Para Mí Son Enigmas

"Un debate es una lucha que fortalece a todos los que participan."

EL IMPERIO CONTRA LA COMMONWEALTH AMERICANA.

Desde los primeros días, el Imperio con sede en Londres estaba decidido a destruir la posibilidad de una Commonwealth en América. A lo largo del siglo 17 hubo ataques económicos y políticos continuos en las colonias de Nueva Inglaterra. Esto culminó en 1684, cuando la Corona revocó la Carta colonial de Massachusetts, y luego, en 1686, impuso a Massachusetts un gobernador real. Esta situación se agravó después de la toma de posesión holandesa de Inglaterra en 1688, con la creación de la Junta de Comercio y Plantaciones de John Locke, y la fundación de la Nueva Compañía de las Indias Orientales. La coronación de Jorge I de Hannover en 1714 dio lugar a aún más represión contra las colonias. No se trataba de “disputas” entre mercaderes de Boston y Londres. Recordemos que este fue el período de la dominación británica de la trata de esclavos del mundo, y el comienzo de la producción de opio en masa en la India. Ese futuro es a lo que se resistieron los colonos.

Después de la victoria americana en la guerra revolucionaria, los británicos hicieron intentos repetidos durante los siguientes 80 años para destruir a la nueva nación. Estos incluyen la traición británica respaldada por Aaron Burr [ el que mató en un duelo a Alexander Hamilton ], la invasión británica durante la guerra de 1812, la destrucción dirigida por Londres del sistema bancario nacional de Hamilton (incluida la política demencial de Martin Van Buren de “banca libre”), y la insurrección controlada por Londres conocida como la “Guerra Civil”.

Como resultado de la victoria de la Unión en la Guerra Civil, después de 1865, y sobre todo después de 1876, los métodos del Sistema Americano de Economía se expandieron por todo el mundo. Japón, China, Alemania, Rusia y otras naciones se rebelaron en contra de las políticas británicas de Libre Comercio, y comenzaron a desarrollar sus economías, mediante aranceles proteccionistas para fomentar la industria y la construcción de proyectos de infraestructura a gran escala.

Durante este período, y continuando todo el camino a través de la elección de Franklin Roosevelt, el Imperio Británico libraba décadas de larga batalla para detener la propagación de los métodos económicos del sistema estadounidense, e incluso convertir a Estados Unidos en contra de su propia herencia republicana. El presente trabajo no es el lugar para un tratamiento exhaustivo del período de 1.876 hasta 1.932 de lucha entre el Imperio y la República Americana, pero, afortunadamente, se ha producido un tratamiento de este tipo y está disponible en la internet. Os ruego que lo veáis.

A lo largo del siglo 19, este sistema basado en Londres del Imperio implacablemente persiguió la ampliación de su alcance global, imponiendo cada vez más la muerte y la destrucción, tal como se describe en el capítulo anterior de este trabajo. Agentes del Imperio – como Jeremy Bentham y John Stuart Mill – en sus escritos sobre el utilitarismo, proclamaron que la filosofía de este imperio no sería la noción leibniziana de la “búsqueda de la felicidad”, sino la búsqueda del placer, como se define anteriormente por el enemigo de los Estados Unidos, Adam Smith, en su Teoría de los sentimientos morales. Por lo tanto, se justifica el mayor saqueo global de la historia.

Franklin Roosevelt

07BOYLE-articleLarge.jpg

Para concluir este capítulo, es importante hacer algunas breves observaciones sobre la presidencia de Franklin Delano Roosevelt. Tras los atracones financieros especulativos de la década de 1920, la campaña de Franklin Roosevelt en defensa del hombre olvidado era una trompeta, anunciando el retorno al principio constitucional del bienestar general.

Los estúpidos populistas actuales, que condenan a Roosevelt como un “internacionalista”, están simplemente muy despistados. Cada acción que Roosevelt tomó demostró un arraigado compromiso patriótico de la absoluta soberanía de la nación, a partir de su ruptura con el patrón oro británico en 1933.

La reorganización bancaria de Roosevelt, la regulación de los mercados financieros a través de medidas tales como la Ley Glass-Steagall de 1933 y la creación de la Comisión de Bolsa y Valores en 1934, y sus acciones en contra de la especulación de productos básicos todos demuestran el papel apropiado de un gobierno soberano, actuando en nombre del Bien Común. Un ejemplo de tal acción soberana era la creación de Roosevelt en 1936 de la Administración de Bolsa de Productos, que impuso la regulación federal sobre todo financiera del “comercio de futuros”, y prohibió por completo todo “comercio de opciones” (una prohibición que duró hasta 1981).

Simultáneamente con sus ataques contra la especulación financiera y de los productos básicos, Roosevelt tomó medidas para ampliar las capacidades productivas de la nación. La Corporación de Reconstrucción Financiera, la Administración del progreso de trabajos, y otros organismos de utilizados por el gobierno generaron el crédito para llevar a cabo decenas de miles de proyectos de construcción en los Estados Unidos. Las escuelas, puentes, hospitales, canales, proyectos de riego, proyectos de control de inundaciones, diques, instalaciones portuarias y carreteras fueron construidas por cientos. La electrificación rural se llevó a cabo. Se construyeron los grandes proyectos “Four Corners” (incluyendo el Valle de Tennessee y los proyectos del río Colombia).

A los agricultores se les garantizaba un precio justo a través de la política agrícola de Roosevelt de “paridad”. Los ancianos fueron rescatados de la indigencia por el Seguro Social. La reforma laboral dio a la gente que trabaja el derecho a luchar por un salario digno. La reforma de salud, que finalmente resultó en la legislación Hill-Burton, asegura la atención médica para todos los estadounidenses, independientemente de sus ingresos.

No confunda nada de esto con la idea europea del “Estado de bienestar”. Los logros de Roosevelt, y sus métodos, se derivan directamente de Alexander Hamilton, Henry Carey, y Abraham Lincoln. Este fue el sistema americano. Este fue nuestro gobierno actuando como estaba previsto para actuar, un poder soberano que actúa en nombre del bienestar general.

 

enero 30, 2016 Posted by | Control de la sociedad, Historia, Revolución / Capitalismo | 2 comentarios

EL SISTEMA AMERICANO (PARTE ii)

Hoy en día, es rutina para los voceros del imperio atacar el proteccionismo, y muchas personas han sido engañadas por esto. Pero tenga en cuenta el hecho de que Estados Unidos es constitucionalmente un sistema proteccionista. Considere también que el proteccionismo no debe entenderse simplemente como una cuestión de aranceles solo. Define un compromiso más amplio para el desarrollo industrial, científico y educativo de la nación. Define el desarrollo de la infraestructura. Se define el desarrollo intensivo de la economía física, y la elevación de las competencias y los niveles de educación de la ciudadanía. Esto es, por supuesto, es lo contrario de la política de “comprar barato – vender caro” de libre comercio del Imperio Británico.

Algunas de las personas relacionadas con el Sistema Americano de Economía todavía se conocen hoy en día. No son muchos. Una lista muy parcial incluye: Alexander Hamilton, Matthew Carey, Friedrich List, John Quincy Adams, Henry Clay, Henry Carey, Abraham Lincoln, William McKinley, Franklin Roosevelt y Lyndon LaRouche.

Fue Alexander Hamilton, con su Informe sobre Fabricantes de 1791 y su creación del primer banco nacional de los Estados Unidos, quien fue el fundador del Sistema Americano de Economía. Más tarde, fueron los Whigs de Henry Clay (incluyendo a Abraham Lincoln) quienes popularizaron una plataforma electoral de tres puntos basados en el Sistema Americano, pidiendo: un banco nacional, aranceles proteccionistas, y “mejores internas”. En 1827 el americano alemán Friedrich List, el aliado del patriota americano Matthew Carey, fue autor de los Esquemas de Política Económica de América, escritos en un momento de intensa guerra política; este trabajo es a la vez un análisis exhaustivo de la diferencia entre el sistema americano y el sistema británico, y una defensa del poder soberano del Estado-nación.

En él, List dice:

“Sin la interferencia del poder nacional no hay seguridad, no hay fe en el dinero acuñado … no hay seguridad para la salud de los puertos marítimos, ni seguridad para el comercio en el mar sin la ayuda de una marina de guerra … no hay títulos de propiedad de la tierra, no hay patentes, sin derechos de autor, no hay canales y ferrocarriles. Una industria dejada enteramente a sí misma pronto caerá en la ruina, y una nación dejando todo sin control se suicidaría “.

En 1861, el gran presidente Abraham Lincoln revivió el Sistema Americano, con una política de altos aranceles proteccionistas, la emisión de una moneda nacional (“billetes verdes” o Greenbacks), y el desarrollo en profundidad de los poderes productivos de la economía, ejemplificado por proyectos como el Transcontinental Railroad.

En la década de 1890, el presidente William McKinley aplicaría la tarifa de protección más alta en la historia estadounidense, y más tarde, durante la crisis del 1930 Franklin Roosevelt regresaría a las políticas del Sistema Americano de Hamilton, Carey, Lincoln, y McKinley en sus medidas para tomar el control soberano sobre la política monetaria y crediticia, y para poner en práctica medidas para reconstruir la nación.

Franklin-Roosevelt_1390971120_106037268_667x375

Ejemplar del enfoque de Roosevelt son sus acciones de 1933 de desvincularse del patrón oro británico y reorganizar el sistema bancario, así como su uso de las facultades crediticias generadoras del gobierno y su envío de Harry Hopkins para desatar una reconstrucción masiva y la mejora de la infraestructura interna de la nación.

Todo esto, desde Hamilton a través de Roosevelt, se llevó a cabo mediante la utilización del poder soberano del gobierno nacional para dirigir la política económica y financiera para servir al bien común.

 

enero 30, 2016 Posted by | Control de la sociedad, Historia, Revolución / Capitalismo | 6 comentarios

EL SISTEMA AMERICANO DE ECONOMÍA.

La tarea de la Constitución de defender el bienestar general no debe ser tomada como consejo a un grupo de trabajadores sociales. Significa defender el bienestar de la nación contra la oligarquía, y para tal efecto, la Constitución otorga poder soberano completo a nuestro gobierno americano sobre todo, en el crédito y la política bancaria monetaria. A ninguna oligarquía financiera, a ningún sistema privado de Banca Central, se le permite ejercer un poder financiero o económico superior al del gobierno. Es el gobierno, es decir, los representantes elegidos por los ciudadanos, quienes controlarán los asuntos económicos de la nación, y los dirigirán de tal manera que se beneficien del bien común.

american-system-introduction-n.jpg

Algunos dicen “Eso es el socialismo.” No, no lo es. Se llama el Sistema Americano de Economía. Es el sistema de la economía que hizo de América la mayor potencia industrial y científica en toda la historia humana. La verdad es que no hay tal cosa como “capitalismo”. Se trata de un término sin sentido. Durante los últimos 220 años, la historia humana se ha determinado en gran medida por una batalla entre dos sistemas económicos: el sistema británico (Imperio) de Libre Comercio, y el (proteccionista) Sistema Americano de Economía. El Reino Unido y los Estados Unidos no son dos sociedades capitalistas. Uno se basa en los principios del imperio; la otra es una república constitucional con base en el Sistema Americano.

Bajo el Sistema Bancario Central privado del Imperio, los distintos gobiernos de las naciones no tienen control soberano sobre sus propios asuntos monetarios. Han cedido su poder sobre la generación de crédito, e incluso la emisión de dinero, a los intereses de la banca privada. Uno de los métodos clave, por el cual la oligarquía controla los destinos de las naciones es a través de la emisión de deuda usurera, que no tiene otra función que la de enriquecer y mejorar el poder de la oligarquía financiera. En el marco del Sistema Americano, es el gobierno el que mantiene el derecho exclusivo monopolio de emitir moneda, y es el poder de generación de crédito soberano del gobierno el que se utiliza para el desarrollo de la nación en beneficio del Bien Común. La evidencia de los beneficios de este sistema son abundantes en toda la historia de los Estados Unidos, y aún hoy, los escolares estadounidenses están siendo enseñados acerca de la construcción del Canal de Erie, el ferrocarril transcontinental, y la Autoridad del Valle de Tennessee.

Este es un punto clave. Piense de nuevo en los artículos anteriores de este trabajo concernientes al tema del dinero. Para John Locke, y el resto, el dinero es una cosa auto-evidente. Existe, como una entidad independiente, dentro de lo invisible “del libre mercado”. Existe independientemente de todos los gobiernos en este sistema de libre mercado. Los gobiernos pueden obtener sólo el acceso a este dinero mediante préstamos, impuestos, o por otros medios, y sólo en las condiciones admitidas por el Sistema de Banca Central. Contrariamente a esto, en los Estados Unidos, el dinero no tiene existencia independiente en absoluto. Es un producto – una herramienta – de la potencia de generación de crédito del gobierno. El sistema estadounidense es un sistema de crédito soberano, no un sistema de dinero.

Las políticas económicas del imperio – como hemos visto cada vez más desde 1971 – crean monopolios, en particular los monopolios financieros, con el poder concentrado en cada vez menos manos. Los medios de vida y capacidad productiva, de la gran mayoría de las personas son impulsados hacia abajo, de nuevo, como hemos sido testigos desde 1971. El Sistema Americano, como Roosevelt manifestó desafiante a Churchill en 1945, es un sistema que eleva a la gente, utilizando el poder soberano de regular las prácticas financieras directamente en beneficio de todos.

El sistema estadounidense es un sistema proteccionista. Esto puede implicar aranceles proteccionistas como vimos en virtud de una serie de presidentes, incluyendo a John Quincy Adams, Abraham Lincoln, y William McKinley. Estas tarifas funcionaron. En su obra ‘Crisis financieras: Su Causa y Efectos’ Henry Carey escribió:

37063271_124227375258.gif

“La historia de la Unión en el último medio siglo puede ser brevemente considerada de este modo: Hemos tenido tres períodos de protección, que finalizaron en 1817, 1834, y 1847, todos y cada uno de ellos dejando el país en un estado de la más alta prosperidad – la competencia para la compra de la mano de obra creciendo día a día y rápidamente, con tendencia constante hacia un aumento en la cantidad de comercio, en la firmeza de la acción societaria, y en la libertad de los hombres que necesitan vender su capacidad de trabajo.

Hemos tenido tres períodos de ese sistema que procura la destrucción del comercio interior, y que es llamado sistema de libre comercio – ese sistema que prevalece en Irlanda y la India, Portugal y Turquía, y que es defendido por periodistas británicos – todos y cada uno de ellos han llevado a crisis, tal como usted las ha descrito tan bien, a saber, en 1822, en 1842 y en 1857. En todos los casos, han dejado al país en un estado de parálisis, similar a la que existe ahora.

“Vuelva a los años que siguieron al abandono de la política de protección en 1816, y estudie el rápido crecimiento del pauperismo y la miseria, que entonces fue observado. Pase a aquellos que vinieron tras la introducción de los aranceles proteccionistas de 1824 y 1828, y observe el maravilloso cambio hacia la riqueza y la libertad que fue a la vez producido. Estudie a continuación el crecimiento del pauperismo y la miseria bajo la ‘Compromise Tariff’ de 1833, que terminó con la casi total parálisis de 1840 a 1842.

Pase adelante, y examine el efecto de la tarifa de 1842 – notando el constante aumento de la demanda de mano de obra en la producción y el consumo de hierro y de los bienes de algodón y de lana – y la fuerza y el poder de una comunidad que había tan recientemente obligada a solicitar, y ello en vano, a todas las casas bancarias de Europa, la pequeña cantidad de dinero que se necesitaba para hacer funcionar al gobierno.

El pauperismo, la esclavitud y la delincuencia, como has visto, sigue por todas partes en el tren del sistema de libre comercio británico.”

 

enero 30, 2016 Posted by | Control de la sociedad, Historia, Revolución / Capitalismo | 7 comentarios

LA NUEVA NACIÓN.

Mucho se ha escrito acerca de los debates de la Convención Constituyente de 1787, y de la batalla para ratificar la Constitución, pero la mayoría de estos escritos no alcanzan a comprender los principios fundamentales que constituyen la esencia de la nueva nación. La naturaleza de la república estadounidense se deriva de los dos grandes principios de la Commonwealth, los conceptos de soberanía y el bienestar general. Estas dos ideas son inseparables. Una defensa del bienestar general es imposible sin verdadera soberanía, y la soberanía no tiene razón de existir, salvo para proteger y promover el bienestar general. Hoy en día, la “soberanía nacional” es denunciada sistemáticamente por los voceros de la oligarquía, como George Soros. Se ha ridiculizado como anticuada y contrapuesta a “nuevas” ideas como la globalización o la “democracia universal.” Al “Nacionalismo” se le ha culpado regularmente de todas las guerras del pasado de la humanidad. Esto no sólo es una mentira histórica absurda, es una (deliberada) mala definición del término soberanía. La soberanía no significa un mundo gobernado por las naciones individuales, cada una de los cuales se dedican a una competición geopolítica hobbesiana con otras naciones. Eso, de hecho, es una de las características del Imperio. La idea fundamental de la soberanía – la idea de la Commonwealth de la soberanía – es la soberanía sobre la oligarquía.

Piensa en las palabras de Locke en los ‘Dos tratados sobre el gobierno’, donde dice que los derechos de propiedad privados oligárquicos son derechos de “ley natural”; que esos derechos de propiedad han llegado hasta nosotros desde la Creación; que son anteriores a todos los gobiernos; y que los gobiernos existen únicamente para proteger los derechos de propiedad. Ese es el panorama del Imperio. Ese es el punto de vista de los esclavos holandeses y británicos de la East India Company traficando con las drogas. La soberanía es todo lo contrario. Se basa, en palabras de Abraham Lincoln, en la idea del “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, o, como se define en el preámbulo de la Constitución de Estados Unidos, el principio del bienestar general. Soberanía significa, que la nación – una manifestación física de la idea de la Commonwealth – no reconoce entidades preexistentes, superiores o ajenas a cuyos intereses se les permita tener prioridad sobre la defensa del bienestar general. La nación soberana conserva la responsabilidad – y la plena autoridad – para defender el bienestar general contra todas las intrusiones de Imperio.

 

bush_iraq_invasion.jpg

Esto es por qué los Estados Unidos, al menos hasta nuestra época actual de Bush y Cheney, ha sido siempre una nación anticolonial. De John Quincy Adams, a través de Abraham Lincoln, y hasta las batallas de Franklin Roosevelt con Winston Churchill, América era el enemigo principal del colonialismo en el mundo. ¿Cómo podía ser de otra manera? La idea de la Commonwealth de la dignidad innata del hombre, el concepto de que “todos los hombres son creados iguales”, no puede coexistir en un universo donde son esclavizadas categorías enteras de seres humanos, explotados y tratados como prescindibles.

 

enero 30, 2016 Posted by | Control de la sociedad, Historia, Revolución / Capitalismo | 6 comentarios

   

bucker125

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

MISTERIOS Y LEYENDAS DE GALICIA Y ASTURIAS

The West’s Darkest Hour

The site of a Priest of the 14 Words

realpolitics

¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo? ¿Por qué? La política explicada de forma clara y comprensible

Lost in the Darkness

«All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die» Nexus 6 -Roy Batty

Blog del Historiador

Conoce la historia de diferentes épocas.

AmaLur

¿Qué es la libertad? Libertad es poder sacar una conclusión real con tu lógica, y empíricamente, nunca bajo ninguna doctrina dogmática.

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

Espacio de Arpon Files

Just another WordPress.com site

Mi Septiembre Rojo®

BLOG ECUATORIANO DE DIVULGACIÓN ACADÉMICA

El desinsectador y desratizador

Control de plagas en el área de Barcelona

Druid Life

Pagan reflections from a Druid author - life, community, inspiration, health, hope, and radical change

LA NAVE VA

Aportaciones para la reflexión antropológica, filosófica y literaria

Para los que necesitan evolucionar

Reflexiones de crecimiento.. para una inmensa minoria.

Amor por la Vida sin "Sistema"

Textos de Artur y Fiona Cristian entre otros