PROGRESISMO vs CONSERVADURISMO

¿Que tienen en común ciertas partes del feminismo, los movimientos antirracistas, el veganismo el lgtb y una religión?

A mi modo de ver, todos estos movimientos tienen ideales muy buenos y coherentes con las necesidades que muchas sociedades del mundo, en mayor o menor grado, tenían para una evolución coherente con el bienestar de todos. Todo esto me refiero a sus comienzos y a gran parte de lo que contienen, pero también es justo hablar de que cada vez albergan más personas fanáticas, argumentos irracionales, sensibilidad neurótica enfermiza y distorsiones de muchos temas en pro de justificar sus argumentos y demandas.

En las sociedades postmodernas actuales cada vez se abre más brecha entre dos bandos principales: Los conservadores y los progresistas, depende del país y su cultura existen matices distintos entre estos bandos, pero los ejes centrales de sus ideas y sus identificaciones son muy similares. En el pasado, al menos en la mayoría de sitios gobernaban y eran más aceptados generalmente los valores tradicionales conservadores vinculados sobre todo a lo etnocéntrico y sociocéntrico (solo reconocer los derechos de la gente de tu etnia y sociedad) militaristas, patriarcales, religiosos. Estos creaban por lo general ventajas sobre todo en hombres de buena posición social, además era manifestado de forma evidente en la cultura el que la mujer estuviera en segundo plano en casi todas las facetas de la vida y en lo que su libertad intelectual, relacional y sexual especialmente respecta. No hablemos de grupos homosexuales, minorías raciales, y especies animales que se podían ver como objeto de burla y discriminación y los animales podían casi ser vistos como objetos en algunos entornos.

Los valores progresistas por lo general tienden a una mayor inclusividad, suelen ser antireligiosos, antimilitares, mundicéntricos ( tratan de integrar a todos y velar por sus derechos), y hasta ecologistas en muchos casos. Si bien a mi modo de ver son valores muy buenos y que comparto, lo que no comparto tanto es la forma en que estos han venido degenerándose los últimos tiempos hasta acabar convirtiéndose en algo casi caricaturesco, trataré de explicar porque creo que esto pasó y sigue extendiéndose.

En el pasado como dije antes existió por lo general una dominancia de los valores tradicionales, los cuales no eran empáticos con las necesidades y diferencias de todos. Esto creo que fué creando resentimiento que iba transmitiéndose de generación en generación, en las familias y en la cultura vinculada a los ambientes digamos progresistas, los cuales con el paso del tiempo, la evolución científica, filosófica, académica y multidisciplinar han acabado teniendo más peso en la ventaja intelectual de sus argumentos en pro del bienestar común y por tanto más aceptación política y social. Creo que al ir pasando esto se ha ido creando una coalición progresiva entre grupos que antiguamente fueron víctimas de los valores tradicionales, como puedan ser feministas, lgtb, veganismo, movimientos en pro de minorías raciales y antirracistas, los cuales han pasado a tomar una actitud de desprecio, superioridad moral e intelectual y en cierta parte fascismo ante la gente que no se encuentra comulgando con ellos. Bien quiero aclarar que hablo de una parte, no de toda la gente que integra estos movimientos, si no de su parte más radical, lo cual puede variar mucho de unas culturas a otras y de unos lugares a otros.

En mi opinión se trata de un mecanismo de compensación sociocultural, de una venganza inconsciente que llevan a cabo todas las partes de la cultura que fueron en el pasado oprimidas o no tenidas en cuenta. Más allá de esto, creo que existen problemas en cuanto a marcar una línea clara de que es opresión y que no, creo que con la corrección política de su lado y el paradigma de víctima-opresor en su máximo exponente, mucha gente de estos bandos culturales, utiliza cualquier situación, para proyectar (inconscientemente) sus traumas irresueltos, y victimizarse descontextualizando la situación o la intención de las otras personas involucradas, lo cual me parece una pena, ya que esto resta credibilidad a casos que si la merecen, o que sí pueden tener abusos u opresión reales.

Otro de los problemas viene a ser algo muy digno de religiones e ideologías fascistas, que tiene que ver con la inflexibilidad sobre lo que es o no es la verdad. Algo que a mi juicio tiene graves problemas, ya que se evoluciona sobre todo a través de tener apertura hacia la crítica constructiva, y en la parte más radical de ciertos movimientos existe una actitud de: estás conmigo o contra mí, lo cual hace que sientan como un ataque críticas coherentes aunque se hagan con respeto y sean por parte de gente que comulgue con gran parte de sus ideas.

chesterton

Según los psicólogos que estudian el desarrollo de la consciencia y su evolución, y según mi experiencia también, hay diversos niveles evolutivos en nuestra relación con nosotros y con el mundo, que te llevan a identificarte con unas u otras cosas, y a vincular más con un tipo de valores u otros, y estos, además de en el desarrollo individual, también se ven reflejados en el colectivo. Respecto a esto las identificaciones y valores que abraza el progresismo son más evolucionadas que las del tradicionalismo por así decir, el problema es que nos vemos en un mundo que tiene una parte de su versión progresista herida y con un fascismo vengativo camuflado. No defiendo los valores tradicionales, pero creo que debemos aspirar a no entrar a este doble juego, ya que esto solo crea enfrentamiento y resentimiento, a la vista está que existen gran parte de personas vinculadas a valores tradicionales, totalmente artas de la actitud progresista y su forma de hacerles sentir como basura, los cuales compran cualquier teoría de conspiración (no digo que no puedan existir algunas) que respalde sus valores e ideas y que combata el progresismo actual, lo cual lo interpreto como una salida delirante de una realidad que les parece inaceptable y opresiva, y es que parte del progresismo, en su intento de crear un mundo sin opresión, acaba oprimiendo inconscientemente.

No tengo una fórmula para sanar esto, ni creo que pueda hacer demasiado, al menos actualmente, pero un comienzo sería intentar respetar la opinión de todos, al menos hasta donde sus acciones no perjudiquen directamente la libertad y bienestar de otros, e intentar ver nuestros puntos en común más que nuestras diferencias, para ver en qué y cómo podemos cooperar aunque no tengamos exactamente las mismas ideas.

Autor: Nacho Morales Martín-Romero.

EL MIEDO AL CORONAVIRUS Y LAS VACUNAS PARA COVID-19.

He dejado que corra el tiempo antes de publicar este artículo, porque quería ver cómo avanzaba todo este asunto del coronavirus. Sin embargo, creo que ha llegado el momento de lanzar mi opinión definitiva, para el que le pueda servir. Ante todo, quiero alertar de algo que está sucediendo, y es que a cualquiera que duda o se pregunta algo sobre los acontecimientos, bastante confusos y contradictorios, o al menos difíciles de comprender, que están ocurriendo con esta enfermedad, se le tacha inmediatamente de “negacionista”, es decir, se le acusa de negar que el virus exista, lo cual no es necesariamente verdad. Por ejemplo, desde esta web, mantenemos que el virus existe, como podéis leer en los artículos anteriores, también que es el causante de una enfermedad nueva surgida en diciembre de 2019, aunque semejante a otras anteriores, todo esto a la luz de los datos que están al alcance de cualquiera. Sin embargo, mucho es lo que se puede dudar, muchas las cuestiones que no quedan claras sobre todo lo que está pasando, demasiado evidentes los intereses de tipo económico, político y social que están tratando de sacar provecho de todo esto. No solo es algo bueno, sino que es completamente necesario utilizar nuestra mayor capacidad, el raciocinio humano, para dudar y para no creernos nada que no veamos corroborado con datos y hechos objetivos.

El primer punto que me gustaría tratar es la gravedad de la enfermedad, ya que día tras día los llamados medios de comunicación de masas (televisión, prensa, radio) nos lanzan mensajes apocalípticos, como si un terrible virus asesino estuviera al acecho y fuera capaz de acabar con la vida de cualquiera de nosotros. Utilizando los datos oficiales, publicados por Google pero coincidentes con los que exponen los Ministerios de Sanidad de los distintos países, se puede comprobar que esto no es así. He diseñado esta tabla con 17 países que reflejan bien la situación general en el mundo, o que han mostrado alguna característica especial frente a otros en cuanto al manejo de la enfermedad. Los porcentajes los he extraído del siguiente modo:

  • Tasa de mortalidad: Número de muertes x 100 / Número de casos confirmados por PCR.
  • Tasa de contagio: Número de casos confirmados por PCR x 100 / Número de habitantes.
  • Porcentaje de población fallecida: Número de muertes x 100 / Número de habitantes.

tabla coronavirus

El primer dato que resalta ante los ojos es la baja tasa de contagio, es decir, la poca cantidad de gente que se ha contagiado, en ningún caso supera el 2% y normalmente es mucho menos del 1%. Se puede pensar que hay muchos casos de personas que no han pasado la prueba PCR, y por lo tanto no han sido contabilizados, sin embargo, pensemos que si una persona tiene fiebre, o una tos excesiva, o dolor en los pulmones, es evidente que lo primero que va a hacer es ir al hospital más cercano a realizarse esta prueba. Si existen personas que no han sido contabilizadas, es que no han tenido estos síntomas, por lo tanto, no han llegado a desarrollar la enfermedad, el virus pasó por su organismo sin generar ningún síntoma porque su sistema inmunológico lo eliminó. Esto significa que en cualquier caso, estos datos pueden significar dos cosas. Una, que el virus no llega a contagiar más que a un escaso porcentaje de la población. Otra, que solamente provoca síntomas en una cantidad muy pequeña de aquellos que llegan a entrar en contacto con él. En ambos casos, se trata de un virus de una escasa gravedad. Y si además tenemos en cuenta otro hecho objetivo, es decir, que la mayoría de fallecidos son personas con graves enfermedades previas o ya ancianas, como ha ocurrido con muchos ancianos que se alojaban en residencias de tercera edad, los que están fuera de ese grupo apenas tienen riesgo de sufrir síntomas y menos aún de fallecer. Lo podéis leer aquí:

https://www.abc.es/sociedad/abci-60-por-ciento-fallecidos-coronavirus-espana-eran-internos-residencias-mayores-202004082044_noticia.html

https://www.rtve.es/noticias/20200911/radiografia-del-coronavirus-residencias-ancianos-espana/2011609.shtml

residencias

No sé lo que habrá sucedido en las residencias, pero prefiero no pensarlo, según lo que afirma la ONG Médicos sin Fronteras. Al parecer no fue nada agradable.

https://elpais.com/sociedad/2020-08-18/duro-informe-de-medicos-sin-fronteras-en-las-residencias-golpeaban-las-puertas-y-suplicaban-por-salir.html

Tenemos entonces tres grupos de riesgo:

  1. Los ancianos que viven en residencias, el sector mayoritario, que en España ha resultado ser del 67,32%.
  2. Las personas de más edad en general o todos aquellos con enfermedades previas, en concreto ‘aquellas que conllevan un estado de déficit inmunitario, o alteración de las defensas locales del órgano diana, tales como la enfermedad renal, hepática, respiratoria y cardiovascular crónica, los pacientes infectados por el VIH, pacientes en espera de trasplante de órgano sólido y trasplantados de órgano sólido, y/o progenitores hematopoyéticos; pacientes bajo quimioterapia de tumor sólido o hematopatía maligna, pacientes con enfermedad autoinmune y tratados con corticoides, inmunosupresores o productos biológicos, pacientes diabéticos, con fístulas de líquido cefalorraquídeo, implantes cocleares, así como pacientes con asplenia anatómica o funcional.’ Texto extraído de: https://fundacionio.com/2020/03/10/coronavirus-covid-19-quienes-son-los-pacientes-de-riesgo/
  3. Un grupo claramente minoritario de personas que fallecen, aparentemente de covid-19, sin ninguna de las condiciones previas, como si fuera por azar.

De esto se deduce que aquellos que estamos en esa tercera categoría, apenas tenemos riesgo de fallecer por esta enfermedad, ni de tener síntomas graves, no obstante se han dado unos cuantos casos de que esto ha sido así. ¿A qué podría deberse? En primer lugar, habría que analizar el historial clínico de esa persona para saber si podía tener bajas las defensas por algún motivo, a pesar de no tener enfermedades previas, por ejemplo, por consumo de drogas o una pésima alimentación. Sin embargo, al menos un factor ha podido contribuir a sumar cifras de muertos por Covid-19 sin que en realidad hayan fallecido por esta causa. La OMS estableció dos categorías para certificar una muerte por Covid-19. En ambos casos, el paciente ha muerte con los síntomas propios del Covid, es decir, principalmente por neumonía. La primera, llamada U07.1 es aquella muerte con estos síntomas en los que se ha realizado la prueba PCR y se ha comprobado un contacto con el virus. La segunda, llamada U07.2, es aquella muerte con estos síntomas en los que no se ha realizado una prueba PCR, por lo tanto, se desconocía si el paciente tenía o no el virus. Lo podéis leer en el siguiente enlace de la OMS:

https://www.who.int/classifications/icd/Guidelines_Cause_of_Death_COVID-19-20200423_ES.pdf

Como podéis imaginar, esta técnica burocrática, a la que todos los países han obedecido, permite que las cifras de muertes bailen. Muchas son las causas de neumonía que conducen a la muerte con síntomas similares o iguales que los de Covid-19. Según se contabilicen tales muertes como de Covid o no, se puede subir o bajar la cifra de fallecidos de una manera que nada tiene de objetivo. Lo único realmente científico sería certificar por Covid-19 únicamente aquellos casos con categoría U07.1 y los otros dejarlos como muerte de origen desconocido, o simplemente, por neumonía.

Otro factor por el que podría haber falsos positivos es el que ha remarcado un estudio de la Universidad de Oxford, y es que la PCR puede detectar fragmentos de coronavirus muertos, que permanecen en el cuerpo humano mucho tiempo (semanas) después de haber pasado la infección. Se estaría así dando como positivo a una persona que ya no tiene virus vivos en su organismo y que lógicamente no puede contagiar a nadie. Fuente: https://www.telecinco.es/informativos/salud/dar-positivo-pcr-coronavirus-no-significa-siempre-contagio-estudio-oxford-be5ma_18_3010095007.html

Trozos

En base a todo esto, ¿está justificado el confinamiento, el uso generalizado de las mascarillas, o el cierre de tantas empresas, con la consiguiente ruina económica que ello va a ocasionar?

Tanto el tipo de virus del que tratamos como los datos de la tabla parecen indicar que no es tan necesario. Obviamente, se deben tomar algunas medidas de precaución, especialmente aquellos que están en claro riesgo de muerte, que como hemos visto, es un porcentaje relativamente bajo de la población. Los médicos, el personal de las residencias, en definitiva, todos aquellos que entremos en contacto con estas personas, en base a los datos, deberíamos tomar precauciones. Sin embargo, la cosa no ha debido ir más allá. Insisto en que esto es solamente mi opinión personal, la cual me interesa exponer a crítica por parte de quien opine de modo distinto, siempre que la conversación consista en argumentos coherentes. Así lo explica también Natalia Prego, de Médicos por la Verdad:

Sin duda el ejemplo más sorprendente de la tabla es China, que al parecer ha conseguido detener desde muy pronto la infección y hasta el día de hoy la mantiene a raya. ¿Cómo es posible esto, precisamente en el país donde se supone que surgió este virus y donde por ello mismo habían tenido mucho menos tiempo que los demás países para prevenirlo? Muy sencillo: implantando una auténtica dictadura tecnológica. Este video de la BBC lo explica:

En contraposición a esto, Suecia optó por la estrategia opuesta: no hacer ningún confinamiento, no tomar medidas de precaución o muy pocas, con la idea de alcanzar la inmunidad de grupo, es decir, que al contagiarse una gran parte de la población, en efecto habría muertes al principio, pero después irían descendiendo al haber una gran expansión del virus entre la población que habría generado anticuerpos. De este modo, el epidemiólogo Anders Tegnell pensó que en pocos meses la enfermedad habría desaparecido o se habría controlado por si misma. En efecto, ha sucedido algo así. A pesar de haber tenido más fallecimientos que los países de alrededor (Dinamarca, Finlandia o Noruega) los casos y los fallecimientos no han dejado de descender, es decir, no hay un rebrote, como podéis ver en la gráfica. Lo curioso, es que ni siquiera ha hecho falta una gran expansión del virus, que, como se puede ver, solo ha sido del 0,839%. En cambio, en España, con unas medidas mucho más restrictivas, ha habido muchísimos más casos. ¿Cómo se puede explicar esto?

suecia

En otras palabras, es posible que China haya disminuido los contagios con una eficacia increíble, pero también ha convertido en un auténtico infierno la vida de todos sus habitantes, a costa de ello. ¿Qué merece más la pena? Que cada uno decida.

LAS VACUNAS PARA EL COVID-19

Desde la declaración de la nueva enfermedad, muchísimas empresas farmaceúticas y laboratorios se han puesto manos a la obra para desarrollar una vacuna que pueda prevenir este nuevo coronavirus. Sin embargo, el verdadero propósito, declarado como una necesidad urgente por las grandes organizaciones globalistas, es producir miles de millones de dosis con las que vacunar, a ser posible, a toda la población humana del mundo. El día 26 de marzo, en la reunión del G20, los países que asistieron afirmaron que iban a colaborar unidos en la lucha contra el Covid-19, mediante el programa “Respuesta Global frente al Coronavirus o en inglés Coronavirus Global Response”. Más tarde, el 26 de abril, la ONU lanzó otro programa llamado Access to COVID-19 Tools (ACT) Accelerator cuyo lema es ‘Nadie está a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo’. Hicieron un llamamiento, en el que afirman que nadie debe quedar desprotegido, que nadie debe quedar atrás, de donde se deduce con no demasiada dificultad lo que eso significa: que todo el mundo debe ser vacunado. Estas son las organizaciones que forman parte de ese programa conjunto:

ACT

Y la gran pregunta es, ¿es verdaderamente necesario vacunar a toda la población mundial, en el caso de un virus que por lo general solo afecta a un sector específico de esa población? ¿No se erradicaría vacunando solamente a aquellos que estén en verdadero peligro de muerte? ¿Existen intereses económicos detrás de esta pretensión de la vacunación global? Estas son preguntas que cada uno debe reflexionar dentro de si mismo, no tengo la respuesta, aunque sí tengo una opinión personal muy clara, y es que no veo en absoluto necesario vacunar a nadie fuera de los grupos de riesgo. Los demás, si adquirimos el virus, tenemos una seguridad muy próxima al 100% de supervivencia, quizás incluso ni siquiera notemos síntomas. Por lo tanto, para mí todo este entramado de poderosos intereses financieros a favor de la vacunación global, no vela tanto por nuestra salud, sino más bien por los jugosos beneficios que esperan obtener. Existe una compleja red de relaciones entre las empresas farmaceúticas, las fundaciones de las que reciben dinero para desarrollar las vacunas y hacer ensayos, los gobiernos y los socios o patrocinadores privados que dan su dinero para fundaciones como GAVI (Alianza para la Vacunación), o el CEPI (Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias) y bancos, como el Banco Mundial. No son entidades independientes una de otra, sino que todas están interconectadas. Por ejemplo, CEPI es una fundación que fue fundada en 2017 en el Foro Económico Mundial de Davos, recibiendo dinero de numerosos gobiernos, de la fundación Bill y Melinda Gates y del Wellcome Trust, entre otros. GAVI es una organización en la que participan la fundación de Bill y Melinda Gates, la OMS, la UNICEF y el Banco Mundial.

GAVI socios

Y con todo esto lo que se genera es una dependencia de una serie de instituciones financieras, personajes que han acumulado grandes cantidades de dinero como Bill Gates, dueños de las empresas farmaceúticas, etc, un tema que sería complejo desenredar, pero en el que hay evidentes intereses lucrativos. Por tanto, es más que probable que gran parte de lo que defiendan estas instituciones sea más por obtener ganancias que por la salud de la población. Cada cual que saque sus propias conclusiones, y ofrezco esta web para abrir un debate al respecto.

Pero más allá de los más que probables intereses económicos, hay algo más turbio en el tablero. Y es que esta crisis se está utilizando para favorecer un futuro gobierno mundial, que esté por encima de los distintos países, con el terrorífico poder que eso daría a semejante gobierno sobre todos los seres humanos. Junto con el “calentamiento global”, una mera hipótesis que no puede ser demostrada, o el terrorismo islámico, el covid-19 se ha convertido en otra de las grandes amenazas mundiales que requieren la llegada de un gobierno mundial y de un control social extremo y masivo por parte de ese gobierno. Así lo dejó caer el mismo Pedro Sánchez en uno de sus discursos, pues el presidente español es un peligroso lacayo de esta agenda globalista, al que haríamos bien en echar del Gobierno cuanto antes. Además de ello, se pueden observar en su carácter claros rasgos de sociopatía narcisista, frialdad, en definitiva, un temperamento personal que no nos puede traer nada bueno. Dejo el video:

Otro asunto interesante que me parece que se debe hablar es el tema de las técnicas que van a usarse en estas vacunas, ya que resultan ser de un tipo que nunca se había probado en seres humanos antes. Las nuevas vacunas para covid-19 se pueden dividir en tres tipos:

  • Vacunas de ARN: Consisten en un fragmento de ARN mensajero, el cual se introduce en las células y aprovecha la maquinaria de la propia célula (los ribosomas) para producir la proteína S del coronavirus SARS-CoV-2. Esta proteína será degradada por las células y el antígeno se presentará a los linfocitos B y T mediante el Complejo Principal de Histocompatibilidad, produciéndose anticuerpos. Para saber qué es esto último, por favor leed este artículo: EL COMPLEJO PRINCIPAL DE HISTOCOMPATIBILIDAD.
  • Vacunas de ADN: Consisten en el gen que expresa la proteína S, ubicado en un fragmento mayor de ADN circular que se llama plásmido, el cual se puede introducir directamente en las células por varios métodos, uno de los cuales es la electroporación, es decir, someter a las células a un pequeño pulso eléctrico que abra huecos en la membrana plasmática. Una vez en el núcleo será expresada la proteína S y reconocida por los linfocitos, produciendo anticuerpos.
  • Vacunas de Adenovirus: Consisten en un adenovirus (un virus que provoca normalmente resfriados) al que se le han quitado los genes que le permiten hacer copias de si mismo, no obstante, sí puede entrar en las células como el virus normal. Una vez atraviesa la membrana, suelta el ADN, que en principio no se integra en nuestro ADN sino que se queda en forma de “episoma” es decir, un trozo de ADN que se mantiene al margen de los cromosomas. En el núcleo de la célula, será expresado y dará lugar a la proteína S, que será degradada fuera del núcleo y será reconocida por los linfocitos, produciendo anticuerpos.

Ninguna de estas técnicas se ha probado antes en seres humanos, y lo más extraordinario es que el período de tiempo medio que tarda una vacuna en ser adecuadamente probada, analizada y confirmada tanto en eficacia como en seguridad es de 4 o 5 años. Estas vacunas del covid-19, no solo son de una técnica nueva, lo que añade incertidumbre al asunto, sino que además, pretenden utilizarse a gran escala en poco más de 1 año. Por muchos análisis que se hagan sobre su seguridad, esto es algo único en la historia de las vacunas, lo que podría dar lugar a efectos secundarios insospechados. Todas las vacunas generan efectos secundarios, incluso graves, en una parte muy pequeña de los que se las ponen, como podéis leer en este artículo donde se demuestra la vinculación entre vacunas y enfermedades autoinmunes en una porción muy escasa de los individuos. No obstante, las propias infecciones también causan enfermedades autoinmunes, incluso en más cantidad que las vacunas, esa es la conclusión del artículo sobre las vacunas tradicionales.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5607155/

Pero, ¿Y las nuevas vacunas? No hay estudios a largo plazo, ni siquiera a medio plazo (más de un año) que demuestren que no provocan efectos secundarios o la cantidad en que lo hacen, o la gravedad de los mismos. Al ser una técnica diferente, no es descartable que provoquen efectos nocivos en el organismo distintos de los que causan las vacunas tradicionales basadas en la inyección de proteínas o de virus atenuados o debilitados. Una sana desconfianza no es nada paranoico, es algo razonable ante lo desconocido. En todo caso, aquellos que no forman parte de los grupos de riesgo, desde mi humilde punto de vista, aún en caso de querer vacunarse, tienen la oportunidad de esperar un largo tiempo para ver si estas vacunas han provocado efectos negativos o no, o la cantidad en que lo han hecho. Cualquier pretensión por parte del Gobierno de imponer o presionar a la población mediante alguna medida indirecta (si no te vacunas no puedes hacer tales trabajos, o viajar, etc) o directa (vacunación obligatoria en las escuelas) será sin duda ilegítima.

Os dejo para terminar con una imagen donde aparecen algunas de las empresas más importantes a la hora de generar una vacuna contra Covid-19 y su respectivo método de aplicación.

https://paramisonenigmas.files.wordpress.com/2020/09/presentacion1-1.jpg

  • Moderna Therapeutics: ARN-1273. ARN mensajero.
  • AstraZeneca + Instituto Jenner (Oxford): AZD1222. Adenovirus de chimpancé.
  • Inovio Pharmaceuticals: INO-4800. Plásmido de ADN.
  • Novavax: NVX-COV-2373. Adenovirus 26.
  • Gamaleya: Gam-Covid-Vac o Sputnik5. Adenovirus 5 + Adenovirus 26 (dos dosis).
  • Johnson&Johnson: Ad26.CoV2.S. Adenovirus 26.
  • BioNTech + Pfizer + Fosun Pharma: BNT162. ARN mensajero.
  • CanSino Biologics: Ad5-nCoV. Adenovirus 5.

BLACK LIVES MATTER: LA HUMILLACIÓN DE EUROPA.

Si no intentase aislarme emocionalmente de los asuntos del mundo, y verlos un poco fríamente, no creo que pudiera estarme quieto ni un segundo ante lo que está sucediendo. ¿Cómo puede permitirse algo semejante, hasta qué punto hemos llegado? De verdad que no doy crédito, casi no puedo concebirlo.

Un simple acontecimiento trágico, como muchos que pasan en el mundo, ha conseguido mover a las masas a lo largo del planeta, especialmente en los países de raza blanca, solo porque los mass media a nivel mundial se han focalizado de forma unánime sobre ese acontecimiento, que sí es trágico, pero que como ese ocurren miles cada día y nadie mueve un dedo. Esto está demostrando el poder de los mass media para controlar nuestras vidas, pero esta vez el asunto ha llegado a límites abominables. El acontecimiento trágico del que hablo es la muerte de un señor afroamericano llamado George Floyd en Estados Unidos, por parte de un policía. A través de un movimiento social conocido como Black Lives Matter, que fue fundado en 2014, se han promovido protestas alrededor de todo el mundo por este asesinato. ¿No ocurren sin embargo asesinatos de todo tipo cada día? ¿Por qué nadie sale en protesta por todos esos asesinatos? Muy sencillo. Primero, porque los mass media no hacen la brutal campaña que han hecho con este caso particular. En segundo lugar, porque se está aprovechando la muerte de ese hombre para imponer una ideología globalista entre los habitantes de raza blanca. Esa ideología consiste en hacernos creer que los blancos somos una raza opresora, que somos “racistas” si no aceptamos la disolución de nuestra cultura, y que cualquier crítica que se haga a alguien de otras razas puede ser considerado racismo en el acto, pero solo cuando la crítica emana de una persona de raza blanca, nunca a la inversa. Y es que lo que se pretende con estas manifestaciones no tiene en el fondo nada que ver con un crimen cometido en Estados Unidos por un policía, sino con extender la creencia de que por definición un negro es víctima y un blanco un opresor, en cualquier tipo de circunstancia. No se protesta para que se detengan las muertes de afroamericanos por parte de policías en USA, pues entonces, habría que protestar igualmente por todas las muertes de blancos, o por los blancos que los africanos o afroamericanos asesinan alrededor del mundo. Se comenta que se protesta contra el racismo. Sin embargo, ¿qué es el racismo para aquellos que protestan? Puede ser cualquier cosa, desde el simple hecho de discrepar con alguien de otra raza, vigilar por sus posibles actividades delictivas (como se vigilaría a cualquier ciudadano), desear la preservación de la propia cultura, o estar en contra de la inmigración masiva por vía ilegal.

Esta gráfica expone la tasa de asesinatos en 2013 en Estados Unidos, separados por razas. Como podéis observar claramente (la fuente es el FBI) son muchos más los blancos asesinados por afroamericanos que a la inversa, y aún son muchísimos más los negros que mueren por parte de otros negros.

Es algo que podéis comprobar aquí: https://ucr.fbi.gov/crime-in-the-u.s/2013/crime-in-the-u.s.-2013/offenses-known-to-law-enforcement/expanded-homicide/expanded_homicide_data_table_6_murder_race_and_sex_of_vicitm_by_race_and_sex_of_offender_2013.xls

Sin embargo lo verdaderamente asombroso no es que un caso particular, cuando es ensalzado por los mass media y se genera una campaña ideológica globalista en torno a ese caso, genere protestas masivas a lo largo del planeta. Eso ha ocurrido ya con Greta Thunberg, por ejemplo, como vimos en este artículo: GRETA THUNBERG: UN PRODUCTO DE MARKETING IDEOLÓGICO. Y se podrían mencionar muchos más ejemplos de ello. Pero lo que realmente es preocupante en que, al parecer, se están produciendo un tipo de “manifestaciones” en las que cientos o miles de individuos de raza blanca literalmente se arrodillan ante otros individuos de raza negra solo porque son negros, sin conocerles, sin que se hayan ganado el respeto de esas gentes. En otras palabras, se está produciendo el fenómeno inverso de la antigua esclavitud, que, recordemos, no solo fue ejercida por la raza blanca, sino también y aún en más cantidad, por los islámicos, y por los propios africanos entre ellos, cosa que sigue sucediendo actualmente, mientras que Europa hace ya bastante tiempo que no tiene esclavos a la antigua usanza.

EaGIj5lX0AIMD7T

20200605_161815_resized-800x450

Aquí podemos ver cómo en París unos ciudadanos de raza negra hacen besar sus pies a los franceses de origen europeo.

Podría quizás decirse que esto se trata de algo excepcional, que la mayoría de las protestas han sido simplemente “en recuerdo de una víctima de abuso policial” pero ya hemos visto que eso no tiene sentido, dado que existen víctimas de todas las razas en todos los países. ¿Tendría sentido crear un movimiento llamado Whites Lives Matter y destacar, igual que se ha destacado el asesinato de un afroamericano en USA, la muerte de chicas europeas a manos de inmigrantes? Es el caso de María Ladenburger, de Susana Feldmann, o de Desirée Marionetti, aunque seguramente sean muchos más, tanto hombres como mujeres europeas que mueren a manos de inmigrantes o extranjeros. Aquí tenéis algunos enlaces al respecto:

https://es.qwe.wiki/wiki/Murder_of_Maria_Ladenburger

https://en.wikipedia.org/wiki/Killing_of_Susanna_Feldmann

https://es.wikipedia.org/wiki/Asesinato_de_Desir%C3%A9e_Mariottini

https://casoaislado.com/la-nueva-manada-14-magrebies-abusan-sexualmente-una-chica-barcelona-apunalan-novio/

https://cantabrialiberal.com/cronica-negra-y-tribunales/el-joven-cantabro-de-17-anos-fue-asesinado-por-dos-magrevies-tres-rumanos-y-dos-espanoles-en-san-sebastian,489203.html

El titular de la noticia es: El joven cántabro de 17 años fue asesinado por dos magrevies, tres rumanos y dos españoles en San Sebastián. Pero es falso: si leéis bien la noticia, veréis que fueron siete magrebíes.

https://www.levante-emv.com/sucesos/2009/01/13/hombre-acoso-durante-meses-joven-apunala-muerte-rechazarle/541819.html

El titular de la noticia es: “Un hombre que acosó durante meses a una joven la apuñala hasta la muerte por rechazarle. Mohamed A., que también hirió de gravedad a una amiga de la chica, ha confesado los hechos”.

https://www.jornada.com.mx/2017/01/06/mundo/025n2mun

El titular de la noticia es: Negros agreden a blanco discapacitado en Chicago. Lo golpean al grito de “¡a la mierda Trump!” y difunden el maltrato en Facebook.

https://www.marca.com/baloncesto/2020/06/01/5ed48180ca4741a50c8b45cd.html

El titular de la noticia es: “JR Smith, grabado dando una paliza a un hombre blanco durante las protestas en Los Ángeles”.

https://elpais.com/internacional/2017/04/19/actualidad/1492554532_939881.html

El titular de la noticia es: “Un hombre negro mata a cuatro blancos en California en un crimen de odio. El sospechoso, Kori Ali Muhammad, dijo a la policía que “quería matar a todos los blancos que pudiera” al saber que le buscaban.

http://euskalnews.com/2020/06/tres-argelinos-encierran-a-una-mujer-durante-meses-en-un-piso-de-alicante-y-abusan-sexualmente-de-ella-cada-dia/

EL titular de la noticia es: Tres argelinos encierran a una mujer durante meses en un piso de Alicante y abusan sexualmente de ella cada día.

Hay videos que muestran a grupos de extranjeros dando palizas a europeos. Por ejemplo:

¿Por qué estos asesinatos no se consideran racismo ni la gente sale en masa a protestar por ello? Increíblemente, solo porque los mass media no los publicitan. Muchos de esos mass media están financiados o dirigidos directamente por judíos. Y como ya dijo Barbara Spectre:

EaTqCBcWkAA4ADW

Si bien no en todas las protestas se ha visto este acto literalmente humillante, es cierto que el acto de arrodillarse “contra el racismo” no es algo tan bueno como suena. Si fuera así, se harían manifestaciones masivas contra el racismo antiblanco, o anti cualquier otra raza, pues asesinatos entre distintas etnias ocurren, como hemos visto, todos los días y en todas las combinaciones de agresor y víctima. Pero no, lo que intenta este movimiento social es condenar a la raza blanca, ocultar informaciones como las que hemos visto, en definitiva, conseguir que los europeos nos sintamos mal por serlo, que nos rindamos ante la globalización y la desaparición de nuestra cultura, que veamos como algo bueno e imposible de criticar la llegada a la pequeña Europa de oleadas de inmigrantes procedentes de continentes mucho más inmensos, a pesar de la baja natalidad de los europeos actualmente, y que reneguemos en definitiva de nuestras raíces como algo propio y distinto de las otras razas o pueblos del planeta, porque claro, nuestra cultura es patriarcal, opresiva, asesina, promueve la esclavitud, mientras que las otras razas son todo lo contrario, son pacíficas, dialogantes, nunca usan la violencia… En fin, un auténtico lavado de cerebro, que deja en poca cosa las películas en las que los seres humanos se convierten en zombis. Todo esto es muy peligroso, pero como siempre recomiendo en el blog, no debemos caer en el juego del racismo o el antirracismo, conflicto que está creado solo para dividirnos y someternos. No seamos ni racistas ni antirracistas: seamos racionales e inteligentes.

¿Y qué significa Black Lives Matter? Las vidas negras importan. Bien, pero también importan las blancas, y las de cualquier otro “color”.

DOCUMENTAL: FRENTE A LA GRAN MENTIRA.

Os dejo con este documental que han realizado exponiendo la falsedad de la política en España (y en muchos otros países del mundo donde esto coincide, por no decir todos) con las ideas de Antonio García Trevijano. Lo han hecho muy bien y haciendo hincapié en el uso de la emocionalidad antes que la racionalidad, que es algo de lo que casi nunca se habla, exponiendo así una parte de nuestro control mental. Es importante que lo veáis. ¡Un saludo!

DIVIDE ET IMPERA.

Inevitablemente, todos nos decantamos por un determinado bando en cuestiones políticas e ideológicas de toda índole, es algo natural. Y es algo que saben también las élites globalistas que están condicionando a la sociedad humana en todo el planeta hacia sus intereses exclusivos y particulares. Saben que ante un determinado líder de opinión, tendemos a seguirlo en base a nuestras ideas, y que nos ponemos en sus manos, esperándolo todo de ese líder antes que de nosotros mismos. Saben que si provocan un determinado conflicto, habrá una respuesta que surja automáticamente como oposición a ese factor discordante. Y saben que esto es algo que no tiene límite alguno: si potencian este tipo de conflictos entre una población o un país, sus habitantes se dejarán llevar por sus propios deseos de desahogo, de participación en algo colectivo, de frustración tanto personal como con la sociedad en la que vive, y en ese ser arrastrados no habrá freno alguno. Hasta llegar al punto en que los habitantes olviden lo que tienen en común, lo que les une, y solo sean capaces de ver en el otro a un extraño, a alguien que es de otra ideología, de otro pensamiento, que sigue a otro líder, a otro partido o equipo de fútbol, a otro movimiento social. Los verdaderos intereses de toda esa población no serán ya importantes, desviados por la corriente de numerosos conflictos y disensiones que son creadas a propósito por los globalistas, con todo el dinero y la influencia que tienen mediante sus medios de comunicación, asuntos triviales en los que toda la población acaba enfocando sus energías y que no llevan a ninguna parte.

Esto es lo que está sucediendo con el coronavirus. La política está siendo el jugoso anzuelo en el que todos acabamos picando. Como digo es lógico que unos se sientan más afines a un partido u otro (a pesar de que vivimos en una oligarquía de partidos donde todo viene elegido desde arriba, y donde nosotros no tenemos ni la más mínima influencia, solo una ilusión generada por los mass media y las “elecciones” de listas ya establecidas por los partidos). Pero si miramos las cosas desde un punto de vista de meros observadores, sin decantarnos, como si fuéramos un científico frío y neutral (así es como nos ven las élites globalistas, aunque con la clara intención de condicionar nuestras vidas hacia lo que ellos desean) lo que vemos no son más que bucles de retroalimentación positivos. Ha ocurrido esta pandemia, y esto ha dado ocasión a un bucle en el que un bando ataca al otro, y recibe ataques en respuesta. Esos ataques pueden ser dialécticos o duras críticas, algo que es bueno que suceda, sin embargo, eso nos divide a todos los españoles según cuál pensamos que tiene razón. Los de un bando alaban a los suyos como a héroes y denigran a los contrarios como a tiranos o dictadores, y desde el otro punto de vista ocurre lo mismo. Y no nos damos cuenta de que de ese modo nadie habla de los temas que realmente deberían importarnos a todos sin distinción. ¿Quién habla sobre los intereses globalistas que hay detrás de esta pandemia de coronavirus? ¿Quién habla del sistema de la usura y la deuda que oprime a todos los países del mundo por parte de la Banca internacional, que va a enriquecerse enormemente con la crisis económica que ellos mismos han provocado? ¿Quién habla del impulso que va a producirse en la digitalización de la sociedad, o del avance hacia la robotización que ellos tienen claramente pensado? ¿Quién habla de las consecuencias que va a tener todo esto en nuestras vidas, de los cambios que va a haber en la sociedad con lo que llaman la “nueva normalidad”? Solo oigo o leo críticas a un bando u otro, y de lo importante, absolutamente nada.

Así es como César consiguió vencer a los galos, azuzando divisiones entre ellos y haciéndoles olvidar a su enemigo común mediante halagos y promesas falsas, como las que nos hacen los partidos políticos a nosotros. Nuestro enemigo son los globalistas, de los que no oirás nada en los mass media, no son los españoles que siguen otras ideologías, religiones, o partidos políticos. ¡Eso es precisamente lo que los enemigos quieren que pienses! Y por supuesto, digo esto para todo el mundo, siga al bando que siga. Os animo a dar importancia a lo que realmente la tiene para todos, no solo para un determinado sector prefabricado intencionadamente para dividirnos. Dejemos a un lado cuestiones sin importancia, y hablemos de lo que nos debe unir, de lo que temen que nos una. Dejemos a un lado la absurda lucha entre feministas y antifeministas, entre partidarios y opuestos de la “ideología de género”, entre izquierdas y derechas, entre cristianos o no cristianos, entre veganos u omnívoros. Y dirijámonos todos a luchar contra lo que a todos nos afecta: la globalización que nos trata de volver dependientes a todos los niveles, económico, político, social, cultural, psicológico… Y que trata de imponer un gobierno mundial controlado por quienes realmente mueven los hilos. Recientemente la página oficial de la ONU ha cambiado su logotipo, y ha incluido las palabras “New World Order” (Nuevo Orden Mundial) del que han hablado tantos políticos globalistas durante décadas. Es eso lo que nos debería dar escalofríos y hacer salir a las calles. Si nos desviamos de eso, estamos contribuyendo a la globalización sin ni siquiera saberlo.

UN New Economic Paradigm

[Si lo pensáis, los que se enfrentan furibundamente al feminismo, por ejemplo, le dan a este movimiento social excusa y justificación para sus propias afirmaciones cada vez más absurdas e irracionales, para su violencia, aumentando además con esa oposición el número de feministas. Si se ignorase tal movimiento, o se le diera solo la escasa importancia que pueda tener actualmente, entonces se disolvería. Lo mismo ocurriría con fascistas y antifascistas, con derechas o izquierdas, se necesitan unos a otros para subsistir, y no tienen sentido sin su opuesto. Si quieres ir contra algo, no te opongas furibundamente a ello, porque de ese modo lo potencias, ¡ignóralo y caerá por su propia insignificancia! Es por ello que los políticos, los mass media, siempre atizan estas llamas para dividirnos y controlarnos mejor, desviándonos de lo importante.]

DISCREPAR: UN SANO DEPORTE.

Dedico este artículo a un gran amigo, con el que comparto algunas trabas psicológicas (estoy seguro de que también con muchísima gente).

Uno de los grandes problemas de mucha gente es el miedo a discrepar. Discrepar es dar tu opinión frente a otras personas que tienen una opinión distinta ante un asunto determinado. Es algo que debería ser fácil, pues no hay nada malo en pensar de forma distinta a como otros piensan, ni por supuesto en manifestarlo claramente. Seguramente lo hagamos en numerosas ocasiones, con personas con las que tenemos confianza, o que sabemos que nos van a respetar. Sin embargo, hay otro tipo de personas con las que no resulta tan fácil. Se trata de personas que tienen baja autoestima, que no confían en si mismos, y que en vez de nutrirse espiritualmente de sus propios logros, se nutren de hundir o quedar por encima de los demás. Otras veces se trata de personas que están “por encima” de nosotros en una jerarquía laboral, por ejemplo, un encargado, un jefe, etc. Las consecuencias de discrepar con unos u otros nos provocan muchas veces miedo, y en lugar de expresar claramente nuestro desacuerdo acerca de algún tema, ya sea importante o intrascendente, bajamos la cabeza y cedemos a aquello con lo que no concordamos en absoluto. A veces esa opinión contraria puede incluso jugar en nuestra contra, y al tener esta actitud dócil y complaciente, estamos dando la razón a aquellos que solo pueden causarnos problemas.

¿En qué deriva esta docilidad ante estas personas? Solo en una cosa: en rabia y frustración. Aunque se trate de una cuestión sin importancia, el hecho de que otra persona no nos respete hasta el punto de prohibirnos dar nuestra visión del asunto es de por si humillante, algo que atenta a la libertad de expresión individual a la que todos tenemos derecho en todo momento de nuestra vida. Sin embargo, esto es aún peor cuando el asunto es realmente relevante. No expresándonos, damos pie a tergiversaciones, engaños y manipulaciones por parte de otros acerca de nosotros mismos, lo cual, con el tiempo, puede traernos numerosos problemas en la vida. Esa rabia puede interpretarse de dos maneras. O bien como un sentimiento negativo del cual solo nosotros tenemos la culpa y que debemos eliminar a toda costa, o bien como un indicador de algo que hemos dejado de hacer y que deberíamos haber hecho. Si lo piensas, la rabia siempre proviene de eso. Por ejemplo, si no te atreviste a hacer algo (por ejemplo, competir en un concurso, o hablar en público) por miedo, eso te causará rabia contra ti mismo. Si no te defendiste cuando te insultaron o agredieron, eso indudablemente generará un gran nivel de estrés y rabia, de nuevo contra uno mismo. Pues lo mismo sucede cuando no expresamos nuestra verdadera opinión ante determinadas personas, generalmente hostiles, tóxicas y con baja autoestima. Los niveles de rabia irán creciendo, a medida que tales situaciones suceden una y otra vez, sumándose unas a otras, añadiendo leña al fuego de nuestra ira. Y con el tiempo, cada vez será más difícil hacer con calma algo que debería ser lo más simple y cotidiano: expresar nuestros pensamientos e ideas. Hacerlo nos parecerá algo conflictivo, algo malo por nuestra parte, un atrevimiento u osadía, un atravesar una frontera infranqueable.

Y es entonces cuando tenemos un problema de ámbito psicológico. Llegamos hasta el punto de no entender de dónde viene esa rabia, creemos que hay algo malo en nosotros, y que somos efectivamente unos fracasados en uno u otro aspecto de la vida, cuando en realidad, lo que sucede es que hemos sido mansos, sumisos, ante situaciones en las que no deberíamos serlo. No es una falta de capacidad, sino una carencia de actitud decisiva, de valentía. El comportamiento manso y dócil ha sido elogiado por el cristianismo, sin embargo, es todo lo contrario a los valores tradicionales europeos. ¡Hoy en día, se llega a comparar la expresión personal o la discrepancia con el egoísmo! Esta creencia tóxica y perjudicial en que discrepar es negativo si a otra persona le puede disgustar o enojar, es con lo que juegan precisamente aquellos que quieren dejarnos en mal lugar, ¡se aprovechan de nuestras creencias limitantes, y tratan de hacernos ver el mal en nosotros mismos para engrosar, esta vez sí, su egoísmo!

Cuando no expresamos nuestro desacuerdo con los demás por miedo o por creencias malas acerca de nosotros mismos, estamos contribuyendo a dos grandes males. En primer lugar estamos actuando en contra de uno de los grandes valores humanos: el respeto. Si permitimos que otros nos falten el respeto, estamos aceptando (como se aceptan las condiciones de un contrato al firmarlo) que eso es algo bueno, que está bien que alguien no nos respete. Y en segundo lugar, estamos alimentando la baja autoestima y la mala actitud de otras personas, que se crecerán en esa toxicidad en el futuro con nosotros mismos o con otras personas similares a nosotros en este sentido del miedo a discrepar. Y así, en lugar de aportar algo bueno a la humanidad, nos convertimos en el engranaje y la víctima de algo malo, ayudando a su propagación.

LA IMPORTANCIA QUE SE ATRIBUYE A JESÚS DE NAZARET.

Una de las bases del cristianismo, de ahí su nombre, es dar una importancia y atención a las (supuestas) palabras de Jesús de Nazareth, un profeta de origen judío, como si fueran más valiosas o relevantes que las de muchos filósofos, sabios o pensadores que ha habido en este planeta. Todo esto se justifica en que ‘sus palabras proceden del dios judío Jehovah o Yahveh’. En primer lugar, nada nos asegura que las palabras que aparecen en la Biblia, en el nuevo testamento, sean las que realmente pronunció esta persona, ya que ese libro no fue escrito ni redactado por el propio Jesús (es más, los capítulos que hoy conforman la Biblia son resultado de una recopilación de la que fueron excluidos muchos otros, llamados apócrifos). En segundo lugar, nada hace pensar que el dios judío Yahveh tenga por qué ser, como ellos proclaman, el único verdadero, y todos los demás ‘falsos’, lo cual proviene de un falso concepto de lo que es un dios. En las religiones indoeuropeas (esto incluye tanto a la religión hindú como al paganismo europeo, y también a los egipcios, babilónicos…) los dioses no eran considerados seres reales, exteriores a nosotros, que habitan en algún lugar específico que no podemos ver y que lo controlan todo a su antojo. Los dioses eran símbolos de lo que realmente era digno de admirar: la Naturaleza. Es por ello que existía un dios del Sol, llamado Helios, otro para el fuego (Vulcano) otro para los océanos (Neptuno), una diosa para los bosques y la caza (Artemisa), otra diosa para el amor y lo sexual (Venus o Afrodita), otro dios para la armonía y la belleza en el arte (Apolo), incluso dioses para emociones como el miedo (Pan) o virtudes como la sabiduría (Atenea o Minerva para los griegos, u Odín para los nórdicos). Se creía que estos dioses eran la vía de ponerse en relación con todos esos elementos, de forma que nos favorecieran, pero de ningún modo que fueran seres reales o físicos con formas humanas o animales. Este es un concepto principalmente judío y monoteísta. Y al igual que esto, los acontecimientos de la mitología no se consideraban hechos históricos sino metáforas que hay que analizar para descubrir su auténtico significado. Por poner tan solo un ejemplo, el mito dice que la diosa Atenea nació de un hachazo en la frente de Zeus, brecha de la cual nació la diosa. ¿Qué significa esto? Pues seguramente, que la sabiduría (Atenea es la diosa que la representa) nace de los duros golpes de la vida. Si se analizan otros mitos pueden sacarse lecciones o aprendizajes similares.

Jesús de Nazareth

El cristianismo es una religión de origen judío, es más, puede decirse que en un principio era una variante más de la religión judía. Una de las características del pueblo judío es que consideran a todos los demás pueblos humanos bajo una misma categoría, los gentiles o en su lenguaje, los ‘goyyim’. Es algo similar a los gitanos, que llaman payos a quienes no pertenecen a su etnia. Los judíos tienen una religión con muchísimas normas, que requieren para aprenderlas un largo proceso de adoctrinamiento por parte de los rabinos, en el entorno de las sinagogas. Los judíos se plantearon, quizás por venganza por haber sido conquistados por los romanos, expandir su religión por todo el planeta, pero eso no era fácil porque en su religión había normas muy enrevesadas, y muchas cosas que no eran aceptables para el resto de pueblos, entre ellas la circuncisión del pene de los recién nacidos, la prohibición de comer cerdo, las complejas normas del Sabbat (el sábado, día festivo de origen judío). Con el tiempo descubrieron que, si simplificaban en extremo su propia religión, quitándole lo que pudiera ser inaceptable, podrían expandirla más fácilmente. Esto fue realizado por Pablo de Tarso, el cual, en el concilio de Jerusalén del año 50, eliminó la circuncisión, la prohibición de comer cerdo y las normas del sábado. En lugar de ello, el cristianismo adoptó una serie de rituales muy sencillos: el bautismo, ir a misa, la eucaristía o división del pan, los rezos. Cosas que eran fácilmente asumibles por todo el mundo. Con esto, el judaísmo bajo un nuevo nombre podía ser aceptado por millones de personas, y como tal se fue planteando. El cristianismo se convirtió en una auténtica empresa al estilo moderno, con sus departamentos de recursos humanos, de finanzas, de marketing, comercial, administrativo, etc. A día de hoy, puede considerarse la empresa que más éxito ha tenido en la historia de la humanidad.

Pero centrémonos en la figura de Jesús de Nazareth. Lo más conocido y cacareado por los cristianos es su sacrificio en la cruz, según dicen ellos, por toda la humanidad. En realidad, no fue la única persona que los romanos crucificaron. ¿No fue aún más importante lo que trató de hacer Espartaco, que pretendió liberar al imperio romano de la esclavitud? También él y muchos miles de esclavos más fueron crucificados, sufriendo lo mismo que en teoría sufrió Jesús. ¿Por qué no se le alzan iglesias a Espartaco, por qué no se le reza o se cree ciegamente en sus palabras por haber sido crucificado?

espartaco esclavos

Podemos analizar también el mensaje de Jesús. Los cristianos creen por ejemplo en la existencia del alma, pero esto no es nada nuevo. Nuestros antepasados europeos ya creían en la inmortalidad del alma y en un ciclo de reencarnaciones. Para comprobarlo, podéis leer los diálogos el Fedón y Apología de Sócrates, escritos por Platón entre 300 y 400 años antes de que Jesús naciera. Textos aún más antiguos lo atestiguan. Jesús hablaba según la Biblia de amor al prójimo, algo que filósofos como Epicuro de Samos ya defendían en su época. Lo característico de Jesús son en cambio sus amenazas contra todo el que no crea en él, así como prometer la salvación a cualquiera que crea en él (dos caras de la misma moneda). Y la afirmación de que Yahveh es el único dios verdadero: ¡y nadie se da cuenta de la soberbia de esta afirmación! Esto es lo que está detrás de la enorme violencia y dogmatismo ejercido por los cristianos a lo largo de la historia, y sí, viene ya en la Biblia. Estas son palabras de la epístola a los corintios de Pablo de Tarso, invitando a los corintios a abandonar sus dioses tradicionales amenazándoles con que son cosa inmunda y puede perjudicarles:

pablo corintios

Por otro lado, los cristianos lanzaban mensajes bíblicos pensados por auténticos estrategas del marketing en aquellos tiempos, en los que hacían parecer que solo creyendo ciegamente en Jesús uno puede salvarse, aprovechando así sentimientos que muchas personas sienten: desesperación, angustia, culpa, soledad, vacío interior, y otros muchos, para convencerles de que el cristianismo puede llenar y cubrir todo eso. Por ejemplo aquí, en Mateo:

https://paramisonenigmas.files.wordpress.com/2020/01/a3f550bead13b13a69c09e36c2805aab.jpg

O traducido a palabras más actuales:

omilia

En líneas generales, el cristianismo aún hoy en día, es una religión que se atribuye la exclusiva de todas las cosas buenas: el amor, la paz, la solidaridad, el apoyo mutuo, el sentimiento de comunidad, el respeto, la verdad… Como si esas cosas solo pudieran obtenerse siguiendo a Cristo. Con esto, el cristianismo ha tratado siempre de anular el raciocinio humano: hay que abandonarlo todo por la fe ciega. Hay que dejar de pensar por uno mismo. Y es que, es la duda lo que nos hace inteligentes, no creernos todo lo que nos dicen, para tener pensamiento propio y no limitarnos a absorber y repetir lo ajeno. La fe nos vuelve ignorantes, porque nos impide dudar, hacernos preguntar y llegar a conclusiones cada vez más complejas. La arrogancia de los cristianos cuando asumen que ellos tienen la verdad absoluta es inmensa, pues pensad que la realidad es tan inmensa y tan compleja, que entenderla completamente es algo que ningún ser humano podrá realizar nunca. Solo mediante la duda podemos un poquito acercarnos, pero siempre seguiremos siendo ignorantes si comparamos lo que sabemos con la realidad. Nuestro cerebro no tiene capacidad suficiente. La buena noticia es que llevamos la Naturaleza dentro de nosotros, somos parte de ella. Es por ello que los antiguos dioses deben ser tenidos en cuenta. En la moderna civilización mercantil e industrial, no tienen cabida dioses que representan y obligan a considerar la Naturaleza como algo sagrado e intocable, con lo que deberíamos vivir en armonía, y esto es algo que no encontraréis en el cristianismo desde luego, una religión del desierto (como lo es el Islam también, pues el Islam deriva del judaísmo).

EL ESCLAVO ECONÓMICO.

A lo largo de la historia, ha habido muchos tipos de esclavitud, y los sigue habiendo en el planeta actualmente. La más conocida es la esclavitud en la que un ser humano es forzado a trabajar sin recibir nada a cambio, más allá del mínimo sustento para vivir, que es la que realizaron en el imperio romano o en el imperio británico por ejemplo. Existió también la esclavitud sexual, en la que seres humanos, generalmente mujeres son obligadas a prostituirse, cosa que ha ocurrido lamentablemente en muchos lugares, desde los ya antiguos harenes del Islam, hasta los tiempos actuales (no hablamos aquí de la prostitución que es ejercida voluntariamente o de la que se escoge entre comillas por carecer de dinero). Ha habido muchos tipos de explotación directa de este tipo. La esclavitud económica, que es la que vivimos muchos hoy en día sin que se nos vea por ello como auténticos siervos (por no tener al amo delante con el látigo, o por no llevar cadenas sujetas a nuestros pies) es sin embargo igualmente penosa.

Me gustaría haceros comprender los síntomas de ser un esclavo económico. Una cosa es el trabajo, y otra la esclavitud, y hay una gran diferencia entre ambas. El que escoge libremente un determinado puesto de trabajo y se dedica a un oficio, no por ello es un esclavo. Si consigue ahorrar una cierta cantidad de dinero para invertirlo en su propia vida, la cantidad que ahorre e invierta en sus planes, propósitos o deseos será lo que represente su libertad económica. En cambio, una persona que trabaja a cambio de una cierta cantidad, por ejemplo, 1.300 euros, y luego resulta que tiene que gastar: 600 en el pago de un alquiler, 150 en facturas de luz, agua o gas, 50 en ciertos seguros médicos, de coche u otros, 100 en pagarse el coche, 100 en gasolina o diesel, 200 en alimentarse y los 100 restantes en algún capricho como por ejemplo una colonia o algo similar, resulta que esta persona no trabaja para ella misma, sino para una serie de empresas que se enriquecen a costa de su trabajo. Esas empresas son las que dirigen su vida. Trabaja únicamente para sobrevivir y continuar así trabajando para otros.

Veréis, desde que nacemos, la sociedad que nos rodea está creada para que trabajemos, ganemos un cierto dinero, y luego gastemos todo el dinero posible en tonterías, en lugar de ahorrarlo para gastarlo en cosas que realmente nos importan. Hay un entramado institucional gigante, titánico, creado para arruinar a los países y a los gobiernos, y también lo hay para arruinarnos personalmente uno a uno e inducirnos a gastar todo lo que ganamos en ciertas empresas. Eso es lo que nos hace esclavos. Y en gran medida, podemos dejar de serlo. Es muy sencillo. Solo consiste en llevar un estilo de vida más frugal, más simple, ahorrar todo el dinero que podamos en lugar de gastarlo en cosas innecesarias. Solo así seremos más libres.

Si puedes vivir sin pagar un alquiler ni una hipoteca porque ya tienes donde vivir, hazlo, ahorra ese dinero. Si puedes vivir sin un vehículo motorizado, hazlo, a menos que te sea imprescindible. Si lo necesitas, recurre al vehículo más barato que puedas. No hace falta que tu alimentación incluya cosas muy caras todos los días, incluso puedes mantenerte con alimentos realmente muy baratos y tener una dieta muy sana. No compres cosas innecesarias: joyas, electrodomésticos como el lavavajillas o el microondas, vajilla cara, ropa de ciertas marcas más caras… Si puedes hacer deporte en el exterior sin pagar por un gimnasio, hazlo también. Si puedes sacar libros de la biblioteca en vez de comprarlos, recurre a esa posibilidad. Aprende de autosuficiencia para producir cosas por ti mismo, hacerte tú mismo una página web o arreglarte las cosas en casa. Y así sucesivamente. Todo esto y más son pasos hacia la libertad.

Y tú, ¿crees que eres o has sido un esclavo económico?

esclavo económico

LOS DISCURSOS DEL ODIO.

Hola, esta vez quiero tratar un tema que está muy de moda últimamente, y que se oye mucho en los llamados “medios de comunicación” (cuando en realidad, para que haya una comunicación debe haber alguien que emita un mensaje y alguien que responda, lo que excluye a la televisión, a la prensa y a la radio). Se trata de los discursos del odio. Escuchad, no hay dictadura más totalitaria que la que afirma ser ejercida en nombre de la libertad, del amor, de la paz, de la tolerancia. Ninguna dictadura podría funcionar a las claras, por lo que necesitan muchísimas capas de maquillaje lingüístico, palabras que suenen bien al oído, que deleiten al que escucha, que haga caer en sus redes a cualquiera que no sea crítico o que no piense por si mismo. Pues eso es lo que está pasando en los tiempos actuales sin que la inmensa mayoría de la población se dé cuenta de ello. Estamos llegando al punto alarmante en el que a cualquiera que discrepa de los temas predominantes en la “opinión pública” (opinión difundida mediante el marketing masivo y asimilada sin razonar por las masas) se le tacha de realizar algo llamado un discurso del odio.

Lejos de mi intención querer propagar el sentimiento del odio. Este sentimiento puede comprenderse cuando ha sucedido algo horrible en nuestras vidas, causado por otros, por ejemplo, si han asesinado a alguien muy querido, o si han quemado nuestro hogar, por poner algunos ejemplos. Sin embargo, nunca es un sentimiento que nos favorezca: lo ideal es mantenernos en un estado de calma, de serenidad sostenida. Sin embargo, el hecho de que se aplique la palabra odio a la simple discrepancia con un punto de vista predominante, es algo que no deberíamos permitir, y muy peligroso, pues nos acerca cada vez más a una dictadura ideológica, política y social.

Cuando veáis en lo sucesivo que alguien o algo (como la televisión o la prensa) habla de discurso del odio, hazte la siguiente pregunta: ¿realmente quien habla ha manifestado que desea algún mal a otras personas, o simplemente está hablando de lo que piensa?

Muy lejos de defender la libertad de expresión, quienes hablan de discursos del odio creen que hay una serie de dogmas que son incuestionables, que nunca pueden ni deben ser criticados, porque hacerlo es para ellos expresar odio. Por eso, imágenes como la siguiente no tienen ningún sentido (a veces, el supuesto discurso del odio es, precisamente, un simple uso de la libertad de expresión, aunque algunos totalitarios quieran llamarlo de otro modo):

Otra pregunta que podéis haceros es: ¿quién está cortando realmente la libertad de expresión, quién no permite hablar al otro, el que emite su opinión, aunque sea discrepante, o quien le tacha de emitir un discurso del odio por ello?

De este modo, usando el sentido común, podréis distinguir entre lo que es dar una simple opinión o punto de vista, y la ignorancia más profunda. Pongamos algunos ejemplos.

1) El feminismo.

Este es sin duda uno de los dogmas incuestionables de nuestro tiempo, si lo criticas se te califica como emisor de un discurso del odio (contra las mujeres en este caso) si no de cosas aún peores. Y sin embargo, ¿qué pasa si simplemente dudas de algunos de los postulados de este movimiento ideológico? Por ejemplo, si dudas que exista un patriarcado (pues los hombres son sometidos al mismo nivel o más que las mujeres) o de esa otra afirmación según la cual las mujeres cobran menos que los hombres en igualdad de condiciones, siendo que esto carece de datos o evidencias? Si dudas de esto, se te calificará como machista, agresor, o de odiar a las mujeres en general, o de considerarlas inferiores. Cosas todas muy distantes de la realidad, que no provienen del uso de la lógica, sino de la estupidez, y que no honra al movimiento feminista actual (le honraría más bien dar datos objetivos de lo que afirman sin alarmarse de que alguien se los pregunte).

1) La inmigración masiva a Europa.

Otro de los temas en los que se tergiversa la realidad es la inmigración de millones de personas de los inmensos continentes africano, asiático, etc, a la pequeña Europa. Muchas son las dudas o planteamientos que esto puede generar de un modo natural, pero todos serán calificados como ‘discurso del odio’ o xenofobia por todos aquellos que solo se centran en el dogma de que la inmigración es algo bueno y solidario, y que solo puede traer bien, o de que tenemos la obligación moral de aceptarlo. ¿Qué tiene que ver dudar de las ventajas de esta inmigración masiva de extranjeros a Europa con el odio personal a esas gentes? Creo yo que absolutamente nada. Pero cuidado con no estar conforme o de acuerdo con lo que está ocurriendo, con nada que tenga que ver con los extranjeros, porque ellos están “libres de crítica” como un limbo que escapa a la lógica humana, a la razón. Se esconde tras ello la ideología de que ellos son buenos y nosotros malos. Si te sales de ese patrón, serás tachado de racista, xenófobo, o fascista.

DE NUEVO ME CENSURAN EN TWITTER.

Hola a todos. Hace unos días publiqué este artículo, pidiendo que me siguiérais en una nueva cuenta de la red social Twitter.

OS INVITO A SEGUIR MI NUEVA CUENTA DE TWITTER.

Hola a todos. Como últimamente no estoy escribiendo casi nunca en el blog las visitas han descendido mucho (de 300 al día a 100 al día más o menos) y he creído que tengo que promocionar un poco el blog. Tenía una cuenta de Twitter hace tiempo pero por un motivo que desconozco no consigo entrar, me dice que la cuenta está suspendida, sin informarme del porqué, y a pesar de que he restablecido la clave varias veces, no me permite escribir ni agregar a nadie. Me enfadé con Twitter y no lo he vuelto a abrir hasta ahora, pero bueno, peores cosas pasan en la vida. Los casi 2.000 seguidores que tenía los tendré que ir recuperando poco a poco.

Os invito a que me sigáis en la siguiente cuenta:

Cuenta de Twitter del blog Para Mí Son Enigmas

Y a que me ayudéis a difundir mis artículos, que actualmente están completamente disgregados y separados uno de otro porque el formato gratuito de WordPress no me permite nada mejor. Cuando en un futuro alquile un servidor propio para este blog y pueda organizarlo a mi gusto, entonces estará todo más accesible y organizado, pero de momento, y aunque no es excesivo el dinero que cuesta, necesito ahorrarlo y dedicar tiempo a otras cosas, de ahí que no tenga ese tiempo para escribir con tanta frecuencia como antes.

En definitiva, os animo a que me ayudéis a revitalizar y dar visibilidad un poco a esto. Recordar que aquí tenéis los artículos del blog ordenados cronológicamente (en lugar de por temas, que sería lo óptimo, pero algo es algo).

TODAS LAS ENTRADAS DE ESTE BLOG

Pues bien, lo único que hice en esta cuenta fue agregar a dos o tres contactos, entre ellos la ONU (porque me salía recomendada y quería estar un poco al tanto de sus intenciones globalistas). Tuve la “osadía” de responder a una publicación de la ONU en la que decían tener 7 pruebas de que el calentamiento global es cierto. Yo les puse en un comentario:

‘Con todo respeto, esto se trata de pura propaganda. No existe ninguna prueba científica de que la temperatura del planeta a nivel global, la cual, por cierto, lleva 15 años sin subir según los datos científicos, se deba a la emisión de co2. Os recomiendo leer este artículo para profundizar: LA ACTIVIDAD DEL SOL INFLUYE EN EL CLIMA DE LA TIERRA‘.

Solo por esto, ya me han vuelto a censurar y anular la cuenta, de modo que no puedo usarlo. Me han cortado así una vez más una vía de difundir mis artículos. Y quiero llamar la atención sobre estas “redes sociales” respecto al nivel de censura que están ejerciendo, algo que también me ha pasado personalmente con Wikipedia y, según me cuentan, suede con muchos en Facebook. Independientemente de lo que uno piense sobre el tema del cambio climático, ¿no ha de existir la opción para todos de expresar libremente sus opiniones? Y otro tema relacionado con esto son los llamados ‘discursos del odio’. Se está llamando con este nombre a cosas que tan solo son mera discrepancia o tener un punto de vista distinto. Por ejemplo, si piensas que la inmigración masiva no es buena, o dudas de que sea algo bueno, a eso lo llaman un discurso del odio. ¿Por qué? Lo sería si se afirmase: ‘los extranjeros deben ahogarse en el mar’ o algo similar, que solo sería propio de una persona altamente frustrada o con muy pocas luces. Pero el hecho de preguntarse las causas o la necesidad, o los posibles efectos negativos del fenómeno de la inmigración masiva, ¿qué tiene de odio o desprecio hacia los extranjeros? Se están llevando las cosas hasta el extremo. Y hay una serie de dogmas que son incuestionables. Cuando alguien los critica, se le tacha de difundir el odio, de racista, xenófobo, fascista o cosas similares. Y así se pueden identificar de qué dogmas estamos hablando: el cambio climático es uno, la inmigración masiva otro, el holocausto otro, el feminismo otro. Y muchos más que seguramente conoceréis si lo pensais.

censura