vacunas no solo protegen de las muertes y hospitalizaciones en un elevadísimo porcentaje, sino que también protegen del contagio. Periódicos como el Wall Street Journal en inglés, o estudios científicos afirmaban exactamente lo mismo. Pues bien, ahora resulta que eso no era cierto. Ahora que estamos en julio, descubrimos sorprendidos y con una población altamente vacunada, que cualquier persona que esté vacunada, puede igualmente contagiarse, transmitir el virus a otras personas e incluso tener síntomas. De lo único que les protegería es, en principio, de los síntomas más graves o de la muerte. Lo podemos leer en este enlace a un artículo de la Sexta:

https://www.lasexta.com/bienestar/salud/que-estando-vacunado-puedo-contagiarme-contagiar-pero-tener-covid-grave_2021071560f0514070facd0001f9ae5c.html

Como váis a leer a continuación, lo que ahora se nos dice es que todos los vacunados pueden contagiarse, algo que es contradictorio con lo que decían los estudios científicos y todos los medios de masas que se basaban en ellos hasta hace poco.

sexta 1

No obstante, algo llama mucho más incluso la atención en ese artículo, y son precisamente las fuentes de donde provienen sus conclusiones. ¿No os resulta curioso que sean las propias compañías farmacéuticas o sus altos directivos quienes informen sobre los resultados de sus productos? Es algo que ya comentábamos en este blog con respecto a los estudios iniciales. Al parecer esto no ha cambiado, y los estudios realizados por las mismas farmacéuticas que fabrican todas estas vacunas siguen siendo la máxima referencia. La independencia de la investigación científica no parece ser ya un valor reclamado ni tener mucha importancia, ante la sobreactivación de tantas amígdalas cerebrales a nivel planetario.

sexta 2

¿Protegen realmente las vacunas a todo el mundo de la muerte y de tener síntomas graves? Es obvio que no a todo el mundo, por lo que el problema se reduce a un tema de proporciones. Si la proporción de personas vacunadas que fallecen (en esto tenemos que sumar a los que mueren por los efectos secundarios de la vacuna y a los que mueren diagnosticados de Covid-19) es menor a la proporción de personas no vacunadas que fallecen (diagnosticadas de Covid-19) entonces la vacuna probaría algo de su eficacia, y solamente la práctica dirá cuánta es realmente. Sin embargo, para esto, e insisto porque esto es muy importante, debemos esperar al invierno. Siempre es en invierno cuando aumentan las enfermedades pulmonares, entre ellas la gripe o neumonías en general. Nos enfrentamos a dos posibles escenarios de aquí al próximo invierno y ya entrando en el 2022.

➢ Uno es que en efecto la enfermedad ya esté controlada, que toda esta campaña de vacunación masiva haya servido de algo, y que no se produzca un nivel de muertes y fallecimientos más elevado que cualquier otro año por causa de las gripes. En este caso no habrá ningún problema, todo volvería a la normalidad, y podríamos disfrutar de nuestras vidas, tanto los vacunados como los no vacunados, dado que se habría alcanzado la inmunidad de grupo.

➢ Otro es que se vuelva a producir un elevado pico de muertes diagnosticadas como Covid-19, ante lo cual de nuevo podríamos sacar dos conclusiones. Una es que una nueva variante resistente a los anticuerpos (por ejemplo la Delta Plus, o la Epsilon) sean las causantes. Otra es que las vacunas sencillamente no han funcionado y que si las muertes han bajado es debido simplemente al verano. O quizá la verdad sea una combinación de ambas cosas.

Lamentablemente y conforme el invierno se aproxima, todo parece decantarse hacia el segundo escenario. Por un lado, ya se habla de esas nuevas variantes que harían inútiles las actuales vacunas, como podéis leer aquí: https://isanidad.com/191039/tres-mutaciones-de-la-variante-epsilon-ayudan-a-estimular-la-evasion-inmune-del-covid/

epsilon

Por otro lado, las medidas de restricción parece que solamente son frenadas o paralizadas por determinados tribunales, ya que los políticos no cesan en su empeño de ejercerlas. Toques de queda han tenido que ser declarados ilegales por el Tribunal Constitucional, como lo fue incluso el confinamiento al que fuimos sometidos en toda España.  Y aquí tenemos suerte, ya que Francia, Portugal, Italia o Grecia están imponiendo el pasaporte Covid para cosas muy cotidianas como ir a restaurantes, cines o lugares públicos en general. Esto es algo que no se explicaría si hubiese una verdadera confianza en las vacunas, dado que la población de riesgo ha sido vacunada ya casi por completo. En otras palabras, por un motivo u otro, parece que esto no se acaba. El control sobre nuestras vidas es algo de lo que los globalistas no quieren desprenderse, es su mayor tesoro, y no lo harán bajo ningún concepto. Pero solo conseguirán ganarnos la partida si nos enfrentamos entre nosotros, si nos reprochamos haber sido o no vacunados mutuamente, si seguimos en la espiral de pánico y angustia que nos inducen los medios de masas constantemente, y si seguimos manteniendo una confianza ciega en quienes gobiernan o en lo que se nos trata de introducir en la cabeza.

¿Cómo podemos llegar a consentir amenazas de muerte directas, como esta en la ciudad de Almería, aparte de la humillación que supone lo que dice el cartel? Solamente por el elevadísimo nivel de pánico que tiene la gente. En ninguna otra circunstancia esas palabras, auténtico pisoteo de la dignidad humana, podrían estar ahí.

Image

Tampoco es cierto que las vacunas sean completamente seguras. Aparte de los casos confirmados de personas que han muerto o tenido síntomas muy graves provocados por las vacunas, como el de una pobre chica que podéis ver en este enlace (poned el video de la madre llorando mientras cuenta lo sucedido):

https://news.yahoo.com/mom-describes-daughter-bad-covid-124148320.html.

O como el caso de un hombre de 36 años de Sevilla que iba a ser padre, y que no tenía ninguna patología antes de vacunarse:

https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-fallecido-sevilla-tras-vacunarse-janssen-padre-proximo-octubre-202107261340_noticia.html

Otro ejemplo que en mi opinión personal demuestra que las autoridades sanitarias están poniendo por delante la vacuna ante el hecho de que pueda provocar efectos nocivos, es el hecho de que muchas mujeres notan efectos secundarios en el ciclo ovárico, como podéis leer aquí: https://www.larazon.es/salud/20210712/3gyhijp42vau3oamisfcf7nu6m.html

mujeres

Como es obvio, cualquier cosa que fomente el sangrado o la precocidad de la ovulación puede ser (al menos es algo que debería investigarse seriamente) peligroso para las mujeres embarazadas. Es lo mismo que sucede con ciertos alimentos o plantas que se desrecomienda consumir a las mujeres embarazadas. ¿Es esta la prudencia que estamos observando en los médicos y autoridades sanitarias, como sería de esperar? No tenéis más que leer el siguiente artículo de el País, quizá el periódico globalista por excelencia en España: https://elpais.com/sociedad/2021-07-28/los-ginecologos-llaman-a-acelerar-la-vacunacion-de-las-embarazadas-tras-la-muerte-de-tres-gestantes.html

mujeres ii

mujeres iii

No solo esto, sino que por la calle escucho a la gente hablar del tema, y he podido saber de situaciones como que a un hombre mayor a partir de la vacuna le empezaron a dar vómitos todos los días durante más de un mes, y que cuando fue a urgencias, le dijeron sencillamente que eso no era una urgencia, o como otra persona que tuvo inflamación en un ganglio y problemas serios por ello. Se ha demostrado que las vacunas pueden provocar trombosis, inflamación del corazón (miocarditis, pericarditis) así como síndromes muy raros de los que es muy difícil dudar el vínculo, como el síndrome de Guillain-Barré. No todos los que fallecen al poco de vacunarse mueren por la vacuna, eso es obvio, pero una parte de ellos sí, especialmente si tienen problemas como los mencionados. A otros la vacuna les deja indudables secuelas. Es algo que aquellos que no tenemos especial miedo a un virus que solo provoca síntomas graves en un porcentaje muy escaso de la población, sencillamente no queremos arriesgarnos.

Pido respeto hacia todo el mundo, se haya o no vacunado. Dejemos atrás el miedo y el odio hacia los que no se vacunen, porque no tiene fundamento científico y sí fines políticos de control social.

Quiera la buena fortuna que esto sea entendido masivamente.